23/11/19

El lío del titanio del GMW-B5000TB-1


Hay una cierta polémica con la variante TB (Titanium Black) del GMW-B5000, como bien sabéis, el elitista modelo de G-Shock hecho íntegramente con titanio, y que hace meses os adelantamos en ZonaCasio cuando para muchos era casi como una ensoñación (o algo irrealizable, incluso). Pues ya veis, habíamos acertado de pleno (también nos equivocamos otras veces, que conste).

La cuestión es que nadie sabe de qué titanio está hecho el GMW-B5000TB-1, y es algo que en Casio guardan en el más absoluto secretismo. Parece ser que todo es debido a la resistencia, es decir: querían un exterior a la altura de lo que se le debe exigir y pedir a un G-Shock, superior a aquellos MRG-100T de 1996 (los primeros G-Shock con exterior en titanio de la historia), por lo cual se cuenta que la aleación es exclusiva de Casio, digamos que no es una aleación "oficial" que uno puede adquirir a un proveedor para que le haga la caja de su reloj. Esta teoría cobra fuerza cuando sabemos que, ante la complejidad del reto al que se enfrentaban, unido a los desafíos de trabajar con el propio titanio como metal (mucho más exigente con las piezas de fresado, ya que el titanio "se ríe" de las que se utilizan en acero inoxidable, digamos que "le hacen cosquillas" y quiebra muelas y desgasta cortes como si nada), en Casio se vieron en la necesidad de crear unas instalaciones exclusivamente destinadas para producir solo esta variante de los B5000.




Como de titanio sé un poco (he trabajado con él, y he creado algún que otro digamos "abalorio" con este metal o, como diría Aaron Kaufman, "he leído un par de libros"), creo que será bastante interesante ahondar un poco más en este tema, y dejar de lado lo que es el GMW-B5000TB y sus especificaciones, de las cuales ya hemos hablado largo y tendido en ZonaCasio puesto que, como bien sabeis, internamente es un GMW-B5000 convencional (si es que a estos relojes puede acuñárseles ese término).

Así, y aunque Casio haya usado su propia aleación, obviamente tampoco han inventado la rueda, y han tenido que basarse sí o sí en alguna de las aleaciones comerciales existentes. Se dice que la base más probable usada en el GMW-B5000TB sería la Ti-6Al-4V, conocida como de Grado 5. Es el más común en relojería y joyería, porque es el que más facilidades ofrece a la hora de trabajar con él y de darle forma, que es esencial en este campo. No es titanio puro (cuando trabajaba con titanio de Grado 2, uno de los más puros, las herramientas reforzadas con wolframio - para soportar altas temperaturas - apenas duran para un par de ocasiones), aunque muchos lo engloban dentro de los más puros. En cuanto a Casio, en su GMW-B5000TB-1 habría utilizado la aleación de titanio con un 6% de Aluminio y 4% de vanadio (ASTM B265), una de las combinaciones que ofrecen resistencias mecánicas más altas (aportada por el vanadio, además de por el propio titanio, obviamente), y de hecho el vanadio se usa mucho en acero para mejorar su resistencia. El Gr. 5 es utilizado históricamente en la industria aeroespacial, aunque cada vez más en elementos quirúrgicos y componentes de motores (sobre todo motores a reacción).


A la hora de utilizar este titanio en un reloj, es como trabajar casi "a lo tonto" si no se le añade una capa, bien de carburo, bien de tratamiento especializado, para mantener el exterior. G-Shock ha tirado un poco la casa por la ventana y su elección fue la mejor alternativa disponible actualmente: el DLC. Este recubrimiento ya lo tenían los GW-5000, pero sobre acero. Así, el DLC se aprovecha de la ligereza de un metal como el titanio, aportándole una capa muy resistente (de la mayor resistencia en un reloj de metal que hoy se puede encontrar), semejante al diamante (de ahí su nombre, precisamente: "recubrimiento como el diamante"). El DLC cubre todo el reloj de un recubrimiento negro, que en algunas partes exteriores es de tipo satinado. Fabricantes como Ionbond usan este tipo de recubrimiento tan específico para armas de fuego, en donde una carga eléctrica deposita partículas de carbono de un grosor de apenas unas pocas micras (entre 2 y 5). Con ello, el material no resulta "distorsionado" (como sí lo haría la pintura), siguiendo fielmente las formas de la pieza realizada en metal. Es diferente al recubrimiento de carburo, muy utilizado en herramientas de corte, cuya dureza es del orden de 4000 HV, mientras que el DLC es del orden de 6.000 a 7.000 HV (muy cercano al diamante, del orden de 7.000 - 10.000 HV). Además, la vida útil del DLC es muy larga, pudiendo llegar a los 85 años, dependiendo del castigo al que se le someta, obviamente.

Sin duda, G-Shock cuando pensó en desarrollar el GMW-B5000TB-1 lo hizo con una idea: la de unir el mejor metal con el mejor recubrimiento posible, para hacer uno de los digitales más duraderos y robustos del mundo.



| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

6 comentarios:

  1. Increíble,ese reloj en internet se cotiza de 1500 a más de 2000 dólares para arriba. Y obviamente no lo vale en absoluto, quien gaste ese dinero en ese reloj, aún siendo millonario está totalmente loco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, pero también lo es que lo del precio es muy relativo. ¿Vale un Rolex 10.000 €? Ni por asomo. Alguien dirá que por la manufactura y exclusividad, pero éste tiene tanto o más. ¿Vale un Tag Heuer 2.000 €? Claro que no, cuando su maquinaria tal vez ni llegue a 300, y la mano de obra la ponen robots. Pero hay gente que los paga y con gusto, por llevar su logo ahí y por decir que tienen un Tag en lugar de una marca menos conocida.

      En relojería todo es muy relativo, porque si la gente pagara lo que de verdad vale un reloj, se asustarían de los precios tan inflados que les ponen las marcas, solo para hacer entender que su modelo es exclusivo.

      Si el cliente fuera consecuente con ello, todo el mundo usaría Collection y nadie se gastaría 1.000 € por un Maurice Lacroix de cuarzo, o 2.000 por un Dior.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo ZonaCasio.
      La mayoría de relojes tipo Rolex,y demás marcas de alta gama,que no tengo idea,pagar esas barbaridades por llevar un logo...
      Respetable,pero no coherente.
      Calidad-precio no es sensato.
      Cada uno tiene sus gustos,todos respetables,por supuesto.
      Pero hay relojes en todas las gamas,que pueden ofrecer las prestaciones de relojes de miles de euros,por mucho menos.

      Eliminar
  2. Un monográfico de esos que se disfutan y que demuestran la cantidad de conocimiento que tenéis. El único problema con el reloj es su precio, aunque bueno, Breitling tiene modelos con caja de titanio recubierta DLC y no bajan de los 4000€. Creo que en titanio, sólo Citizen ha logrado construir a precio razonable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guti.

      Sí, en Citizen no hay quien se explique cómo pueden hacer tantas cajas de titanio a precios casi tirados. Supongo que el secreto estará en usar titanio con aleaciones que permitan moldearlo y abaratarlo mucho, y recubrirlo todo para aportarle una durabilidad aceptable. Por eso la mayoría de sus relojes van recubiertos (aunque ellos usan el carburo, y de hecho si miramos un poco por la Red hay quejas de resquebrajamiento y envejecimiento prematuro de sus capas protectoras).

      Los mejores titanios de Citizen, que ellos denominan con el rimpompante nombre de "Super", tienen una resistencia de 1.000 a 1.200 HV, a años luz de los 7.000 que se lleva el DLC. Eso lo dice todo.

      Eliminar
  3. Buen artículo ZonaCasio.
    Creo que muchos coincidiremos en el elevado precio.Un modelo tremendamente exclusivo.

    ResponderEliminar

Donaciones

Si te gusta la página, ayúdanos a su mantenimiento.
¡Muchas gracias!