¿Existe el purgatorio?

2015-10-24

¡No quiero un F-91!




Cuando regresé a esto de volver a utilizar relojes enseguida pensé en un F-91 porque sabía que, entre todos los relojes existentes en el mercado, no había ninguno que rivalizase con él no solo en calidad, sino en precio. Acababa de encontrar trabajo y ese sería el primer mes que cobraba, de modo que con el último dinero de entre las telarañas de mi cartera compré un F-91 en una tienda de electrónica hoy ya desaparecida, devorada por esta crisis de los últimos años y, en especial, la crisis galopante que arrastran ese tipo de bazares ante el empuje de los comercios de los chinos.

El reloj me costó quince euros, un precio excesivamente caro -muy caro- para tratarse de un simple F-91, pero a diferencia de los actuales que te los dan sueltos o en cualquier bolsa de plástico, tengo que reconocer que aquel era un F-91 de "los de siempre", de los de verdad, de aquellos que te vendían en su famoso y archiconocido blíster de plástico de Casio, muy popular en los noventa.




Embalaje que, por cierto, conservo, aunque no el reloj que anda por ahí despiezado por un lado y por otro.

Me emocioné tanto al volver a tener ese reloj que tanto tiempo en mi adolescencia y juventud me acompañó -como ya sé que a muchos de vosotros os ha pasado- que decidí ponerme a investigar sobre él. Recordaba con bastante lucidez que había otros modelos, y revisando algunas páginas de internet me encontré con comentarios tipo: "yo tengo el mismo pero algo mejor, es uno que es sumergible 50 metros", y otros del estilo: "fui a la tienda y por un poco mas de dinero el vendedor me recomendó uno plateado, de acero, que es el que uso ahora". De modo que no solo seguía habiendo modelos distintos, sino incluso sumergibles, ¡y con cajas de acero! (tiempo después descubriría que las cajas eran simples cromadas o pintadas, pero bueno).


Si mal no recordaba de mis años de juventud, todos se movían en una franja de precios parecida, así que por cinco o diez euros más podía hacerme con uno bastante mejor, pero sin dejar de tener ese aspecto de la old-school que tanto me entusiasmaba y que tan viejos -y buenos- recuerdos me traía.

Así que empecé a investigar y ví que nada de eso existía ya: ni siquiera modelos más completos y resistentes con la misma filosofía. Descubrí que únicamente quedaba el W-59 (al que se referiría seguramente la persona que mencioné líneas atrás) y cajas cromadas para los A168 y similares pero que, en último término, seguían siendo un F-91 y portando el mismo módulo. Me llevé un chasco tremendo al no poder adquirir un W-24, un W-26 o un WW-31 totalmente nuevos. Eso ya no existía.


Por ese tiempo ya había dejado atrás el F-91, y usaba habitualmente un Casio W-71 que había encontrado de casualidad arrinconado en un bazar. Lo estaba usando a diario hasta que descubrí que lo que estaba haciendo era algo que no podría hacer muchas veces: estrenar un W-71 nuevo, ya que habían dejado de fabricarse. Y cuando me di cuenta de que no se me iban a presentar muchas más oportunidades de conseguir un W-71, corrí a guardarlo para conservarlo. Hoy en día tengo dos (un W-71 y un Casio W-72), pero a costa de no pocos sacrificios y peleas, dándome cuenta de paso de la dificultad que supone en los tiempos que corren traer a tu muñeca y disfrutar admirándolas a estas preciosidades, estas auténticas "joyas del neolítico" completa -y absurdamente- olvidadas e ignoradas por Casio.

Por desgracia no apreciamos lo bastante esfuerzos como el de Jokerblue, realizando durante años unas notorias inversiones para que la historia de éstos "nuestros modelos" no se quede reservada solamente a un archivo polvoriento en la central de Casio en Japón. Algo que al menos debería tener Casio (un museo online) pero que no lo tiene, y el trabajo impagable de gente como Jokerblue hace que ahora sí podamos disfrutarlo. Repito: no lo apreciamos lo bastante, pero su falta sería una enorme tragedia.


Tener a alguien al que puedas recurrir cuando necesitas imágenes e información de un modelo ya imposible de encontrar (y hasta imposible de ver) es una ventaja enorme. Vosotros no lo sabéis, pero no es la primera vez que he tenido que ponerme en contacto con Jokerblue solicitándole fotos de algún modelo hoy "inencontrable" y casi inobservable, y él, por cierto, siempre sin poner ni un pero ni un reparo, las ha cedido al blog de manera totalmente gentil y altruista. Es gracias a sus esfuerzos que muchos pudimos luego disfrutar de esos relojes en reportajes y artículos que publicamos nosotros.

Hoy día tener un reloj de aquellos old-school y usarlo a diario en nuestra muñeca es casi como un delito, como si te pusieras a pasear por la calle una especie de animal en peligro de extinción atada al cuello con una correa, o a recolectar en los bosques plantas medicinales amenazadas. Es un lujo que no nos podemos permitir. Hoy en día los que queremos tener "algo" (y hablo de "algo" que se le acerque, aunque no sea igual) nos vemos obligados a conformarnos con el Casio W-202 (o su similar, los Casio B640), los Casio A500, los Casio W-215 y poco, poco más. No es suficiente, pero al menos nos alivia en cierto modo la nostalgia y, por qué no decirlo, el deseo, de volver a vivir y recordar tiempos que ya nunca volverán, y poder rescatarlos trayéndolos de algún modo al presente.


Pero aunque no experimentemos eso, la realidad es que Casio no ofrece ningún modelo como aquellos, porque al menos uno, con un módulo tipo Marlin y la opción de cajas de resina y acero macizo, debería ofrecer. Aunque solo sea por hacerse justicia con su propia historia, su propio éxito.

Por desgracia no es así. ¿Hasta cuándo tendremos que esperar? Es una pena que las nuevas generaciones solo puedan experimentar y disfrutar de aquello en un simple y limitado W-202. Es una auténtica pena pero que, aún mantengo la esperanza, Casio puede remediar en cualquier momento. Solo necesita querer hacerlo.





| Redacción: Zona Casio

8 comentarios:

Angel Sanchez dijo...

Yo tengo 3 dw-290 ¿porque?
Pues porque es uno de esos vintages que ofrece mucho por poco y dentro de poco puede que se deje de fabricar al igual que creo que ha pasado como el w-740.

Apolino Apolinos dijo...

Estoy muy de acuerdo con el articulo, también he pasado por situaciones similares con los relojes Casio, desde hace 4 años llevo puesto como una lapa a la piel el mítico Casio W-59 sin importarme lo que digan los demás.


Yo he llegado a la conclusión tal y como están las cosas en Casio que lo mejor es comprar el modelo Vintage del momento, disfrutarlo y pasados 2 ó 3 años cuando se rompa la correa si es de resina comprar el próximo modelo que vuelvan a sacar de la chistera de alguno de sus diseños míticos de los 80´ , hace unos años fue el W-202, después el W-215H, el año pasado el A500…

No tengo muchas esperanzas puestas en volver a ver relojes con calidades como los de antes, nunca más veremos relojes del nivel y la elegancia del Casio A-203 o el UC-50W, lo dicho, no queda otra que esperar y ver con que Vintage nos vuelve a sorprender Casio para el próximo año, esperemos que acierten.

guti.bitacoras.com dijo...

Me ocurrió algo muy parecido. El retorno a los relojes de mi adolescencia, lo hice con un W-59 en 2005, por el que pagué 18 euros (http://www.javiergutierrezchamorro.com/casio-w-59/767).

Lo hice por nostalgia y frikismo, y fue de hecho lo que sería mi despertar en los digitales.

Como muchos, echamos de menos esos relojes robustos, funcionales, económicos y muy completos, la esencia de Casio, que como ya hemos dicho miles de veces, va perdiéndose. Nada de W-720, ni cajas de acero, ...

Apolino Apolinos dijo...

Es increíble contemplar la línea del tiempo de los relojes Casio y ver caer relojes buenísimos de Casio de los 80` 90´ 2000´ 2010´ y siempre se mantiene W-59 “también el F-91”, deben de tener en Casio devoción por este modelo, reconozco que el bicho esta muy bien diseñado y mejor construido, la carcasa redondeada tipo tortuga repele muy bien los impactos y es de las mejores de Casio y junto con su serigrafía típica de los 80´ ofrece una armonía difícil de superar por ningún otro reloj de Casio en la actualidad, la correa es una delicia además de poder ponerle la que quieras y el cristal apenas sobresale lo que le hace durar mucho más que el resto de modelos equivalentes, la pila dura una eternidad, encima para remate final tiene una residencia al agua es de 50 Metros que debe ser mayor ya que hay mucha gente que hace submarinismo con él, es normal que muchos que quieran retornar al mundo Casio fijen su vista en este superviviente del Jurásico que siempre esta en las vitrinas y catálogos de Casio, el problema es que cuando empiezas a ver los relojes actuales y lo comparas con el poderío del W-59 te vienes abajo, algunos que valoran el estilo Ochentero de los relojes se quedarán con el Casio W-59 como es mí caso y para otros pueden encontrar en su tamaño una barrera insalvables que les haga poner su mirada en otros modelos que no les van a dar las sensaciones que ofrece el pequeñín e incombustible W-59, por lo tanto muchos acaban con magníficos modelos como el W-202, el W-215H… pero es que estos relojes siendo muy buenos les falta algo, les falta magia, pero bueno , es que lo que hay hoy en día.

Yo nunca retorne a Casio debido a que siempre estuve aquí, siempre he tenido relojes Casio desde bien pequeño, algunos los iba heredando y otros eran comprados, si que es cierto que estuve desconectado de las novedades de Casio durante 20 años debido a que mí único reloj era tan bueno el condenado que me olvide del resto, mí reloj inseparable ha sido el mítico Casio HOR-100W, el del Horóscopo, este relojazo lo tengo desde el año 1992 y lo he usado sin piedad, mojándolo en la playa, uso casi diario desde entonces hace más de 20 años, solo cuando ví en Internet lo que llevaba en la muñeca en el año 2011 me entro pánico y lo guarde, no era consciente del reloj que llevaba puesto, pero sigue funcionando de maravilla y su batería es eterna, fue el reemplazo de mí insustituible DW-210 que me duro unos 5 años creo recordar, un reloj que me hizo muy feliz y que es mí favorito de Casio de los de resina, así que realmente mis relojes digitales por excelencia han sido el DW-210, después el HOR-100W seguido del incombustible W-59 y el A158W, entre medias han caído una docena de Casio digitales desde finales de los 70´ , muchos de ellos pasaron sin pena ni gloria, entre ellos alguno Solar que mejor no acordarme por mí mala experiencia con él.

Hoy en día llevo tan feliz un humilde Casio W-59 y lo seguiré usando hasta que no encuentre un reloj Casio que este a su altura o que me transmita las mismas emociones, con la suerte de que este modelo no tengo problemas de encontrarlo en cualquier tienda de relojes, es un incombustible desde hace +25 años


Muy interesante tú articulo sobre el Casio W-59, veo que ya tiene 9 años y continua dando la hora como el primer día, al paso que va debe durar como mínimo otros 5 años más, ya nos contarás en tú próxima actualización como va el pequeñín.

guti.bitacoras.com dijo...

Una excelente pieza el HOR-100W. Me alegra que lo hayas disfrutado 20 años.

Para ZC, me pregunto la diferencia constructiva entre un F-91W resistente al agua 3 ATM, y un W-59 que los es 5 ATM, ya que cuando los he abierto, los he visto idénticos.

No he apreciado juntas diferentes ni nada por el estilo, así que tal vez sea solamente marketing? Solamente mejores controles de calidad en cuanto a resistencia al agua en el W-59?

Miguel Angel Santelmo dijo...

A mi me paso lo mismo pero con el DW 5600 C Gold que use en los años 80. Cuando volví a comprarlo por segunda vez en el año 2001, estaba emocionado pensando que estaba adquiriendo el mismo reloj de mi niñez, pues no recordaba lo de la caja roscada, ya que era niño. Así estuve por varios años hasta que Ebay me reveló la realidad, si no fuese por Internet creo que es probable que siguiese engañado.

ZonaCasio dijo...

Hola Guti. No es solamente la junta tórica, son detalles como el tipo de sistema de unión del cristal y la caja, algunos llevan junta en el mismo, y también la forma de pegar el cristal. Y también, y aunque no te sabría decir si el W-59 lleva o no, la incorporación de junta de estanqueidad en los botones, algo de lo cual carecen los F-91. Por lo tanto son varios detalles, no solamente el sistema de cierre de la tapa trasera hace que la resistencia al agua sea mayor o menor, sino que tiene que ver con la construcción en general del reloj.

Es evidente que todos sabemos que el F-91 aguanta inmersiones mucho mayores que unas simples salpicaduras, también el F-28, que ni siquiera posee junta de estanqueidad, lo he lavado con agua corriente bajo el grifo y no ha pasado nada. Por fortuna Casio siempre suele ser bastante precavido en ese sentido y generalmente sus relojes aguantan más de lo que pone el manual, pero para quien aprecie el reloj yo no le recomendaría que lo pusiera a prueba mucho más allá de lo aconsejable y de lo que recomienda el propio manual.

guti.bitacoras.com dijo...

Muchas gracias por la respuesta ZonaCasio.
Sois uno expertos!