Comparativa: Casio W-202 vs Casio W-24 "Marlin" vs Casio W-72. Los sucesores de los Marlin


Una de las más bonitas comparativas que se pueden realizar hoy en día es la de un antiguo Marlin frente a un novedoso W-202, y teniendo la oportunidad de hacerla realidad, en Zona Casio no íbamos a dejarla pasar. Comprobaréis que el módulo del W-202 se encuentra muy cercano al de los Marlin, y de echo esta fantástica re-edición de todo un vintage de Casio pero modernizado, como es el W-202, podría pasar perfectamente por ser un Marlin actual. Sólo le faltaría el logo del pez en el frontal. Y es que aspectos como carecer de un doble horario el módulo del W-202 (el 3294) ya los tiene, aunque le faltan otras características únicas y genuinas de los Marlin: pulsadores sin sonido, y señal horaria cada media hora. Sería genial, sería fantástico, que Casio reformase este módulo con estas nuevas características en un nuevo old-school, por supuesto, con el logo del pez vela en su frontal. Adaptar el 3294 no supondría un gran esfuerzo para Casio y, a su vez, dejaría muy contentos a muchos miles de aficionados y seguidores que desde hace muchísimo tiempo le reclaman un nuevo Marlin en su catálogo.

Muchas personas relacionan los Marlin con relojes duros, de rotundas cajas macizas de metal, con un módulo muy prestacional y de bella factura, y ciertamente muchos de ellos lo eran. Pero entre esos Marlin también había modelos más asequibles, más humildes y comunes, como este W-24, pero también los W-26, los W-22 o los W-20. Contrariamente a lo que se suele pensar, los Marlin no eran relojes duros (para eso estaban los HD, aunque había excepciones, como los DW-200 Marlin), o al menos no principalmente. Lo que distinguían a los Marlin del resto es que todos ellos eran, al menos, resistentes al agua 50 metros. Esto puede parecernos muy común ahora, pero en los primeros años ochenta, donde aún se acostumbraban a vender relojes sin ninguna resistencia al agua, el que un reloj ofreciera 50 metros de inmersión (o 100, como en otros Marlin, o incluso 200), era algo notorio. Por eso Casio los publicitaba como relojes para deportes acuáticos, y de ahí también el logo del Marlin.




La otra particularidad de los Marlin era su módulo, muy especial y adelantado a su tiempo. Todos ellos disponían de temporizador, pero además tenían módulos (como este 248 del W-24) cuyos botones no emitían sonido (el clásico "pitido"), aunque sí disponían de alarma sonora, por supuesto. Además, tenían una doble señal horaria, con dos tonos diferentes: uno sonaba cada media hora, y el otro a cada hora, lo que era inusual en sus tiempos y una característica muy valorada por los amantes de los Marlin. En la actualidad no hay ningún reloj con algo así.

Pero los Marlin también tenían sus aspectos negativos. Uno de los más notorios (o al menos, de los más molestos) era el disponer de dos pequeñas placas de metal en la parte interna del frontal, pegadas a la serigrafía del mismo. Servían (como en muchos otros relojes de Casio de la época, como en los mismos G-Shock de antaño) para que los muelles de los sonidos hicieran contacto, al contrario que hoy en día, en donde todos los Casio poseen los muelles en la parte trasera (haciendo contacto con la tapa de cierre, una solución muchísimo mejor). Y es que con el paso del tiempo las placas delanteras hacían envejecer la pintura, presentando en algunos modelos (como en este W-24 de la prueba) un envejecimiento desigual, e incluso descolorido en la zona de contacto de esas placas. Casio no tardaría en darse cuenta de este defecto (entre otros muchos, como el más engorroso mantenimiento de los muelles al tener la necesidad de extraer el módulo) y lo solucionaría en sus próximos modelos, como en los sucesores de estos Marlin, los W-720 o W-71, entre otros.


Y es que si tendemos una línea de tiempo entre los Marlin de 50 metros de resistencia al agua, y los modelos subsiguientes de Casio, nos daremos cuenta que por diseño, estilo y característica esta línea pasa obligatoriamente por los W-72 (modelo natural sucesor de estos Marlin de resina), y acaba en el W-202 (también con resistencia al agua de 50 metros). No vamos aquí a decir que son sucesores directos, porque, obviamente, carecen del logo Marlin (que Casio utilizaría luego para sus modelos Duro 200 y otros, pero eso es otro cantar y, desde luego, otra historia), pero sí que tienen una obvia y clara relación. No puedo evitar repetir una vez más y señalar la pena de que Casio no haya desarrollado un reloj a partir de ellos, partiendo (o incluso usando) del mismo módulo del W-72 y del W-202, un W-74 Marlin, por ejemplo, y un W-204 Marlin sería lo ideal (menciono lo del "4" por seguir con la correlación del W-24, simplemente), añadiéndole solo el logotipo del pez en el frontal. Con sólo ese cambio, ese mínimo cambio, habrían vendido una muchísimo mayor cantidad de estos relojes (más aún), y de paso habrían contentado a no pocos amantes de los Marlin. La razón de no hacerlo puede ser bastante peregrina (porque hacer ese nuevo reloj no les habría supuesto gran esfuerzo), por ello como razón más probable se me antoja la explicación que Jokerblue, uno de los mayores coleccionistas de Marlin del mundo, sugirió en su día: que la matriz japonesa de Casio no tiene en tanta estima los Marlin como los europeos y americanos los tenemos. Algo que no deja de ser obvio, dado que si no fuera así tendrían al menos un Marlin en el mercado.

Pero aparte de todo ello uno no se explica muy bien por qué Casio Europa (que tienen bastante libertad y autoridad incluso para generar modelos nuevos, e ahí los mismísimos W-215) no presiona a los japoneses y les dice o les sugiere que modifiquen un W-202 para añadirle el logo del Marlin y lanzarlo al mercado como tal, bajo la mencionada denominación W-204, por ejemplo.



Casio W-204 Marlin, variante del W-202 que Casio debería haber lanzado ya.

Mientras esperamos que algo así (o algo mejor, como un nuevo modelo desarrollado totalmente desde cero) suceda, tendremos que seguir conformándonos con estos pequeños guiños de los W-202 y W-72 que Casio ha ido lanzando, los cuales, y no hay que olvidarlo teniendo en cuenta los tiempos que corren, hay que agradecerles al fabricante japonés. Porque para los nipones hubiera sido muy fácil y sencillo acabar con la historia de los WR 50m de diseño old-school en los W-720 de hace un par de años, y cerrar el capítulo ahí, dejando en el mercado los módulos de los F (F-91, W-59, F-105...) y sus derivados como últimos modelos vintage. Por fortuna no lo ha hecho, y desarrolló el maravilloso 3294 del W-202 para tenernos a todos, al menos en cierta forma, contentos.


Marlins por todas partes, aunque no se les vea
La huella de los Marlin es demasiado larga y profunda como para borrarla simplemente de un plumazo sustituyéndolo sin más por otro modelo. No en vano fueron una de las variantes de modelos más ricas y fuertes de Casio en los ochenta, cuando la marca nipona alcanzó su máximo esplendor. No hay que olvidar tampoco que fueron los Marlin el primer caja roscada con mezcla de metal y resina, y que existían versiones de todo gustos y colores, incluyendo modelos íntegramente de metal y armis, hasta humildes versiones de resina que, eso sí, ofrecían también una óptima resistencia al agua. Pasando, cómo no, por los modelos con caja reforzada con interior metálico, al más puro estilo MT-G actuales.

Por eso no es extraño que muchos de los old-school que les sucedieron llevasen en su ADN muchas partes de la "filosofía Marlin", aunque carecieran realmente del emblema del pez en su frontal. Curiosamente el módulo 3294, el de los W-202, tiene más de Marlin en su interior que el módulo del W-72, el 549 (o el 1846 si preferimos la variante actualizada), aunque éste último sea más cercano en el tiempo a los Marlins que el primero. Eso se explica porque el 549 nació como un desarrollo contemporáneo pero diferente a los Marlin, impulsando un módulo completo en funcionalidad capaz de ser montado en muchas otras variantes (como las de los W-71). De esta cercanía y familiaridad es un buen ejemplo el que el 3294 carezca de doble horario, como decíamos al principio de este reportaje, idéntico e igual que los 248 de los Marlin.

Lamentablemente con el 1846 (el módulo de los W-7x y W-720, entre otros) se va uno de los módulos más completos que jamás han existido en los relojes de la vieja escuela, al que sólo le faltaba la opción de poder silenciarle sus botones. Debemos lamentarnos de nuevo por el hecho de que Casio no haya querido actualizarlo añadiéndole esa función, en lugar de dejar de fabricarlo. Si lo hubiera hecho tendríamos en el mercado un módulo sin igual.


Y bien, ¿cual reloj es mejor?
Como hemos visto, los relojes son idénticos en su construcción unos de otros, de modo que las únicas diferencias son estéticas. Aunque habría que hacer un inciso en este punto, destacando en este aspecto por encima del resto el W-24 Marlin por disponer de una tapa trasera con una junta tórica circular, con lo cual tenemos la posibilidad de reemplazar el anillo de goma que lo impermeabiliza adquiriéndolo de forma fácil y sencilla en multitud de relojerías. Sin embargo en los demás relojes (y en los relojes que vendrían después), en casi la mayoría de ellos, la junta tórica es específica del modelo, obligándonos, a la hora de cambiar el sello de goma, en hacerlo por un sello específico no solo más difícil de adquirir sino que, en cuanto el modelo se descatalogue, quizá imposible de encontrar. Este -desde mi punto de vista- garrafal error de mantenimiento no lo tienen los W-24 ni muchos de sus otros Marlins contemporáneos.

Hecha la anterior salvedad, a la hora de compararlos es mejor hacerlo entre sus módulos, y no entre cómo están construidos los relojes. Pero siendo sinceros creo que estos módulos se complementan entre sí de una manera tan exacta como las piezas correctas de un puzzle. Lo que le falta a uno el otro lo tiene, y viceversa. El 549 del W-72 tiene "de todo", pero no se le pueden silenciar los botones ni tiene la hora en todos los modos. El 248 del W-24 posee botones sin sonido, pero carece de doble horario. El 3294 del W-202 tiene horario en todos los modos, pero tampoco posee hora dual como sí tienen los W-72. Por ello elegir uno en detrimento de otro nos haría tener que prescindir de alguna función o prestación. Incluso si comparamos la autonomía de sus pilas encontramos esta complementariedad: el W-72 tiene una pila de cinco años de duración, como el W-24, pero ambos carecen del doble LED del W-202. ¿Con cual quedarse, entonces? Pues lo mejor es que te quedes con el que te guste más. Pero si puedes y tienes la oportunidad, no lo dudes: ¡quédate con los tres!


Comparativa old-school 1
Comparativa old-school
Comparativa old-school 2
Comparativa old-school
Comparativa old-school 3
Comparativa old-school
Comparativa old-school 4
Comparativa old-school
Comparativa old-school 5
Comparativa old-school
Comparativa old-school 6
Comparativa old-school
Comparativa old-school 7
Comparativa old-school
Comparativa old-school 8
Comparativa old-school
Comparativa old-school 9
Comparativa old-school
Comparativa old-school 10
Comparativa old-school
Comparativa old-school 11
Comparativa old-school
Comparativa old-school 12
Comparativa old-school
Comparativa old-school 13
Comparativa old-school
Comparativa old-school 14
Comparativa old-school
Comparativa old-school 15
Comparativa old-school
Comparativa old-school 16
Comparativa old-school
Comparativa old-school 17
Comparativa old-school
Comparativa old-school 18
Comparativa old-school
Comparativa old-school 19
Comparativa old-school

| Redacción: Zona Casio | Gracias a la colaboración de Midnight Restore

8 comentarios:

  1. Que bonita la trasera del W-24A, espectacular

    ResponderEliminar
  2. Este es quizás el artículo que más me ha hecho disfrutar. Le da todo el sentido a mi afición por los relojes Casio. Mi más sincera enhorabuena.

    Qué maravillosa la simulación que habéis hecho del W-204.

    Espero que Casio tome nota. Un nuevo Marlin sería ...el reloj.

    A Casio le generaría un éxito en ventas impactante.

    ResponderEliminar
  3. Disfruto con vuestras review retro, pero esta, os habéis superado aún más.

    Que ganas tengo de los nuevos Marlin!

    ResponderEliminar
  4. Que cosa más curiosa. Un modelo del año "del catapúm" (¿de cuando es el W24? de 1983 o por ahí?) dándole mil vueltas a un modelo de hace solo un par de años. Lo de la parte trasera que solo se le puede poner un anillo de goma de Casio y no uno cualquiera me ha impactado, porque es totalmente cierto. Antes hacían los G-Shock con el cierre de atras redondo, pero en los últimos que han sacado ya no lo tienen.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena.
    Espectacular

    ResponderEliminar
  6. Alguien me puede confirmar si el DW-200 (modulo 181) tiene señal sonora a las medias hora? Según puedo ver no, pero es que no era una condición para ser Marlin? http://mygshock.com/casio-manual/181/
    http://www.digital-watch.com/DWL/1work/casio_dw-2001/

    ResponderEliminar
  7. No, no era una condición para ser un Marlin, Sergio. De hecho el pitido cada media hora solo se reducía a unos pocos módulos (no sabría decirte ahora exactamente cuales, pero desde luego no eran todos ni muchísimo menos).

    ResponderEliminar
  8. Ah! Perfecto, gracias por la respuesta! Saludos

    ResponderEliminar

Última entrada

Un día por Singapur con un smartwatch de Casio

Nuevo vídeo desde Casio Japón, ahora mostrándonos lo que nos puede aportar uno de sus últimos smartwatches, el WSD-F20 de Pro-Trek. A pesar...