¿Caminamos hacia unos G-Shock por fin sin biseles?


La reciente unión de la gama G-Steel a los MRG y MT-G de antaño cobra una notable importancia al mostrar claramente cómo Casio está modificando su gama G-Shock. No solo pasa por una apuesta rotunda por el movimiento analógico (con la inauguración de una nueva factoría ultramoderna implicada en la producción en exclusiva de ese tipo de relojes) sino, además, por una cada vez menos importancia de la "antigua" tecnología de biseles de goma.

Las nuevas tecnologías, con el alpha-gel a la cabeza pero también con los nuevos polímeros de Nanoalloy, está haciendo que el papel que cumplían antiguamente los biseles pase a un segundo plano. Solo en las líneas más baratas, en donde esos nuevos compuestos no son competitivos, mantiene Casio la solución de tener que llevar con nosotros -y mantener- un bisel.




Hemos ido viendo cómo en sus últimos modelos de Premium los biseles de goma brillaban por su ausencia y, de hecho, en algunos de los últimos G-Steel que todavía mantenían un pequeño bisel protector de resina, se les está sustituyendo por uno más duradero, resistente y ligero de fibra de carbono.

Sinceramente creo que, al menos en ese aspecto, Casio no se equivoca. Era hora que la gente que quisiera un G-Shock no tuviera que empezar a temblar por el temor, más o menos razonable, de que en unos pocos años su bisel se le fuera al cuerno. Y el problema es que luego, encontrar otro igual, es a veces muy difícil (y caro). Con este tipo de tecnología colores, diseños y acabados se mantienen tal cual hemos elegido al adquirir el reloj, y eso es algo que para un G-Shock es realmente muy valioso, porque a su resistencia se le añade la durabilidad.


No todo es bueno, obviamente, y hay un aspecto muy negativo de todo esto que los modelos de antes no tenían: el precio. Elegir esos componentes tan tecnológicamente avanzados, casi podríamos decir futuristas, implica un precio de adquisición mayor. Estamos hablando de un modelo que, siendo de los más baratos, rondan los 300 € en un G-Steel. Es cierto que a la larga lo podemos amortizar (no solo porque ya no tendremos que pensar en biseles que lo reemplacen, sino porque ahorraremos también esa preocupación, y ganaremos en tranquilidad), pero siempre y cuando usemos el reloj para lo que está pensado: intensivamente. Si es para ponerlo una vez cada seis meses, o cada fin de semana para que lo vean nuestras amistades, entonces quizá sea más acertado (e inteligente) adquirir cualquier otro G-Shock de los "baratillos" y con los biseles "a la antigua".

Parece ser que el G-Shock de oro, realizado para exposición, no solo era un spin-off para la galería, sino que era un adelanto, una declaración de intenciones sobre la desaparición paulatina -por fin- de los desagradables biseles de goma.


Creo que el siguiente paso que deberían dar en Casio ahora sería hacer eso mismo, pero con algunas variantes digitales. Sería fantástico ver un G-Steel íntegramente en versión digital, porque con una caja de acero-resina muy resistente, bisel de fibra de carbono, armis con eslabones macizos, y alpha-gel y Nanoalloy en su interior y para proteger su módulo, probablemente podríamos hablar del G-Shock definitivo. El G-Shock del siglo XXI. El G-Shock que todos quisieran tener. Eso sí, confiemos en que a Casio no se le suba de nuevo la emoción a la cabeza y pidan otros mil euros por él, porque entonces todas esas bondades tecnológicas no serían demasiado útiles para el público, sus clientes, y sus usuarios, que es lo que, a fin y al cabo, interesa realmente.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

3 comentarios:

  1. Estos avances en cuanto a materiales, me parecen fantásticos, es algo en lo que Casio destacaba, y me gusta que todavía lo haga, aunque en cualquier medida.

    Sobre que reemplazar un bisel de uretano por otro material, requiera relojes de 300€, es un sinsentido. Citizen, Seiko y Orient, tienen relojes con biseles (y cajas) de acero por 100€. Por un poco más, tenemos titanio o materiales cerámicos.

    Creo que esto de los biseles, es una nueva excusa más de Casio para incrementar precios, como lo son las cajas de acero en los digitales.

    ResponderEliminar
  2. pero yo pensba que el bisel de goma era para protegerlo. no es un bumper?

    ResponderEliminar
  3. el bisel de goma trabaja en colaboración con el módulo flotante, lo de proteger la caja "daba la mismo", más antes, que la caja era de acero.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...