Mostrando las entradas para la consulta Guerra ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta Guerra ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

5/5/22

El reloj táctico. I: el mundo que conocíamos ya no existe



En Zona Casio y Zona Casio Radio iniciamos una serie sobre relojes tácticos de G-Shock: recomendaciones, consejos, qué modelos cumplen ese cometido, y cuáles son los ejemplares que podrán marcar la diferencia para, en casos extremos, ser útiles no solamente a ti, sino también poder cuidar de los tuyos.



Vamos camino de los tres años de pandemia mundial, las autoridades han dicho que "hasta aquí hemos llegado" y ahora que sálvese quién pueda; fuera mascarillas y cualquier protección, vacunas solo para ciertos individuos, antivirales sólo en ciertos casos graves, y el resto a fingir que no pasa nada que hay que salvar la economía y comprar armas para enviar a Europa del Este, que son muy caras y de algún sitio tienen que sacar el dinero. De nuestro trabajo, por supuesto. Como siempre.

La inflación está disparada, los precios suben un 8, un 10 y en algunos casos se han incrementado hasta un 11%. Los combustibles están por las nubes, los productos básicos, la energía, la luz, el gas... Ni los más ancianos del lugar recuerdan unos niveles tan elevados de despropósito.

Desde los territorios más cercanos se levantan aires de guerra, llegan oleadas de refugiados que han salido de sus casas donde antes de ayer vivían una vida normal, en un ambiente occidental. Cogían el coche por la mañana para irse a trabajar, compraban en el supermercado como tú y como yo. Salían al cine o al bar a tomar una cerveza y relajarse. Y al día siguiente tuvieron que irse corriendo y meterse en un tren hacia lo desconocido con lo puesto.

8/1/16

Que la evolución de los G-Shock sea como la de los tanques no es casual


Si estudiamos atentamente la historia de los más exitosos tanques de guerra, y a la vez comparamos el uso de sus tecnologías, especialmente en cuanto a blindaje se refiere, y la confrontamos con la de los relojes G-Shock, caeremos en la cuenta de algo bastante curioso pero, a la vez, lógico: tienen mucho en común.

Curiosamente G-Shock tiene modelos que rinden homenaje a mucha clase de vehículos de combate: a aviones a reacción, cazas de combate, marina, francotiradores, e incluso a submarinos. Pero no hay ninguno con una clara referencia a uno de los vehículos que más se le parecen: un tanque.

4/3/22

Si vis pacem, para bellum



Mientras suenan los tambores de guerra, y ya sus ecos empiezan incluso a escucharse en la lejanía pero cada vez más cerca acompañados de voces angustiosas, entre veladas advertencias para que nos preparemos ante desastres y miserias acuciantes, la terrible calma tensa -que sabemos que es incierta- nos encoje el corazón. Atosigados por anuncios de subidas galopantes de la energía, al menos a nosotros no nos cogerá desprevenidos. Nuestros Tough Solar no necesitan recargar sus baterías cada día como si fueran Apple Watches, y los arcaicos pero aún insuperables modelos de 10 años de autonomía nos permitirán disfrutar de sus funciones y exprimirlos a fondo cuanto queramos durante años. Esa es una gran ventaja que ni mecánicos ni smartwatches han podido aún superar.

Vuelven a ser insuperables los viejos Casio de tecnología hecha y pensada para un mundo que aún estaba dividido en bloques, que vivía la Guerra Fría y la amenaza nuclear sobre sus cabezas. Ese mundo ha vuelto, llevamos ya casi tres años en él. Hay gente que sigue soñando en sus recuerdos de lindos paisajes de colores sin querer -o sin atreverse a hacerlo, es todo tan tremendo...- abrir sus ojos a la realidad. Siguen con sus colgantes brillantes, con sus bonitas cajas cinceladas de platino, con sus sueños de adolescente idílicos e inútiles. Siguen en sus mundos paralelos hasta que la certeza les explote en la cara. Ni emparejamientos por Bluetooth ni refuerzos con Alpha Gel ni historias, todo va a saltar por los aires y lo único que quedará en pie va a ser una robusta caja maciza como un bloque de acero, que era, fue, y será, la esencia de los únicos relojes hechos para llevar al límite y servir de dotación para cualquier cataclismo: los G-Shock en su más puro y radical principio. La única herramienta tecnológica que seguirá funcionando. El resto, a la puñeta. Literalmente.

13/6/18

Shock the Radio: Five Series #9


Five Series #9: Los G-Shock y las fuerzas armadas.

Droid-. Muy buenas y bienvenidos una edición más a las Five Series, aquí en Shock the Radio, os saluda Droid, y vamos a hablar con nuestro habitual colaborador, Guti, y mantener un rato de charla en torno a los G-Shock, tocando un tema general que aunque entra dentro de las Five Series afecta y en cierta manera abarca a todos los G-Shock, que es el papel de estos relojes con las FF.AA., incluyendo los cuerpos de seguridad policiales o las Fuerzas de Seguridad del Estado, como también se les conoce.

Confiamos por tanto que os resulte a todos vosotros un tema apasionante. Muy buenas Guti, bienvenido.

Guti-. Como siempre, gracias por invitarme. Es un placer charlar sobre relojes, G-Shock y la Serie 5 contigo. ¿Vamos a relojear?

29/10/12

Relojes para una economía de guerra


En España se está viviendo una etapa de auténtico drama para muchas personas. Con casi seis millones de parados (un 25% de la población o, lo que es lo mismo, una de cada cuatro personas no encuentra trabajo) y con casi dos millones de familias con todos sus miembros sin empleo, muchas personas se están viendo obligadas a adoptar lo que se conoce como "economía de guerra", es decir: gastar sólo lo indispensable para sobrevivir.

Tal vez tú también te encuentres en esa situación. Si es así, para todos aquéllos que se ven en la necesidad de adquirir un reloj con el mínimo dinero posible, aquí van varias propuestas para ayudaros.

19/11/13

El reloj para un cataclismo mundial (...o personal)


A veces compramos relojes e invertimos bastante dinero en modelos con cajas resistentes, con duros cristales minerales, y con resistencia a las inmersiones en el agua, a los golpes e incluso al magnetismo y a las fuerzas centrífugas, pensando que será nuestro reloj definitivo y al que recurriremos si ocurre un cataclismo a nivel mundial, o incluso nacional. Pero en muchas ocasiones nos olvidamos de algo esencial: sus pilas.

Compramos esos relojes con pilas de tres, cinco o incluso diez años de duración, creyendo que así van a estar con nosotros y nos van a servir fielmente mientras dure un terrible conflicto bélico. Pero pongámonos en esa terrible situación -que deseo fervientemente que ninguno tengamos que sufrir-. Imaginémonos que tenemos ese reloj y pongamos que posee la cifra más generosa para la duración de su pila: una de diez años. E imaginémonos que dura esos diez años (algo que no siempre pasa, no conozco muchos módulos que, usados todos los días, duren tal cantidad de años, algunos se quedan cortos en uno o en un par de años).

4/4/13

Combatientes contra el mal


Hace unos días publicamos un artículo que bajo el título de "Prisioneros del mal" intentábamos un poco lamentarnos sobre la inclinación humana en general hacia la atracción que siente por la maldad. En él describíamos cómo algunos relojes, muy atractivos y espectaculares, habían acabado con una lamentable y pésima imagen por el empeño de algunas personas en rodearlos de un "halo de maldad". Poníamos como ejemplo "los Jason", pero también algunos relojes con estética (o ciertas inclinaciones) militares.

Es ahí donde el mencionado artículo levantó ampollas, acusándonos en cierta forma de generalizar demasiado y de meter a todo el mundo castrense en el mismo saco. No es la primera vez que en Zona Casio realizamos artículos con cierto contenido militar, o con referencias a esa profesión (o afición, que muchas personas, simplemente, son aficionadas a esa estética), y, desde luego, en la mayoría de ellos hemos tratado de respetar al máximo esas preferencias de algunos. Pero más bien íbamos en un sentido del uso de las armas que deja bastante claro el que este tipo de corrientes tiene unos peligros más que evidentes: los miles de millones que se mueven del comercio de armas internacional, y las relativamente recientes matanzas en los Estados Unidos, donde acceder a las armas es tremendamente fácil, así lo demuestran.

2/4/21

Hace solo unos meses (crónica de un año desde la ventana)



4 de abril de 2020
Aún se nota ese efecto pegajoso del alcohol sobre el reloj, por lo que dejo más tiempo a que se evapore. Las autoridades han decretado un cese total de movimientos con excepciones muy limitadas, lo que se ha dado en llamar "confinamiento". Los partes de guerra describiendo el avance sin tregua de la pandemia se suceden por todo el mundo. Los ciudadanos se pasan el tiempo escuchando las noticias por la radio, pegados a la televisión, o navegando angustiosamente por Internet en busca de algún dato esperanzador. Trump asegura que Estados Unidos no superará las doscientas mil víctimas, y que si ese número fuese más allá - cosa poco probable, asegura -, sería una auténtica catástrofe. Veremos si sus "profecías" de loco de pabellón de alta seguridad en psiquiatría se cumplen (1).

Según los expertos en salud, lo único que tenemos para protegernos es "el lavado constante de manos", la distancia "de seguridad", y desinfectar objetos con lejía o alcohol. Esas recomendaciones se convierten en un mantra. Me dice una chica que cuida a un anciano que el señor está tan obsesionado que, aunque no sale de casa, no deja de lavarse las manos con jabón, desesperado. Tiene el lavabo con una gruesa costra de jabón reseco de los restos que le caen por aplicarse tanto jabón, que le cuesta un mundo luego retirar. Las mascarillas, aseguran desde la OMS, no son necesarias. "Tranquilidad", nos dicen, "el virus no se transmite por el aire". Al parecer no hay prueba científica de que el virus sea capaz de "moverse" en suspensión, lo que se conoce como contagio por aerosoles(2). Sólo lo hace por superficies, donde puede estar latente "durante días". Esa duración es incierta: pueden ser días, semanas... Otros hablan de meses. En la tele una enfermera nos enseña entonces cómo desinfectar con lejía los pasamanos, los interruptores de la luz, y las manecillas de las puertas. Es el caos absoluto. Y yo sin lejía. Me queda solo media botella de la que uso para fregar el suelo.

16/1/22

Guerra abierta a la relojería



Me ha sorprendido que, entre las normas para la vuelta a las aulas tras las vacaciones, y con la amenaza y la auténtica devastación que está ocasionando la variante omnicrom del coronavirus, algunos protocolos COVID prohíban explícitamente el uso de los relojes.

No es algo que, en todo caso, nos coja del todo desprevenidos, ya que desde el inicio de la pandemia se ha establecido una guerra abierta contra los relojes. Claro que no es culpa de esto los modelos mecanicos, ni los digitales convencionales, sino los smartwatches.

18/9/22

Los antiguos Casio DW-5000C y compañía ya no volverán

Zona Casio


Escribo estas líneas con unas reflexiones que me han venido a la mente después de algún tiempo leyendo las noticias, anécdotas y comentarios del blog. Concretamente sobre la añoranza hacia los viejos modelos DW-5XXXC de caja de acero y sobre la esperanza de que vuelvan a fabricarse algún día. Yo también comparto esa añoranza, pero respecto a lo segundo temo deciros que es algo que no volverá a ocurrir, ni de lejos.

He leído muchos comentarios pidiendo a Casio que escuchen a sus fans y que para cuándo un modelo de "caja de acero y fondo roscado" (nuestro mantra preferido) a un precio asequible. Pues la respuesta está clara: no volverán nunca porque pertenecen a una época que ya pasó. Esos relojes, como otras muchas marcas y en general otras cosas del pasado, surgieron en un momento donde se podían fabricar cajas de acero macizo a gran escala a precios razonables. Y con la honesta intención de la durabilidad, aunque para ello tuvieran que recurrir a los accesorios que las recubrían (biseles y correas). No hace falta decir que esto último también se fue con el viento.

25/3/14

¿Seguiremos un año más sin un digital con caja de metal?


El lanzamiento de nuevos modelos digitales con cajas metálicas macizas de otras marcas me ha vuelto a recordar la lamentable espera que nos está haciendo sufrir Casio por no poder disfrutar de un modelo digital con caja íntegramente en metal. El último de este tipo fue el EFD-1000, hace ya algunos años, pero con la contrapartida de un display invertido y sin opción a un filtro polarizador en positivo.

El año pasado, gracias al 30 aniversario de G-Shock, hemos podido ver varios nuevos modelos íntegramente en metal, y además con tapa roscada, pero todos ellos con el módulo ya archiconocido del DW-5600 y con bisel de resina. A pesar de ser magníficos relojes, no es a lo que me refiero aquí. Un modelo de la línea Outgear -que poseen cajas de metal- más estilo a los Marlin de los años ochenta sería el sueño de muchos de nosotros (y de nuestros lectores y coleccionistas, como Jokerblue). Pero por desgracia Casio no parece estar por la labor. Ni sé (ni entiendo) qué es lo que les impide coger uno de sus buenísimos módulos (como el del AE-1200, o incluso el de cualquiera de sus Data Bank, actualizado, por supuesto), y "encerrarlo" en una caja metálica. Que yo sepa, no hay una guerra para que tengan que ahorrar en acero y lanzar cosas de plástico (como hacía la industria en la Segunda Guerra Mundial). Tampoco -que yo sepa también- hay escasez de acero en las fundiciones. Simplemente no les apetece, no quieren o no les interesa. Nosotros seguiremos esperando... un año más.

| Redacción: Zona Casio

28/5/13

El camuflaje urbano en los G-Shock


El patrón de camuflaje urbano se ha hecho bastante conocido en la guerra de los Balcanes, en donde las tropas tenían que combatir cuerpo a cuerpo por las calles de las ciudades, con edificios medio derruídos a su alrededor y escombros por todos lados. En la guerra de Chechenia también se pudo ver uniformes, blindajes de vehículos y objetos, utilizando este patrón. Es bastante parecido al camuflaje desértico y para la sabana ("desert BDU"), aunque en éste caso posee un color amarillento -el antiguo color marronáceo de este tipo de camuflaje ha quedado obsoleto y está en desuso-, y también tiene ciertos rasgos del camuflaje utilizado en zonas polares, con la diferencia, en este último ejemplo, que carece de los bosquejos azulados que posee a veces, o del uniforme totalmente blanco para zonas de nieve.

El camuflaje conocido como "urban" es experimental en algunos ejércitos, y mezcla zonas claras con colores apagados grises, principalmente, y negros. La intención es confundirse con escombros, aprovechando la omnipresencia del hormigón y de estructuras oscuras que juegan con las sombras de luz.

20/11/18

Economía de guerra


Como ya habréis notado, ZonaCasio lleva durante casi una semana sin actualizar. No me voy a extender, pero creía que al menos debería explicaros las razones, y a continuación contaros lo que iba a ocurrir, es lo menos que podría hacer en respuesta a vuestra fidelidad, amabilidad, cordialidad y compromiso de sobra demostrado con el blog durante todos estos años que hemos estado prestando servicio.

La cuestión es que la dueña de la conexión por la que accedía a Internet ha fallecido, de manera que me he quedado sin posibilidad de conectarme durante estos días. Ahora mismo estoy accediendo mediante una conexión de datos, y probablemente en el futuro tenga que acceder mediante ese sistema con una conexión que además de ser francamente muy limitada, no es mía, por lo que solo puedo entrar en Internet muy esporádicamente, y con escaso margen de uso.

14/11/21

¿Qué fue del revolucionario plástico Hostaform?

Este plástico estaba llamado a cambiar el mundo de la relojería.



A mediados de los años 70, en plena crisis del cuarzo y en medio de la fiebre por los plásticos (comenzaron a montarse en todos lados, incluyendo defensas de los automóviles, e incluso cajas de relojes como el Casio F-100 de 1978), Tissot trató de responder innovando con su reloj Astrolon (denominado en otras partes como Actualis o Autolub). Su ventaja era que, mediante un proceso innovador de plástico moldeado llamado Hostaform, su calibre (es decir, todas sus piezas) estaban hechas de plástico inyectado y autolubricado (tecnología Sytal).

Cierto que Swatch con su Sistem51 nos quiso vender el concepto de un reloj revolucionario, que no requería lubricación ni ajuste, pero ni mucho menos fueron los primeros. De hecho, antes que ellos ya lo había hecho Casio y como contamos hace algunos años en esta misma publicación, los movimientos originales del fabricante japonés como los que montan el AW-80, AW-82 o, sin ir más lejos, el HDC-700, son todos autolubricados. Swatch promete que sus relojes con Sistem51 son capaces de funcionar de manera bastante fiable hasta 10 años, sin embargo no han podido llegar a lo que ofrece Casio que en los suyos, gracias a que no requieren complicados engranajes (son de cuarzo), el movimiento mecánico - que es inmune además a campos electromagnéticos, son piezas de plástico y electrónicas - puede durar, virtualmente, "toda la vida", ya que bien mantenido y cuidado puede durar muchos años. Gracias a sus pilas de gran duración y a su circuitería de bajo consumo, son relojes enormemente robustos pero, además, muy asequibles en cuanto a precio (mucho más que los Swatch).

3/10/15

"La guerra de las galaxias" también llega a los relojes


Hace semanas que Nixon lleva anunciando la aparición de versiones de algunos de sus modelos con estética inspirada en la película "La Guerra de las Galaxias". Su anuncio en los cines estadounidenses ("Star Wars: The Force Awakens" se estrenará en diciembre) ha hecho que muchos fabricantes, de productos de todo tipo, aprovechen el tirón para lanzar series especiales y darle un enérgico impulso a sus ventas.

Casio no iba a ser menos, y aunque oficialmente estos relojes que ha presentado este mes no hagan ninguna referencia a la película (por cuestiones de marca y copyright, obviamente) es indudable que han aprovechado el momento justo para lanzar modelos con esa estética, aunque sobre el papel puedan pasar como una serie más.

22/5/22

El reto del domingo (y14)



Lo primero y antes de nada, informaros que este va a ser el último reto. Dado el "rotundo exitazo" de esta sección, esta será (como la galería de fotos semanal) también la última edición de esta iniciativa. Obviamente si la participación es tan escasa y el interés es casi nulo, no tiene sentido invertir tiempo y esfuerzo preparando el material y la redacción de los contenidos (porque ese tiempo podríamos dedicarlo a cosas más provechosas en nuestro propio interés, francamente).

Dicho esto, vamos con esta última solución, y así Jaime puede saber cómo podrá ajustar su reloj, ese que, como recordaréis, le adelantaba cada semana.

10/1/21

Un Casio W-87 en un submarino



Llevo varios días metido en un proyecto documental de submarinos, entre Akulas, Sierras y demás "mastodontes" nucleares que surcaron las aguas de los océanos durante la llamada Guerra Fría y convirtieron las profundidades de los mares en campo de confrontación como, en su momento, lo hicieron también los bombarderos y cazabombarderos sobre los cielos.

Sin embargo por una u otra razón los submarinos, a diferencia del mundo de la aviación que ha tenido mucha repercusión en la relojería, nunca han tenido demasiado protagonismo en nuestros queridos "medidores de tiempo". Pero eso no quiere decir que no se usaran, obviamente.

19/9/15

¿Tecnología antigua superando a la nueva? ¿Dónde he oído eso?



Hace algunos años apareció en la televisión una serie de animación titulada "Iron Kid". Aunque ya tiene tiempo, sus capítulos todavía se pueden adquirir (0,25 € cada uno) o incluso disfrutarse en Youtube. La serie me dejó enganchado desde el primer momento porque toca dos de los aspectos que más me entusiasman: la robótica (la AI, la mecánica) junto a la restauración, la recuperación y la "chatarra" de olvidadas (y oxidadas) piezas.

Aunque es una serie para todos los públicos, no deja de ser una serie encantadora y con una trama bastante bien argumentada, desarrollada y puesta en escena. Hecho de menos un desarrollo menos "simplón" y no tan basto de las figuras 3D (especialmente los robots femeninos, sin apenas detalles, y de los masculinos, con armaduras demasiado exageradas), pero es comprensible que los chavales a los que se dirige eso no les importe demasiado, ni siquiera se den cuenta.

18/5/14

El GPS no es la panacea


Hasta que el sistema europeo de posicionamiento global Galileo entre en funcionamiento (que cada vez sufre más retrasos, por cierto), la humanidad tendremos que convivir, querámoslo o no, con el sistema militar GPS. La incorporación de este tipo de tecnología en la nueva generación de relojes G-Shock (denominada tecnología híbrida, por funcionar en combinación con Wave Ceptor) vuelve a traer a la actualidad la complicación que supone utilizar un sistema que es gratuito, pero dependiente totalmente de las necesidades (o preferencias y apetencias) militares.

GPS lo utiliza el ejército de los Estados Unidos (su propietario) para múltiples cosas, como el guiado de sus misiles, o la navegación de sus aviones (como los drones o el mismísimo bombardero B2 con tecnología stealth). No vamos a descubrir aquí nada nuevo que no sepáis ya todos vosotros sobre este archiconocido sistema, como la falta total de soporte o el descargo de garantías (Estados Unidos se reserva el derecho de uso del GPS) que lleva implícito esta tecnología. Los satélites GPS, además, cada vez tienen que responder a una mayor demanda de dispositivos de todo tipo, no solo los habituales navegadores de automóviles, sino un creciente uso por parte de teléfonos móviles (smartphones) y relojes deportivos. Ahora, a todo eso se une el GPW-1000, que los utilizará para triangular su posición y obtener la hora actualizada, complementando a Wave Ceptor.

7/5/22

El reloj táctico. II: Un elemento práctico de verdad



En Zona Casio y Zona Casio Radio iniciamos una serie sobre relojes tácticos de G-Shock: recomendaciones, consejos, qué modelos cumplen ese cometido, y cuáles son los ejemplares que podrán marcar la diferencia para, en casos extremos, ser útiles no solamente a ti, sino también poder cuidar de los tuyos.


Pocas películas hay que reflejen tan bien lo que supone un reloj táctico, y su importancia en combate, como "Batalla en Los Ángeles". Me atrevería a decir que es un claro ejemplo de lo práctico y esencial que sigue siendo un reloj en esas condiciones extremas. En ella, vemos a su protagonista principal haciendo un uso intensivo de su G-Shock de la serie Master of G, un GW-9000 en concreto, conocido con el apodo de "cinco ojos". Ese G-Shock toma un papel preponderante y crucial en el desarrollo de la trama, hasta tal punto que de él dependen para saber cuándo deben buscar refugio, y desde que se inicia el temporizador demuestra la importancia de una buena sincronización.

Es tal su importancia que algunos pantallazos en primer plano se van específicamente para el reloj, algo que no suele ser demasiado habitual, al menos no durante tanto tiempo y en tantas secuencias. En esos instantes nos podemos dar cuenta de algunos elementos que toman un destacable papel, como es la hora en todos los modos. Así, el sargento Michael Nantz puede saber de un vistazo no solamente el tiempo restante sino, además, la hora actual, lo que bajo nuestro punto de vista es vital en un reloj táctico.

Zona Casio Semanal

Inscríbete en nuestro Grupo de Noticias para recibir gratuitamente nuestro magazine Zona Casio Semanal, con el cual podrás leer cómodamente todo el contenido de ZonaCasio off-line, y conservarlo como material de consulta o información. En cualquier momento podrás anular tu suscripción, así como configurar cómo quieres recibir los avisos y notificaciones, cómodamente en tu casilla de correo.
Puedes darte de alta a través de éste link. ¡No te lo pierdas!