2013-08-16

Casio G-Shock EL-1000 "Electrosensor"


Año 2021, la Tierra se encuentra inmersa en una lucha contra el azote del llamado "Síndrome del Temblor Negro", producido por los dispositivos electrónicos y sus emisiones electromagnéticas. No, no estoy siendo un gurú que vaticina desgracias, lo que os acabo de relatar es el argumento sobre el que se basa la película de ciencia ficción "Johnny Mnemonic", protagonizada por Keanu Reeves.

Confiemos en que el futuro que anticipaba ese filme jamás se materialice, pero, si te detienes a pensar, hoy en día acontece algo muy procupante: estamos rodeados por emisiones de campos electomagnéticos de todas partes. Los estudios científicos (especialmente los que son pagados por lobbys de la industria) aseguran que no son dañinos. Hasta que estudios independientes, como ocurre con las emisiones de los móviles, han venido a demostrar que son potencialmente muy peligrosos, sobre todo a cierta distancia y con cierta intensidad. Es por ello que se tuvo que desarrollar un nuevo baremo de medida: la tasa de absorción SAR, la cual nos dice el grado de absorción de un campo electromagnético por el tejido vivo, y cuyo límite se sitúa en 2.0 W/kg.



Lamentablemente, cada vez quedan menos "espacios limpios" de ondas electromagnéticas, si buscas en tu ciudad un sitio donde descansar o relajarte que esté libre de este tipo de emisiones, probablemente no lo encuentres. En las grandes ciudades es prácticamente imposible encontrar un lugar sin radiofrecuencias. A las emisiones de radio y televisión de antaño se les ha unido ahora "contaminación electromagnética" de toda índole: telefonía móvil, wifi, bluetooth... El ser humano no es capaz de ver ni de detectar estos campos, invisibles para él, y que pasan desapercibidos para sus ojos y sentidos. Pero están ahí.

El reloj que te proponemos hoy es otra de nuestras "rocambolescas" ideas para hacer de nuestro Casio un gadget muy curioso. Le hemos denominado EL-1000 Electrosensor (o "Spectrum sensor", si te gusta más). Sus sensores detectarían algunas de las emisiones de ondas más comunes, y una serie de franjas dispuestas en vertical nos informarían de la intensidad de aquéllas. Así, podríamos saber en qué medida y de qué grado de potencia nos invaden estas emisiones en el sitio donde estemos. Aunque dispone de "refresco" automático, también tiene un botón para que el usuario pueda activar la lectura del sensor en cualquier momento, y, además, también se puede apagar cada detector de forma individual.


De todo el espectro radioeléctico, nosotros hemos elegido tres señales en concreto: las que emiten las redes wifi, las de la telefonía móvil, y las de bluetooth. Podríamos diferenciar las de la telefonía móvil dependiendo de si es 3G (más intensas) o GSM, pero no nos quisimos complicar porque ambas son las más polémicas, de modo que una lectura de cualquiera de la dos ya sería interesante, por ello en el modelo las hemos unido, utilizando una misma escala para ambas. Además, en una zona multimatriz con dos campos de lectura independiente se podría visualizar la intensidad de la señal. Lógicamente, este reloj no diferenciaría ni hot-spots, ni procedencia, ni nada por el estilo, pero sí haría una lectura genérica de todas las señales. Para completar sus funciones le hemos añadido un gráfico lunar ("moon graph") y un panel solar "extra" en su parte inferior.

Todo ello lo hemos "encerrado" en la carcasa de un bonito Riseman convenientemente "remodelado" para adaptarlo a las peculiaridades de nuestro modelo. Decidimos escoger el G-9200 porque, a pesar de su edad, aún mantiene esa imagen futurista que buscamos para un reloj de las características que proponemos.


¿Le darías tu aprobado a éste o a un modelo similar? ¿Lo ves útil? Seguramente en medio del tráfico de una populosa ciudad, las barras gráficas estarían "a tope" todo el rato. Pero en cuanto nos vayamos al campo o a zonas más desérticas, seguro que este reloj resultará, cuanto menos, entretenido de consultar su display. ¿No creeis?

| Redacción: Zona Casio

7 comentarios:

  1. Muy bonito el diseño, y con la excelente base del 9200.

    Os recomiendo que leais los cuentos de William Gibson, donde entre ellos viene Johnny Mnemonic.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy bueno! No es mala idea "imaginar" posibles sensores que podrían llevar los relojes...

    Daría miedo llevar un reloj de esos...

    Fco. Fdez. Rivero

    ResponderEliminar
  3. Me gusta su apariencia y se me hace muy util.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta su apariencia y se me hace muy util.

    ResponderEliminar
  5. Pue syo os puedo decir que si saliere ese reloj haría cola en la tienda para comprármelo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por vuestros comentarios. ¡Me apunto ese libro, Guti!

    ResponderEliminar
  7. Os lo habéis currado, muy original! Se agradecen éste tipo de artículos de vez en cuando :)

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevos e interesantes analógicos: Casio MTP-SW310

Entre las novedades que Casio nos trae para este mes, merecen una mención especial unos modelos analógicos muy interesantes. Perteneciente...