¡Cuidado con los tests caseros para detectar níquel!


Desde hace un tiempo a esta parte está surgiendo una peligrosa moda en el mundo de la relojería, y también de la joyería, que es la realización de tests químicos para descubrir la presencia de níquel en el acero de forma descontrolada (e incluso me atrevería a decir desproporcionada). Ya hemos hablado muchas veces de este peligroso elemento, y también explicamos en su día que se utiliza -y se utilizó abundantemente a lo largo de los años- para que el acero tuviera una mejor resistencia a la intemperie y a la oxidación. El problema es que este metal es también muy sensibilizante, y es el responsable de producir un gran número de alergias muy molestas e, incluso, en algunos casos graves.

Con todo esto han proliferado la venta de tests "caseros" para averiguar la presencia de níquel, algo enormemente peligroso y que no debería estar al alcance de los usuarios medios, ya que los compuestos de los tests, manejados sin la debida precaución y por personal no profesional, son potencialmente mucho más peligrosos de lo que es el propio níquel. Por lo tanto creemos que no está de mas alertar a la población (y especialmente a los usuarios de relojes y joyas) para que dejen estos tests en manos de personal experto y utilizados en ambientes controlados. El uso en entornos caseros no es, ni mucho menos, el mejor lugar para realizar este tipo de análisis químicos.



Generalmente este tipo de test se venden en dos soluciones, que deben mezclarse para la obtención del resultado. La conclusión del test es bastante sencilla: si el líquido de mezcla se torna en un color rosado, el reloj posee níquel. Cuanto mayor tienda este compuesto al rojo, más presencia de níquel habrá, y viceversa: cuanto más rosa claro sea, menos níquel contiene el metal sobre el que estemos haciendo el test.

Cada solución se compone de dos compuestos químico que no deberían estar al alcance de personal no profesional: hidróxido de amonio (amonium hidroxyde) y dimetilglioxima (dimethylglyoxime) mezclada con ethanol.


El hidróxido de amonio no es más que amoniaco mezclado con agua, de hecho si alguno habéis trabajado en limpieza industrial, seguramente lo habréis usado de manera bastante habitual. El dimetilglioxima es un alcano reactivo, y es el principal agente -y el más importante- para la obtención del resultado en la muestra. Es un mutagénico y su principal peligro es que es altamente vaporizable, con lo que puede entrar en contacto con los ojos, debido también a su mezcla con alcohol, lo que le hace ser más volátil. Por lo tanto, cuando se utilice siempre hay que disponer de gafas de protección para los ojos, y también guantes y ropa adecuada, ya que cualquier contacto con la piel debe evitarse a toda costa.

Nuestra recomendación desde Zona Casio es que nadie se deje tentar por este tipo de productos, aunque a simple vista pueden parecer sustancias fácilmente manipulables e incluso inofensivas, de hecho no lo son y pueden representar un gran daño a nuestro entorno mientras lo usamos y también al fin de su vida útil como residuo. Hay que tener en cuenta que no es necesario realizar pruebas de níquel para los relojes actuales, especialmente en Casio, puesto que todos ellos cumplen la normativa europea de porcentaje de níquel en sus aleaciones. Por lo tanto sería una pérdida de tiempo realizar por nosotros mismos este tipo de análisis. Podéis estar tranquilos si usáis relojes de Casio que en sus aceros no sobrepasan la tasa límite de níquel permitida.


Además, conviene recordar que, al ser un test reactivo, la parte del reloj en la que realicemos el test resultará dañada. En ella aparecerá una marca debido a que tenemos que frotar la solución durante unos treinta segundos, sin cesar, sobre el reloj, lo que acaba dañando su superficie. Esto es algo que nadie suele mencionar, pero que es importante.

Respecto a los relojes más antiguos, y si queremos usarlos de forma habitual y deseamos estar seguros de que no poseen un elevado porcentaje de níquel, lo que os recomendaríamos es que acudáis a personal experto que puedan hacer la prueba con total seguridad. El precio por hacerlo no es mucho, y la tranquilidad que ganáis dejando hacerlo a profesionales merece la pena.

| Redacción: Zona Casio | Test químico gentileza de Midnight Restore

1 comentario:

  1. Estoy interesado en el modelo dbc 32d 1aes. Me interesa saber si habéis hecho alguna prueba con este modelo. Sería un buen espécimen teniendo en cuenta que su pulsera es de acero inoxidable.

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...