G-Shock MRG-100TB, el reloj que podías comprártelo y olvidarte de todo lo demás


Dentro de los G-Shock hay pocos modelos a los que les puedas poner tranquilamente y sin problemas una correa estándar que encuentres en cualquier tienda "de por ahí" sin que su imagen cambie drásticamente (para peor, en casi todos los casos). Cierto que últimamente están apareciendo muchas variantes con correas textiles, tipo NATO o con refuerzos en Cordura, que posibilitan en gran medida el que, cuando se deteriore la correa, puedas reemplazársela sin tener que buscar debajo de las piedras un modelo que le quede medianamente "resultón". El problema es que todos esos modelos de G-Shock siguen teniendo una caja de resina, lo cual les hacen estar bastante por detrás de este que te traemos hoy aquí.

Durante el año de 1996 Casio lanzó una versión de sus MR-G de caja maciza, semiarmis (tan famosos hoy en Edifice) y una correa que estaba anclada al primer eslabón (y único) de dicho brazalete: era el MRG-100TB (MRG-100TB-1). Esto hacía un conjunto no sólo resistente, ya que la unión con la caja se confiaba al trabajo del semiarmis metálico, sino enormemente polivalente.



Del MRG-100TB había una variante también en versión analógica, con las mismas virtudes que su hermano digital: el MRG-120TL. De esos modelos no había muchos en el mercado, y Casio no volvió a explorar esa solución de forma similar en muchas más variantes de MR-G. Eso sí, un año después verían la luz los DW-003R (Nexax), con la posibilidad de incorporarles también correa, pero en éste caso eran de tela, y el reloj era totalmente de plástico.



| Redacción: Zona Casio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada

La última campaña de G-Shock tiene como objetivo a los ejecutivos

Conquistado el mercado juvenil del rap, bmx o surf, con modelos como los GA-100 , GA-110 o los GA-800 ; conquistado el mercado profesional...