2018-07-25

Haciendo burradas con el capacitador


No hace mucho alguien me consultaba respecto al acumulador de su Citizen Eco Drive. Me contaba que su preciado reloj apenas recargaba, y que tras ponerlo a pleno sol, cuando lo retiraba le duraba muy poco su autonomía. Me venía a decir: "¿es que los acumuladores de estos relojes no duraban ochenta años?". Le respondí que nadie había estado ochenta años con un reloj de ese tipo para comprobarlo, que era simple teoría y que, supuestamente, era a los ochenta años cuando dejaban de ser prácticos, pero por el camino habrían perdido buena parte de su poder de retención de energía.

También puede darse el caso que algunos acumuladores estén, simplemente, defectuosos. Esa es una de las razones por las que los Tough Solar de Casio se vendan con un código que informa al distribuidor de cuándo salió ese acumulador de fábrica (o mejor dicho, el reloj), así se puede realizar un seguimiento de "cuántos caen" con el paso de los años.




También depende, como todos ya sabéis, del cuidado del reloj. Dejar a un acumulador que se descargue totalmente es "matarlo".

Por eso le comenté a esa persona que, si ocurre un cataclismo y tienes que depender de un reloj, yo no me llevaría conmigo un Eco-Drive. Ni un Tough-Solar. Por supuesto tampoco me llevaría uno a pilas, porque puede que esa pila te deje colgado en el peor momento. O que no encuentres reemplazo. Le dije que por eso guardo un Batteryless conmigo. Del AL-190 nunca me he desprendido. En lugar de acumulador, el AL-190 usa un capacitador. Es cierto que no puede ofrecer todas las funciones de un acumulador al uso ni de una batería y que, comparativamente, el capacitador es enorme (de ahí el tamaño del reloj), pero en robustez y durabilidad no tiene rival. Las "burradas" que le he hecho al capacitador de mi AL-190 no os las podríais ni imaginar.

Cansado de que tardase tanto en recargar, un día tuve la desgraciada idea de "obligarle" a cargarse "metiéndole" una pila de 1,5 voltios, para recargarlo (no lo hagáis nunca, obviamente). Lo guardé sin ninguna protección, lo dejé al aire libre durante meses, lo abandoné en un sitio húmedo, lo descargué totalmente hasta dejarlo "seco". Pero al final pude hacerlo de nuevo revivir y ahí lo tenéis ahora, siguiendo dándole energía al Casio AL-190 como si nada. Lo que aguantan estos capacitadores no os lo podéis imaginar, son fenomenales, durísimos.


Por desgracia, Casio ha dejado ya de vender esos modelos (creo que solo se venden en algunas zonas de India, pero no lo puedo confirmar). Los que hay ahora son stocks. Una de las razones es que el capacitador en moneda que utilizan ya no se fabrica, y Panasonic los ha dejado por obsoletos. Probablemente si vas a una tienda le pongan, en su lugar, un acumulador. Funcionará, pero no es lo mismo (además, tampoco cargará lo mismo, el AL-190 está diseñado para funcionar con sus paneles solares recargando un capacitador, el acumulador requiere más energía, ya lo comprobasteis en anteriores reportajes de este mismo blog).

Puede que los AL-190 no tengan muchas funciones (aún así, su módulo es mucho más completo que el de los F-91, por ejemplo tienen temporizador y cinco alarmas), pero como reloj solar es de lo más resistente. Es una pena que Casio haya abandonado, ya hace años, la tecnología Batteryless. A mí me encanta, estoy dudando en hacerme con otro para guardarlo, porque además tienen un precio al que casi todo el mundo puede llegar y ese es, cómo no, otro de sus grandes atractivos que convierten a este reloj en un digital insuperable.





| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario