2018-01-21

Cualquier tiempo pasado fue... ¿¿¿Mejor???


Ayer defendíamos el GPR-B1000 frente a todos sus rivales, dando argumentos sólidos y cuantitativos de lo que es este reloj y de lo que supone. O sea, argumentos palpables. Hoy, vamos a defender lo que para muchos parece que es indefendible: a la Casio de ahora.

Y es que parece que algunos entrenan para tontos y nos quieren hacer tontos a nosotros. Se empeñan en un recurrir constante y "martilleante" a una inexistente realidad de antaño que solo y únicamente lo fue en su imaginación, pero no en la calle. Y para demostrarlo, cojamos cualquier catálogo de Casio de la época, por ejemplo, y ya que hablamos de los tiempos de G-Shock, el de 1984, cuando G-Shock acababa de aparecer y Casio tenía muchas de sus marcas completas. Vamos a ello, preparaos porque esto va a ser fuerte y va a haber violentas sacudidas a muchas conciencias retorcidas, así que poneros el cinturón.




- La Casio de ahora no tiene tecnología. Éste es el primer argumento de los desviados nostálgicos (decimos "desviados" porque tienen una nostalgia que no va en paralelo con la realidad, sino "a su aire", muy diferente de los auténticos nostálgicos, que tienen una nostalgia digamos "sana"), de esos que vuelven la vista atrás y solo ven espejismos nacidos y producto de su síndrome de Peter Pan. Es cierto que antaño Casio tenía muchísima tecnología, pero dos cosas: ni era barata, ni era accesible. ¿Quién recuerda haber visto en los escaparates un "Cosmo Phase" (CGW-500)? Yo no conozco a nadie. Lo tuvieron muy pocos. En unos tiempos sin internet, donde las relojerías traían la mercancía mal y tarde, y traían lo que querían vender y lo que les parecía (y no lo que a la gente les apetecía), tener los modelos punteros de Casio era casi imposible. Los modelos de calculadora científica CFX o los modelos con sensores o display tactil estaban a la vanguardia de la tecnología, pero eran imposibles de comprar. Existían, pero a saber dónde (seguramente en Japón), a saber qué precios te pedirían por algo así. ¡Si hasta los W-59 llegaron a España tarde, tras haber empezado su gloriosa vida durante años atrás en el lejano oriente! Y no solo por precio: es que había que estar en una gran ciudad para conseguirlos. Vemos catálogos y anuncios de grandes almacenes como El Corte Inglés de la época, y tampoco los ofrecían. ¿Tú los veías? Pues eras un afortunado: el resto del mundo (al menos en Europa) no.

Así que estar, estaban, pero no los veías. Era como si no estuvieran. Muchas son las personas que no digo que no los tuvieran, sino que ni siquiera llegaron a verlos en vivo. Hoy defienden en su locura a esa Casio que solo tuvieron en sus sueños, pero que jamás vieron cuando existía. De psiquiátrico, vamos.


- Ayer los Casio eran más completos y entretenidos que hoy. Vamos con este otro argumento de esos desinformados tecnológicos. Hoy tenemos tecnología Tough Solar (que en los ochenta no existía, ¡ya la hubiésemos querido!), Alpha Gel, resinas con mil compuestos, zafiro, LCDs STN, Bluetooth, GPS, retracción de agujas, corona magnética, triple sensor con ahorro de energía, circuitería de larga duración... Y, para alguna gente, inexplicablemente, era más tecnología dar los biorritmos o el horóscopo. ¡Que me parta un rayo si alguien lo entiende! Lo dicho: no son más tontos porque no entrenan.

No mencionemos ya lo que algunos llaman "extra". ¿Qué es un extra? Era esa función (típica de Casio) en la cual el reloj te ofrecía algo más que la hora. Sí, había "extras" en los ochenta: el REM era un extra. Las melodías eran un extra. Los juegos eran un extra. Pero esos "extra" que tanto parecen atraernos hoy eran una excepción: la mayoría de relojes montaban los "simplones" módulos de los F y de los W que solo daban hora y como "extra" tenías un temporizador, y ale a correr con ese "extra". Ni "extras" ni niños muertos. Los modelos con "extra" había que pagarlos muy caros, pero dejemos lo de los precios, que nos hace desviarnos del tema. ¿Hoy no hay "extras"? ¡Venga hombre! ¿Cuándo encontrabas antes un reloj con la posibilidad de silenciar los pulsadores? En los ochenta o te comprabas un módulo "mudo", o te aguantabas y le ibas a llorar a tus padres si querías esa función (y por respuesta te daban un sopapo y te mandaban de vuelta a tu cuarto con el "niño para ya de dar la vara con tu puñetero reloj"). Ese era "el extra". Pero sigamos: ¿donde veías la posibilidad de personalizar la duración de la iluminación? ¿Eso no es un extra? ¡Es un enorme extra! Ah, no, claro, que eso lo traen otros... ¿qué otros? ¿Qué otros relojes te ofrecen esa posibilidad? ¡Ni muchos de los módulos más completos de esas marcas que tanto defienden algunos como supuestos "competidores" de Casio te dan algo tan básico! ¡Venga hombre, que nadie os engañe!


¿Y la función de que puedas navegar hacia adelante y hacia atras al configurarlo? Lo máximo que había de eso en los ochenta era que pudieras pasar más rápido los números manteniendo el botón pulsado, y ya podías dar gracias. Punto. No había más.

Pero sigamos con la iluminación: Dual-LED, Super LED y doble LED, y toda la variedad de iluminación Neón y ultravioleta... ¿Eso no es tecnología? ¿Eso lo había en los ochenta? ¡Y un rábano! ¡En los ochenta encendías la microbombilla que no se veía un carajo y encima en dos segundos te fundía la pila, "y tragabas"! Y callabas.

Insisto: ¿hoy no hay"extras"? ¿Y todos esos extras qué son, "cuentos japoneses" míos? Ya, que te refieres a "funciones raras", sí, "raro" eres tú, chaval. ¿No es "función rara" el sistema de horario solar de los CPA? Vete a buscar eso a los ochenta, a ver si lo encuentras por 50 €. ¿Y el gráfico de mareas? ¿Y la brújula digital? ¿Y la alarma por vibración? ¡Todo esto sin salir de Collection! ¡No entremos en G-Shock siquiera, porque entonces no pararíamos! ¡Ya quisieras tú tener esto en los ochenta, que tanto defiendes aquellos años de relojería! Venga, bah.


- Cajas de metal. Vamos con el "sancta sanctorum" para muchos: las cajas de metal. Hasta la coronilla estoy de esos que dicen haber tenido y visto cajas de metal en Casio hasta la extenuación y a precios ridículos. Parece que vivieron en una galaxia o en un planeta diferente al mío. Me tienen podre ya con este argumento que no se de dónde lo habrán sacado, si no es de su imaginación. No es un argumento real, pero lo sueltan y lo repiten para atacar a Casio y poder excusarse para adquirir relojes de otras marcas, pero por eso mismo no se les puede considerar ni expertos, ni amantes de Casio. Inexplicablemente, de tanto repetir estos sujetos ese mismo argumento, muchos se lo acaban creyendo. Es hora de ponerlos en su sitio.

Yo, en los ochenta, que los viví y lo recuerdo, la mayoría de los modelos de Casio en las tiendas eran de resina (lo que la gente de mi época llamaba "relojes de plástico"). De hecho -y así me ocurrió- si querías cajas de metal y armis tenías que irte a Citizen o Seiko. Casio, en esencia, era resina. Relojes baratos, cierto. Pero de resina.


Pero vale, démosles a esos dementes que defienden esa Casio inexistente llena de cajas de acero y de titanio a euro el kilo el beneficio de la duda. Pongamos que tengan razón y vayamos a ver un catálogo de la época: en los 83, 84, 85, 86... La mayoría de modelos de Casio con caja de metal no eran metal, la inmensa mayoría, insisto, casi todos, eran cromados y algunos chapados, pero no de metal. Le dabas la vuelta y en todos veías aquel "Stainless Steel Back". Eso es lo que algunos hoy dicen que eran "cajas de metal". De cajas con cierre a rosca ni hablemos ya, eso solo existió en la mente de esos lunáticos nostálgicos.

Es cierto que había cajas de metal y con cierre a rosca, ¡y titanio! Claro, en las gamas mas elitistas, como hoy. Un reloj de caja maciza de metal te costaba un ojo de la cara, como hoy, y eso si lograbas encontrarlo, que no se podían pedir a China a precios de risa como ahora algunos hacen. No. En aquellos tiempos tenias que comprar tu Casio de caja maciza y con cierre a rosca en una tienda, pagar el precio oficial de Casio (ni mercado gris ni de contrabando, como ahora), pagar el sobreprecio de los impuestos que el gobierno de turno te impusiera (sin mercado común, cada país tenía los suyos), y pagarle hasta la hipoteca al tendero si querías ese reloj. Y te callabas y metías la lengua donde yo me sé y te ibas a tu casa.

Claro, tampoco había internet ni foros en los que llorar: "mami, me he ido a comprar un Casio de plástico y creo que es muy caro, deberian hacerlo de platino", ¡sí, y con el ordenador de Star Trek ahí metido, no le fastidia al niñato éste!


Hoy hay más cajas de metal que nunca. Collection tiene anadigis y analógicos con caja de metal a precios que ya quisiéramos haber visto en los ochenta. Espectaculares Frogmans, GW-5000, e incluso Ediffice, tienen cajas de metal macizo, ¡e incluso roscadas, chaval! ¿De dónde has sacado la idea que no hay cajas de metal en Casio? ¡Andad, iros toda esa gente que así piensa a freír espárragos por ahí!

Hace unos meses Collection sacó nuevos modelos, y su caja era de metal y encima roscadas (sí, roscadas), a precios súper-competitivos. Lo pusimos aquí, en este mismo blog, y nadie dijo nada. Claro, es más fácil taparse los ojos y luego, al momento siguiente, venir y criticar a Casio sin fundamento ni razón, solo porque creemos haber vivido una Casio que solo existe en nuestros sueños. ¿Cuándo tuvo, por ejemplo, Casio tanta variedad de modelos, acabados, colores, motivos, series, versiones, tecnologías..., como ahora? Nunca. Quizá a partir de mediados de los noventa podría equipararse a la Casio de hoy, mas no en los ochenta.


Pero todo eso tiene una explicación, la de que a veces vemos el pasado con demasiada poca displicencia, con excesiva generosidad, diría yo. Eso, nos lleva a creer que hemos estado viviendo lo que no vivimos, un engaño común de nuestro cerebro porque es más placentero recordar las cosas buenas, que las malas. Pura biología. Para todos esos "nostálgicos" de la Casio y anclados en el pasado, les recomiendo que repasen este vídeo que ponemos a continuación. No habla de relojes, pero quizá sí les ayude a despertar a la realidad de lo que era el pasado, su pasado. Y quizá así puedan sentarse tranquilamente y recapacitar, dándose cuenta que la Casio de hoy no es tan mala, y que la de ayer, no dejando de ser buena, la han idealizado demasiado.

Al final los tiempos que vivimos los hacemos nosotros. Hoy puedes tener un F-91, encima con extraordinarios acabados, por 10 €, algo impensable antaño. Hoy puedes tener un espectacular AE-3000 con triple horario y LCD de grandes dimensiones, y caja de tamaño "big-case" (inexistente antes), y encima con opción de armis. Todos nos hubiésemos peleado y babeado por ellos si los hubiésemos visto en los escaparates de las tiendas de los ochenta, encima con tanta altenativa de displays a color y cierres tan buenos de tres pliegues, no aquellos deslizantes que encontrabas antes y que como se te aflojasen, perdías el reloj (¡y cuantos relojes se perdieron por eso!).


No entremos ya a la galxia de G-Shock, con cientos de opciones de colores, a los magistrales Pro Trek, que podemos usar con armis e incluso con correas de nylon, a Edifice, a Sheen con Smart Link, a Baby-G y G-Series con acelerómetros... A los radiocontrolados "tirados de precio" (eso sí que es un "extra" que ni se soñaba en los ochenta). En fin, que lo de "cualquier tiempo pasado fue mejor" queda bien como eslogan pero en el caso de Casio dista mucho de lo que era la palpable realidad.

Poco más se puede añadir si no te has convencido con todo lo expuesto hasta aquí, así que si continúas con tus manías y obsesiones, ya es empecinamiento, no razonamiento lógico. Anda, mira el vídeo, tal vez así te cures la paranoia de buscar Casios inexistentes.



| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

9 comentarios:

  1. Hombre, antes tenías los dw-1000, 1400, 1500, los H101 o similares, el dw-3000, modelos de la serie 5xxxC todos con caja de acero a precios altos, sí, pero no disparatados. Eso no existe a día de hoy.

    Hoy tenemos otras cosas, algunas de ellas muy interesantes, pero también muchísima morralla que no merece llevar la leyenda G-Shock en su bisel.

    Lo bueno es que dentro de un catálogo tan amplio todos podemos encontrar modelos que nos satisfagan, aunque a veces haya que pagar mucho por ellos.
    Por mí, mientras sigan haciendo modelos como el Frognan dentro de sus series "premium" o modelos básicos como la gama 5600, 6900, 7900, etc
    no hay problema.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo en todo lo que dices. Pero sin embargo, cuando se habla de la inexistencia o gran escasez de cajas de metal a rosca en la Casio de hoy, se refieren exclusivamente a los digitales. En la Casio actual, salvo ediciones aniversarias, Frogman, o el GW 5000, no existen digitales con cajas de metal. Otra cosa, si mal no recuerdo, en los 80, casi todos los G Shock tenían caja de metal, o todos creo... y en dónde se dejan los Marlins y sus derivados, que creo eran bastantes?

    Y por último, creo que Zona Casio siempre ha insinuado que todo tiempo pasado en Casio fue mejor, o es que cambiaste de opinión? Je je je je je, por eso me sorprende el artículo, muy bueno por cierto.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón (en todo) lo que dices. Lo de los digitales con cajas de metal es cierto, es esa la gran escasez de la Casio de hoy, así es.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Me vais a permitir que discrepe con vosotros en las conclusiones. Obviamente los hechos fueron los que fueron, y en eso no hay nada que objetar, pero decir que los relojes de Casio actuales son lo que deben ser, es algo superior a mi.

    Obviamente había pocos relojes de acero antaño. El público de Casio era gente de 10 a 30 años. Personas que estábamos en contra de los relojes de siempre. Aquellos Seiko, Citizen y Tissot de cuerda o automáticos, y nos gustaban de resina. Eran más ligeros, eran más baratos, y eran la tecnología del futuro. El plástico se extendía, y era la forma de sentirnos diferente con algo mejor. Michael Knigh llevaba uno de resina por ejemplo.

    Los que llevaban de acero era gente más mayor, de mejor poder adquisitivo, y como Casio no tenía demasiados, solían adquirir Seiko, o Citizen, y hasta Omega que también tenía.

    Es como si ahora te vendieran un reloj de madera, que hay algunos. No es mejor para el reloj, pero tiene unos valores en cuanto a ecología que podrían llamarnos la atención. Eso es lo que nos ocurrió con la resina. Y cuando descubrimos por primera vez que las correas duraban 2, 3, 4 o 5 años solamente nos decepcionamos. Aunque seguíamos con la crítica de que duraban más que las de piel, y no había que sacrificar animales para ello.

    Los de caja de acero eran por tanto anecdóticos. Pero los había. Vi el W-780, y vi el TGW-100. No eran mucho más caros que sus versiones de resina, un 10 o un 20% más, así que el público podía elegir cual quería, y normalmente elegía de resina. Si hablamos de digitales, ahora no podemos elegir, resina, o resina.

    Obviamente los relojes de Casio han ido evolucionando y cada vez tienen más prestaciones, eso es cierto. Sin embargo son leves novedades. Tough Solar no se diferencia demasiado de Batteryless, y EL o LED, tampoco es un cambio radical contra la microlámpara. Son pequeñas mejoras.

    No debemos olvidar que la tecnología es algo que avanza a la velocidad de la Ley de Moore, más o menos el doble de potencia cada año y medio. Si cogemos una Nintendo Game&Watch de la época y la comparamos con una Nintendo 2DS, veremos que aunque el precio es el mismo, las prestaciones han cambiado. Gráficos 3D en color, sonido stereo, ... Todo un mundo comparado con las viejas. Mientras que en digitales de Casio, pues el cambio es menor, pequeño. No lo que entendemos como innovación real.

    Si la Casio de los 80 hubiera sacado modelos disruptivos como el nuevo Rangeman cada 5 años, eso si que sería un avance. Y hoy tendríamos digitales como la Nintendo 2DS. En cambio tenemos solamente quad sensor en vez de doble sensor, etcétera. Incluso hemos ido perdiendo en características. Del relativamente duradero cromado, hemos pasado al más ecológico pintado. Del cristal mineral al de resina...

    Si en los 80 nos hubieran dicho que en el futuro, una compañía francesa como Nixon sería capaz de construir mejores relojes, no nos lo habríamos creído. Si nos hubieran dicho que los módulos más completos sería de Garmin, mucho menos. La vieja Casio habría continuado en todos los frentes. Collection de calidad y buen precio, relojes tipo Garmin avanzadísimos, etcétera.

    Por último lo que hemos comentado varias veces, el traspaso de tecnología a gamas inferiores. El W-720 por ejemplo partía de la experiencia con módulos más completos como el DW-5600C, para ofrecer cuenta regresiva o mes en la pantalla, y lo ofrecía al precio que ahora cuesta el CPA-100. Ya no ocurre, y ahí tenemos abandonados los GW-9200 o 9300 que harían un buen servicio en Collection.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que haya que avanzar a la ley de Moore, ¿por qué? ¿Alguien lo obliga? ¿Está escrito en algún sitio? Además, ¿para qué? ¿Para que Casio se convierta en Microsoft y nos venda Windows 10 o iPhones que tengan que ralentizar en cada actualización porque no pueden tirar con el firmware nuevo? ¿Es eso a donde queremos llegar? Yo no, yo no quiero a Casio así, tirando de cosas como Android y haciendo relojes que se te cuelgan cada dos por tres, o que para ir al temporizador tienes que esperar "dos horas" a que cambie de pantalla. No, eso no creo que sea mejor.

      Por otro lado, hay mucha gente que quiere -queremos- digitales como los de antes, con segmentos, con dot-matrix, no es necesario tener LCDs como el del GPR-B1000 (que eestá bien, y yo soy el primero en aplaudir ese reloj, pero que no hace falta que todos los modelos sean así).

      Por último, dices que Tough Solar no es un gran avance... Aunque con modestia, te pido que me permitas que discrepe en ese extremo. Tough Solar sí es un gran avance, y desde que apareció en donde los acumuladores se caían cada dos por tres, o las células solares no eran capaces de recargarlos lo suficiente, ha avanzado mucho. Quizá sean cambios que no se aprecian a simple vista o que, por desgracia, Casio no los ha sabido transmitir ni hacer notar, pero ha avanzado. Es cierto que hay gente que prefiere Battery Less, pero no es una tecnología para todo el mundo. Dual Way yo era -y soy- el primero en defenderla, pero sigue siendo para una minoría, al final Tough Solar mejora (con mucho) a lo que había antes. Y no olvidemos que Casio fue de los primeros en ponerla al alcance del gran público.

      El W-720 llevaba el módulo de los HD, que eran una gama similar, no procedía de G-Shock, pero admitamos que eso no sea así, y ya sabes que pienso igual que tú en compartir módulos, pero sigo pensando que tal como está posicionada G-Shock ahora, no debe ser política de Casio hacerlo por conveniencia. Ojalá en el futuro lo sea y no tengan que reservar módulos en exclusiva a G-Shock para venderlos a sus precios. Pero aunque eso no sea así, tecnológicamente no hacen a Casio peor, G-Shock tiene unos módulos maravillosos (ahí están el del G-7800, o el del GD-350, ambos una auténtica pasada :D).

      Eliminar
  4. No me refiero a relojes con Android. Me refiero a algo como esto:
    http://zonacasio.blogspot.com.es/2016/03/este-es-el-smartwatch-que-iba-lanzar.html.

    Sabemos que Android Wear no es viable actualmente en un reloj, pero hay otros caminos. Lo único que digo es que si Casio sigue haciendo lo mismo que el resto, y encima lo hace con retraso, no saldrá de ahí.

    Por eso me gusta el GPR-B1000, porque es bastante novedoso. Sin embargo, si disponer de esa tecnología implica 800€, veo difícil que comercialmente tenga éxito, salvo para frikis y entusiastas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues igual lo tienen. Igual hay gente que compra un Rolex por 7000 € y no te trae más que una caja de acero, creo que con muchas más razones podrían comprar el GPR-B1000.

      Lo que pasa que claro, el comprador de Rolex por lo general recurre a lo q ue está en el corazón de cada hombre, o sea su deseo de trascender, la eternidad, y consideran que un Rolex es lo mejor para usarlo tú y dejarlo a los hijos, nietos, y a todos los que vengan detrás, como un testigo mudo del paso de su dueño por este mundo, al tener calibres tan buenos. Y es cierto. Pero se olvidan que para conseguir eso, tienen que seguir a rajatabla una serie de mantenimientos (de los más caros del sector, además) y si no el nieto ya te imaginas dónde meterá ese reloj..., en el cubo de la basura.

      Además, ¿quién les asegura que sus herederos les va a gustar? Lo más probable es que lo malvendan. Dejar en herencia esas cosas materiales es la mayor gilipollez. Y el paso del tiempo pasa también sobre un Rolex como sobre cualquier otro, en el SAT tienen que volverlo a lacar, a pulir, a sacarle brillos, a cepillarlo... Porque sino queda hecho una "mierducha" como hay tantos por ahí, que tienen oxidados hasta los índices (sí, en un Rolex):
      https://www.bobswatches.com/images/110730p---Copy.jpg

      Pero bueno, algunos siguen en su fantasía. No se yo, pero igual si ese Rolex fuera de resina lo podría adecentar uno mismo y acabaría en mejor estado.

      Eliminar
  5. Interesante entrada, que hace reflexionar. Parte de razón tienes, el pasado se magnifica y es cierto que no es buena decisión en la vida quedarse anclado en otro tiempo.

    Yo era pequeño cuando Casio estaba en su ebullición en los 80, pero si recuerdo ver casios melodias, con juegos, algún W48, etc pero tampoco reparaba en los casios que llevaban los "adultos", por lo que desconozco cual era el alcance de todos los modelos, pero, parece ser según cuentan los que vivieron esa epoca con más edad, que nadie en España tenía un marlin, por poner un ejemplo.

    Lo que si recuerdo, es que yo empecé en este mundillo con un humilde F 18 que me compraron mis padres en Benidorm, y que los niños de esa época competían para ver quien tenía el reloj más completo, que por supuesto, eran todos de nuestra querida marca.

    Hoy Casio podrá tener toda la tecnología del mundo, pero la capacidad de sorprender la ha perdido y parte de ello no se debe a la marca, ya que el reloj, entre una mayoría de la población, ha dejado de tener el interés de antaño.

    Alfonso

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar