30/4/18

El formato analógico tiene las horas contadas


Leía esta mañana que los profesores de un colegio le habían solicitado a la dirección del centro la sustitución de los habituales relojes analógicos, por unos digitales. La razón era que muchos niños no entendían lo que significaban aquellas raras agujas dando vueltas "a lo tonto" alrededor de un círculo. Tanto es así que, en una encuesta realizada hace poco sobre los niños y las tecnologías antiguas, cuando se les pedía que dijeran la hora que señalaba un reloj analógico, si bien la mayoría no tuvo dificultad en hacerlo, en ocasiones traducían la hora analógica y la decían como si se tratase de un reloj digital, y estuvieran leyendo la hora en un LCD.

Esto resulta paradójico, y chocante, si nos damos una vuelta por páginas de tiendas online y vemos los productos que venden: en su mayoría son modelos analógicos, y aunque cada vez en menor cantidad, las cifras de negocio de relojes mecánicos (de agujas) siguen siendo multimillonarias.




Todo esto tiene fácil explicación: los compradores de este tipo de relojes hoy suelen ser gente pudiente, empresarios y consumidores que han vivido los tiempos en los que la relojería analógica vencía -por decirlo de alguna forma- a la digital, sobre todo tras el abaratamiento de costes por parte del Grupo Swatch y la reconversión del reloj funcional en un simple adorno. Son gente, por lo tanto, a partir de los treinta, cuarenta y cincuenta años en adelante.

Pero se está ya viendo la llegada de un salto generacional, y los niños de ahora, que mañana serán los consumidores y clientes de las marcas de relojería, ni aprecian ni entienden -ni les interesa- el concepto de reloj analógico. Cuando esos niños crezcan y sean los adultos que muevan el mercado, elegirán digitales y, en este sentido, Casio tendrá bastante ventaja, porque es la única marca que tiene variedad de relojes con este formato.


Claro que también es cierto que habrá que ver qué tipo de Casio llega al mercado del mañana, si no se han dejado por el camino su hegemonía en digital de hoy y, además, qué tipo de digital veremos, porque probablemente los smartwatches tendrán mucho que decir en ese sentido.

Yo no espero verlo, y con los digitales que tengo me sobran y me bastan para el resto de mis días, pero confío en que aún quede un resquicio de personas que sepan apreciar el LCD digital convencional "puro y duro" con sus segmentos y matrices, y que Casio aún disponga de modelos que ofrecerles. Los que sí tienen las horas contadas, excepto en el caso de algunos excénticos burgueses, son los analógicos tal como los conocemos hoy en día. Eso de tener unas cuantas "agujas locas" moviéndose sin ton ni son por un círculo pintado y con engranajes embadurnados de aceite para que se muevan cutremente entre ellos, y que su dueño tenga que estar todo el día "meneando" la muñequita como un tontaina para poder darle un poco de cuerda, está muy, muy pasado de moda. Quedará para cuatro carcamales viejunos que no les importará tener un reloj que atrase "un mundo" de segundos al día, porque no sabrán ya los pobres ni el día en el que viven, con lo cual mucho menos les importará saber si es la hora correcta o no.


| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

4 comentarios:

  1. A los que sólo nos gustan los relojes digitales desde luego que no íbamos a lamentar en absoluto la desaparición de los relojes analógicos.

    Pero no lo tengo tan claro, los relojes de agujitas son relojes de "poser", relojes de adorno y en un mundo donde el postureo y el aparentar están a la orden del día puede que estos relojes, por muy ridículos e ineficientes que sean sigan teniendo su mercado. Yo he llegado incluso a ver gente llevando relojes de agujitas mirando la hora en el móvil.

    Lo de los relojes mecánicos y los aficionados a éstos intentando justificar su gusto por semejantes despropósitos ya da para escribir un libro. Pues eso, puro postureo, ostentación, intentos de sentirse superior, etc. La verdad que roza lo obsceno.

    ResponderEliminar
  2. Y por qué es imposible que convivan ambos formatos??? Si es por eso qué futuro tienen los digitales viejunos de Casio frente al desarrollo que ya apuntan los relojes inteligentes... A mí entender: ninguno.

    ResponderEliminar
  3. Esta entrada podría ser de finales de los 80, o principios de los 90, cuando todos los niños llevábamos digitales, pero la gran mayoría al llegar a la mayoría de edad o al primer trabajo nos pasamos a los de agujas. ¿Quién de vosotros no tuvo un Lotus de titanio a los 20's? Y después por un foro, un jefe snob o como fuera llegamos a los mecánicos. ¿No me digáis que no tenéis? Y en que punto estamos, pues en que al lado del de cuerda manual tenemos un solar radio controlado, porque aún nos gusta Casio y nos recuerda al niño que fuimos. Pero esta generación que es infante ahora pasara del reloj de Frozen o Bob Esponja a una pulsera inteligente china, y eso será un camino de no retorno, así que en futuro no habrá ni agujas ni segmentos.

    ResponderEliminar
  4. El tema aquí es más simple de analizar: los jóvenes de hoy en día están acostumbrados a leer la hora en el mismo computador (ordenador) o en sus teléfonos móviles. Por lo general no tienen necesidad alguna de portar un reloj siendo que en un aparato ya lo tienen todo. De ahí que las marcas hayan tenido que reenfocar sus estrategias de marketing y convertir al reloj en un artículo de moda y ya no promocionarlo más como una herramienta útil, porque las nuevas generaciones, o incluso las actuales, ya no lo ven como tal. De ahí, por ejemplo, marcas controversiales como MVMT o Daniel Wellington se han hecho un hueco en el mercado porque hay cada vez más gente que prefiere el diseño ante la funcionalidad.

    Un consumidor siempre va a optar por lo que CREE que necesita, sin que eso sea necesariamente cierto. He visto incluso a periodistas y preparadores físicos (de 30 años hacia arriba) tomando el tiempo con teléfonos y no con los cronógrafos de toda la vida porque CREEN que no necesitan más. Y escribo desde un país donde el HS-3 se sigue vendiendo bien. El tema aquí no es un recambio generacional, sino el cómo el reloj ha ido perdiendo su valor como instrumento útil para la sociedad y ha sido desplazado por máquinas de todo tipo que cumplen con las mismas funciones y más.

    El que quiera comprarse un reloj lo seguirá haciendo y todavía existe mercado para ello, pero hay que asumir que esto es parte de algo más global, que ciertos instrumentos (como la misma televisión) están siendo desplazados hacia roles secundarios. Y limitarse a hablar de postureo es lo peor que se puede hacer, porque el verdadero problema sigue sin ser visto.

    ResponderEliminar