16/5/18

Low Temp-LCD


Me encanta el frío. Como la hermana de mechas blancas de las Sjoberg, y sin llegar a ser tan adicto a la nieve como es ella, prefiero muchísimo más el frío al calor. Me encantan esas tardes en donde ves a la gente "recluida" en sus casas al calor de su hogar, mientras camino por las desiertas calles y los caminos sin nadie alrededor. Puede ser que, en realidad, me haya acostumbrado siempre a eso: nunca he tenido calefacción en las casas donde he vivido, y cuando salía a los templos a orar, las enormes piedras de sus muros favorecían un ambiente interior auténticamente polar. Cuando de niño las ancianas me cogían la mano, me la estrechaban dulcemente diciéndome que estaba helado.

Si a esto unimos una región tan lluviosa y sombría en la que vivo, donde la nieve en muchas de sus montañas es casi perpetua, y en la que calor hace muy poco a lo largo del año, encontraremos la mezcla perfecta para combinar los duros inviernos con los relojes más duros y preparados para estar ahí, donde ningún otro reloj puede estar y donde solo ellos podrían acompañarte: los Low Temp-LCD de G-Shock.




Sabéis de sobra la auténtica emoción que despiertan en mí este tipo de relojes, y sé muy bien que también en muchos de vosotros. Mientras la mayoría de marcas de relojería destinan sus productos al cálido verano, al ambiente surfero o al mundo de la aviación, Casio es de las pocas, con sus G-Shock, que dedica toda una línea, la G-lide, a los fríos, oscuros y nebulosos ambientes glaciares. De ahí que este tipo de reloj incorporen alarmas luminosas, porque en esas zonas con luz tan escasa, la luz es un bien muy preciado y hermoso.

Fue una suerte que hará como ocho o nueve años, casi una década ya, G-Shock los rescatase del olvido y volviese a darles protagonismo. Además, todos ellos, en sus variantes, completos y preciosos, y casi como un guiño a mí mismo, con dos funciones que siempre me han encantado en un reloj: el doble horario, y el temporizador. Y en los G-Lide ambos están combinados en la misma pantalla.


Además, y por si fuera poco, por necesidad tienen que ser digitales, porque su ventaja es esa, precisamente: un LCD que soporta bajas temperaturas. Y ante eso los analógicos no valen. Los módulos o calibres analógicos necesitan moverse, y no les gusta mucho a sus aceites ni a sus engranajes que la temperatura exterior baje demasiado. A un LCD digital le da igual. Un LCD "extraño", porque si miras un LCD Low Temp a plena luz veraniega una de las cosas que llama más la atención es que las líneas de los cristales, verdosas, quedan mucho más marcadas. Ignoro cual será la razón técnica de esto, aunque supongo que tendrá que ver con el sustrato utilizado en ellos.

No soy de extremos: no es que me guste el frío del polo norte ni las bebidas congeladas, quizá por eso aprecio una bebida caliente y un buen fuego, pero cuando las cosas se ponen duras y arrecia el invierno mas atroz, mejor contar con un reloj confiable, un compañero que sabes que no va a fallarte: tu casio G-Shock de los winter G-Lide.


| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

9 comentarios:

  1. El frío no me gusta, pero siempre he valorado ese tipo de resistencia.

    ResponderEliminar
  2. No sé yo si venderán muchos aquí, en Canarias, porque frío, lo que se dice frío, como que no.

    ResponderEliminar
  3. Donde vives que es tan sombrío??? Estoy intrigado...

    ResponderEliminar
  4. Hola. Yo tengo un G7900 que como saben también es Low Temp, lo he llevado en casi todas mis salidas a la montaña y en una ocasión que estamos tal vez a unos 5000 metros sobre el nivel del mar empezó a hacer demasiado frío, incluso se congeló agua que dejamos afuera de las casas de campar. Y me sorprendio que a pesar de no nevar ni estar en la cima donde ya está la nieve, cuando quise consultar la hora el reloj estaba empañado por dentro con pequeñas gotas de agua. Tal vez sea Low Temp pero fue una desagradable experiencia ya que yo pensé que un g lo tenía que soportar casi todo. Por cierto el reloj nunca ha sido abierto y tiene cerca de 3 años desde que lo compré

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en efecto, los G-7900 eran de los últimos G-Lide estivales en tener esa función, luego G-Shock la reservaría solamente para los invernales.

      Lo que cuentas (la condensación) no tiene nada que ver con el ser Low Temp Resist, eso le puede ocurrir a cualquier reloj (de hecho, le ocurre). El próximo cambio de pila hazlo en un ambiente seco (si puedes deja el reloj abierto encima de la calefacción o algo así) y limpia la tapa interior con alcohol isopropílico, tras haber aceitado la junta. La evaporación del alcohol retrasará la formación de agua porque el alcohol tarda más en congelarse (de hecho los alcoholes se usan como anticongelantes). Siempre que limpies un reloj, en la limpieza usa alcohol isopropílico con una pureza no menor al 98%.

      Eliminar
    2. Por cierto, si quieres saber más sobre la congelación del alcohol, aquí hay un artículo bastante interesante donde se explica de forma fácil y sencilla:
      https://oceanoneuronal.wordpress.com/2013/06/22/a-que-temperatura-se-congelan-las-bebidas-alcoholicas/

      Eliminar
    3. Si, de hecho creo que ya había leído en otra entrada algo sobre la condensación y como dices no tiene que ver con ser Low Temp incluso creo que también en los manuales de casio viene explicado algo similar. Lo que quería decir al final es que es algo desagradable ver así la pantalla de tu reloj y que (No sé si sea posible) si un reloj va a estar dedicado para ambientes invernales esa situación de la condensación debería de solucionarse. Repito si es que es posible.

      Eliminar
    4. En teoría no debería pasar y la atmósfera en la que se ensamblan en fábrica debería evitar esto, pero me da a mí que la factoría China de Casio está más preocupada en otras cosas.

      Eliminar