¿Existe el purgatorio?

2017-01-03

Prueba: Casio F-91-WM. Vuelve "el grande"



Quién nos iba a decir a esas alturas del año pasado que íbamos a vivir una primavera. Una primavera en digitales. Y quien abrió la brecha el primero fue, cómo no, el modelo old-school por antonomasia, el legendario, querido e indiscutible F-91. Fue el reloj de muchos de nosotros durante -también- muchos años, y ahora encabeza esta segunda juventud que, inesperadamente, están viviendo en Casio los digitales.

Y es que tras estos nuevos F-91WM se sucedieron casi al momento siguiente los AE-3000, los asombrosos SGW-600, los nuevos Wave Ceptor WV-M60, y los modelos femeninos LA-11.




El F-91, de nuevo, abrió caminos. Y estas dos maravillas de modelos, calificadas acertadamente por muchos de vosotros como un guiño a aquellas versiones Marlin de cajas de metal y correas de resina de los años ochenta, son la excusa perfecta para lucir en nuestras muñecas, con orgullo, estos pedazos de clasicazos con aire renovado: el F-91WM-7AEF, en plateado, y el F-91WM-9AEF, en versión dorada.

Reconozco que en un primer momento, al tenerlos en mis manos, me he quedado un poco atónito con estos dos relojes. Ambos están pintados en metalizado por el exterior (pintados, sí, no se puede pedir más, estamos hablando de modelos básicos y muy baratos), pero, al contrario que los relojes de antes, donde la caja era clara, casi siempre gris, y luego echaban por encima la pintura... Con estos es muy llamativo: la caja del plateado es preciosa, lo que es el plástico ¡es gris claro! O sea, que sino la pintan en plateado hubiera quedado igual de espectacular. Luego pensé: "bueno, pues lo mismo habrán hecho con el dorado y se tratará de otro grisáceo al que le han puesto por encima pintura dorada". Pues no. ¡Es naranja! La caja del dorado es un tono anaranjado que da el tono perfecto. O sea, cuando se les vaya la pintura (si se les va, con el uso y el roce constante), por debajo queda el plástico a color. Me parece una solución genial, sobre todo para el dorado. Además no es un tono estrictamente dorado, es como un cobrizo oscuro. Y como este color no es un dorado en el sentido estricto, pero tampoco un cobrizo ni un oro rosa, atendiendo a la espectacular tonalidad de su caja de resina yo he decidido denominarlo dorado-anaranjado, creo que ese término lo define perfectamente y se ajusta más fielmente a la realidad cuando lo vemos en directo y lo tenemos en nuestras manos.


Entre los aspectos más positivos que podemos destacar de estos nuevos Casio F-91WM se encuentra sin dudas sus afortunadas tonalidades de leyendas. Todas ellas son difusas, pero varían de intensidad dándole un sugerente aspecto a sombreado, especialmente en la versión dorada, su color arenoso es alucinante. La abreviatura frontal de "WR", que hace referencia a "Water Resist", en lugar de poseer un color distinto, como tenían las variantes clásicas F-91WG-9 o F-91W-3, o en contraste, como las variantes a color F-91WC, siguen con acierto esa misma tonalidad sutil del resto de leyendas. Así, en el F-91WM-9AEF posee el mismo tono que en la caja, y en el F-91WM-7AEF es de un grisáceo oscuro guapísimo. De hecho son sobrios, realmente, pero con suaves tonalidades que les dotan de una elegancia sublime.

Otro acierto, a mi entender, es la elección por parte de Casio de pulsadores sin recubrir a color en el dorado-anaranjado, ofreciendo la posibilidad de que, en caso de ser necesario, poderlos sustituir por el de cualquier otro F-91 que encontremos por ahí. Y es que, si no puedes ofrecer un buen recubrimiento DLC, mejor no ofrecer ninguno.


El fondo del F-91WM-9 es fantástico, con un LCD en color amarillento, en positivo. Es muy similar que el que ya vimos en la variante F-91WG-9 pero aquí, gracias a su caja dorada y a sus tonos amarillos, luce mucho más.

Sobre las cajas en sí, no podemos menos que reconocer el gran trabajo que Casio ha hecho y el acierto en este tipo de acabado. No son cajas metálicas, se nota enseguida al tacto que ni siquiera son cromadas, sino simplemente pintadas. Casio ha querido ofrecer una variante más de color, en este caso acabado metalizado, y francamente a quienes les gusten los colores brillantes les encantarán estas nuevas cajas. Además, es un metalizado enormemente lustroso, muy brillante, pero que, a la vez, no resulta artificioso: no quiere pasar por ser metal, quiere simplemente impresionar. Y vaya si lo consigue.


Por si fuera poco, la resina no es la de un Casio F-91 convencional, sino que, como mencionamos antes, es una caja a color, por lo que la pintura solo es un esmalte y debajo seguimos encontrando una bonita caja de resina que no va pintada, sino que es el propio color de la resina, en una preciosa tonalidad naranja en el caso de la versión dorada, y una también bonita (pero menos llamativa) tonalidad grisácea en el caso del modelo plateado.

Mientras estaba trabajando en esta review, decidí enseñarle la variante dorada a un amigo, para ver si la versión en dorado era una opción que solo me seducía a mí, o realmente era seductora para todo el mundo.


El caso es que me resulta raro, porque a mí nunca me atrajeron demasiado este tipo de tonos dorados y, sin embargo, cuando tienes el F-91WM-9 en la mano se te caen todos los prejuicios. Tal vez sea por la excepcional combinación que tiene con su display amarillo, o el precioso naranja que se vislumbra por los laterales. O porque no es un dorado "gold", sino un dorado que tiende mucho al naranja. Sea como fuere, esta persona tampoco es mucho de dorados, y de hecho habitualmente usa modelos de Casio plateados. Pero fue ver la versión dorada y no querer separarse de ella. Le propuse si le convenía mejor un modelo de caja de metal, cristal mineral, analógico... O sea, le sugerí múltiples alternativas, pero todo le dio lo mismo bajo la hipnosis de ese magnético naranja: se enamoró al instante de "la preciosidad rubia" del F-91WM-9.

Por supuesto, en seguida ves surgir las habituales preguntas: "¿dónde se vende?", "¿cuándo sale?", o "¿qué modelo es?". Probablemente algunos ni se crean que es un F-91, más aún: algunos se sorprenderán de que uno pueda hacerse con alguna de estas dos preciosas variantes de ese mítico reloj por poco más de 20 €.


Como podéis intuir de todo ello, estos nuevos F-91 no solamente son una gran realización, sino que se venderán de nuevo a puñados. Un nuevo acierto por parte de Casio.

En cuanto al aspecto negativo, el principal que les veo es su máscara o fondo de cristal; Casio no ha variado el fondo negro, tan característico en las versiones convencionales (las variantes WC "colors" los llevan, todas ellas, en color), por lo que este reloj corre un grave peligro de ser falsificado indiscriminadamente, teniendo en cuenta que los Colors ya lo fueron y una de las características más obvias para distinguir los falsos era que estos tenían el fondo de cristal en negro, al llevar ese fondo parecido estos nuevos WM también, pueden acabar confundiendo a los compradores menos informados. Por ello, con estos relojes es aún más vital e importantísimo que los adquiramos en distribuidores autorizados, para no correr el riesgo de acabar con una burda imitación entre las manos.


Combinación eminentemente retro.
Si algo llama la atención de inmediato en estos nuevos F-91WM es su brillante caja, que contrasta con la correa de resina. Era muy habitual en los ochenta que Casio lanzase modelos con caja de metal o chapadas, y los combinase con correas de resina, pero hacía muchos años que no veíamos un old-school moderno con semejante estética.

Como usuario habitual de correas, a las que normalmente prefiero más que los armis (molestan mucho menos y son más agradables de llevar) para mí es una buenísima noticia el que Casio haya tomado esta decisión de regresar a esta combinación tan ochentera, algo que sin duda también agradecerán sobremanera los que se decantan por modelos con cajas de aspecto metalizado y los combinan con correas de resina.

Además, son un pretexto ideal para responder a esos que -equivocadamente- dicen y piensan que no queda bien un reloj metalizado con una correa negra. Estos bonitos F-91WM vienen por tanto a romper esquemas, a demostrar nuevamente que eso no es así y que, un reloj equilibrado y bonito combina con todo. O casi. Y también que, por supuesto, sobre gustos no hay nada escrito.


El valor de los F-91
El F-91 siempre ha incorporado detalles que lo hacen particularmente único dentro de Casio, y en particular dentro de las F series. Ya lo ha demostrado muy bien con sus variantes de tonos pastel, única variedad con tanta gama de colores en un Collection, y añadiendo motivos como detalles verdes (la F-91W-3), otra rara avis. La incorporación de estas dos nuevas variantes incrementan, por tanto, no solo sus opciones disponibles en cuanto aspecto estético, sino también su leyenda.

Suponen también toda una apuesta por parte de Casio para hacer de este modelo no solo algo ya muy popular, cosa que ya ha conseguido de sobra, sino más atrayente para iniciar una colección de old-schools, o de F-91, en la cual estos serán, sin duda, dos de sus estrellas principales debido a su atrayente aspecto.


Módulo: "casi" nada nuevo
El archiconocido módulo 593 sigue siendo una de las maquinarias o calibres a los que más recurren en Casio, en esta ocasión, tenemos la evolución "B" de este módulo (el 10B+7L), es decir, su última actualización.

Como es bien conocido, este polivalente y robusto módulo ofrece iluminación LED, una alarma, cronógrafo de una hora, señal horaria y formato de 12 y 24 horas. El calendario es de tipo "auto", lo que significa que no caduca, pero que tendremos que ponerle los años bisiestos manualmente.

Todo el LCD es de tipo de segmentos, como es lógico al tratarse de un módulo básico, con día de la semana de dos letras, y el detalle de una marca para el horario de 24 horas activo, reminiscencia de los módulos en los primeros digitales.


Una curiosidad es que en las páginas oficiales de Casio han ido retirando la información de su precisión, optando por ignorar ese detalle. Inicialmente su rango de precisión era excelente, en torno a los +/- 15 segundos por mes, pero eso era en los ochenta. En la actualidad el abaratamiento de costes y sistemas de producción de chips han obligado a que su precisión se ajuste menos, y el rango sube ya hasta los +/-30 segundos por mes. No está mal, pero siempre que veo estas cosas no logro entender cómo antes se podían lograr precisiones tan altas en este tipo de módulos, y ahora no. Claro que cuando uno ve los precios, y cómo han bajado en este tipo de relojes, por muy amortizado que esté se puede comprender perfectamente que de algún sitio tienen que extraer en Casio un, digamos, satisfactorio beneficio, y eso es en cosas como el módulo, o en las asas (de tipo bulbo desde hace muchísimo tiempo, cuando antes todos estos relojes llevaban cajas con pasadores extensibles, de muelle).

No obstante dentro del mercado en el que estos relojes tienen que competir es lo que hay, y tenemos que dar gracias de que aún podamos disfrutar modelos de esta índole y nuevos de las manos de un fabricante como Casio, porque los demás fabricantes o han subido sus precios notoriamente, o han dejado de fabricarlos, pasándoles el testigo -para quien busque relojes digitales sencillos de este tipo- a fabricantes "low cost" que encargan módulos producidos a granel en fábricas chinas, y que luego remarcan.

De manera que debemos seguir apoyando a Casio, sino es posible adquiriendo sus productos, si defendiéndoles al menos, y dando a conocer detalles y ventajas como éstas. Porque sin ese fabricante ya no nos quedará prácticamente ninguna manufactura de digitales. Menos de digitales old-school. Y, menos aún, de digitales old-school y con tanta historia y tanta longevidad como los F-91. Éste sí es, con todas las letras, con todo merecimiento y honor, un superviviente. Y en estas dos nuevas y maravillosas versiones Casio le ha dado, nos ha dado a todos los que nos gustan los digitales, una nueva esperanza. Un motivo más para ilusionarnos.




| Redacción: ZonaCasio.com | Gracias a RelojesdeModa por su inestimable colaboración en la realización de este especial

11 comentarios:

Robinson Molina dijo...

Que bueno que hayan tomado el punto de la pintura más seriamente en Casio, he llegado a despreciar buenos modelos porque cuando se despintan normalmente quedan muy feos. En este caso aunque se despinte me imagino que no hay tanta diferencia de colores, por lo menos en el plateado entonces se puede seguir usando sin problemas.

Robinson Molina dijo...

Corrigiendo el comentario anterior ya revisé las fotografías y se ve claramente que no hay una gran diferencia de color del plástico a la pintura en lo dos relojes, que bueno que se haya hecho de esa manera.

guti.bitacoras.com dijo...

Precioso. Y una excelente review.
Aunque sigo pensando que el plateado con armis... uff

Apolino Apolinos dijo...

La duradera simulación metalizada de estos relojes me parece todo un acierto por parte de Casio, lo convierte en un reloj que simula muy bien al acero con la ventaja del bajo peso del plástico, todo apunta a que será el reloj de lujo de muchos obreros y un digno sucesor de su versión clásica.

A mí la versión plateada me recuerda muchísimo a los Marlin de los 80´ y teniendo en cuenta su bajo precio y la durabilidad de la caja creo que definitivamente será mí próximo reloj, el tratamiento de la caja para mí ha sido definitivo...:)

Me gustaría saber Bianamaran si el sonido de la alarma y de las señales horarias sigue estando al nivel del tradicional Casio F-91 de plástico.

zonacasio dijo...

En efecto Apolino, lo otro no varía, el módulo es el mismo.

Me he preocupado bastante en sacar las fotos lo más de cerca posible que he podido del lateral, para que se viera bien la línea que delimita la parte pintada (frontal) con la que no lo está (la zona trasera, en los rebordes de la tapa metálica de cierre). Realmente, como he dicho en la review, para mí es todo un acierto que, al igual que los AE-1200, la resina sea de ese color, y no un mero grisáceo que en cuanto se quita la pintura acaba volviéndose muy feo. Está por ver si la resina oscurece también, pero teniendo en cuenta que nada hay eterno (y los relojes menos :D), respecto a los cromados me parece una buena solución este tipo de pintado.

Y lo que es la capa de pintura... bueno, preciosa. El dorado es espectacular, aunque al igual que Apolino a mí me llaman mucho más los plateados, no se por qué. Por 25 € (21 creo, ahora en oferta) es un reloj que realmente merece la pena. Y para quien no tenga un F-91 pues es una alternativa a considerar. Además el frontal con los grisáceos o los arenosos en el caso del "anaranjado" está muy bien logrado.

Bajo mi punto de vista Casio ha acertado plenamente con estos modelos, apostando además por seguir adelante con el F-91, que también hay que tenérselo en cuenta.

Mr. Grumpy dijo...

Muy buena review, el plata cae fijo.

SergioQ4 dijo...

Me gustaría ver qué tanto ilumina la luz led.

zonacasio dijo...

Igual que todos los F-91, Sergio, el módulo es el mismo.

WR_100 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo B dijo...

En cuanto lo vea en tienda, uno se viene a mi casa a hacer compañía a los otros 4 F-91 que tengo, segurísimoooo

Jokerblue dijo...

Me gustan. Creo que iré a por ellos sin duda. Esta reinterpretación de Casio nos acerca un poco más al nuevo Marlin. Estamos un poco más cerca hoy de verlo...Vamos Casio...un pasito más, sólo uno.

Zona Casio si te enteras de la noticia antes que yo (sin duda será así) no dudes en avisarme! aunque sea de madrugada. La noticia lo merecerá.