Mostrando las entradas para la consulta Recuerdos ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta Recuerdos ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

1/1/21

Los recuerdos que acompañan a un reloj



Los relojes no son más que eso: objetos. Dispositivos electrónicos (o mecánicos, antiguamente) más o menos sofisticados; una serie de manecillas que giran o de segmentos que se apagan y se encienden formando los dígitos. Pero al pasar los años acaban llenándose con tantas cosas nuestras, con tanto de nosotros, que acontece en ellos una curiosa metamorfosis. Y dejan de ser entonces un mero objeto.

No hablamos de quimeras cuando contamos cómo, antiguamente, el reloj pasaba de padres a hijos, era un bien preciado (y cuidado) en la familia, y un testigo directo de su devenir. ¡Cuántas veces habremos oído, o por lo menos leído, aquella pregunta de: "¿por qué llevas ese reloj?". Y la otra persona responde: "fue de mi abuelo..., fue de mi madre...".

1/2/20

Galería de los recuerdos


Ya sé, sé que la Galería Semanal es actual, y -más o menos- intentamos ofrecerla cada semana, pero durante estos días de desconexión obligada en donde he aprovechado el tiempo para pensar en otras cosas, a veces me suele ocurrir que, desenchufado del mundo, yo solo con mis fantasmas y mis recuerdos, me pongo a repasar las imágenes, fotos y momentos con mis viejos relojes.

Me he dado cuenta que, en una gran mayoría de ocasiones, el W-202 ocupa un papel destacado o predominante en esas viejas fotos. No en vano son muchos años ya con él, es uno de mis relojes más queridos -un old school de los pocos asequibles que lo tiene todo-, y que me ha acompañado -aún lo hace- durante largas jornadas en todo tipo de ambientes, algunos malos, otros peores, otros más tristes... Otros más dolorosos.

12/5/16

Recuerdos de una tarde de verano


Con un solo canal de televisión, en muchas ocasiones sin demasiadas opciones y con una más que limitada programación infantil o juvenil (¡ya hubiésemos querido tener nosotros los canales temáticos de ahora!), la mejor opción era salir a la calle y buscarnos "nuestras propias aventuras", llamando a los amigos del barrio, la pandilla, o a veces solos. Unas monedas en el bolsillo (que desaparecían tan pronto las conseguíamos), y con ellas nos dirigíamos a nuestra tienda o quiosco habitual (o el más cercano de nuestra casa), en donde solíamos gastarlas en nuestro pastelito favorito. Para algunos eran los Charlie. Para otros los Tronkito. Para otros Bucanero, Bony o Tigretón. Pero si había alguno favorito para la mayoría era el Phoskitos.

Propiedad de Nutrexpa, Phoskitos surgió como una variante de Phoscao (el cacao en polvo de muchos de nosotros y de nuestros padres) para niños, en forma de "pastelito-bombón", una manera de reunir en un mismo alimento el tradicional bocadillo de pan con onzas de chocolate de nuestros abuelos.

18/11/20

Tu reloj-fetiche



Conozco a una persona que está bastante anclada a su F-77. En fotos antiguas de sus vacaciones, cuando era niño, se le ve con un Casio F-77 "remendado", posando con él en su muñeca. Otra de las personas con las que habitualmente me relaciono siente un apego especial por el F-87, y otra mantiene un "feeling" por el F-81. También hay quienes el W-24, o el W-26, les atrae enormemente, y acaban siendo coleccionistas de ellos, o acumulándolos. Podría decirse que son, en suma, sus "relojes fetiche". Puede que no se los pongan apenas, pero por una u otra razón se encuentran muy unidos a ellos.

Porque un reloj, en suma - y un F de Casio mucho más -, no tiene demasiada importancia ni peso económico, lo que nos motiva de verdad son las historias que hay detrás de ellos, y que nos van llenando y uniendo a él con lazos tanto de cariño, como de compromisos. Como esos abuelos que se resisten a cambiar o deshacerse de su viejo SIMCA 1000, porque les trae buenos recuerdos y, a fin de cuentas, puede que hubiesen pasado toda su vida con él (un coche, a diferencia de ahora, era para toda la vida).

9/6/19

Galería semanal de relojes -y calculadoras- Casio (#48)


Durante estas pasadas semanas he estado "en negociaciones" con Huawei. Ante el escándalo de restricción de uso de sus terminales y su tecnología en varios países, me pareció buena idea poder tratar de ello y ofrecerle una alternativa a todos los usuarios de smartphones de esta marca. Yo mismo no tengo instalada ninguna tienda en mi Android, y puedo descargar apps y usarlas sin ningún problema. Pero parece ser que se creen tan superiores a todos los demás fabricantes, que les importa un comino, así que lo he dejado estar (por mucho que me pese, pensando en los usuarios de sus móviles, claro). Hoy me entero que Instagram, Facebook y WhatsApp dejan de dar soporte -y complicar su funcionamiento- en los terminales de esa marca, y de hecho ya ni se podrán instalar en ellos. Os digo una cosa: no seré yo quien suelte una lagrimilla por estos "archi-mega-hiper-millonarios" de Huawei, no voy a decir que se lo tienen merecido, pero "quien siembra vientos...". Puede que en Huawei tengan unos terminales geniales, no lo discuto -y tampoco son para tanto-, pero si el resto de la marca no está a la altura, apaga y vámonos.

No soy quién para dar consejos a nadie, pero con esto os digo que, si pensabas adquirir un smartphone, y puedes evitar comprar uno que sea de Huawei, hazlo. Por falta de marcas y alternativas no será.

Otra cosa (y ya termino), me enteré que una de mis contraseñas habían sido hackeadas. El problema es que uso una para todos -o casi todos- los servicios, porque honestamente: es un rollo andar recordándolas.

Pero mira tú por donde, encontré una solución bastante interesante a esto, se llama PasswordCard, y genera lo que se denomina "una tarjeta de claves". Si la imprimes (o la copias) y elijes un color y un símbolo preferido, podrás generar las claves que necesites para tus cuentas, y llevarla contigo. En cualquier momento podrás, además, generar claves nuevas.

Por supuesto no es un método infalible, pero será muy difícil que quien la encuentre -si la pierdes o te la roban- dé con tu clave. En todo caso es mejor que tenerlas por ahí en papeles, como yo hacía hasta ahora (sí, sé que no debe hacerse, soy un desastre con eso, pero es que, ¡hoy te piden claves para todo!).

Pues tras lo de Huawei (no os preocupéis, que en Duraderos.cc tendréis pruebas y reviews de muchos otros productos tecnológicos, y muy interesantes) y mi quebradero de cabeza con las claves, os presentamos una nueva edición de... ¡La galería semanal!

Muchas gracias a todos por vuestra genial participación, muy rica y variada también en esta ocasión, y que hemos completado con una galería de usuarios de Casio por la Red de redes bastante suculenta.

Seguro que os resultará muy divertida y entretenida, porque ciertamente nuestros lectores se lo han currado para hacernos unas buenísimas fotos. Nos encanta ver cómo nos enviáis fotos y os atrae tanto esta sección, y os damos nuestras más sinceras gracias por ello. Disfrutadla, y recordad: os esperamos durante la semana para ver vuestros amados relojes de Casio en plena actividad. ¡No hay nada mejor para demostrar lo que es un buen reloj, como verlo en su día a día!

¡Que paséis un buen rato con estas estupendas fotos!

29/11/18

Un reloj para cada parte de tu vida


Probablemente os ocurra como a mí: hay relojes que, por mucho que os gusten, seguramente no os volváis a poner. Os traen recuerdos demasiado dolorosos, y pertenecen a una época llena de tristeza. Es como, si esos acontecimientos, se quedasen grabados imperecederamente en ese modelo de reloj.

Es algo irracional, claro, pero tendemos a dotar a ciertos objetos de vida o de personalidad, más aún si se trata de un objeto dinámico y animado como lo es un reloj.

20/11/14

Casio vuelve a mezclar el Rangeman con los zombies en un apocalíptico y sobrecogedor videojuego


Una mezcla de película, videojuego y publicidad interactiva es lo que podemos encontrar en este último proyecto de G-Shock escrito y dirigido por Maximilian Niemann y cuyo desarrollo corrió a cargo del estudio y academia alemana Filmakadamie Baden-Württemberg, ya que estudiantes de esa academia fueron los principales desarrolladores del proyecto.

Una visión extrema, apocalíptica y cargada de sangre y locura es lo que podemos encontrar en esta curiosa cinta que gira en torno al Rangeman GW-9400, intentando hacer énfasis en sus características de elemento de supervivencia y, por supuesto, como buen G-Shock, de reloj todo-terreno. Niemann argumenta que querían hacer una publicidad diferente, "una nueva experiencia de marca, porque ahora mismo en el mercado hay una saturación de mensajes que se solapan unos encima de otros".

22/10/14

Tu viejo Casio


A medida que nos hacemos mayores nuestra forma de ver las cosas cambia, maduramos. Cambiamos de amigos, de trabajo (o para nuestra desgracia incluso de tenerlo a no tenerlo), probablemente de residencia, de prioridades... Si antes nos podíamos permitir algún capricho, quizá ahora dediquemos ese dinero a nuestros hijos, o a pagar facturas. Y poco a poco van quedando atrás retazos de nosotros, elementos que nos acompañaron, gente con la que nos hemos cruzado y que en algunos aspectos llegaron a ser muy importantes para nosotros.

Las revistas que leíamos de jóvenes, y que ahora quizá han perdido todo el sentido (o puede que incluso ni se publiquen ya), aquellas series de televisión, aquellos programas de radio que nos mantenían despiertos hasta la madrugada, o aquellos dulces y golosinas que tanto nos enloquecían de niños.

1/8/16

Mi relación con Zona Casio

Cada vez que ocurre algo con Zona Casio, no puedo evitar sentirme un tanto asustado. Estoy seguro que es una sensación que muchos compartís, pero soy yo el que tiene el privilegio de contarlo.

Puede que el título de Mi relación con Zona Casio no sea el más adecuado a esta exposición, y inicialmente consideré el de Qué me hace sentir Zona Casio, sin embargo a última hora lo rechacé, al encontrarlo demasiado sensiblero.

Zona Casio apareció en el año 2011, con una discreta entrada titulada Cómo cortar la pulsera metálica de un Casio estándar. No recuerdo exactamente cuando lo descubrí, supongo que durante el 2012, y si hago caso a lo que dice Google, mi primer comentario fue de 2013.



4/8/22

El archivo web oficial de los productos de Casio

Zona Casio


Navegar por la web anterior de Casio es casi como viajar en el tiempo, lanzarse a un momento del pasado donde las páginas eran muy diferentes a las de ahora. Claro que con menos animaciones, menos colorido, pero más rápidas, ligeras y navegables. En el sitio web oficial de archivos de Casio podemos ver modelos del pasado de sus cámaras de fotos, aquellas Exilim tan añoradas hoy, como la espectacular EX-Z300 (fijaros en el práctico diseño que tenían aquellas páginas de la Casio de antes). Podemos irnos a sus flipantes teclados, con detalles de sus funciones y prácticas imágenes esquemáticas, como es el caso del LK-300TV, y hasta escuchar el sonido de teclados como el WK-220.

Por todas estas páginas podemos navegar desde el índice (desde los vínculos de la propia página, la mayoría, no están operativos y desvían a las webs actuales), entre los que se incluyen el índice de cámaras digitales, el índice de teclados, pianos, sintetizadores y demás (una auténtica gozada para el aficionado, hay modelos para perderte), el índice de etiquetadoras, e incluso el histórico índice de calculadoras.

5/5/19

Galería semanal de relojes -y calculadoras- Casio (#43)


Bienvenid@s a una edición más de "La galería semanal de ZonaCasio", en donde comprobaréis que hoy llega también muy suculenta, y es que gracias a vosotros esta galería semana a semana se supera a sí misma. Lo hemos tenido muy difícil para elegir una foto de portada, porque hay muchas y muy interesantes, y..., ¡buff! ¡Sudado tinta hemos!, (como diría el enanito verde de La Guerra de las Galaxias, ¿cómo era? Ah, sí, Yoda). Así que hemos decidido un poco irnos por las rarezas, y hemos elegido el HGW-10 Hexa Graph de Pepe Casio, por dos razones. Una, porque cuando mencionamos los "graph" en pasadas ediciones, no le dimos el reconocimiento debido a esta variante, y la otra, porque Pepe por fin se decidió a enviarnos alguno de los formidables Casio que tiene, ¡que ya era hora! ¡Gracias Pepe!

Gracias a Ángel Yagüe por el café que hemos tomado con su espectacular analógico (que bien le queda el nombre del día de la semana en marquesina superior, por cierto), y a Jorge Humberto, que nos confiesa que su G-100 Antimagnético "ha sobrevivido a todo". Por su parte, el bueno de Benoit nos muestra a sus hijos jugando, y también sus relojes, todos ellos Casio, por supuesto, ¡gracias Benoit! Fantástica la foto del triángulo de muñecas, ¡nos encanta! Y hablando de fotos de grupos, algo similar nos ha regalado Víctor, con tres "pesos pesados" de G-Shock, la verdad es que es difícil decidir con cual quedarse, ese Giez (GS-1000, si no nos equivocamos) es llamativo un rato, aunque el Gufman G-9100 no le va a la zaga, precisamente, con su tonalidad naranja. Una pasada los tres, genial la foto.

Como genial la siguiente imagen que nos manda el mismo Víctor, en este caso estrenando... ¡Madre mía! ¿¡Eso no es un GA-2000!? Que flipe, lo último de lo último. Además, una de las versiones más equilibradas, una pasada de reloj. Seguro que lo disfrutarás un montón, porque además su construcción es súper-práctica, ¡gracias Víctor!

Jairo nos envía su último compañero de aventuras, el incombustible GW-9400 Rangeman. Y nos detenemos aquí porque nos cuenta una historia muy interesante. Antes utilizaba un GX-56BB, la versión invertida y en negro radical que, confiesa, era visualmente impactante. El problema era su display, y - como tantas veces decimos - si uno quiere un reloj práctico, debe sopesar mucho el elegir la variante invertida. Que conste que - al igual que Jairo - no tenemos ninguna manía con ellos, nos parecen modelos muy llamativos y enormemente sugerentes. Pero el que sea invertido le resta mucha practicidad, y eso es algo a valorar para no sentirnos defraudados. Por cierto, que (y es cierto, vaya si lo es...!) Jairo nos dice que para manejar los pulsadores del GX-56 "hay que desayunar huevos con jamón" cada día, en referencia a que cuesta un mundo pulsarlos. Muy gráfico y muy descriptivo, porque en efecto ese tipo de pulsadores casi hay que hacer pesas con los dedos para operarlos, y si manejas las funciones del reloj muy a menudo, pueden convertirse en un incordio.

Así que ha cambiado, y el GW-9400 es genial, y completo, en todos los aspectos. ¡Gracias por contarnos tu experiencia, Jairo!

Echábamos de menos a Javier Guerrero, y nos agrada verlo otra vez en la Galería, en esta ocasión un clásico old-school de Collection (A168) cuyas tonalidades coinciden perfectamente con los fondos de piedra y aladrillados. Como te lo curras Javier, ¡muchas gracias!

Tomás Fernández vuelve a hacernos chispear nuestros recuerdos, otra magnífica composición con juguetes de la época (la ratoncita esa, qué simpática...!) y, por supuesto, con relojes. Y menudas tres piezas, el reproductor de música, y dos de los modelos con cámara... De lo mejorcito de Casio de principios de siglo (por cierto, que ya sabéis que el WMP-1, el reproductor MP3, fue el primero de su tipo del mundo). ¡Y qué frikada el "chiquicerillas"! Para quien no lo sepa: eran pequeñas cajitas, simulando cajas de cerillas, con pequeños "monigotes" tipo Playmobil, y además te venían con algún "extra" (solía ser un vehículo). Había aviones, coches, palas cargadoras... O, como en el caso que nos enseña Tomás, ¡una moto de nieve! Increíble la foto y la de recuerdos en ella contenidos, ¡gracias Tomás, te mereces un aplauso!

Miguel Duarte nos llega esta semana con un clasicazo, el 60QS-20 del año 1977, ni más ni menos. Todo un vintage en su máxima expresión, de los primeros años de los cuarzo de Casio tras Casiotron, ¡muchas gracias Miguel.

Danny nos envía uno de sus amores, su GW-9400 que confiesa cuidar como si fuera un niño pequeño (y salta a la vista que es así, ciertamente), tratando de tenerlo como el primer día, ¡porque donde vive estos relojes están por las nubes! (Bueno, de hecho dice que son imposibles de encontrar en tiendas).

Y si comenzamos la jornada con el café de Ángel, ahora terminamos este repaso con Guti, que nos invita a almorzar con su B5600 (GW-B5600), en la terminal antes de emprender viaje en avión. ¡Gracias Guti, buena compañía te ha dado ese B5600, no digas que no!

Pues bueno, cortamos el rollo y nos despedimos ya hasta la próxima edición de la Galería, recordándoos que tenéis toda la semana para enviarnos imágenes con vuestro reloj, ¡da igual que sea desnudos o en camiseta (bueno, desnudos mejor no, que hay niños mirando), no os cortéis y enviadnos un ratito de vuestro tiempo envuelto en vuestro reloj! ¡Feliz semana para tod@s!

28/4/19

Galería semanal de relojes -y calculadoras- Casio (#42)


Cuando he visto el álbum de cromos de "La Guerra de las Galaxias" en la imagen de Tomás Fernández, me he quedado alucinando. Y es que si todos los que vivimos los ochenta tenemos algo grabado en la memoria de esa mítica película es, precisamente, esa imagen, con el fondo de la Estrella de la Muerte y Darth Vader. Y no desmerece para nada a la que está al lado, de Superman, otra imagen icónica con Christopher Reeve en el papel que le diera fama mundial, y que estuvo un tiempo viéndose por todas partes (en aquella época, muchos de vosotros lo sabéis muy bien, una película de cine tenía más circulación en cartelera y mucho más recorrido que ahora, en donde prácticamente al mes o dos meses de estrenarse, ya está totalmente olvidada). Geniales recuerdos como geniales son los relojes que vemos en primer plano, unas auténticas bestias de digitales con caja de metal -¡y roscada, en las variantes metálicas!-, de aquellos "multi-graph", y encima de, entre ellos, lo mejor de lo mejor (con el permiso de los "graph" de G-Shock, claro, entre los cuales destacaríamos el DW-5900 y su precioso "revival" actual), ni más ni menos que el Quattro Graph (DW-7300, ahí es nada, con una preciosa NATO, por cierto), y parémonos aquí que esto son ya palabras mayores: el Penta Graph (DW-7200); Casio "rizó el rizo" con él, y de hecho no llegó a sacar nada más complicado en grafismos - con permiso de los GM de juegos, claro -, encima en un display auténticamente brutal, fijaros sino en que toda la información (incluyendo día de la semana de tres letras) aparece en el display central, y reunida toda en el mismo bloque, dejando el resto de espacio para los "graphs". En serio, parece el display digitalizado de un cuadro de mandos de una nave espacial de otra dimensión. Estos dos modelos son tan cotizados ahora mismo que casi mejor ni se moleste nadie en buscarlos por eBay o por sitios parecidos, porque lo que piden por ellos no es moco de pavo, precisamente. Siento haberme extendido con ellos, pero es que la ocasión lo merecía, y por supuesto darle las gracias a su propietario, Tomás Fernández, por permitir que todos los disfrutemos y, a la par, traernos tan gratos recuerdos con ellos.

Otro guiño más a los ochenta con Víctor, que en este caso nos deleita con el famoso CA-53 que lo convirtiera en archiconocido otra película inolvidable, Regreso al Futuro, con el - por supuesto - no menos mítico DeLorean. Lo hemos elegido como cabecera esta semana porque, tratándose de todo lo que ha inspirado este modelo, de su longevidad y que aún se siga comercializando, y de toda la historia que tiene detrás (tanto el Casio CA-53, como la película, como el propio auto), merece por derecho propio un sitio destacado. Además, ¡está el coche en miniatura! Y un DeLorean es mucho DeLorean!

Marcelo Luis nos cuenta por su parte que dio en una tienda con un Casio MTP-1220 NOS, sin pila, y que lo rescató tras pasarse bastante tiempo en espera de un dueño (teniendo en cuenta que la pila es de diez años de duración, es de suponer que en torno a ese tiempo). El reloj, como podéis ver, luce de maravilla, todo un hallazgo sin duda. ¡Gracias por compartir con nosotros la anécdota, Marcelo!

Y otro incombustible es el G-5600 que nos enseña nuestro estimado lector canadiense Benoit, recorriendo la ciudad en camiseta y luego en la oficina con camisa y chaqueta, demostrándonos una vez más lo polivalentes que son este tipo de G-Shock old-school.

En el caso de Fer nos recuerda uno de los Collection mejor valorados por el público y que, además, van a tener nuevas variantes próximamente, con LCD a doble color. Son ni más ni menos que los W-96, y como él bien dice su instantánea podría llevar por título: "Cuanto falta para...?", viéndole en plena tarea. ¡Ánimo Fer!, y ten en cuenta que en quince días volverá a crecer la hierba!

Tocamos ahora cinco maravillas digitales de la mano de José Navarro, y decimos cinco, porque la calculadora también lo es, una fx-991 con tecnología de lenguaje natural (all dot-matrix) V.P.A.M. Como seguro que a todos vosotros, me encantan ese tipo de calculadoras, no hay que olvidar que ellas sentaron las bases de lo que luego serían ni más ni menos que las ClassWiz, solo por mencionar lo que suponen estas potentes y pequeñas máquinas. Y "maquinones" con palabras mayores es lo que tiene al lado: GMW-B5000, DW-5035 con armis de composite... ¡Madre mía! Menudas preciosidades, dignas de un museo de G-Shock. El brillo espejado de - sin duda - una de las más maravillosas realizaciones de G-Shock del pasado 35 Aniversario, el DW-5035D Origin Gold, lo dice todo. ¡Cuídalo mucho José, porque no va a haber otro igual!

Pasamos a otro modelo mítico y legendario, pero este además por historia. Miguel Duarte nos envía una auténtica maravilla ochentera, el F-7 de 1980, uno de aquellos old-school que, por desgracia, ha dejado Casio ya de fabricar (su último representante fue el F-28, como recordaréis seguramente), los cuales eran relojes básicos, minimalistas, para quien no quisiera complicarse la vida o para, también, los más pequeños que se iniciaban en el mundo de la relojería. ¡Cómo ha cambiado todo, y estos "viejos rockeros" son una buena muestra de ello! Por cierto, que si de rockeros hablamos, no os perdáis la música de Miguel (pasaros por su web o su canal de YouTube , al que amablemente nos invita).

Y esta semana Guti nos enseña..., ¡una lata de sardinas! (Este Guti...). Pero bueno, no es una lata de sardinas con tomate cualquiera, su estética la verdad es que es interesante - por poco vista y bastante retro, que recuerdan las antiguas latas que no se suelen ya ver por muchos países -. La "Paco Fish", en realidad, es una marca de sardinas de la República Dominicana, y a su lado - y aunque mal que le pese -, Guti sigue anclado a un invertido y a un mismo modelo, el B5600... Ala, para que aprendas! ¡Gracias Guti, por acordarte de nosotros por esos mundos!

Por supuesto, agradeceros a todos vosotros vuestra aportación, no continúo porque no quiero hacer esto interminable como la semana pasada, pero tras el salto tendréis estupendas instantáneas de modelos de lo más variopinto, y además con alguna que otra sorpresa en forma de juego electrónico o agenda de nuestro lector Gabriel (que pasada el juego Great Racer, en serio, con dispositivo físico deslizante para acelerar o frenar, y una estética preciosa en la serigrafía y en el colorido exterior, no os lo perdáis porque es una auténtica "frikada" el Casio CG-320; sin desmerecer para nada la Casio SF-4500 claro, que en su tiempo era lo más parecido al mejor smartphone disponible, y además en un estado de conservación envidiable).

Muchas gracias a todos, por lo tanto, y esperamos que os guste esta nueva selección. ¡Os esperamos durante la semana para ver vuestro Casio!


6/12/18

Un Casio que durará toda la vida


Dura toda la vida y es para toda la vida, porque es un tatuaje. Y sí, algo muy especial te tiene que haber ocurrido en esa fecha para tatuarte un Casio sobre la piel. Muy especial. Y sin duda el reloj de Casio estaba de protagonista. El 12 de abril del año 2018, a las 17:06 de la tarde, un Casio fue testigo de un evento importante para alguien. Ese anónimo protagonista (por el brazo, por el modelo de reloj, por las rosas del tatuaje, la golondrina..., una mujer) vivió una experiencia que no quiere olvidar durante el resto de su vida.

A veces, es el reloj el que nos trae recuerdos. Recuerdos tan encendidos que se nos clavan en la piel, y en este caso, literalmente.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

24/12/14

Cuento de Navidad: "Once mil ciento veinte y cuatro, AC"


Son más de veinte años los que llevo aquí. Día tras día la misma rutina, las mismas tareas realizadas en el mismo orden y de la misma forma. Aquí no hay noche ni día, me levanto cuando suena la alarma del reloj: son las ocho y media de la mañana. Y me acuesto cuando suena la otra alarma: las diez y media de la noche. Me pongo en pie y hago la tabla de ejercicios que tengo pegada a la pared de plástico, ya amarillenta, pero no necesito ni mirarla. Sé todos sus ejercicios de memoria, y los hago de manera casi robótica. Brazos, espalda, piernas, cuello... una serie de abdominales y luego ducharme con unos pocos litros de agua, contados y muy bien administrados. Aquí el agua es muy valiosa. A continuación reviso los niveles de energía, hago los chequeos diarios de los sistemas informáticos, bastante sencillos, y procuro no encender demasiado la iluminación para no saturar la vida de las baterías. La justa para poder leer algún libro en el lector digital de la cápsula. En esos momentos aprovecho para acercar mi reloj de Casio a la lámpara, y que sus células solares alimenten a su acumulador. Es lo único que me he traído de la Tierra. Cuando partimos solo podíamos elegir equipaje personal por no más de 250 gramos y, por supuesto, nada que emitiera radiación. Descartados teléfonos móviles u ordenadores personales, cuadernos o libros (pesan demasiado), yo me incliné por solo tres cosas: una tarjeta de memoria con libros, fotos y recuerdos, un póster de la catedral de Chartres, y mi fiel reloj Casio WVA-400.

El póster de la catedral de Chartres me aporta la luz y la inspiración que en este pequeño cubículo sabía no encontraría. Fue un consejo de mi padre, y que le agradezco cada mañana, cuando abro los ojos y lo miro, cada vez más. Al principio no creía que fuera algo tan importante: el espectáculo de ver girar y pasar a la Tierra una y otra y otra vez me parecía demasiado sorprendente como para que nada me entretuviera ni captara mejor mi atención. Pero luego de cinco, ocho, diez años aquí mirando siempre el mismo planeta girando suspendido sobre el fondo negro uno puede acabar loco.

15/4/21

Prueba del Casio MWD-100, el "G-Steel" de Collection



Llevábamos tiempo queriendo hacerle una review en condiciones al Casio MWD-100. No en vano forma parte de la nueva línea "de metal" de la marca nipona, y estrenan un diseño y construcción exterior que conviene saber y entender.

Desde hace ya años, en Colecction, existen cuatro variantes bien definidas de relojes digitales: los de caja de resina (la mayoría), los de caja cromada (los famosos A168, o A158), los de caja pintada o/y tintada (W-213, W-59B, el primero y segundo, respectivamente), y los de caja chapada (AE-2000, W-753...). Hace unos meses se les unieron los nuevos modelos de caja maciza de metal, como los A1000, y ahora, hace poco, llegaron los nuevos modelos de bisel de acero inoxidable: los MWA-100 en analógico, y este que ves, los MWD-100.

28/10/15

Vicios


A Casio le debo mucho. No a la marca Casio en sí, sino a sus relojes. No solo por los recuerdos que me han traído, por las satisfacciones que me han dado, y por la cantidad de buenas personas que gracias a ellos he conocido. Aunque todo eso -que no es poco- ya es suficiente, no es solo por eso. Mi afición a ellos hizo que "me olvidara" de otras cosas. Mientras los cuidaba, reparaba o simplemente admiraba (como si de un museo se tratase) evitaron que desperdiciara el dinero en otros artículos, acciones y actitudes que a la larga me habrían perjudicado enormemente. Nunca sabré la de malos momentos que mi afición por estos pequeños y agradecidos digitales me evitaron pasar.

El próximo día 29 (mañana) se celebra el día sin juegos de azar. Es una lacra social no solo el alcohol, que destruye a miles de familias, haciéndolas vivir un infierno, sino esa otra adicción al juego a la que en España, por desgracia, estamos tan habituados.

3/5/16

Los Old School de Casio alrededor del mundo (y dónde pueden encontrarse)


La moda de "lo vintage", lo retro, la anti-obsolescencia o simplemente la defensa de la solidez y la sencillez frente a las complicaciones tecnológicas y la dependencia del consumismo que se nos quiere inculcar ha hecho que los relojes vintage de diseño old school, los digitales más clásicos y originales (que siguen el patrón del digital convencional: caja rectangular y pulsadores metálicos a los lados) vivan desde hace ya algunos años (cinco o seis al menos) una segunda juventud.

Los que los hemos venido usando como reloj habitual desde hace lustros estamos observando cómo día a día hay más y más personas que los utilizan, no solo entre nuestro círculo de amistad y entre la gente que nos cruzamos por la calle, sino también entre famosos, artistas y deportistas.

22/2/14

Para entender los relojes calculadora hay que entender esto


Una de las épocas más entrañables de mi vida fue cuando trabajaba en una empresa de paisajismo. Muchas de las veces lo que nosotros hacíamos eran derribos, y aunque el trabajo era duro tengo que confesar que me lo pasaba "pipa" con aquéllas irrompibles desbrozadoras profesionales, con discos de metal de amenazadores (¡y cortantes!) dientes de sierra, el motor rugiendo al final de la transmisión por cardán y mi fiel F-91W lleno de polvo, rastrojos, barro y sudor en mi muñeca. En una ocasión tuvimos que ir a realizar nuestra labor a un colegio de pueblo. La intención era rehabilitarlo y adecentarlo para destinarlo a otros usos, así que nuestra labor era tirar abajo todas sus paredes dejando únicamente en pie la fachada principal y las columnas de su soporte.

El edificio se había construido en la época franquista, y era una de estas escuelas -que apenas existen ya- de pueblo que prestaba servicio a chiquillos cuando los pueblos, incluso los más pequeños, aún tenían una población infantil destacable. El mencionado colegio llevaba muchos, muchísimos años cerrado, y la vegetación exterior había superado casi la altura de su primera planta. Para llegar a la puerta principal tuvimos que ir abriéndonos paso como si fuera la selva negra. Teníamos la llave (uno de estos enormes llavones de metal que tenían las cerraduras en muchas casas antiguas) que aún guardaban en el ayuntamiento, pero el paso de los años había dejado la cerradura inservible. Nuestro capataz empujó y empujó para abrirla, al más puro estilo policía peliculero, pero la puerta agarrotada no acababa de ceder. Así que decidimos explayarnos y propinarle patadas (con nuestras botas de seguridad puestas, por supuesto) ante lo cual una de las hojas de la puerta al fin cedió. Acabamos abriéndola empujando entre todos.

21/6/18

Shock the Radio: Five Series #11


Five Series: Casio, aprende de tus errores.

Guti-. Empezamos el que va a ser el penúltimo programa de las Five Series en Shock the Radio. No queríamos una despedida que quedara en nada, y el tema de hoy va a ser intentar poner de manifiesto los errores más recientes de Casio, con la esperanza de que las cosas puedan cambiar. Por su bien, y el de los aficionados. No se si lo lograremos, pero ahí vamos. Yo soy Guti, y a mi lado tengo a Droid. ¿Vamos a relojear?

Droid-. Adelante. "Vamos a relojear" como tú siempre dices Guti. Extrañamente, me estoy empezando a acostumbrar a esa frase.

Zona Casio Semanal

Inscríbete en nuestro Grupo de Noticias para recibir gratuitamente nuestro magazine Zona Casio Semanal, con el cual podrás leer cómodamente todo el contenido de ZonaCasio off-line, y conservarlo como material de consulta o información. En cualquier momento podrás anular tu suscripción, así como configurar cómo quieres recibir los avisos y notificaciones, cómodamente en tu casilla de correo.
Puedes darte de alta a través de éste link. ¡No te lo pierdas!