19/5/20

Todo lo que necesitas saber sobre los nuevos G-Shock GBX-100


Sin lugar a dudas el GBX-100 es uno de los modelos de G-Shock más esperados del año y, por supuesto, también de Casio. Su diseño old-school, unido a su tecnología y a su impresionante y completo módulo cargado de funciones, lo hacen un firme candidato no solo como completo reloj de acción y aventura, sino también, además, como reloj de diario. Esto es así gracias a su bisel rematado en metal, a su enorme pila (CR2032), y a sus contenidas dimensiones, alejándose de los enormes y engorrosos G-Shock de tamaño mayor. Con unas medidas de 50,9 x 46 x 14,7mm., y un peso de solo 66 gr., está muy cerca de un DW-5600 convencional (48,9 x 42.8 x 13,4 y 53 gr., aproximadamente, en este caso).

Y dado que G-Shock ha puesto ya a disposición del público su módulo (el 3482), vamos a utilizarlo para explorar a fondo todo lo que nos ofrece este reloj y, así, que cada uno saque conclusiones respecto a si le conviene adquirirlo o no.




La misma G-Shock nos despeja muchas dudas, puesto que lo primero que nos encontramos es una explicación a la pregunta: ¿qué podemos hacer con este reloj?. Su fabricante nos responde diciendo:
- Podemos conectarnos a un smartphone (parece ser que, una vez más, esta es su virtud principal).
- Consultar datos de mareas, fases lunares, y horas de sol.
- Medir registros de carreras (cronógrafo, temporizador...).
- Medir las calorías consumidas.
- Recuento de pasos y distancia recorrida.
- Transferencia de datos al teléfono móvil.

Que de seis respuestas, dos tengan que ver con el uso del smartphone no es casual. La apuesta decidida de Casio por la conectividad Bluetooth de sus relojes es algo que cada vez está más presente, y se hace más evidente con cada nuevo modelo que sacan al mercado.


Pero como aquí, en ZonaCasio, no buscamos simplemente el uso temporal de un reloj, sino que queremos tender a mirar más a largo plazo (o lo que es lo mismo: la utilidad de ese reloj cuando las modas de los smartphones, sus aplicaciones, e incluso su forma de uso y tecnología actual estén superadas y ya no se usen, ni siquiera existan), y ver el reloj como un instrumento por sí mismo, independiente. Y eso es importante, puesto que la capacidad de independencia de estos dispositivos (funcionar por sí mismos sin que necesitemos aparatos externos) es cada vez más difícil de encontrar. Muchos de los relojes de Casio de última hornada, simplemente, no podrán seguir funcionando (no al menos ofreciendo todas sus prestaciones) sin una app y un smartphone de hoy. Eso quiere decir que mañana -o pasado mañana-, cuando esos smartphones sean sustituidos por otros, mejores y con otra tecnología, el reloj se quedará obsoleto, aunque pudiera seguir funcionando perfectamente si no hubiese requerido todos esos elementos externos.

Como os comentábamos con ocasión del GBD-H1000, el primer paso para empezar a trabajar con el GBX-100 es crear nuestro propio perfil, que contendrá datos personales como edad, peso, fecha de nacimiento, sexo... Llama la atención un detalle: en el GBX-100 se nos pregunta en qué muñeca vamos a llevar el reloj, si en la derecha, o en la izquierda. Es curioso que pregunte eso, no lo solemos ver a menudo. La razón tiene que ver, muy probablemente, con el sensor de movimiento, que reducirá errores de interpretación si sabe en qué lado del cuerpo (muñeca) llevamos el reloj.


El GBX-100 dispone de seis modos, con una enorme cantidad de iconos, incluyendo uno específico para el sistema EOL (alerta de pila con baja energía). Los modos, además del principal, son el de entrenamiento (que podemos usar también como modo principal con la simple pulsación de un botón), notificaciones móviles, temporizador, y cronómetro. Además, tiene un modo especial de registro de datos de entrenamiento, para consultas. Pero eso no es todo, lo interesante es que su display tiene una elevadísima capacidad de personalización con bloques de datos. Podemos trasladar esos bloques arriba, abajo, en la parte central, en pequeño, en grande... Todo ello mediante un desplazamiento muy inteligente, en modo cascada, que varía colocando cada bloque según nos apetezca más verlo. Podemos poner en la parte central la hora y la hora solar, la hora y las mareas, la hora y la marea alta... Así, la hora principal podemos acompañarla de los detalles que más nos gusten, nos apetezcan, o necesitemos. Y todo ello, que es muy importante, simplemente con el reloj, sin recurrir a la app. Otra cosa es la personalización del modo deportivo, para el cual, si queremos presentar distintos tipos de datos que nos interesen más, sí que deberemos recurrir al teléfono móvil para cambiárselos (no se puede hacer desde el reloj).

Para los minimalistas, podemos seleccionar un modo que G-Shock llama "básico", con solo la hora, fecha, y poco más. Para los amantes de muchos datos, gráficos y demás, podemos elegir el modo de información semanal. Con una gráfica, nos mostrará todos los entrenamientos que hayamos hecho pero, además, la información horaria la tendremos también disponible, sin prescindir ni siquiera de la fecha, aunque en tamaño más pequeño. Esta gentileza es gracias a su espectacular display gráfico, que puede ofrecer y dibujar sobre la pantalla casi cualquier tipo de información, sin tener que ceñirse a estrictos segmentos o dígitos.


Sobre el papel todo ello es muy "sabroso", sin embargo tiene "trampa". La trampa no es otra que la app. Aunque podemos configurar todos esos detalles con el reloj, todo depende de la zona horaria elegida, y los datos de nuestra ubicación. De manera que, si desde el aspecto visual del reloj todo es muy bonito y se puede hacer solo con el reloj, la utilidad de esa información que mostrará es muy limitada. Para hacerla práctica a nuestro sitio específico -al lugar horario en el que estamos- necesitamos recurrir a la app, y también necesitamos la app si queremos definir lugares de playas y demás. Esto es así porque, como recordaréis, todos esos datos los relojes anteriores con gráfico de mareas los calculaban "ellos solitos" mediante el intervalo lunitidal. Esto ya no es posible, y ahora los datos los recoge de la posición del telefóno. Sin smartphone ten mucho cuidado, porque aparte de la hora (y de una hora "aproximada") no podrás configurar casi nada más en el GBX-100, o dicho de otra manera: los datos del horario solar que te muestren serán incorrectos, las pleamares y bajamares "aproximadas" y, por supuesto, muy poco fiables, y el gráfico de mareas te dará la información de un sitio cualquiera. Y es que en su memoria el reloj tiene muy pocas ciudades y zonas horarias pregrabadas, lógicamente porque en Casio han pensado que para qué hacer ese esfuerzo, si puede cogerlas por sí mismo en cuanto lo emparejemos con el móvil. Si nuestro smartphone hace todo el trabajo "pesado" y de fuerza bruta, pues mejor y menos complicaciones para el GBX-100.

De manera que sin smartphone, no podrás hacer mucho con este reloj. Así de claro y, por desgracia, así de duro. Porque sobre el papel este reloj es espectacular, pero si luego depende en tan gran medida de un móvil, toda esa magia y ese atractivo acabará convirtiéndose en una desagradable desilusión para quienes piensen que con solo tener el reloj lo demás viene "rodado". No es así.


Con el smartphone, claro, todo cambia: podemos añadirle nuestra ubicación geográfica, ciudad, incluso nuestro puerto más cercano o favorito; alertas de objetivo (que nos informará de una determinada cantidad de calorías quemadas), e incluso configurar los temporizadores. Todo eso lo perderías sin la app del reloj, que es como decir que te quedarías con un reloj "a medias", o que habrás pagado por una tecnología que tendrás de adorno y que no podrás aprovechar.

Por lo demás, con G-Shock Move (la app) podremos disfrutar también de notificaciones telefónicas, que son las mismas que con el GBD-H1000: correo, mensajería SNS, llamadas, eventos programados, y "otros". La cantidad de notificaciones que el reloj es capaz de mostrar es de 10, sustituyéndose automáticamente las antiguas por las más nuevas.

En resumen: ¿es el GBX-100 un reloj aconsejable? Por supuesto, y si amas los digitales te encantará toda la tecnología que contiene, información que es capaz de mostrar, y capacidad de personalización. Ahora bien, éste es más un smartwatch "básico" que un digital convencional y, como tal, sin un smartphone a su lado no haces nada. Si lo quieres explotar y aprovechar al máximo, incluso configurarlo como es debido, necesitas su app sí o sí. Si no tienes smartphone, o no lo piensas usar con él, no pierdas el tiempo siquiera en intentar comprarlo, porque acabarás con un bonito pisapapeles que de poco te servirá. Para eso, usa cualquier otro modelo de G-Lide con gráfico de mareas convencional, al que puedas incorporarle los datos de configuración manualmente.







| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

5 comentarios:

  1. Excelente artículo. Muchas gracias, como siempre.

    De todo lo expuesto, que quedo con tres ideas:

    1.- Se trata de un reloj concebido partiendo de la base de que aquí, a poco que vivas en un país medio desarrollado, tiene smartphone hasta el tato, así que las ventas están aseguradas, porque la mayoría de sus compradores estarán más que encantados.

    2.- Para los que no quieran depender del smartphone, Casio sigue fabricando sus modelos clásicos, configurables al 100% desde el propio reloj. Así pues, todos contentos, al menos mientras ambas tecnologías compartan catálogo.

    3.- Como bien has apuntado, y comparto la idea, este reloj puede considerarse un smartwatch básico. El problema es que, al precio que va a salir, se puede acceder a un smartwatch que de básico no tiene nada, lo que me hace pensar que Casio llega tarde y llega mal a este mundillo. Se me ocurren tres o cuatro marcas que, por debajo de 200 €, tienen relojes inteligentes que le dan cien mil patadas a este Casio.

    ResponderEliminar
  2. No me acaba de convencer este reloj; lo primero, es que depende de un dispositivo externo (teléfono) para explotar al máximo sus prestaciones, y lo segundo, es que no es solar, cosa para mí imprescindible.

    ResponderEliminar
  3. no se le pueden poner watchfaces o por lo menos personalizar la que tiene???

    ResponderEliminar
  4. Que lástima la dependencia del celular! Con las ganas que le tenía... Pero bueno, habrá probarlo igual.

    ResponderEliminar
  5. No me gusta un reloj dependiente del móvil. Esclavo bajo otro esclavo... Vivan mi compañero diario GXW-56.

    ResponderEliminar