14/6/21

Los últimos de los digitales



En los inicios de la tecnología digital la información se visualizaba en burdos y espartanos segmentos. Así era como se mostraba en los relojes con tecnología de LED, con el fin de ahorrar electricidad. Aquellos modelos de finales de los sesenta y principios de los setenta suponían la tecnología más puntera disponible, costaban como un smartwatch de hoy, y como éstos, también se apagaban automáticamente, por lo que para consultar la hora el usuario debía de pulsar un botón, algo similar a lo que ocurre con los actuales smartwatches (aunque en este caso también se pueden encender mediante gestos o agitaciones del brazo).

Aquella tecnología de LEDs con parcos segmentos convivió (como también ocurre ahora) con los digitales convencionales, los de cristal líquido que no requieren ni retroiluminación ni activación de píxeles para funcionar. Pronto esta última tecnología ganó por goleada, y acabó imponiéndose por razones de peso: el reloj podía mostrar la hora en todo momento sin consumir pila, y funcionar con un bajo voltaje, ofreciendo así una gran autonomía que, en algunos modelos, alcanzaba incluso varios años.




La tecnología de relojes a segmentos, como lo eran aquellos Casiotron, pronto evolucionó en los ochenta con la complicación de la "dot matrix", la zona de puntos o trama de matrices. El principio era el mismo que los segmentos convencionales, pero permitía una mayor flexibilidad a la hora de realizar diseños, pudiendo de esa manera presentar la información con distintos estilos, e incluso con parcos dibujos. La tecnología del dibujo minimalista al más puro estilo "pixelart" había llegado.

Este tipo de dibujos, supliendo la escasa memoria y recursos por mucha imaginación e ingenio de los desarrolladores, llevó incluso a crear animaciones en los relojes. Y hasta había modelos que estaban hechos íntegramente de matrices.



Durante la década de los ochenta, y buena parte de los noventa, la tecnología robusta, fiable y eficiente de las dot matrix dominó el mercado. La encontrábamos en todo tipo de aparatos, no solo en relojes: calculadoras, agendas electrónicas y PDAs, y durante años en los primeros teléfonos móviles.

Pero a principios de los noventa Casio se empeñó en ofrecer al público un televisor portátil asequible y capaz de funcionar a pilas. Por aquellos años ellos eran los reyes de la miniaturización, y querían ser capaces de conseguir que la gente llevase un televisor en el bolsillo, pero rizando más el rizo: ¡que fuese a color!

Hasta aquellos momentos existían muchos televisores portátiles, es cierto, pero todos ellos dependían de las pantallas antiguas CRT, que requerían mucho consumo y, además, eran muy delicadas. No soportaban bien el trasiego ni los golpes.

Los japoneses se pusieron a investigar concienzudamente hasta conseguir añadir color a un delgado film, había nacido la tecnología TFT, y de ella beberían luego todas las demás. Tanto es así que los displays a color que hoy en día tenemos con diferentes tecnologías y en variados aparatos, se puede decir que son herederos de aquellos primeros dispositivos de Casio.



Hoy la tecnología probada y robusta de los LCD a segmentos y dot-matrix está de capa caída. Algunos la consideran obsoleta, y los fabricantes cada vez tienden más a ofrecernos pantallas a color, MIP, o de tinta electrónica, más elegantes, vistosas, pero menos sufridas, ágiles y eficientes energéticamente. Además, son más lentas. Mientras que en un display a segmentos o de matrices el refresco es prácticamente inmediato, en un display a color o de tinta se requieren controladores y sistemas que refresquen la información que se muestra, y que luchen contra el efecto "fantasma" que algunas de ellas tienden a crear, donde parece que la pantalla anterior se queda "fijada".

En lo personal, no deshecho el mundo digital, me encantan esos relojes y esa tecnología, pero soy de los "monocromo", de la tecnología de segmentos y dot-matrix. Y en Casio han sabido mejor que nadie combinar esos dos elementos, tanto en sus relojes (DB-36, DB-520...), como en sus calculadoras (ClassWiz, MS 2nd Edition...). Llamadme antiguo, pero me atrae mucho más - y me despierta más confianza y más tranquilidad - el ver la información horaria con segmentos "puros y duros", e información adicional con dot-matrix, que toda la tecnología de pantallitas a color de hoy, muy bonitas y lindas pero cuya durabilidad está por ver, y cuya eficiencia energética deja mucho que desear.



Por eso, y viendo cómo iba estando el panorama, en su momento decidí hacerme con un MP3 "de los de siempre", con display de matrices, que aún continúa funcionando y que, si fuera de otro tipo de tecnología, es muy poco probable que lo hiciera. Lo mismo que mi calculadora sigue llevando aquella tecnología, y por supuesto el reloj que uso a diario.

Por desgracia, quedan ya pocos dispositivos que la lleven. Sólo pervive en aquellos entornos (como los industriales) donde se requiere un display robusto, en el resto va desapareciendo sustituida por los bonitos y llamativos displays a color. En los teléfonos móviles ya es imposible de encontrar, ni siquiera en los de gama más baja, siendo ya todos ellos TFT o sus derivados. Puede que dentro de un tiempo ya no la veamos siquiera en sus dos últimos reductos, los mencionados relojes y calculadoras, porque hasta las gamas más bajas de smartband comienzan a colocarles displays de tecnología más actual, compleja, caduca...

Por mi parte continuaré siendo fiel a esa otra tecnología de robustos segmentos y matrices, utilizando siempre que pueda los dispositivos que la lleven, o intentando hacerme y conservar los que haya conseguido y ya no estén en el mercado. Porque está visto que MP3, MP4, relojes, calculadoras, smartphones y todo tipo de artilugio va cada vez más enfocado a displays a color, en donde la durabilidad y la eficiencia ya no importa tanto, y que llevan consigo otros valores (impacto visual, apariencia, fastuosidad...) que en lo personal pasa a un segundo plano. Que nos dejen con nuestros LCDs monocromo de tecnología sí, antigua, pero funcional, útil, robusta y fiable como ninguna.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com




| Tecnologia | | LCD | | Digitales | | TFT |

5 comentarios:

  1. Anónimo14.6.21

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo14.6.21

      Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Me encantaba esa época de LCD con dotmatrix llevados al extremo. Las Casio PocketViewer por ejemplo, o las Casio ClassWiz que citáis.

    Creo que ahora es el momento de la tinta electrónica, al menos en relojes que no requieren grandes ratios de refresco es el intermedio entre alta resolución (más que dotmatrix) y bajo consumo. Pero debo ser de los pocos que lo piensa.

    Entiendo que una PDA se beneficie de una pantalla en color. Pero para relojes o incluso calculadoras es un gasto de energía inútil. Por poner un ejemplo la fx-CG50 sólo aprovecha el color para trazar gráficos. La fx-CP400 aún soportando color usa una interfaz toda en blanco y negro. Porque al final este comentario que escribo es un textarea con fondo blanco y letras negras. Quiero decir, no necesitamos más, y por más animaciones que tuviera seguiría siendo lo mismo.

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo la cfx-9850 gb plux.Una reliquia de los 90

    ResponderEliminar
  4. Al final la mejor solución tecnológica es la que da lo que se necesita con el mínimo consumo y eso hace que un LCD sea perfecto para las nesidades de un reloj y de ahí que hayan sobrevivido estos relojes.
    Lo que yo me pregunto es cómo no se han hecho relojes con todo el frontal tipo dot matrix. ¿Sería demasiado complejo acaso? Porque algo así sería espectacular y daría opciones infinitas para organizar los datos del reloj...

    ResponderEliminar

Zona Casio Semanal

Inscríbete en nuestro Grupo de Noticias para recibir gratuitamente nuestro magazine Zona Casio Semanal, con el cual podrás leer cómodamente todo el contenido de ZonaCasio off-line, y conservarlo como material de consulta o información. En cualquier momento podrás anular tu suscripción, así como configurar cómo quieres recibir los avisos y notificaciones, cómodamente en tu casilla de correo.
Puedes darte de alta a través de éste link. ¡No te lo pierdas!