¿Existe el purgatorio?

2017-01-05

Los otros Casio F-91



Hablar del Casio F-91 es hablar del módulo 593, uno de los más populares y, sin lugar a dudas, uno de los que más variantes de relojes han montado en Casio. Creo que hasta su propo fabricante debe haber perdido la cuenta de los millones de este tipo de módulos que ha montado.

Cuando era pequeño mi F-91 era todo un misterio. A pesar de que, con el paso de los años y tras haber profundizado en incontables módulos de Casio, ahora me sé ese tipo de módulos (y sus derivados, como los 1275 y 1572 que montan los modelos con EL, como el F-105) al dedillo. Pero en aquel tiempo temía pulsar cualquier botón sin querer y salir de la pantalla principal. No digamos ya si me daba por iniciar el cronógrafo, porque me asustaba no poder pararlo ni saber resetearlo. Por fortuna es un módulo tan intuitivo que, aunque no se haya leído el manual, enseguida uno aprende a ver cómo funciona.




Quizá radique en eso, en su simplicidad, su enorme éxito. Es el módulo ideal para aprender a usar un digital, el paso previo y muy recomendable para dar el salto a módulos más complejos en Data Bank o en G-Shock. Es un módulo que agradecerán enormemente tanto niños como ancianos, porque es fácil de leer, claro de entender y con display nada rebuscado, muy despejado.

Así, es lógico que sea uno de los módulos de más éxito en los old-school y Casio lo monta acertadamente en sus gamas básicas y de acceso.


El 593 lo encontramos en múltiples variantes de relojes, desde cromados, como los A158, pasando por modelos de resina pintada (los mismos F-91WM nuevos) o, incluso, antiguos ochenteros con cajas macizas de metal que llevaban el módulo precedente, el 587, en modelos como el W-39. Interpretaciones de este módulo también han dado vida a G-Shock (el extrañísimo DW-630), dando lugar a una rara excepción de modelos con cristal mineral y bisel sustituible.

La historia de este módulo es muy larga, sus inicios hay que buscarlos en aquellas primeras versiones de digitales de los ochenta, cuando Casio buscaba un módulo tipo multipropósito que pudiera incorporar a una gran variedad de modelos básicos. De hecho es tal su importancia que él mismo dio durante unos años, prácticamente, vida a toda la serie F. Incluso hoy en día son la gran mayoría de los modelos de esta serie, tan amena y tan querida por escolares (y tan añorada, porque era la que usábamos muchos de nosotros en nuestra niñez), los que llevan módulos de este tipo, como los A159, A158, W-59, o los F-84.


Pero el 593 como tal no saldría al mercado hasta el año 1988, montando a los F-88. A partir de entonces, nada cambió en este módulo, y siguió ofreciendo lo mismo de siempre: gran autonomía, flexible auto-calendario, y una siempre útil alarma. Empezaron a llevarlo cada vez más variantes: el F-98, el F-99, el W-76... E incluso algunos modelos que inicialmente aparecieron en el mercado con el módulo anterior (el 587), fueron adaptando el del F-91, tal fue el caso de relojes como el F-87. Este módulo llegó a ser tan popular que también lo montaba Casio en versiones de cajas redondas, algunas de las cuales con resistencia al agua de 50 metros. Modelos de esta índole fueron los W-74, W-76, o los W-78. Llegó a haber hasta un modelo redondo y cromado: el A162.

Su atractivo precio convierte a los relojes que lo llevan en el socorro inmediato, en la opción perfecta que siempre nos viene a la cabeza cuando necesitamos un reloj y no podemos gastar mucho dinero. El 593 ofrece lo máximo a un precio mínimo.


Podríamos pensar que, con el avance de la tecnología, el abaratamiento de costes y la siempre peligrosa globalización, este módulo ha sufrido las consecuencias de todo ello. Pero no es así, la incorporación de tecnología LED ha mejorado su utilidad (y su autonomía, además de hacerlo más robusto) y, por fortuna, por una enorme fortuna al estar fabricado por Casio (que siempre vigila el diseño, el estilo y la fiabilidad de sus modelos), continúa con la filosofía de antaño, una filosofía que solo podemos encontrar en un gran número de ocasiones en modelos antiguos, porque los dispositivos electrónicos de ahora persiguen la competitividad y los beneficios sin tener prácticamente en cuenta la calidad ni la fiabilidad.

Los modelos de la serie F, y muchos de la serie A que los montan, pueden destacarse con razón del resto de marcas en ofrecer un módulo tan longevo e histórico que muy pocos fabricantes son capaces de otorgar. Son modelos en donde encontramos, aún hoy, los digitales más encantadores, de los que siempre nos entusiasmaron por su estilo, estética, diseño y robustez.





| Redacción: ZonaCasio.com | Gracias a RelojesdeModa por su inestimable colaboración en la realización de este especial

7 comentarios:

guti.bitacoras.com dijo...

Entrañable mención la del F87W. No fue mi primer digital, pero si mi primer Casio.
Quizas el LED sea lo que aumentó la autonomia declarada de 5 a 7 años.

Apolino Apolinos dijo...


Lo sorprendente de Casio es que todavía vendan relojes con módulos de los años 80´como el polivalente 593 con su baja iluminación y sus finos dígitos, se supone que todos los relojes Casio deberían llevar como mínimo un módulo más actual como el 1572 del Casio F-105 con Illuminator y con unos dígitos más gruesos, eso demuestra que muchos de los usuarios de Casio provienen de la década de los 80` que lo que buscan es un sencillo reloj digital como los de antes, económicos, duraderos y sin florituras que encarecen su precio final.


Muy bonito el Casio F-88, un magnífico reloj, ojalá Casio reedite viejas glorias de la Serie F con esas cajas geométricas tan bonitas, yo nunca tuve un reloj Casio de este estilo F-86- F-87 … Pero los veía por todas partes ya que en su día eran los relojes equivalentes a los F-91 actuales y que llevaban los trabajadores, estudiantes….

Bia Namaran dijo...

Sí Apolino, el Casio F-88 es precioso, y a veces no está muy caro de conseguir. Lástima que cuando tuve la oportunidad no pude hacerme con él :(

THEGSTOCKWEB dijo...

Siempre me encanto los digitales de Casio, me fascinaba pegar la nariz a los cristales y ver los modelos que habia en esa epoca, con miles de funciones...ahora con la "semanita F91W" estoy otra vez liado pensando en añadir un W-720 japo(que conste), a mi colección.Y es que antes de amar los G-Shocks amaba los "collection" o los digitales "normales" de Casio...esto no tiene fin.

zonacasio dijo...

El problema que vas a tener es que encontrar un W-720 de los originales es muy complicado...

Pablo B dijo...

Complicado y caro

maclean dijo...

Perdón por intervenir de forma un poco extemporánea. Diría que fue el F84, no el F87, el que se pasó de su módulo original (587) al 593. El original del F87 fue el 415 y solo me consta el cambio al 595.