Mostrando las entradas para la consulta Internet ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta Internet ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

29/8/14

El peligro de la gratuidad en Internet


Ayer Guillermo Alfonsín publicaba en su blog de Autoblog un interesantísimo artículo (que os recomiendo leer, lo tenéis aquí) sobre el tema que tantas veces hemos tocado nosotros y muchos otros sobre lo "mal acostumbrados" que, por lo general, está la gente de la cultura de Internet en donde todo "parecía" gratis (y digo "parecía" porque realmente no lo era). Allí el señor Alfonsín hace un repaso centrado en el mundo del motor, pero que se puede hacer extensible a todo tipo de publicación y temática.

Como he dicho estoy totalmente de acuerdo con lo que escribe y lo suscribo al cien por cien, salvo en un aspecto: el de Internet como un bien "intangible". Él explica que una revista, un periódico, lo puedes "tocar", mientras que las páginas web, archivos y fotos de Internet es algo "virtual". No estoy de acuerdo. Las páginas webs (esta misma que lees, sin ir más lejos) también la puedes "tocar", la puedes guardar en tu disco duro, en tu móvil o en un pendrive y llevar contigo a donde quieras y leerla dónde y cuando te apetezca. De hecho es más "tangible" que un periódico, porque no envejecerá, ni se deteriorará, ni se le borrarán las letras ni cogerá polvo.Y encima apenas ocupará espacio. Y puestos a comparar, Internet es tan "material" como la televisión y la radio, y bien que pagamos por ello (sí, incluso las televisiones y radios públicas se mantienen de nuestros impuestos, o sea: las pagamos todos). Este blog es tan "físico y real" como las fotos de tus vacaciones, que probablemente saques con una cámara digital y guardes en tu disco duro. Claro, puedes imprimirlas "para tocarlas", pero también casi todo lo que lees en Internet lo puedes imprimir.

23/3/21

¿Y dónde nos hemos quedado nosotros?



Las ventas de smartwatches y smartbands continúan a un ritmo de crecimiento imparable. Según las últimas estadísticas publicadas por las autoridades relojeras helvéticas, son de los pocos segmentos en relojería que no solo mantienen el tipo, sino que incrementan ventas.

En cierta forma es lógico. Con un smartwatch "bueno", bueno de verdad, llevas casi de todo en tu muñeca. Puedes saber la temperatura que hace antes de salir de casa, la previsión del tiempo, las notificaciones de tu trabajo o amigos, las últimas llamadas que recibiste... E incluso grabar notas de voz y hasta navegar inalámbricamente por tus listas de canciones. Puedes poner fotos de quien desees, y disfrutarlas a todo color y verlas dónde y cuando quieras, algo que antes solo podías hacer..., pues llevando esa foto en papel en tu bolsillo.

5/9/15

¿Y si nos volviéramos de repente todos "analógicos"?




El problema de vivir en la sociedad occidental es que si te quedas un poco o relativamente al margen del sistema, la brecha que se abre entre tu forma de vida y el resto será abismal. Si te conviertes en analógico de repente, y los demás están "en digital", automáticamente dejarás de tener la ventaja notoria de ser un usuario "avanzado" del "sistema". Suena a ciencia ficción, pero por desgracia es totalmente real y experimentarlo no es nada agradable.

Conozco a bastantes personas que han cogido la mochila al hombro y se han lanzado al mundo. Se han convertido en analógicos con un cuaderno, un bolígrafo y un libro. Nada de smartphones, ordenadores o dispositivos parecidos. Algunas de esas personas vivían cerca de mí, los veía cada día ir y venir de su trabajo, hasta que se hartaron y rompieron con todo, y ahora están en África subsahariana, Brasil o inhóspitas regiones de Asia. Y no estoy hablando de veinteañeros, de hecho bastantes de ellos rozan los cincuenta.

2/5/14

Desde hace más de veinte años toda la tecnología está hecha para controlarnos


Esa sentencia la leí una vez en un libro, y aunque es bastante categórica, no deja de tener su parte de razón. Ahora los delincuentes no se detienen en las calles, sino a través de perfiles de Twitter. Satélites espía recogen nuestros datos de redes sociales (da igual que estén ocultos o protegidos, eso no supone ningún problema para los analistas) y de las cuentas de correo, y los analizan, los clasifican, los conservan creando perfiles sobre cómo somos, qué pensamos, qué comemos, qué cosas nos interesan cuando buscamos en Internet mediante los buscadores, y un sin fín de parámetros que se convierten en expedientes en donde aparece de nosotros información más íntima que la que sobre nuestra persona saben incluso nuestras parejas.

Usando las redes de telefonía móvil pueden triangular nuestra posición, saber donde estamos y qué hacemos allí. Mediante puertas de acceso a los Sistemas Operativos (a veces facilitadas por las propias compañías, como Microsoft o Macintosh) conocen toda nuestra vida off-line. Y ahora las redes de telefonía 3G y 4G les facilitan mucho más su trabajo, haciendo que solo tengan que pulsar un botón para escuchar nuestras conversaciones, saber por los acelerómetros y múltiples sensores, GPS, y todo el ejército de "apps" de todo tipo que siempre están conectadas incluso nuestras horas de sueño, nuestra posición, si nos gusta correr en coche o preferimos dar paseos. Un sin fin de ojos nos espían, nos miran, nos escrutan con sus miradas frías y robóticas desde grandes centros de control de datos. Incluso pueden vernos, incluso -se dice- pueden activar las cámaras de nuestros smartphones y saber qué es lo que estamos haciendo en cada momento, con quien estamos, y si acabamos de levantarnos de la cama o estamos de borrachera en una discoteca. Todo. Todo, todo, y más aún.

27/10/20

Los relojes Casio, cuando no existía Internet



Recuerdo una antigua tienda de electrónica del centro de la ciudad (hoy cerrada), en donde tenían toda una sección de escaparate destinada a relojería y, entre los productos que en ella se exponían, había un lugar destacado - por su número - para los relojes de Casio. Siempre que pasaba por el centro, me acercaba para echar un vistazo. Si tenías suerte podías ver algunos nuevos lanzamientos, pero por lo general solo había alguna pequeña novedad de Collection, y el resto de relojes permanecían allí hasta que se vendían. Principalmente G-Shock, podías encontrar sus mismos modelos una y otra vez.

Luego, caminabas hacia las afueras, por los barrios periféricos, y en los quioscos veías los expositores de Casio. No sé si lo recordáis, pero durante unos años las novedades de los Collection no llegaban a las relojerías ni a los bazares: llegaban a los quioscos. Creo que fue durante la última etapa de Flamagas como distribuidor (antes de hacerse la propia Casio con la distribución en España). Los quioscos solían tener un característico cartel con letras negras y llamativo fondo amarillo, donde se animaba a la gente a comprar un reloj. En ellos podían verse a dos colores los A168, F-91, W-59, W-720, F-28... Y toda aquella retahíla de modelos asequibles. De hecho te incluían hasta los precios, y por unos 20 euros uno salía de allí con todo un A158. Los W-720 costaban algo más.

29/11/20

La Historia de Internet en España (2010-2020): las páginas de relojería



Hace unos años publiqué en un medio online un reportaje sobre la historia del IRC en los noventa, desde sus primeros años, y la evolución del IRC Hispano. Sin quererlo, ni buscarlo ni darme cuenta, resulta que llegó a la home de un popular aglutinador de noticias, y durante unos días estuvieron lloviendo comentarios y anécdotas de usuarios de aquellos años, recordando sus momentos de juventud (o niñez) en aquel IRC que era, por popularidad y peso, como las redes sociales lo son hoy día.

Cuando repasaba el post de ayer me ocurrió algo parecido, haciendo que aflorasen en mí bastantes recuerdos. En el reportaje que "El País" dedicaba a Alaska y Los Pegamoides, se ve a una jovencita Alaska que, poco después, rompería esquemas en la - aquellos años - "transgesora" TVE2, o "La 2" como se la conocía, la cadena de televisión en donde iban a parar los programas que no cumplían los cánones más tradicionalistas de entonces. Con su espacio en "La bola de cristal", que se emitiría desde octubre del 84 hasta el año 1988, logró hacer huella en la historia de la televisión, al menos en España.

7/9/15

Cuando tengamos que comprarlo todo por Internet


No vivo en una ciudad pequeña, de hecho puede decirse que vivo en una ciudad media con todos los servicios. Pero a veces me siento como si, en determinados aspectos, hubiera retornado a mi pueblo (hoy casi un pueblo fantasma, dicho sea de paso) de unos pocos cientos de habitantes. Ya doy por lógico el que ciertas cosas no pueda encontrar aquí, como lijas de grano fino, o aceite de silicona (nadie las tiene). Eso casi mejor pedirlo por Internet, lo mismo que el alcohol isopropílico, que aunque lo tengan no te lo venden y sin embargo por Internet te lo vendes a litros. Pero lo que de verdad me ha hecho recapacitar es cuando voy en busca de pilas para algunos relojes y no las encuentras por ningún lado. Si sales de las habituales SR de óxido de plata, el resto a veces en ciertas tiendas (con enormes carteles en los que puede leerse: "pilas para reloj", por cierto) ni siquiera conocen su existencia. Ni les importa. Para algunos modelos de Casio me he visto obligado a comprarlas por internet, ¡no hablemos ya si buscas algo más específico, como un acumulador o un capacitador!

Ante esto me he visto en la necesidad de tener que plantearme el comprar un reloj mecánico (y me he dicho a mí mismo que en cuanto me lo pueda permitir, compraré uno de remonte manual). No quiero que un día de la noche a la mañana me quede sin reloj o que acabe dependiendo para todo de una conexión a Internet, incluso para comprar algo tan básico y barato como eso. Es verdad que siempre hay la solución de adquirir un Tough Solar, pero os confieso que soy un negado para ese tipo de relojes y por más que lo he intentado, siempre se me acaban descargando. Y prefiero adquirir la costumbre de cargar de cuerda un reloj mecánico, que no el tener que vigilar si la carga de un solar sube o baja. A lo que también hay que unir algo que nunca hay que obviar: el desgaste de materiales por la incidencia de los rayos solares, teniendo en cuenta que hoy en día la mayoría -sino todos- de los solares asequibles son de resina.

9/7/18

La hora de la hora: el mundo editorial y la relojería


Noelia Casarrubia-. Muy buenas a todos, una vez más estáis aquí en la sintonía de RCDZ radio, os habla Noelia Casarrubia, y estáis en el programa "La hora de la hora", un espacio en el cual nos dedicamos a hablar de la relojería de actualidad, y en el cual nos acompaña de manera habitual -ya lo sabéis- Byron Smith, que nos va a hablar de modelos de Casio, como siempre. Bienvenido, Byron.

Byron Smith-. Muy buenas, Noelia.

Noelia Casarrubia-. Hoy vamos a tratar un tema que se va a salir un poco de los modelos habituales que solemos tocar, y vamos ofreceros algo diferente, que es la visión de la relojería, de G-Shock y de Casio en general, en el mundo editorial, y también en el mundo de Internet. Pocas publicaciones en el mundo editorial, pocas cabeceras se pueden nombrar que tengan a G-Shock, y más pocas todavía que nombren modelos de Casio.

Byron Smith-. En papel la relojería, hay que decirlo, está en horas bajas, bajísimas. Un ejemplo de esto es una de las mejores y más famosas publicaciones, que estuvo a punto de cerrar y la salvaron in-extremis, saliendo de una editorial bastante potente en la que estaba, y su directora la ha adquirido y la ha conseguido mantener en el quiosco. Me estoy refiriendo a "Relojes y Estilográficas", que formaba parte de la otrora poderosa editorial Motorpress (más concretamente Motorpress-Ibérica) y que ahora la edita Pigeon Publishers, una firma de muy reciente creación (2011). Hay que reconocerle el mérito a su directora, Paloma Recio Tordesillas, que peleó para que no desapareciera la cabecera. Paloma ya era directora de la revista en Motorpress, y cuando esta editorial decidió cerrarla lo que ella hizo fue adquirir los derechos de la marca (la cabecera) y creó ese sello, Pigeon Publishers, -"Pigeon" en inglés es "Paloma"- con el fin de editarla. Gracias a su esfuerzo esa revista continúa publicándose hoy, de lo contrario llevaría años desaparecida.

9/6/21

Los Casio esos que están por las nubes



No sé si soy yo, o algo de esto habréis visto u os habréis dado cuenta, pero me he ido fijando que los Casio, últimamente, están por las nubes. Ayer paso por una relojería y me detengo en un escaparate. El más barato - como os lo cuento - era un F-201, y estaba a "veinte y bastantes" euros. El TRT-110 lo tenían a cuarenta "y algo", es decir, casi al mismo precio que si lo compraras por Internet, gastos incluidos. Con esas, no me extraña que mucha gente termine adquiriéndolos por Internet, al fin y al cabo entre la tienda física y la virtual ya hay cada vez menos diferencias. Porque aún recuerdo aquello de que estas cosas eran más baratas "porque te ahorrabas los gastos de envío", pero ahora no. Ahora - quizá porque las mismas tiendas también piden su producto por Internet -, te añaden los gastos de envío en la tienda física.

Pero si nos vamos al mercado de segunda mano la cosa es aún peor y más deprimente. Hace unos años un reloj de Casio, sobre todo si era considerado "vintage", estaba bastante subido de precio, y era algo que todos más o menos entendíamos. Pero es que ahora hasta los últimos modelos (SGW-600, DW-291...), se disparan de precio una barbaridad. Entiendo que se ha ido formando un poco la tormenta perfecta: la crisis, muchas personas con necesidad imperiosa de efectivo - y que tratan de vender lo más caro posible -, y la escasez de producto (leía el otro día que los fabricantes están haciendo acopio de stocks denodadamente, para que no les vuelva a pillar el toro como ha ocurrido).

29/6/14

Buen momento para comprar relojes antiguos, mal momento para vender


Hace cosa de un par de años tan sólo había una tienda de empeños y de compra-venta de segunda mano en mi ciudad. Ahora hay tres más abiertas, y señal de que es un negocio floreciente son las largas cola de gente que, por las mañanas, se acumulan a las puertas de acceso a sus recepciones con los productos más variopintos en sus manos. La crisis económica ha hecho que estos negocios surjan como las setas, ya que ha obligado a muchas personas a vender hasta sus últimas pertenencias para poder sacar algo de dinero. Sé de casos donde se han quedado sin ningún producto electrónico (que son uno de los bienes más demandados, por otra parte).

En esas tiendas también suelen haber expositores saturados hasta los topes de relojes de todo tipo. La gente que carece de Internet en casa y que no puede venderlos online recurre a esos sitios para colocar su mercancía. Como la mayoría de dependientes no sabrían distinguir un Marlin de los ochenta con un F-87, a sus propietarios les dan un precio casi simbólico por deshacerse de él. No es fácil, pero te puedes encontrar con modelos de renombre a precios irrisorios.

3/11/14

Se acabaron los "fuentes". Contenido original sí o sí


Si en estas últimas horas has estado navegando por los sitios de actualidad y de opinión habrás descubierto que mucha gente se está llevando las manos a la cabeza tras la aprobación definitiva de la nueva Ley de Propiedad Intelectual en España. Tras la Ley Sinde del PSOE, que penalizaba enlaces de descargas, esta Ley viene a penalizar ahora todo tipo de enlaces. Todos y cualquier tipo de enlace, sea el que sea. Cualquier página en Internet (y no solo agregador de noticias) que incorpore links a otros sitios web (como bien sabes los enlaces, es decir: el compartir la información, es uno de los pilares sobre los que se fundamenta la propia Internet) deberá pagar un canon a CEDRO (que son los gestores de esos derechos, es decir, se encargarán de recaudar el dinero para a su vez "dárselo" a AEDE, que vienen a ser como la nueva SGAE tras el varapalo judicial a la SGAE "original"). Si no lo hacen (si no pagan esos derechos), se arriesgan a multas que llegan hasta los 600.000 € (como si diera tanto la publicidad en Internet...).

Los perjudicados primeramente son todos los agregadores de noticias, como Google News, Yahoo News... que deberán pagar un canon a los productores de esas noticias (periódicos, revistas...). En Google ya han salido al paso, y han dicho que "estamos decepcionados con la nueva ley porque creemos que servicios como Google News ayudan a los editores a llevar tráfico a sus sitios web. Por lo que se refiere al futuro, continuaremos trabajando con los editores españoles para ayudarles a incrementar sus ingresos mientras valoramos nuestras opciones en el marco de la nueva regulación".

Pero hay algo más detrás de todo eso. Te lo contamos.

4/1/17

Casio F-91 en la cúspide de la fama



Sería una tarea ardua y, me temo, casi imposible, describir una por una las apareciones que en público han tenido los F-91, tanto en acontecimientos puntuales, como constante en los medios de comunicación (internet, prensa, revistas del corazón...), películas (cine, series...). Solo con que echemos un somero vistazo a nuestro alrededor, en nuestra vida diaria, veremos Casio F-91 por todas partes: en las muñecas de nuevos "snobs", de inconformistas, de amantes de la moda, de ejecutivos, de obreros... De ancianos y de niños.

Las menciones que de este modelo surgen por internet son numerosas. Describirlas todas ellas, mencionarlas siquiera, darían para un solo blog.

27/12/21

Un reloj para todo



Cada semana acompañaba a un gran aficionado al trekking para recorrer con él y descubrir nuevas rutas. Cuando planeábamos visitar la costa, me sentía atraído por los relojes con gráfico de mareas de Casio, que me permitían saber si íbamos a encontrar la marea baja o alta (y, así, si podíamos pisar o no la playa), y cuándo ocurriría la bajamar (o la pleamar).

Si las salidas las hacíamos en otoño, y nos íbamos al interior, prefería entonces llevar un reloj con horario solar, y era habitual en nuestras conversaciones hablar sobre qué temprano empezaba a oscurecer. También era útil para ver cuántas horas nos quedaban de sol.

3/4/16

La banda del IRC


Sin redes sociales, sin Facebook, Twitter o Whatsapp, incluso sin todavía blogs (lo más cercano eran aquellos populares "rings", anillos de páginas con temática en común), los jóvenes de los noventa experimentaban en sus carnes y vivían en primera persona el surgimiento y popularización de "la Red global", la "Red de redes": Internet.

Y por aquéllos años la WWW era solo una parte de ella. Había otros protocolos que tenían tanta o más popularidad y aceptación. Uno de ellos era el IRC.

5/2/22

Se equivocaban



En 2009 Don Tapscott escribió su famoso libro "Grown up digital, how the net generation is changing your world" (que viene a ser "creciendo en la era digital, cómo la generación de internet está cambiando el mundo"). El libro estaba lleno de firmas de prestigio que habían prestado su punto de vista: Eric Schmidt, a la sazón CEO de Google; Chris Anderson, editor de la famosa publicación Wired; Bill McEwan, presidente de Sobeys Inc.; Jeffrey A. Joerres de Manpower; James Quigley de Deloitte; Fred Smith, presidente y CEO de FedEx; Brad Anderson, CEO de Best Buy; Michael Dell, CEO de la firma que lleva su apellido (Dell), etc.

Tapscott se dedicaba a vaticinar el futuro y el impacto que las nuevas generaciones, haciendo uso de Internet, tendrían para la sociedad (y que, en realidad, estaban teniendo). Como uno de los ejemplos, dedica un espacio a Casio, en concreto a una cámara "low cost" para la Net Gen ("generación de internet") que, bajo la línea Exilim, acababa de lanzar el gigante tecnológico japonés.

20/11/18

Economía de guerra


Como ya habréis notado, ZonaCasio lleva durante casi una semana sin actualizar. No me voy a extender, pero creía que al menos debería explicaros las razones, y a continuación contaros lo que iba a ocurrir, es lo menos que podría hacer en respuesta a vuestra fidelidad, amabilidad, cordialidad y compromiso de sobra demostrado con el blog durante todos estos años que hemos estado prestando servicio.

La cuestión es que la dueña de la conexión por la que accedía a Internet ha fallecido, de manera que me he quedado sin posibilidad de conectarme durante estos días. Ahora mismo estoy accediendo mediante una conexión de datos, y probablemente en el futuro tenga que acceder mediante ese sistema con una conexión que además de ser francamente muy limitada, no es mía, por lo que solo puedo entrar en Internet muy esporádicamente, y con escaso margen de uso.

7/12/18

La importancia que tiene una simple página web


Durante este tiempo sin conexión he prestado atención a detalles que a veces pasan desapercibidos. Uno de ellos ha sido un tanto imprevisto. Acostumbrado a visitar con asiduidad las páginas de los relojes de Casio solo "para disfrutar" de sus modelos, durante dos semanas no he podido hacerlo. Cierto que esporádicamente uno puede conectarse a Internet "por ahí" (si se vive en una gran ciudad, al menos), pero como mi móvil es antiguo, y las páginas de Casio se han rediseñado y desde hace unos meses son pesadísimas e insufribles de navegar (y no hablemos ya si tienes conexiones lentas), acceder a ellas para consultar un simple reloj agota la paciencia de cualquiera.

Pero he aquí que entre las páginas que en el maravilloso navegador de Opera en J2ME yo llevaba almacenadas (por cierto, es uno de los pocos navegadores que te permite descargar su APK para Android sin tener que entrar en la desastrosa tienda de Play de Google), por casualidad tenía una de un reloj de Casio.

28/5/18

El caótico y terrible "submundo" de los relojes Collection de Casio


Existe una Internet. Y bajo esa Internet que tú conoces, se encuentra otra Internet, una "infranet" llamada la "Dark Web". Como en el "lado oscuro" de "la fuerza" en Star Wars, es mejor no acceder a ella, porque puedes salir transformado. Trastornado. Convertido en un demente.

Asimismo, existe esta realidad, y bajo esta capa de realidad subsisten otras "Matrix" entre los recovecos y entresijos de la que día a día vives.

Lo mismo podríamos decir de Casio. Existen unos modelos, los que ves en tu tienda, los que compras. Incluso los que llevas. Unos modelos de Collection "oficiales" que publica Casio, que se publicitan en sus webs y redes y, bajo ellos, solapadamente, una galaxia de modelos que puedes encontrarte y que no sabías ni que existían. ¿De dónde salen? ¿De dónde provienen? ¿Quién los crea?

23/4/17

Haz tú mismo el bezel para tu G-Shock (y olvídate de andar buscando por ahí)


Mucha de la industria del consumo teme a las impresoras 3D porque, como ya ocurriera con tantas otras cosas ante la llegada de la tecnología (periódicos en papel, cintas VHS, casettes...), puede hacer prescindibles lo que hoy vemos como algo insustituible. Me refiero a determinados repuestos o incluso piezas enteras. Imagínate que quieres determinado modelo de bolígrafo con determinadas características y que, tras dar miles de vueltas por varias ciudades, e incluso tras rebuscar por Internet, no lo encuentras (o ya no se fabrica, o es muy caro). Pues coges tu impresora 3D, y te lo fabricas tú mismo.

Imagínate ahora que, en lugar de un bolígrafo, el componente que necesites sea un recambio para tu reloj. En Casio los propietarios de G-Shock tiemblan porque no les ocurra lo que les ha pasado a muchos de los propietarios de DW-5000: que no pueden usarlos porque no existen recambios de biseles, que son de goma, y rompen o, simplemente por el paso del tiempo, se hacen fosfatina. O supón que quieres otro modelo, o un modelo de determinado color por el que ahora te piden un ojo de la cara. Pues coges tu impresora 3D y te lo fabricas también.

13/1/19

Galería semanal de relojes Casio (#27)


Empiezo contándoos que desde Google nos han dado un soberano rapapolvo (la verdad: varios). Parece ser que ante sus políticas no tienen cabida nuestras galerías, y nos han lanzado una pequeña advertencia sobre qué fotos publicar, de manera que a partir de ahora trataremos de que las imágenes que salgan sean de relojes únicamente, y no de gente. Es una pena, porque siempre es interesante ver quién porta ese reloj, pero también entendemos que algunas personas, aunque pongan sus fotos públicamente, solamente quieren que sean vistas por las personas que visiten su perfil, y no "por extraños" (o por "sites" ajenos, como en este caso).

Claro que se olvidan de algo obvio: en el momento que uno coloca su foto en una red social (sea Twitter, Facebook, Instagram, Telegram, o cualquier otra), pierde bastante sobre el control de esa fotografía, y si lo hace en un perfil público mucho más, porque cualquiera la podrá no solo ver, sino también almacenar en su disco duro. En todo caso no queremos entrar en polémicas, de manera que pondremos solamente fotos de los relojes, que es lo que nos interesa, así como las fotos que nos enviéis, y tan contentos.

Zona Casio Semanal

Inscríbete en nuestro Grupo de Noticias para recibir gratuitamente nuestro magazine Zona Casio Semanal, con el cual podrás leer cómodamente todo el contenido de ZonaCasio off-line, y conservarlo como material de consulta o información. En cualquier momento podrás anular tu suscripción, así como configurar cómo quieres recibir los avisos y notificaciones, cómodamente en tu casilla de correo.
Puedes darte de alta a través de éste link. ¡No te lo pierdas!