Mostrando las entradas para la consulta w737 ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta w737 ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

17/6/21

Los módulos de la generación de los Casio TRT-110



El módulo 3463 que montan los TRT-110 es una variante, como muchos sabéis, del que llevan los W-735 y W-736. Es decir, se trata de uno de los últimos módulos con tecnología de vibración desarrollados por Casio.

Sin embargo, para encontrar la génesis de este módulo 3463 debemos irnos mucho más atrás en el tiempo. Y es que estos módulos, que se caracterizan por poseer dígitos de gran intensidad, y cuenta de inicio en el cronógrafo así como configuración de segundos en el temporizador, fueron originalmente desarrollados en los años noventa. Cierto que, por aquel entonces, sus pilas eran mucho más pequeñas (montaban CR2016 y CR1616, fundamentalmente), pero en especificaciones básicamente eran calcados -a excepción de la vibración, que no poseían-.

20/1/21

Versus: DW-291 contra el W-737 (y lo que puede hacer una tanqueta y una carreta)



Admito que le tenía muchas ganas a esta comparativa, porque dentro de su gama, y de su particular filosofía, tanto el DW-291 como el W-737 son productos muy similares. Pero empecemos por eso: por su filosofía, por la base.

Como a muchos no les agrada el mundo militar para referirse a estas cosas, empezaré recurriendo al mundo industrial, más útil y amigable para todos. Y es que si al GX-56/GXW-56 de G-Shock se le ha venido a llamar con el apodo de "la tanqueta", al W-737 justamente se le podría aplicar, por su imagen que recuerda a aquel modelo de G-Shock, sus formas y proporciones, "la pseudo-tanqueta", o más bien - y más práctico - "la carreta".

13/12/20

Casio W-737, un bloque macizo de resina



Uno de los aspectos que me parecen más interesante de los nuevos W-737, es que está hecho de la forma tradicional en la que Casio solía fabricar antaño sus digitales "no G-Shock": con un bloque compacto de resina. En el W-737 no existe un bisel como tal que se separe, ni tiene ese desastroso formato tipo sándwich con varias capas y bisel de resina pegado (o atornillado) que tanto suele usar Casio últimamente, y del que tanto nos hemos quejado (por sus innumerables defectos) en esta publicación. Todo lo contrario: la caja del W-737 es una única y compacta pieza de resina dura y robusta, con salientes en el frontal, y en la que van esculpidas en el propio cuerpo incluso las "pipeline" de los pulsadores. Es decir, no hay espacio de separación ni posibilidad de que se desprenda ninguna pieza, ya que todas forman el mismo bloque.

Otro interesante detalle es que, aún siendo una única pieza, su caja es muy compleja, con formas y detalles por su cuerpo, e incluso por la parte inferior, en donde la tapa metálica de cierre se encuentra "incrustada" en un perfil que dibuja la propia caja en su superficie.

10/12/20

Prueba del Casio W-737: el factor "X"



Lo primero que llama la atención cuando uno mira con detenimiento el Casio W-737, es la llamativa disposición de sus pulsadores, en la esquina, bien protegidos por una cubierta cuadrangular en forma de tubo, muy parecida - estéticamente hablando, claro - a las pipeline de los Core Guard, y texturizados para que, si los pulsas con guantes, el dedo no deslice. Los cuatro conforman una especie de "equis" en torno a la caja del reloj, dotándole de un aspecto futurista y de marcado carácter, tan propio en Casio. Su imagen, por tanto, es inconfundible y se identifica al primer golpe de vista.

Casio parece haber querido aunar en estos modelos todo lo que puede ofrecer en un digital clásico respecto a sus contadores. Podemos decir, en esencia, que los W-737 disponen del cronógrafo y del temporizador más completos de entre los modelos "no-smartwatch" de Casio. Tanto es así que parecen haberse quedado sin iconos, y han prescindido incluso de la función de pulsadores silenciables (que incorporan la mayoría de los módulos nuevos), para pasarle ese icono a la función de ritmo o señal audible de su temporizador y cronógrafo. Y por eso también necesitan cinco pulsadores (y no los cuatro habituales), porque uno de ellos se utiliza para la configuración de contadores.

Donaciones

Si te gusta la página, ayúdanos a su mantenimiento.
¡Muchas gracias!