2016-03-19

Steampunk total: así trabaja el maestro Bihou Asano el metal del nuevo MRG


Un taller lóbrego y oscuro cargado de herramientas antediluvianas. Una atmósfera donde las máquinas electrónicas y automáticas brillan por su ausencia. Lo más parecido a la forja de un forjador de katanas medieval. No es para menos: el maestro Bihou Asano es la tercera generación de artesanos. Su familia se ha especializado en la técnica metalúrgica del tsuiki, una técnica que en sus tiempos hizo legendariamente famosas las katanas de los ninja, con su filo irrompible, y que luego sería aplicada a los materiales de soporte y carrocería en locomotoras a vapor.

El vapor. Ese elemento que propició la revolución industrial y le dio alas al hombre, es ahora sinónimo del lujo y de la exclusividad más elevada en acabado de relojería. Una técnica que envidiarían los mismos suizos pero que Casio, que como buena marca japonesa conoce la tradición, puede ofrecer desde el país del sol naciente.




Tan solo habrá trescientas unidades del MRG-G1000HT, todas ellas trabajadas a mano, una a una, por el maestro Asano y sus aprendices. Los afortunados tendrán en su muñeca una prueba palpable y evidente de la mágica danza entre el fuego y el metal que le abrió los horizontes al hombre.

Pero eso no es todo, el G-Shock MRG-G1000HT incluye además acabado Oboro-gin para el bisel y el brazalete, un acabado grisáceo que simula el que llevaban los accesorios de las históricas katanas medievales. Los pulsadores, y los tornillos, disfrutan de otro histórico término: Akagane, en color cobre, que se utilizaba para las brillantes y temibles armaduras de los caballeros japoneses, los samurais.

No es extraño, por lo tanto, que Casio haya elegido ese modelo tan especial y particular para celebrar los 20 años de la aparición de la elitista marca MR-G. Golpe a golpe, martillazo a martillazo, sin más precisión que la habilidad y sin más ayuda que su propia destreza trabajada y perfeccionada durante años y años, el MRG-G1000HT va cobrando forma como una armadura. La armadura de un samurai ahora es la armadura de un G-Shock. Nada mejor para celebrar esos veinte años.


| Redacción: Zona Casio

2 comentarios:

  1. Brutal. ¿Alguien que me preste 5000 €?

    ResponderEliminar
  2. Cuántas sensaciones encontradas... No sé si alucinar por el nivel de exclusividad, y a la vez por la manera de fabricarlo, y con tanta relación hacia la mística e historia japonesa, o si espantarme por la forma que trabaja, casi como esclavo. O si es todo verso y es recontra maquinado en un CNC todo moderno... :-O

    ResponderEliminar

Última entrada

G-Shock rompe el record Guinnes de resistencia

Como una forma de demostrar (por si alguien lo dudaba) que los G-Shock son los relojes más duros del mundo, la marca japonesa ha decidido e...