6/4/21

Prueba del Casio AE-1500: la mimetización con el entorno



Cuando uno mira por primera vez el AE-1500 de Casio, enseguida vienen a su mente relojes de aventura de toda índole: Pro Trek como los PRW-30 o PRG-30, los modelos más característicos de marcas como Suunto... Pareciera que estamos ante eso, ante una persona que lleva un reloj multifunción con una considerable cantidad de sensores.

En otros aspectos, tiene un aire muy familiar a los smartwaches. En efecto, parece un reloj inteligente de última generación, con pantalla táctil, tecnologías inalámbricas y recargable.




Pero unos y otros se equivocarán tajantemente: ni estamos ante un rebuscado Suunto, ni ante un elitista Samsung con Wear OS, ni ante un - porque en cierta forma también tiene un aire - "baratejo y ridículo" Calypso digital. Nada de eso. Éste Casio AE-1500 es un reloj hecho con puros y duros segmentos, un display LCD "de tecnología antigua", y con unas especificaciones muy propias de la marca nipona, es decir, muy completo, pero centradas todas ellas en características y funcionalidades de relojería, nada de conexiones raras ni elementos extraños y rebuscados. Es un reloj en cierta manera polifacético, mimético. Con él puedes pasar por ser un aventurero con ropa de gran visibilidad y botas de trekking, o zapatillas de bicicleta, y quien se cruce contigo pensará que llevas uno de esos modelos tan reconocibles para salir de rutas al aire libre o/y a hacer deporte.

En otra ocasión, puedes mezclarte entre los "frikis" del barrio, los geeks, esos que van a la última, que visten pantalones dos tallas más grandes y que están todo el día con el dedo pegado a la pantalla de su smartphone, y a la pantalla de su smartwatch para leer o limpiar las notificaciones que en ellas les aparecen, o para navegar por la lista de canciones. Esos que escuchan los últimos "mixes" con auriculares inalámbricos de diadema en la nuca. Y al verte pensarán que ese AE-1500 tuyo es otro modelo similar, con enorme display para ver bien todo el batiburrillo de boberías que les bombardean por minuto.



Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Casio parece haber pensado en el AE-1500 como un regalo, como un "salvoconducto digital", sí, eso es. A vista de todo lo que ha ido surgiendo, de los GBD-H1000, de los WSD-F30, de los ejércitos de "marcas blancas" con enormes displays "chromas transflectivos", parecen haber dicho en Casio: "¿Por qué no hacemos algo así, pero para quien prefiera y le agrade más los digitales más puros y elementales? Así pueden mimetizarse en este ambiente 'ultramoderno' llevando un puro reloj digital". En efecto, mimetizarnos con el entorno, con esas tantas tecnologías que inundan el mercado y esas modas de relojes que necesariamente tienen que ser grandes. Pero ojo, sin ninguno de sus inconvenientes: sin líos ni rollos para configurarlo, sin quebraderos de cabeza para manejarlo, y sobre todo, sin miedo a quedarnos sin batería "en mitad del partido", ni mucho menos.

Y por eso, para rematarlo, Casio va y le coloca ahí, en ese módulo tan parco en consumo y tan eficiente energéticamente, una enorme pila CR2032. ¡Toma ya! Y nos viene a decir: "ahí tenéis, un Collection genuino, como los de siempre, y una pila para alimentarlo durante años". Y entonces, nos sentimos liberados, las reglas del juego cambian. Podemos presumir de reloj, sí, tiene de todo, de todo lo que necesitas, y prescinde del resto de cosas superfluas que solo te agobian y no sirven para nada. Para absolutamente nada.



Collection al rescate
Podríamos considerar al AE-1500 como la respuesta de Casio a los relojes "a la moda", esos enormes smartwatches que están por todas partes, y que nos inundan con sus fuegos fatuos y sus autoproclamadas ventajas. Del AE-1500 no veréis campañas publicitarias, ni tandas de vídeos con bonita música de fondo y a un señor (o señora) contento y feliz como si por tener un reloj todos sus problemas se le hubieran solucionado de golpe y viera sus sueños cumplidos. Ni mucho menos. El AE-1500 es un reloj auténtico y sincero. No lo ha diseñado un ingeniero en Casio para que se convierta en el reloj de moda de los famosos, o para que el embajador de turno se lo ponga, no. Casio sabe - y es bien consciente - que con este tipo de relojes los "embajadores" son sus usuarios, los clientes, los que se lo ponen y van dando a conocer el reloj y sus muchas virtudes "de boca en boca", son sus únicos divulgadores.

Unos lo comprarán porque mira, "es un simulacro de smartwatch por 30 euros", por eso quizá la versión invertida triunfa tanto (es la que más pronto se suele agotar, nos decían desde fuentes bien informadas). Otros, porque por fin pueden ver bien la hora en un digital, merced a su enorme display. Y otros porque para desembolsar los 300 o 400 euros que cuestan los relojes deportivos de marcas de renombre (¡o más!), o de la propia Pro Trek, y acabar usándolo solo para ver la hora, inteligentemente adquieren el AE-1500 mucho más barato, y pueden disfrutar mucho más con él sin perder la apabullante estética de relojes más elitistas.



Del ladrillo y del cemento
Muchas veces oímos hablar, o leemos sesudas reviews, mencionando que determinado modelo de reloj es muy "táctico", "contundente", "carismático". Pero, ¿qué es "táctico", "contundente" y "carismático"? Si por "táctico" entendemos a un reloj útil y servicial, para "misiones" (sean éstas cuales sean, entre ellas las de combate, claro), solo con ver la legibilidad del display en el AE-1500 nos daremos entonces cuenta de que, en efecto, en ese sentido es un reloj "táctico" de alucinar.

Si, por otro lado, como "contundente" entendemos a un reloj bestial, y con una presencia imponente... Pues baste recordar entonces las dimensiones del AE-1500, y en ese sentido pues también: imponente es un rato.

Y, finalmente, si por carismático entendemos a un modelo con personalidad, con singularidad, el AE-1500 está lleno de esas virtudes, incluyendo su diseño con exterior plagado de detalles, y con zonas de refuerzo en su bisel que le dotan de una enorme fuerza visual y temperamento.

Sin embargo, lo que yo más destacaría en él es que es un reloj digital para estos tiempos en los que nos ha tocado vivir. Es la respuesta, de la tecnología de digitales más auténtica y legendaria, que nos llega volviendo a reclamar su lugar hegemónico y el valor de su presencia ante tantos sucedáneos de "gadget" variopintos con que nos encontramos hoy, muchos de ellos que entorpecen en lugar de ayudar. Es el digital para patearnos calles, entre los bloques de ladrillo y cemento de los altos edificios, y ser libres durante horas sin miedo a quedarnos sin batería, sin conexión, sin red y sin actualizaciones. Un reloj en el que vemos la parte de Casio que más nos gusta, competitiva, actual, con un diseño espectacular pero funcional, robusta y práctica. No es tener lo último de lo último lo que buscamos en Casio, sino tener lo más atractivo y espectacular del momento sin dejar a nuestros bolsillos solo con las telas de araña. Y el AE-1500 nos ofrece eso.



Un digital a la vieja usanza
El AE-1500 no es más, en realidad y en esencia, que un F-201 con unos dígitos agrandados y diferente distribución de sus elementos. Incluso el diseño de los dígitos, con un segmento más en la parte superior para el 7, es un calco de los que llevan los F-201WA. Casio lo único que ha hecho ha sido ponerle una pila mayor para conseguir que siga ofreciendo una autonomía de diez años, a pesar del asombroso contraste de sus dígitos y de la potencia de su alarma (hay que reconocer el gran trabajo que ha hecho Casio logrando que, a pesar de una caja tan grande, la alarma siga teniendo un sonido tan potente).

Esto hace que, por fin, se una el que muchos consideramos uno de los mejores módulos de Casio de todos los tiempos (el que monta el F-201WA), con lo que precisamente le achacábamos muchas veces que carecía: una resistencia al agua mayor (el AE-1500 es resistente 100 metros), un cristal protegido (el bisel del AE-1500 tiene zonas de protección), y unos pulsadores más sólidos y robustos (y en el AE-1500 lo han bordado, llegando incluso a ponérselos de metal, por si fuera poco).

Así, han logrado ofrecer lo que al F-201WA le faltaba, paliando sus defectos y haciendo énfasis en sus virtudes, como el espectacular display y su completa información.



Una de cal y otra de arena
Hay muchas cosas en el AE-1500 que nos encantan, pero otras no tanto, y sabéis que aquí en Zona Casio no tenemos pelos en la lengua a la hora de deciros abiertamente unas y otras, y lo que pensamos sin tapujos.

Nos encanta su pila de larga duración. Que puedas llevar un digital convencional con una enorme pila CR2032 que puedes comprar en cualquier lado (grandes almacenes incluidos, y hasta algunos supermercados), reconozcámoslo: es una pasada. También es una pasada el enorme display. Por fin vemos una pantalla de un digital básico muy bien aprovechada, y que agradecerán no solo las personas que ya no tengan una vista "de quinceañero", sino aquellas que quieran disfrutar más de un invertido.

También nos entusiasma su funcionalidad. El AE-1500 no es solo una bonita estética muy mimética con el entorno de relojes con los que nos cruzamos a diario sino que, además, es un reloj sobremanera práctico. Sus cinco alarmas se pueden configurar por fecha, añade además despertador y, en su temporizador, encontramos la siempre útil función de retorno automático.

A todo eso hay que añadir su construcción: soberbios pulsadores de metal, magníficos, gruesos, sobredimensionados y con un tacto maravilloso, y un diseño de caja - ya lo veis - sumamente impactante.



Pero, con un par de cosillas, "sólo un par", Casio podría haberlo mejorado muchísimo más. Una de ellas es su display: el enorme LCD está pidiendo a gritos tecnología dot-matrix, es una pena que en Casio no le hayan puesto un display multipunto, en lugar de solo segmentos. Y la otra, es que su temporizador no se puede ajustar a los segundos. ¿Qué mas les daba en Casio ponerle un temporizador personalizable también en segundos? Tal como está, solo podemos ajustar una cuenta atrás de minutos, o de horas.

En el primer caso, el display, tiene una fácil explicación. Casio suele ser muy, muy reticente a usar displays dot-matrix, le cuesta hacerlo hasta en sus G-Shock. Obviamente el tiempo de depuración, tests y, luego, modelización y puesta en proceso de producción es mayor con una zona de matrices, simplemente porque es más complejo. Y en esta línea de Collection tratan de ir a lo seguro y de ser lo más espartanos posibles. A eso hay que añadir que la Casio de estos tiempos ya no es la de antes, y no quieren arriesgarse tampoco. Un display de segmentos es más fiable, y con él puedes ofrecer una solidez enorme. De acuerdo pues; ningún problema con eso, entonces.



Sin embargo tiene menos excusa el que su temporizador solo pueda correr hacia atrás en un minuto, sin bajar a los segundos. Es decir, no puedes ajustar un temporizador en treinta segundos, por ejemplo. Probablemente la explicación aquí sea otra bien diferente, y Casio nos pueda decir: "y da gracias que tiene temporizador". Así es. En Casio nunca han sido demasiado prolijos en temporizadores, salvo contadas excepciones (W-737, AE-2000...), sus modelos de Collection no llegan a tener temporizadores demasiado "refinados", por decirlo de alguna forma. De hecho, ¡ni siquiera se preocupan mucho de ellos en bastantes modelos de G-Shock!

Pero salvo eso, en Casio se lo han currado con este AE-1500, hay que reconocérselo. La zona animada la han tomado de sus modelos más famosos de Out Door, los Pro Trek, como los PRW-3000. La división en tres partes de su display, permite rápidamente consultar los datos que quieras: fecha, hora, segundos o conteo que hayas activado... E incluso se han trabajado un fondo de LCD con motivos lineales, que también podrían haber prescindido de él y nadie les habría dicho nada. Sin embargo, lo han hecho, lo cual deja bien claro que, en lo que han podido y que no supusiera un aumento excesivo del coste del reloj, lo han hecho.



El protagonismo de los segundos
Me confieso un defensor y fan de la presencia de una zona para los segundos en los relojes digitales. No siempre fue así. Durante los setenta, y buena parte de los ochenta, los segundos fueron los grandes olvidados. Su presencia era sustituida en ocasiones por dos puntos animados, los que separan la zona de los dígitos de las horas, de la de los minutos.

Sin llegar a ser tan privilegiada su presencia como ocurría en otros relojes de Casio (en el LDF-10, sin ir más lejos), en donde los segundos contaban con unas dimensiones más grande y estaban en la parte central del display (convirtiéndose así en su punto focal), en el AE-1500 Casio los ha tenido muy en cuenta, reservándoles una zona para ellos solos.

Con esto se consiguen dos cosas. Por una, se facilita aún más la lecura de la hora, pudiendo ocupar ésta más espacio. Y también, a la vez, resulta más cómodo consultar los segundos, comprobar mediante ellos el funcionamiento del reloj, y poder diferenciarlos mejor, al estar fuera de la franja central y en su propio lugar.

En el AE-1500 tenemos a los segundos cobrando un protagonismo especial, y dándole a este digital un toque distintivo y funcional.



Reloj grande ande o no ande
En realidad el AE-1500 no es tan grande. Cierto que posee unas dimensiones más notables que la mayoría de relojes, pero queremos decir que no es "escandalosamente grande". Es incluso más pequeño que otros relojes de caja grande de Casio, hasta en la misma serie AE, como el AE-3000. Tanto es así que es muy similar en tamaño al DW-291, y en vivo se hace más evidente esa similitud pero, además, como su caja es redonda (y no cuadrada ni rectangular) y sus pulsadores no están tan al aire como el mencionado HD, molesta menos, por paradójico que parezca, en la muñeca. Es decir, que aunque roces con él al doblar la mano en pronación, no te molestará en varias zonas ni golpeará en una superficie tan amplia como otros relojes.

Viene a ser, por tanto, un diseño out-door, a lo Pro Trek, muy futurista y llamativo, pero equilibrado. No diremos que es tan cómodo como un W-217, por ejemplo, claro, pero sí es un equilibrio bastante "soportable" entre un display enorme, muy legible - magníficamente legible, diríamos -, que por obligación tiene que tener, sí o sí, una caja grande, con una comodidad y usabilidad llevadera.

A todo ello colaboran, sin duda, dos cosas. Una, que es relativamente delgado - a pesar de las protuberancias protectoras de su bisel - y, la otra, que es relativamente "refinado" y "amigable" en su diseño. Esto es debido a que los extremos laterales que inciden sobre nuestra piel no son amplios, no es "todo el lateral" del reloj sino que, debido a las protecciones, sólo llegan a "golpearnos" dos contornos del reborde protector. En la zona de las asas, además, el bonito y llamativo "cilindro" que simula la tornillería favorece el que, sobre él, prendas y puños deslicen, evitando que la ropa se quede "trabada", como ocurre en ciertos G-Shock.

Por todo ello, es un reloj relativamente grande, pero no tanto. Relativamente incómodo, pero tampoco tanto como otros y, por supuesto, mucho menos de lo que su caja podría incordiar.



La zona gráfica, una ayuda
Los digitales no poseen indicador de segundero, como sí tienen los analógicos. En un analógico, a la vez que ves la hora, puedes comprobar en el mismo vistazo que el reloj continúa en funcionamiento (algo sobremanera importante en un reloj mecánico, por cierto). En un digital no, así que debes suplir esa carencia con algo.

En la mayoría de ocasiones, será un contador de segundos el que te muestre el reloj en funcionamiento en un rango de tiempo digamos "asumible" (un incremento por segundo), sin tener que esperar todo un minuto a que el bloque de los dígitos de los minutos se incremente, confirmándote así que, en efecto, el reloj continúa en marcha perfectamente.

Claro que eso en un digital tampoco es tan vital, puesto que si dejara de funcionar, el reloj se apagaría. Lo verías al momento, pues. Pero por alguna cuestión psicológica, nos sentimos más tranquilos confirmando que "funciona", quizá en algunas personas es una reminiscencia de los débiles y sensibles relojes mecánicos de antaño.



Como en el AE-1500 el segundero va a parte, en un espacio propio, Casio le ha colocado muy acertadamente un contador gráfico animado. De hecho esta animación es tan importante que se le ha dedicado un espacio (en el arco del círculo lateral derecho) para ella sola, propiciando con ello el desplazamiento del resto del reloj - o mejor dicho, de los elementos del mismo - ligeramente hacia la izquierda. Es un display, por tanto, ligeramente descentrado. Pero tiene su razón de ser, para que la vista alcance la información útil (funcionamiento, animación y datos horarios) en seguida.

El extremo del medio arco se anima cada segundo, y al estar situado en el mismo plano central de la hora (es importante tener en cuenta esto), y con notorio grosor, podemos constatar, a la vez que vemos la hora, que el reloj continúa activo y funcionando, sin necesidad de fijar la vista o desplazarla al campo de los segundos. Es, pues, un segundero en analógico (aunque no retrógrado, no va "hacia atrás" también, sino que se reinicia). La mayoría de las veces la animación nos ofrecerá esa información por sí misma, incluso en aquellas condiciones en las que, si llevamos el reloj en la muñeca izquierda, lo tengamos parcialmente cubierto por el puño de la ropa.



Y ahora, ¿quién va a llevar este reloj?
El destinatario del AE-1500 es, por su mimetismo del que hablábamos al principio del reportaje, un público variopinto. Unos porque querrán lucir un reloj moderno, pero de la probada tecnología de robusto LCD convencional, funcional. Otros, porque aprecian la auténticamente brutal y magnífica visibilidad de este reloj, y otros por la comodidad de sus pulsadores, y por su diseño exterior, una mezcla de G-Shock "con tornillería" injertado sobre un Pro Trek, directamente del laboratorio de Casio Collection. Y otros simplemente porque busquen un reloj con un completo módulo, grande y resistente a la par, y de generosa autonomía.

Estamos, por tanto, ante un reloj "todo-terreno" para todos los gustos el cual, además, sienta bien con diversos atuendos (máxime si tenemos en cuenta que los relojes grandes llevan ya unas temporadas de plena actualidad). Quizá lo más difícil para algunos sea acostumbrarse a él. A no ser que uses habitualmente un DW-291, un CPA-100, un AE-3000 o un GX-56 o GD-350 de G-Shock, de inicio te verás incluso hasta ridículo. Eso sí, tras el primer "galanteo", como lo tengas un poco de tiempo en tu muñeca y emerja el "feeling" entre vosotros, te costará luego desprenderte de él y de la facilidad y comodidad de lectura que ofrecen sus enormes dígitos. Por lo tanto, si dejes que tu muñeca se acostumbre a su compañía ya no te lo podrás quitar y, si lo haces, sin duda lo echarás de menos.







































| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com




| AE1500 | | Digitales | | Pruebas | | Reviews |

17 comentarios:

  1. Zona casio ha sido un análisis tan bueno que poco nos queda a los demás que comentar ya, felicidades :). Quizá sea el momento de dejar de llorar por las viejas glorias que se fueron y disfrutar más de estos últimos lanzamientos tan interesantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso pensaba yo cuando la estaba escribiendo, que este tipo de modelos no tiene mucho que envidiar a algunos relojes del pasado (exceptuando Marlin y similares, claro).

      Muchas gracias Stainless

      Eliminar
  2. Muy buena review e increíble el reloj. Me gusta mucho.
    Coincido con el punto de vista de Stainless. Casio falla bastante últimamente, pero de tanto en tanto nos sorprende con cosas como el AE1500, para bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guti. Viniendo de ti y conociendo las "enciclopedias" de reviews que te marcas con los relojes que analizas, es todo un halago.

      Eliminar
  3. Hace unos días me llegó el invertido,me gusta mucho y después de leer ésta magnífica reseña que nos ha regalado me gusta aún más.
    GRACIAS.

    ResponderEliminar
  4. Qué análisis más exhaustivo. Es cierto que con dígitos de este tamaño, es mas llevadero si te decides por el invertido. Cuanto más lo veo más me gusta, aunque soy consciente de que debo echar el freno ya a la compra de relojes jejeje

    ResponderEliminar
  5. Me he tenido que sentar a leer tranquilamente el post, me ha gustado mucho, es muy acertado y con ese toque personal tuyo. El reloj, ya lo dije en la galería y ya lo has escrito tú, es un acierto por parte de Casio, algo fuera de lo común, como el dw291.

    ResponderEliminar
  6. Ya nos resignamos a prender que un reloj nuevo tenga hora en todos los modos, no?

    ResponderEliminar
  7. Excelente artículo ZC, define al reloj a la perfección. Ciertamente este modelo sorprende grandemente, definitivamente es compra obligada a los que nos gustan los collection. Muchas gracias y saludos a todos.

    ResponderEliminar
  8. Lo que más me gusta de este reloj es que por un lado tiene el bezel saliendo del cristal de resina, y por otro, que por fin casio no pone esos plásticos molestos en medio de la pantalla que solo incomodan a la hora de mirar los números del reloj, y por fin puso un display limpio como por ejemplo con el w-736h

    ResponderEliminar
  9. Such a great watch for 30 Euro!!! Can you believe it? It will be a great success and Zona Casio is part of that!

    ResponderEliminar
  10. Hay una cosa que no entiendo, y es la construccion. Me gustaria saber si la caja es una sola pieza o son dos, una sobre otra. Lo digo porque en la ultima foto, veo unos huecos bastante grandes sobre la zona que protege los botones y en las asas de la correa se aprecia como si hubiese dos piezas que no han pegado bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta. No, no es tipo "sandwich", es parecida a la que llevan los W-737 o HDC-700. Es decir, no es un bloque, pero tampoco se separa.

      Eliminar
    2. Juan7.4.21

      Da la impresion como de un bisel duro

      Eliminar
  11. Se me hace raro todo el revuelo que ha causado este modelo de casio cuando desde hace años ha existido el Q&Q M124 con básicamente las mismas funciones (incluído marcador de pasos) y una estética muy similar a la del AE1500, con una construcción muy superior en calidad y materiales y una legibilidad a prueba de todo. Y en una combinación de colores para todos los gustos, siendo la más popular verde olivo con botones y leyendas en naranja muy vivo. Desde luego el AE1500 es todo un acierto por parte de casio pero el Q&Q M124 es muy superior en funciones, calidad, materiales y precio

    ResponderEliminar

Donaciones

Si te gusta la página, ayúdanos a su mantenimiento.
¡Muchas gracias!