10/5/20

¿Cómo mejorar tus ventas online?


El comercio electrónico ha tenido una importancia capital durante estos últimos meses. Se puede decir que muchas relojerías y joyerías solo han tenido ventas online, y ha quedado bien claro que el comercio electrónico ha venido para quedarse. Cada vez tiene más presencia la tienda virtual, y de cara al futuro su peso será mucho mayor. La tienda física que no posea su variante online, en especial aquellas referidas a bienes como complementos, estará desperdiciando y perdiendo una gran oportunidad de negocio, y reduciendo su cuenta de beneficios notablemente.

Pero, por supuesto, no todos los negocios son lo mismo. Es muy diferente tener una peluquería a una librería, una boutique de ropa a una relojería. Cada uno de ellos posee sus propias particularidades e idiosincrasia que conviene conocer, para saber explotar y ponerlas a nuestro favor. Por ello, centrándonos en relojerías y joyerías, en Zona Casio vamos a daros una serie de pautas que os puedan ayudar a mejorar vuestra presencia online, vuestro servicio al consumidor, vuestra imagen y, con ello, vuestras ventas, que es al fin y al cabo de lo que se trata.




Información
Un potencial comprador que acceda a nuestra tienda puede buscar algo en concreto, o tal vez, en su caso, no tenga una idea bien definida. Alguien que llega a nuestra página quiere más que ver la foto de un reloj, y al contrario que en una tienda física, donde puede tocar y ver las formas reales del objeto, en una virtual eso no es posible. Por lo tanto, debemos suplir esa carencia con información. La norma básica debe ser siempre información, información, y más información.

El cliente potencial nunca se va a cansar de leer descripciones y características del "objeto de su deseo", aunque ya las haya leído en otros sitios, aunque se las haya aprendido de memoria. De manera que, cuanta más información le ofrezcamos, mejor. Lo ideal sería tener unas fichas-modelo, para ir rellenando con cada artículo nuevo que pongamos a la venta. No está de más ofrecerle, además de la foto del reloj, una foto de ese modelo "en vivo", algo muy valioso para muchas personas, y que puede servir con una foto puesto el reloj en nuestra muñeca. Ya hay algunas tiendas que lo hacen, incluso en redes sociales, y suelen tener a una modelo específicamente para mostrar complementos (que suele ser la empleada más atractiva de la tienda).

Otro plus importante en este sentido es ofrecer en la misma página de características un link hacia los manuales, en el caso de relojes. Puede ser apuntando hacia la página de descargas del fabricante, o alojado en nuestro propio servidor. Algunas tiendas que tienen este servicio han visto incrementadas notablemente sus visitas, porque muchos clientes al hablar de ese reloj añaden el link al manual de la propia tienda, traduciéndose por tanto en valiosa publicidad gratuita.


Catálogo
Este apartado complementa al anterior. Por supuesto, si no tenemos un amplio catálogo nuestras ventas se verán reducidas, pero aún se puede ir más allá: ¿por qué no ofrecemos nuestro propio catálogo en pdf para descargar? Las grandes cadenas de ventas lo hacen. Puede que no sea un elemento de consulta habitual, pero muchos clientes están muy ocupados como para "perder el tiempo" navegando por páginas interminables y sobrecargadas de algunas tiendas, y prefieren descargarse un catálogo y verlo cómodamente off-line. Si ofrecemos este servicio tenemos mucho ganado.

No es necesario que el catálogo que ofrezcamos tenga un diseño rebuscado ni "de revista de moda", podemos usar una plantilla elegante para ir añadiendo y retirando productos nuevos o de temporada, a continuación, cambiamos la portada por otra imagen llamativa de alguno de nuestros proveedores, y ya tendremos un catálogo nuevo para todo un mes.

Sobra decir que el catálogo debería actualizarse cada cierto tiempo (puede ser mensual, aunque hay relojerías que prefieren cambiarlo por temporadas: otoño/invierno, y primavera/verano). Lo que nunca debemos hacer es ofrecer un catálogo obsoleto a nuestros clientes, eso le haría un daño muy lamentable a nuestra imagen, dando la sensación de que somos unos descuidados. Cualquier connotación negativa deberemos evitarla.


Medios de pago
Llega el momento de pagar y, ¿qué hacemos? ¿Recurrimos a las cutres "pasarelas gratuitas" de los bancos? De nada sirve que tengamos la mejor web de tienda, los mejores servicios y diseños, si luego el cliente no puede procesar cómodamente el pago. Podríamos decir que este sistema hecha por tierra más de la mitad de las ventas que podríamos realizar.

Las pasarelas de los bancos, sobre todo en España, son un arma de doble filo. Entre otras cosas, no permiten la venta desde tarjetas bancarias de bancos fuera de España, y si tenemos una tienda online debe ser, precisamente, para conseguir ventas de potenciales y valiosos clientes fuera también de nuestras fronteras, en un mercado global. Por ello, debemos tratar de no ofrecer un único sistema de pago. Podemos dejar ese tipo de pasarelas para clientes nacionales, y ofrecer otra alternativas que no sean esas horrendas y nefastas TPV virtuales que algunos bancos españoles facilitan. Además de ellas, debemos procurar pasarelas internacionales para tarjetas de crédito (Visa y Master Card), y servicios de pago de terceros, como Paypal. Es cierto que hay muchas tiendas reticentes a Paypal, pero si es lo que más usan muchas personas, debemos ceder y admitir la realidad, no queda otra. Y si el tema de las comisiones nos asusta, aunque seamos menos competitivos se las podemos asumir al cliente, previa advertencia de ello. No pocos clientes aceptarán sin rechistar pagar ese extra, con tal de usar la plataforma en la que se sienten más cómodos.


Publicidad y redes sociales
Si tienes la mejor tienda, pero nadie la conoce, es como si tienes el mejor monoplaza de competición y no corres. No sirve de nada. Será un bonito adorno y nada más, una pérdida de inversión de recursos. De manera que una parte vital de tu trabajo debe ser el marketing, darla a conocer sin parar por aquí y por allá, por donde sea. Recuerda que la memoria de los potenciales clientes es frágil, hoy pueden acordarse de tu tienda, pero mañana se les olvida. No están pendientes de tu negocio las 24 horas del día, como sí lo estás tú.

Existen varios frentes que puedes explotar en este sentido, algunas campañas de publicidad requerirán una notoria inversión por tu parte, pero otras puedes conseguirlas por muy poco dinero, pero sí invirtiendo tiempo (que también es dinero, por cierto). No te fíes solamente en agresivas campañas en medios de comunicación, que aunque pueden dar buenos resultados, no lo es todo. Tampoco lo apuestes todo al SEO o a las búsquedas, que siendo importante, solo es una pata de una mesa que tiene muchas.


Sí o sí, deberías tener presencia en redes sociales, pero cuando hablamos de "presencia" no nos estamos refiriendo a que abras tu cuenta y te cruces de brazos pensando: "ala, ahora que vengan clientes", para hacer eso, mejor no hagas nada. Debe seguir una constante actualización, intereactuar con tus seguidores y, aunque no te compren hoy, créeme, cuando necesiten ese artículo buscarán aquel perfil de aquella tienda que les resolvió una duda o los trató tan estupendamente. Recuerda siempre que la buena reputación debes ganártela día a día, ¿por qué? Pues porque hay muchísimos competidores como tú, muchos peces en ese río. Y cada vez habrá más.

Junto a ello, intenta tener presencia en medios especializados. Es cierto que en relojería cada vez hay menos páginas web, foros y revistas, que traten del tema, pero no olvides que quienes más te comprarán estarán en ellos. Puedes encontrar clientes esporádicos en personas que naveguen por la Red en busca de un reloj, pero la clientela fiel que puedes ganarte son los usuarios habituales del producto que vendes. Por eso los concesionarios de coches ponen anuncios en revistas de coches, y banners en foros de coches. ¿Vas a vender garbanzos en una pescadería? ¿Mantelería en una tienda de electrodomésticos? Busca, en suma, tu propia clientela objetivo.


Navegabilidad y diseño
Tienes la página web con la colección de relojes más variada y actualizada, múltiples medios de pago, y una notoria inversión en publicidad. Y ahora bien, ¿por qué no llueven tus clientes? Pues probablemente porque la página de tu tienda es un desastre. No pierdas de vista esta premisa: tu web online es al internauta lo que tu tienda física al cliente en persona. Y nadie se fiará de adquirir un buen reloj en un local lleno de trastos, con las estanterías rotas, los expositores llenos de telas de araña y la caja registradora cubierta de óxido y con la mitad de las teclas por el suelo. Si tu tienda online es un desastre, todo lo que tengas, por atractivo y variado que sea, dará un poco igual.

El problema es que muchos de los diseñadores de tiendas online son webmasters que hoy diseñan la portada de un libro, y mañana la web corporativa de una inmobiliaria. Y para más desastre, la mayoría son eso, diseñadores, no programadores que buscan la solidez y la eficiencia. Son cosas diferentes. A eso se une que muchos de los propietarios de esos negocios tienen poca o nula idea de programación, diseño y usabilidad, de manera que confunden un servicio caro, con un buen servicio. Pagan un diseño de su tienda solo por ser complejo, no por ser eficiente, y ese es un grandísimo error.


Una tienda virtual de esas características no solo será muy compleja y tediosa de actualizar (y no olvides que vas a estar todo el día poniendo y quitando artículos), sino lo que es peor: afectará radicalmente a tu SEO. Todos los diseñadores te van a prometer que vas a tener un buen posicionamiento, pero eso no quiere decir que vaya a ser así. Fíjate en las tiendas que triunfan: casi todas son bastante sencillas, en el fondo, un listado de artículos, y links para navegar de clara lectura y rápida carga.

Tu tienda debería ser así, y funcionar ágilmente, eso es lo importante. No la recargues de javascript, animaciones, menús y submenús interminables, o lo pagarás muy caro. No estaría de más, si quieres una tienda más polivalente, que pidas versiones en baja y en alta de la misma, de forma que el abanico de potenciales visitantes se extienda a aquellos que quieren simplemente "echar un vistazo". Si tienes una variante rápida, harás que quienes te visiten para consultas luego vayan ofreciendo tus links a otros, es el "boca a boca" online, y creéme que funciona.

Por otra parte, actualmente la mayoría de quienes visitan Internet lo hacen desde dispositivos móviles, sería un error garrafal que los ignores diseñando tu tienda únicamente en formato escritorio, porque estarías perdiendo un elevadísimo porcentaje de potenciales ventas. Una versión de tu tienda (que puede lanzarse dinámicamente) debe ser compatible con smartphones, y ser lo suficientemente compacta y navegable como para que el visitante no se pierda entre productos. Debes darle la posibilidad de buscar y navegar donde quiera que se encuentre, incluso desde la página final del producto.


Conclusión
Por supuesto esto no es todo. Deberemos prestarle atención a servicios de valor añadido: garantías, devoluciones, e incluso dar la posibilidad de reservas.

Otro aspecto importantísimo son las ofertas y promociones, y es de tal magnitud, que algunas tiendas centran todas sus ventas en ellas. No venden porque sean más baratos, de hecho algunas podemos comprobar que tienen precios en rebaja como otras competidoras, pero los saben mostrar y destacar mejor. Si puedes tener ofertas y descuentos respecto al precio de venta al público, muéstralo y destácalo bien grande ya en la página de acceso. La mayoría de clientes quiere tener la impresión de que no solo ha encontrado el artículo que le gusta o buscaba, sino que, además, ha hecho una buena compra adquiriéndolo a buen precio.


Y finalmente, cuida mucho tu home. La entrada a tu tienda es la primera imagen que van a recibir de ti, muestra en ella todo tu potencial: todas las marcas que ofreces, las ofertas, y las facilidades de pago, deben estar bien visibles. No dejes la misma portada un día y otro también, ¿no has visto cómo son las tiendas de más éxito? Ellas cambian el diseño de la home cada semana, y es algo que no te debería costar nada: con un buen diseño de tienda, solo cambiando la imagen de fondo darás una impresión novedosa.

En resumen, podríamos decir que una buena tienda online se asienta sobre rapidez de navegación, buena oferta, difusión publicitaria y atención al público. Y a la hora de la verdad, que es el envío del artículo, usa un servicio fiable. Ese será el último e importante paso para asegurarte que ese cliente vuelva a comprarte.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

1 comentario:

  1. Ojalá que muchas tiendas te hicieran caso. Y luego además falta la parte de cómo tener una buena tienda. Precios competitivos, buena atención, ...

    ResponderEliminar

Zona Casio Semanal

Inscríbete en nuestro Grupo de Noticias para recibir gratuitamente nuestro magazine Zona Casio Semanal, con el cual podrás leer cómodamente todo el contenido de ZonaCasio off-line, y conservarlo como material de consulta o información. En cualquier momento podrás anular tu suscripción, así como configurar cómo quieres recibir los avisos y notificaciones, cómodamente en tu casilla de correo.
Puedes darte de alta a través de éste link. ¡No te lo pierdas!