Mostrando las entradas para la consulta Mecanicos ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta Mecanicos ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

16/1/22

Guerra abierta a la relojería



Me ha sorprendido que, entre las normas para la vuelta a las aulas tras las vacaciones, y con la amenaza y la auténtica devastación que está ocasionando la variante omnicrom del coronavirus, algunos protocolos COVID prohíban explícitamente el uso de los relojes.

No es algo que, en todo caso, nos coja del todo desprevenidos, ya que desde el inicio de la pandemia se ha establecido una guerra abierta contra los relojes. Claro que no es culpa de esto los modelos mecanicos, ni los digitales convencionales, sino los smartwatches.

17/6/21

¿Un watchwinder para un G-Shock?



Como seguramente sabéis, los watchwinders son una expecie de caja-expositor donde se pueden dejar guardados los relojes mecánicos, con el fin de que sus aceites se muevan y no se estropeen y, a la vez, poder mantenerlos en funcionamiento (cuando son automáticos). Es decir, cumplen dos funciones, y por ello se pueden usar tanto con mecánicos de remonte manual, o/y con mecánicos automáticos (con rotor).

Eso tiene sentido cuando el reloj es mecánico, pero claro, no tiene ningún sentido cuando el reloj es de cuarzo, y mucho menos es un G-Shock, como ha hecho este vendedor con su GBA-400. Un reloj muy completo, con Bluetooth, pero que no necesita para nada una "caja de cuerda" (watchwinder). Será que queda mucho más bonito un G-Shock que un mecánico, y por lo tanto se venderá mejor la caja, porque no hay mucha más explicación para la imagen que veis de muestra.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com | Gracias a Guti por la pista




| Curiosidades | | watchwinder | | mecanicos | | automaticos |

10/4/21

¿Cómo se hacían antes los relojes?



En el número 269 de 21 de febrero de 1887, la revista "La ilustración artística" dedica un curioso reportaje a los relojes, y hace una visita a la fábrica de relojes Waltham, en los Estados Unidos. La verdad es que el reportaje es una auténtica delicia para todos los amantes de la relojería, y dado que extraer de él partes sería haceros partícipes solamente de un trozo de su interés (histórico, curioso y anecdótico), hemos decidido reproducirlo íntegramente para vuestro disfrute, sobre todo para los que amáis la relojería desde el punto de vista más clásico y/u os interesáis por su historia.

Además, a ese valor histórico se le añade que es uno de los reportajes más completos que sobre el particular se han escrito en español. También se describe el papel destacado de Reynier Gemma Frisiusen el desarrollo del reloj, a quien se debe el sistema regularizador. Notaréis también que no se hace mención a los relojes de muñeca; en efecto: a ese tipo de relojes aún les quedarían unos cuantos años en aparecer, cuando este reportaje vio la luz. También hacer notar la pobreza de valles como el Jura, que ahora es sinónimo de riqueza cuando, en sus inicios, era una región muy pobre en la que los artesanos realizaban relojes para sobrevivir a los duros inviernos, lo cual es irónico al compararlo con hoy día.

Como consideración previa, señalar que hemos intentado retocar lo menos posible el texto, respetando la originalidad siempre que fuese posible, y solamente modificando algunos términos o palabras que, por su antigüedad o desuso ya son difícilmente comprensibles hoy. El reportaje lo firma, por cierto, C. Saunier. Seguro que lo disfrutaréis.

23/1/22

Cosas que pasan desapercibidas ante nuestros ojos



Ayer regresaba en compañía de un aficionado a la astronomía, y mientras caminábamos me pidió que me fijara en un puntito, apenas imperceptible, del cielo. Si uno se detenía a contemplarlo y las capas altas de la atmósfera lo permitían, podía discernir claramente y a simple vista cómo aquel puntito de luz desprendía un alucinante baile de luces de colores, una danza estelar de azules, rojos y verdes. Yo creía que era una aberración debido a la atmósfera, pero en realidad, según me contaba este señor, se trata de un objeto en un sistema solar muy distante, en concreto son dos estrellas que se encuentran tan cerca que una está siendo absorbida por la otra y así es que emite, en su inimaginable caos sideral, ondas en todas las frecuencias, en el infrarrojo, el ultravioleta, y en rayos gamma. Lo que yo estaba presenciando era el espectro de esa luz visible, viajando desde distancias auténticamente vertiginosas, atravesando el cielo, y cayendo literalmente sobre nuestras cabezas.

Para ese espectáculo tan asombroso no es necesario conectarse a Youtube, ni pagar cuota en Netflix, ni tener un teléfono móvil de última generación. Lo tenemos cada noche gratuitamente, real y palpable sobre nuestras cabezas, y lo ignoramos. Preferimos la tediosa y anodina vida que nos arrastra en su vorágine de publicidad y consumismo, y no apreciamos los espectáculos muchísimo más maravillosos que acontecen a nuestro alrededor y que son muchísimo más asombrosos y enriquecedores.

Quizá sea debido a que no tenemos que pagar cuota por ellos, ni tenemos que esforzarnos por adquirir un bono o una suscripción.

6/8/22

Tecnología electrónica y tecnología mecánica en relojería

Difusiones Medias Unidas


Podríamos diferenciar tres etapas en la relojería electrónica: la de su primera generación, con módulos muy caros (en torno a los 200 euros), donde la autonomía no importaba tanto, y se hacía mayor énfasis en sus posibilidades.

En la segunda época encontramos relojes más asequibles, módulos de un par de euros o menos, mayores autonomías, y mucha funcionalidad. Sus años de esplendor fueron los ochenta hasta aproximadamente mediados de los noventa.

3/12/21

¿Se convertirán los smartphones en los nuevos relojes?



En la mayoría de películas futuristas vemos muchos dispositivos de información y comunicación portátiles en forma de reloj (Space Sweepers, Clockstoppers...). En pocas vemos a los protagonistas portando para aquí y para allá todo el día un molesto trasto como nuestros smartphones que, además, se daña con nada, no se puede mojar, y hay que tener mil ojos para ver dónde toqueteas sin querer. Es absurdo y hasta ridículo, si nos detenemos a pensarlo.

Por contra, históricamente los relojes siempre tendieron a dos cosas: aglutinar la tecnología más avanzada del momento, y a la miniaturización. Comenzaron siendo relojes de campanario para ir reduciendo su tamaño a relojes de salón, de pared, y finalmente consiguiendo el hito de convertirse en un reloj de bolsillo. Lo que siglos atrás ocupaba varios metros cuadrados, se convirtió en un objeto de unos pocos centímetros, que uno podía por fin, además, transportar consigo. Ya no se necesitaba buscar una ubicación despejada y alzar la vista al campanario o a la torre del reloj, bastaba con sacar del bolsillo el dispositivo mecánico.

13/3/21

La relojería mecánica, los últimos ordenadores analógicos que quedan



Llevar un reloj mecánico automático tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. En la práctica creo que más malas que buenas, y hoy es algo absolutamente innecesario. Pero tras las balanzas, reglas de cálculo, calendarios rotativos y cientos de instrumentos más de antaño (que no se me olvide cámaras de fotos y máquinas mecanográficas), es una de las pocas cosas analógicas y realmente mecánicas que quedan. De hecho uno de los pocos nichos de "computadoras mecánicas" es el de la relojería, y sino fuera por esas casas suizas tan elitistas, capaces de hacer calendarios perpetuos y muchas cosas complejas similares, todo eso habría desaparecido hace años de nuestras manos, y solo podríamos verlo y conocerlo a través de los libros de historia.

Y es que, a diferencia de las máquinas digitales actuales, la ingeniería mecánica analógica era hace muchos siglos los únicos computadores disponibles. No deja de asombrarme artefactos como las calculadoras mecánicas, e incluso había artefactos para comunicaciones (máqinas telegráficas) y codificación (la popular máquina del código enigma nazi, sin ir más lejos).

Zona Casio Semanal

Inscríbete en nuestro Grupo de Noticias para recibir gratuitamente nuestro magazine Zona Casio Semanal, con el cual podrás leer cómodamente todo el contenido de ZonaCasio off-line, y conservarlo como material de consulta o información. En cualquier momento podrás anular tu suscripción, así como configurar cómo quieres recibir los avisos y notificaciones, cómodamente en tu casilla de correo.
Puedes darte de alta a través de éste link. ¡No te lo pierdas!