14/12/12

¿Cómo se le cambia la pila a un reloj con tapa a presión?


Hace bastante tiempo que no tocamos ninguna materia de "bricolaje", y éste es un buen momento para hacerlo. Sobre el cambio de pilas ya hemos hablado bastante, con ejemplos y trucos de todo tipo, pero lo que no hemos hecho es entrar en los pormenores de un cambio de estas características en un modelo con tapa a presión, donde hay ciertas particularidades que es conveniente conocer para no acabar dañando el reloj o, peor aún, inutilizándolo.

Bastantes modelos WR de Casio disponen de este tipo de tapa, principalmente los modelos de mujer, como en algunos LTP. Pero antes de entrar en materia hay que advertir que se debe operar -como es norma habitual siempre que tratemos con relojes- con mucho cuidado y delicadeza. Desde ZonaCasio, obviamente, no nos hacemos responsables de los daños que le puedas causar a tu reloj, de forma que si lo ves muy complicado para ti o no te sientes capaz, lo mejor es que dejes la tarea en manos de un profesional cualificado (y destacamos el calificativo de "cualificado").



Trataremos, como siempre hacemos, de recurrir a herramientas lo más comunes posibles, que todos podamos tener en casa o que sean fáciles de encontrar, aunque si en tu caso posees herramientas profesionales de relojero, obviamente, deberías usarlas. Aquí no lo hemos hecho porque creemos que seríamos de más ayuda si usamos material que se pueda encontrar en cualquier ferretería medianamente surtida de casi cualquier parte del mundo. Además, hemos realizado este artículo usando dibujos y gráficos, un material que es bastante más útil desde el punto de vista didáctico que simples fotografías, ya que en las imágenes no siempre podemos destacar con claridad los pasos que vamos dando.

Qué necesitamos
Primero intenta organizar a tu alrededor el material que vas a usar, para tenerlo a mano. Obviamente, necesitamos la pila nueva que vamos a sustituir. También necesitamos -ya hemos recurrido a ellas en varias ocasiones en este blog- unas alicates pequeñas de sujección con punta plana, a poder ser (hay alicates específicas para ello, con almohadillas en las puntas; si las tienes, úsalas); destornilladores de precisión, papel fino (servilletas, papel higiénico...), grasa de silicona y un objeto de percusión (un martillo de plástico específico sería lo ideal, pero a falta del mismo podemos usar una navaja suiza de tamaño medio o un objeto similar).


- Primer paso: abrir la tapa
Antes de abrir la tapa, y para trabajar cómodamente, deberás retirar la pulsera del reloj si éste dispone de armis. Si no quieres retirarla completamente, puedes desprenderla de una de las asas de la caja.

La tapa trasera va a presión, y normalmente dispone de una hendidura o un saliente en algunos de sus extremos. En Casio, por lo general, tienen salientes minúsculos en la parte inferior. Deberás identificarlo. Si, por el contrario, tu modelo posee hendidura, simplemente usa el punzón de la navaja suiza para extraer la tapa (¡no uses un destornillador de precisión, podrías partirlo!). Si la tapa de tu reloj es de saliente, deberás recurrir a un destornillador para abrirlo. No se te ocurra intentar introducir una navaja o un objeto punzante, porque, aparte de rallar el reloj, tienes muchas posibilidades de dañar la tapa (o la caja) seriamente, o de dañarte a ti.

Según el modelo de reloj (eso deberás comprobarlo "in situ") tendrás que usar un destornillador u otro. Generalmente con el destornillador de 1,2 mm es suficiente. Coge la caja del reloj firmemente, de manera que el saliente esté en su parte superior. A continuación, inserta entre dicho saliente la punta del destonillador de precisión (¡asegúrate de que no sea un destornillador desgastado o de punta roma!), y, con golpes firmes y secos, golpea con cuidado sobre la parte superior del destornillador. Esto hará que la tapa a presión se vaya separando poco a poco.

Ahora bien, ten cuidado en una serie de aspectos: el primero, es que jamás uses como objeto para golpear nada metálico, ni menos aún, por supuesto, un martillo convencional. Las vibraciones podrían dañar seriamente el reloj. Si no tienes un objeto específico, usa la empuñadura de la navaja suiza (de plástico o goma) para golpear sobre el destornillador. Tampoco golpees con el reloj puesto sobre una superficie dura (por ejemplo, una mesa de madera), sino que deberá estar sobre un objeto que absorba las vibraciones. Si no tienes nada a mano, usa un "tupper" (o una caja de plástico estrecha) como soporte.

La tapa se irá separando lentamente. En cuando te percates de que la cabeza del destornillador se va insertando, ya podrás separar la tapa con facilidad.

Tambien ten en consideración que, dependiendo del ángulo que le des al destornillador, el trabajo será más o menos "limpio". Intenta ponerlo junto con la caja del reloj lo más derecho (vertical) posible. Si lo tuerces o lo desplazas hacia algún lado puedes dejar marcas sobre la caja. Por regla general, con bastante cuidado y con la práctica, acabarás logrando extracciones casi perfectas. Tampoco fuerces la incidencia de la cabeza del destornillador al aplicar los golpes, porque puedes acabar dañando los delicados rebordes interiores de la tapa o/y el sello de goma. En cuanto notes que se va separando, deja de golpear y termina de separarla usando sólo el destornillador. No suele haber mucha complicación en este sentido.

- Segundo paso: limpieza
Deberás limpiar los bordes internos de la caja, la tapa y la zona del sello de goma. Para ello recurre al papel fino, ya que no deberás utilizar, bajo ningún concepto, agua. Si, en última instancia, la suciedad es tal que es muy resistente (algo no muy habitual), podrás recurri a usar alcohol isopropílico, pero en cantidades lo más pequeñas posibles. Tras la limpieza, retira el sello de goma a un lado y la tapa. Puedes limpiar el sello aparte.


- Tercer paso: sustitución de la pila
Cada fabricante tiene procedimientos diferentes para la sustitución de las pilas. Casio, en muchos de sus modelos, incluye una pila que sale en determinada posición y debe insertarse en la misma posición (normalmente, lateralmente y hacia abajo). También suele poseer una pieza sujeta con un tornillo, en un lateral de la pila, que permite la extracción de ésta si aflojamos el tornillo, pero a ser posible no lo hagas e intenta sacarla y poner una nueva sin desarmar nada.

Para ello, introduce el destornillador plano más fino que tengas en un lateral (suele existir un hueco bastante bien visible) y levanta, con precaución, haciendo un movimiento "de cuña". La pila irá saliendo con relativa facilidad. Si notas que puedes torcer alguna pieza, o dañar algún elemento, o que el módulo "se levanta" de forma notable, desiste. Puede que estés haciendo algo mal.

Tras la extracción de la pila, deberás realizar el mismo movimiento de cuña para introducir la nueva pila. Generalmente no necesitarás ningún elemento para ayudarte en ello, con un poco de cuidado y precaución, puedes hacerlo con los dedos.

Una vez hecho ésto, usa el papel para limpiar el módulo por encima (en realidad, es conveniente que lo hagas tras sacarle la pila y antes de ponerle la nueva, y otra vez de nuevo tras introducirle la nueva). La razón es que los fluidos de sudor de los dedos (aunque sean imperceptibles para ti) no son nada buenos para los metales del módulo, y pueden corromperlos si dejas rastros húmedos. Si sudas mucho usa guantes de látex o recurre a dedales de relojero.

Si el módulo es dual, deberás reiniciarlo (ya explicamos este procedimiento en otras ocasiones), si no hay información alguna sobre ello en el módulo, no será necesario que lo hagas.

- Cuarto paso: hidratación de juntas
Aunque las tapas a presión no son la mejor alternativa para resistir al agua, ésto nos da un motivo más para cuidar el sello e hidratarlo. Como siempre decimos, humedece el sello con grasa de silicona, debe estar brillante, pero no embadurnado. Ésto es muy importante en tapas a presión, ya que si dejas "pegotes" de grasa, puedes aflojar la tapa (sobre todo, si ya tiene una cierta holgura, como habitualmente suele pasar cuando se cambian las pilas varias veces y no se es muy cuidadoso, o, simplemente, por el paso del tiempo y el desgaste propio de este tipo de piezas) una vez puesta.

Tras ello, vuelve a poner el sello sobre la pieza en la que estaba (sobre la tapa o sobre el módulo, depende del caso).


- Quinto y último paso: cierre de la tapa y finalización del trabajo
Normalmente observarás que la tapa tiene un incisión, o una marca, o una hendidura, en la parte donde va la tija y la corona (si se trata de un reloj analógico), de manera que sólo tiene ésa única posición y nada más que esa. Si no es así, deberás fijarte (y deberías haberte fijado también antes de extraerla) del lugar donde está posicionado el saliente o la incisión. Es vital que coloques la tapa en la misma posición que tenía antes para conservar la mayor estanqueidad posible de cuando salió de fábrica.

Primeramente, coloca la tapa en la zona donde está la tija y corona, y presiona. Presiona con cuidado a los lados. Normalmente deberás oír una especie de "clap". Por lo general, quedarán dos lados que seguirán estando algo levantados. Ahí es donde entra en juego las alicates. Recorta dos cartones gruesos y dóblalos, de forma que protejan cada lado del reloj. Ponlos en una esquina, y sobre ellos pon las alicates y apriétalas. La tapa debería cerrarse totalmente sin esfuerzo de esta manera. Haz la misma operación en la otra esquina (o esquinas) donde haya quedado la tapa sin cerrar completamente. Como supondrás, en esta operación es primordial que tengas mucho cuidado en no dañar el reloj en ninguna de sus partes (cristal incluído). Es recomendable que no apoyes toda la cabeza de las alicates, sino la parte más frontal, en la esquina del reloj, que es donde el cristal tiene su mayor resistencia. Jamás presiones (aunque sea con protección de un trozo de tela, de plástico o del cartón) sobre el centro del cristal, ¡podrías partirlo más fácilmente de lo que piensas!

- Conclusión
Si has seguido los pasos uno por uno y has tenido la suficiente delicadeza, deberías haber sustituido la pila perfectamente. Recuerda para finalizar el trabajo, y tras ponerle el armis de nuevo si se lo has retirado, darle una limpieza general al reloj con un paño suave humedecido al vapor (para no dejar microralladuras en ninguna superficie). Con esto conseguirás eliminar cualquier resto de huellas que hayas dejado sobre el reloj.

| Redacción: Zona Casio

4 comentarios:

  1. Anónimo14.12.12

    Hay relojes en los que con que sólo les metas la punta del destornillador y tires un poco, la tapa ya sale.

    ResponderEliminar
  2. Para felicitarlos y agradecerles la iniciativa de publicitar el procedimiento de cambio de pilas;muy útil y práctico, sobre todo cuando los usuarios como yo somos proclives a realizar personalmente estas tareas sin afectar el producto.

    ResponderEliminar
  3. Para felicitarlos y agradecerles la iniciativa de publicitar el procedimiento de cambio de pilas;muy útil y práctico, sobre todo cuando los usuarios como yo somos proclives a realizar personalmente estas tareas sin afectar el producto.

    ResponderEliminar
  4. Para felicitarlos y agradecerles la iniciativa de publicitar el procedimiento de cambio de pilas;muy útil y práctico, sobre todo cuando los usuarios como yo somos proclives a realizar personalmente estas tareas sin afectar el producto.

    ResponderEliminar