2011-11-24

Cómo realizar el mantenimiento básico de tu Casio


Existen muchas dudas -y mucho vacío en general- sobre el mantenimiento de un reloj, y solemos olvidar que, cuanto más mimemos a nuestros relojes, más años nos durarán dándonos un servicio fiable y práctico. Afortunadamente, la llegada de los relojes de cuarzo ha hecho que el mantenimiento sea cada vez más sencillo, y que cualquiera, con un poco de conocimientos y paciencia, pueda hacerlo en su propia casa sin necesidad de recurrir a relojeros expertos, como se hacía antes.

Lo que no hay que olvidar es la máxima de que el mejor mantenimiento que puedes hacer es tener tu reloj limpio cada día, y periódicamente bien cuidado. De esta forma te evitarás males mayores y tener que gastar más dinero, y tiempo, en una limpieza mayor. Porque cuanto mayor sea la suciedad acumulada, más complicada, obviamente, será su limpieza.



A continuación vamos a resumirte unos pequeños consejos en forma de guía de mantenimiento. Obviamente, es una guía genérica, pero como material de consulta verás que es muy útil.

Podemos diferenciar tres aspectos importantes en un reloj, desde el punto de vista del mantenimiento: material de la correa, material de la caja, y tipo de movimiento. No es lo mismo una correa de cuero que una de resina o una pulsera de metal, como tampoco es lo mismo una caja de resina o una de plata o de acero, y, finalmente, también es muy diferente a la hora del mantenimiento un reloj digital (cuyo mantenimiento es prácticamente cambiarle la pila o acumulador cada ciertos años) que uno analógico, donde posee ciertas partes en movimiento (en algunos incluso con varias esferas con agujas) con sus respectivos engranajes.

Por lo tanto, ten en cuenta esto a la hora de cuidarlo, y tendrás un reloj siempre a punto.

A diario:
- Limpiar y secar la correa o pulsera con un paño suave tras su uso.
- Limpiar botonera o la zona de la corona con un paño suave. Esto evitará que a la larga se acumule suciedad.

Periódico:
- Cada semana (o cuando presente suciedad): limpiar el cristal con un paño suave y un agente limpiador (toallitas para las gafas sin alcohol y con detergente neutro, por ejemplo). Nunca limpiarlo directamente puesto que las motas de polvo minúsculas lo acabarán rayando.
- Cada seis u ocho meses: cambio de correa (tanto si es de cuero o de tela), si la usas a diario.
- Cada diez o doce meses: limpieza de la pulsera (dependiendo de su uso, puede que cada menos tiempo), con agua jabonosa, secarla luego a conciencia (no dejar secar al sol porque se puede oxidar). Antes de hacerlo hay que desarmarla de la caja, y luego engrasarla si procede una vez seca en los puntos de flexión (con muy poco aceite ya que podemos tener reacciones alérgicas). Podemos usar como aceite uno de muy baja densidad, para que penetre por las juntas (aceite de engrase de armas, por ejemplo). Nunca usar aceites caseros como el de oliva o vegetales, puesto que nos oxidaría las piezas y se formaría una pasta pegajosa. Tampoco usar 3en1 (el corriente), aunque existen 3en1 con silicona que podríamos utilizar, ni utilizar aceites en spray (podemos acabar engrasando todo el reloj!). Un truco es verter el aceite usando el goteo de una aguja o un alfiler.
- Cada 6 meses o 1 año: limpieza con agua jabonosa de correas de resina (extraerlas antes de la caja). Secarlas muy bien después (nunca dejar secar al aire porque se podrían acartonar).
- Cada 3 años: revisión de estanqueidad, engrase de junta y cambio de la misma si procede.
- Cambiar la pila (o acumulador) nada más se agote. El dejarla dentro del reloj producirá degradación de la misma y dañará los componentes del reloj.


Limpieza de pulseras de metal:
Sumergiremos la pulsera en agua jabonosa y frotaremos con un cepillo de cerdas muy suave (podemos usar un cepillo de dientes para niños). Luego la secaremos con un paño. Lo mejor sería desarmar completamente la pulsera, pero esto es contraproducente en casi todas las pulseras metálicas (excepto en algunas de los modelos G-Shock, que poseen separadores de fácil desarme). Si la pulsera está tan dañada que nos obliga a desarmarla, aprovecharemos para engrasar sus pasadores. Este proceso debemos hacerlo con mucho cuidado, engrasando mínimamente el pasador y frotando, de modo que no desprenda aceite, ya que de lo contrario podría dañarnos la piel.

Si la pulsera es de acero inoxidable de buena calidad, podemos usar también amoniaco.

Limpieza de cajas:
Si es de oro o plata, utilizar una bayeta para metales. Si es de acero inoxidable, utilizar amoniaco. En cualquier caso, es conveniente desarmar antes el reloj (sobre todo si hay mucha suciedad acumulada). Si el reloj lleva corona, desarmar también esta (la corona es más sensible a la suciedad que los botones, ya que la suciedad se amontona en su parte interna).

Si la caja es de resina, usar detergente neutro y cepillo. Podemos usar un reparador específico que le de un aspecto más rejuvenecedor, pero esto no es siempre aconsejable por el contraste que podría tener con la correa. Además, puede producirnos reacciones alérgicas. En general, tened cuidado con los productos químicos a utilizar, ¡recordad que el reloj lo vais a usar a diario sobre vuestra piel!

Limpieza de correas de cuero:
Las correas de cuero son muy delicadas de mantener. Se requiere limpiador especial para pieles y frotar suavemente con él impregnado sobre el cuero y un paño. También hay que hidratarlas cada cierto tiempo con cremas específicas (también se puede utilizar, como último recurso, crema hidratante tipo Nivea -la del bote azul-, aunque en este caso depende del tipo de piel, si no es de vacuno probar antes en una zona que no se vea de la correa para verificar que no resulte dañada), de forma que no se acartonen.

Limpieza de correas de resina:
Es muy importante mantenerlas en un estado siempre limpio y que no resequen. Si se acartonan, deberemos inmediatamente desarmarlas y sumergirlas en aceite de silicona para que recuperen elasticidad al menos durante dos semanas. A continuación las sacamos y las volvemos a limpiar a conciencia. Dado que estos compuestos pueden resultar alérgicos para algunas pieles sensibles, deberemos tener antes la precaución de que no nos causarán reacciones en la piel.


Limpieza interna:
Para la limpieza de componentes internos del reloj, siempre que nos veamos en la necesidad de usarlos por algún motivo en sus circuitos, podemos usar alcohol isopropilico (o isopropanol). Se vende en droguerías, o en farmacias (en este caso también se puede pedir como 2-propanol). Nunca utilizar tricloro o tolueno, ya que estos, además de tóxicos, son cancerígenos. En todo caso, prestar atención a que ninguno de estas sustancias toquen partes de goma o de caucho, ni la caja del reloj, puesto que podrían decolorarlas y dañarlas sin remedio.

Para la limpieza interna de relojes analógicos, primero necesitamos desarmar ciertas partes (agujas) con herramientas especiales. No es conveniente engrasar directamente sobre los engranajes, y, sobre todo, ¡no pasarse con el aceite! (esto último es más grave en relojes mecánicos, no obstante).

En los relojes digitales tenemos que tener en cuenta que los filtros polarizados usados en el LCD pueden tener una vida en torno a los 10 o 20 años. Dependiendo del trato del reloj (si se han quemado los LCD o se ha expuesto intensamente a la luz del sol) la vida de los LCD puede acortarse. En este caso se requerirá la sustitución del filtro polarizador del display.

Limpieza de cristales rayados de plexiglass:
Utilizar pasta de dientes y frotar con un cepillo fino. Cuidado de que no toque la caja o el armis. La pasta de dientes a de ser "en pasta", no sirve pasta líquida y, sobre todo, no usar pasta con micropartículas si no estamos seguros de sus resultados. Lo mismo puede aplicarse a cristales minerales.


Resumen:
Os facilitamos una pequeña lista de los útiles que habitualmente se utilizan, así como una pequeña llamada de atención sobre los errores más comunes.
- Aceites: para la unión de eslabones de la cadena (zona exterior o engrasar por donde haya orificios, si los hubiere, del eslabón para tal fin), uniones de pasadores con la caja (¡engrasar solo el pasador!) y engranajes en relojes analógicos mecánicos. Nunca utilizar aceites vegetales o tipo 3en1. Usar aceites de muy baja viscosidad y en zonas muy específicas, ¡si nos pasamos podemos dañar seriamente el reloj, la correa y sus partes! Antes de aplicar el aceite, desarmar y limpiar según convenga.
- Aceite de silicona: para el mantenimiento de correas de resina. Se puede comprar en tiendas de deportes, en algunas armerías o en tiendas de modelismo. Se debe adquirir con una viscosidad (dureza o densidad) de 100 a 500, nunca más o tendríamos que hervirlo (lo cual es un engorro).
- Grasa de silicona: para el sello de las juntas de estanqueidad. Se puede comprar en armerías, tiendas de deportes -especialmente tiendas dedicadas al buceo-, en algunas tiendas de modelismo y en algunas ferreterías. Intentar usar grasa de silicona de calidad, existen algunos productos que poseen un porcentaje de mezcla de silicona, que no siempre son recomendables. Verificar que sea una grasa apta para conservar la estanqueidad (se utiliza para eso en equipos de buceo y en fotografía submarina).
- Alcohol isopropilico: para circuitería. En droguerías, farmacias, y en algunas parafarmacias.

Trucos:
- Tratar cada parte del reloj como un todo. No utilizar el mismo producto para diferentes componentes (cristal, tornillería...) sin estar seguro de ello.
- Siempre que tengamos dudas, usar el procedimiento menos dañino.
- Tener precaución de no engrasar la tornillería de la caja, ¡pueden quedarnos los tornillos ajustados sin el par de apriete adecuado! Si, no obstante, los tornillos están muy sucios, limpiarlos primero, tratarlos con aceite y luego volver a limpiarlos.
- Como norma general, el aceite nunca debe rezumar, es mejor echar poco que pasarse por exceso, puesto que eliminar el aceite en ciertas partes del reloj puede llegar a ser muy complejo.
- Los elementos internos de los engranajes en relojes analógicos y mecánicos (un reloj digital no tiene este problema) tienen que engrasarse de forma muy cuidada, únicamente la pieza en cuestión. Los aceites a usar en estas partes son aceites muy exclusivos (¡y algunos muy caros!) de muy larga duración, no usar nunca aceites convencionales para este tipo de mecanismo interno. Además, en este caso siempre hay que tratar de limpiar primero para eliminar el aceite viejo, ya que si se mezclan, las características del nuevo quedarán anuladas. Un aceite de engranajes para este tipo de relojes puede durar de 10 a 20 años sin perder cualidades (no cristalizar ni endurecerse o hacerse "gomoso"), siempre y cuando el fabricante haya seleccionado el mejor aceite para este caso, lógicamente. Un consejo es que esta parte se la dejéis a un relojero, si no tenéis la formación y herramientas adecuadas, ¡os saldrá mucho más barato!

Atención:
Estos consejos son genéricos y deben entenderse solo como orientación, si tiene dudas sobre su caso particular, consulte con un profesional. Zona Casio no se hace responsable de lo que le pueda ocurrir a tu reloj, así que presta primero atención en lo que haces y, en último caso, prueba antes con otro reloj que no uses.

| Redacción: Zona Casio

2 comentarios:

  1. Unos consejos geniales! si todos cuidaramos así los relojes los dejarían de fabricar ehehe!

    ResponderEliminar
  2. tengo una pregunta, abri mi reloj digital calculadora para limpiarlo y hacerle mantenimiento, pero ahora la luz azul nocturna no enciende podria indicarme la forma correcta de armarlo gracias, saludos

    ResponderEliminar

Última entrada

Adelanto: nuevos Casio EQS-800. Edifice vuelve a darle protagonismo a la fibra de carbono

Todos los aficionados al mundo del motor sabéis muy bien que la fibra de carbono es uno de los materiales principales en los chasis y demás...