Si no te gustan los G-Shock "raperos" te vas a enterar


Sí, sí, sé de muy buenas tintas que muchos de vosotros odiáis a rabiar a los G-Shock "raperos", toda esa serie de modelos G-Shock encaminados a la moda y en donde el aspecto es su principal característica y virtud, y a los que ya casi todos de manera oficiosa hemos dado ese nombre. Y diréis lo que diréis, "que son malos bichos", que "no tienen nada de G-Shock", que no son más que un reloj convencional "inflado de precio", pero lo cierto es que la gente se pelea por ellos y si salimos de nuestra burbujita cada vez menos transparente y nos quitamos las manos de los ojos para que podamos ver la realidad, lo cierto es que hay mucha gente que se pirra por ellos. Sé lo que sin duda muchos diréis, "que eso no quiere decir nada, y ni siquiera es indicativo de que sea un buen reloj". Ya, también dicen que todos los alemanes votaron a Hitler para colocarlo en el poder, pero os recuerdo que Hitler en realidad no ganó ningunas elecciones. Pero vale, no mezclemos la política con las hamburguesas, solo digo todo esto para que si creíais que Casio os iba a escuchar y se decidiera a dejar de fabricar esos modelos, aquí tenéis la taza y media. Por si no os conformáis solo con una taza.

Pero no culpéis a Casio. Bastante hizo "por nosotros", los puritanos, los que perseguimos el sueño de la originalidad de los relojes porque la realidad es que somos más viejos que Matusalén y estamos más cerca de los faraones egipcios que de los chicos y chicas que pisan las discotecas los fines de semana, y retomo: bastante hizo por nosotros Casio el año pasado realizando aquellas magníficas series de caja maciza (los Resist Black, "los de titanio" -Frogman GWF-T y GW-T5030-, el pack de los G-Set...) como para quejarnos ahora. Sí, podrían hacerlo mejor, y también yo podría tener a una pelirroja en minifalda con voz seductoramente femenina que me dejara llevar su Lamborghini Veneno sin quejarse y sin preocuparse si le quiebro un poco su carrocería de carbono pero... la realidad es la que es y nos obliga a aguantarnos y vivir con lo que tenemos o podemos.



Y aclaro esto porque pronto veréis el GBA-400 (en la imagen) aparecer por todos los rincones. El G-Shock convertido en un MP3 con Bluetooth y "de colores". Y probablemente volváis a quejaros y a poner a parir a Casio. Dejad de perder el tiempo, porque este reloj de exterior rojo regaliz nos hace caer la baba (por muy vejestorios que seamos) y no podemos evitarlo. Y si no quieres reconocerlo es tu problema.

Hablaremos más de él, no te preocupes.

| Redacción: Zona Casio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada

Nuevo catálogo de Baby-G (Casio Japón)

El catálogo "autumn-winter" correspondiente a la temporada 2017/2018 de Baby-G, ya ha visto la luz en Japón. En su pdf de 6,1 MB,...