2014-03-17

Otra forma de personalizar los G-Shock (ya para qué molestarse)


Una de las últimas colaboraciones llevadas a cabo por G-Shock es la de Aaron de La Cruz x Remix x Casio G-Shock, realizada sobre un GD-6900. El modelo es el estándar invertido, y lo único personalizado es la correa. Hasta aquí todo bien, más o menos el volumen de colaboraciones es tan enorme y alcanza a tantos países alrededor del planeta, que últimamente la personalización sólo alcanza a las correas (y gracias). Pero lo que más me ha llamado la atención es que esta colaboración de Aaron de La Cruz da la sensación de ser un "quiero y no puedo". Me explico: parece ser que les hubiera gustado (quizá al propio Aaron o a sus colaboradores como la marca taiwanesa de ropa Remix, no lo sé) personalizar también la tapa trasera, estilo a las muy habituales colaboraciones de antaño (sobre todo en Japón) que tenían la placa de metal serigrafiada. Pero como eso son "palabras mayores", ¿que han hecho? Pues algo alucinante (por lo "cutre" que queda): firmar con un bolígrafo de tinta permanente la trasera del reloj.

A mi me da la sensación de que podían esmerarse un poco más, o, de firmar algo, pues el embalaje (o adjuntar en el paquete de venta una postal o una ficha con la firma y algún motivo ornamental, que al fin y al cabo imprimir algo así hoy en día está "tirado de precio"). Parece que han tomado el camino más fácil, y ha dado como resultado una edición especial que, en mi opinión, no está a la altura de lo que se puede esperar de G-Shock. Vale que estamos intentando ahorrar en costes, vale también que firmar con rotulador permanente cualquier tipo de elemento, en el mundo de la música y la moda sobre todo, es muy habitual, pero llegar al extremo de vender un reloj con una firma hecha con un rotulador creo que roza lo esperpéntico y que el comprador no se merece eso. Entre otras cosas, porque por muy indeleble que sea la tinta, en unos cuantos meses de uso quien se lo ponga se puede llevar una sorpresa.





| Redacción: Zona Casio

5 comentarios:

  1. Hay que tomar en cuenta también que estos relojes no están pensados para ser usados. Están diseñados para guardarlos en su cajita, observados de vez en cuando y después si la suerte o el sino hace que el artista de marras se convierta en alguien hiperfamoso o aumenta su plusvalía, venderlo al mejor postor obteniendo una substanciosa ganancia. Es por ello que no me convencen las ediciones especiales del todo, al final es pura avaricia.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con Elmer Homero. Pura avaricia por parte de la mayoría de compradores, de Casio por venderlos, y de los colaboradores también.

    ResponderEliminar
  3. Más cutre complicado...qué les costaba hacer un simple grabado en la tapa...

    ResponderEliminar
  4. Cutre y además queda fatal. Como dice Mr. Grumpy, no creo que Casio no pueda permitirse personalizar una simple tapa.

    ResponderEliminar
  5. Por decir algo, una firma autógrafa llega a costar mucho más que un simple estampado

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevos e interesantes analógicos: Casio MTP-SW310

Entre las novedades que Casio nos trae para este mes, merecen una mención especial unos modelos analógicos muy interesantes. Perteneciente...