¿Existe el purgatorio?

2015-01-13

Sin la correccion intercalar que van a sufrir este año, la exactitud de tu reloj radiocontrolado daría risa


¿Te imaginas que a pesar de tener tu reloj con el tiempo exacto medido al milisegundo en un reloj atómico mediante el sistema radiocontrolado de Casio, el día amaneciera a las diez de la mañana? ¿O en pleno verano se pusiera el sol a las seis? Bueno, estos dos son ejemplos extremistas, pero son algunas de las razones de que "artificialmente" este año tendrá un segundo más de duración. La causa es que los relojes atómicos (por los que se regulan los relojes radiocontrolados) son tan sumamente exactos que no siguen el ritmo natural del planeta.

La Tierra, por diversas causas (roce de las mareas, los vientos, y la atracción gravitatoria del Sol y la Luna) ve reducida en ocasiones su velocidad de rotación, con lo cual, aunque sea mínimamente (medido en fracciones de milisegundos) la duración del día se alarga. Con el paso de los años esa duración se acumula, de manera que si los relojes atómicos no fueran "corregidos" convenientemente, acabarían ofreciendo un tiempo exacto pero que no sería un tiempo natural del planeta, con lo que podría ocurrir que llegase un momento en que pasaría lo que os contábamos al principio de estas líneas. Así que desde 1972 se ha procedido a añadir de cuando en cuando un segundo de duración al año. Uno de esos años será este 2015, al final del mismo, el 31 de diciembre, será añadido ese segundo de duración para ajustar el tiempo atómico con el tiempo terrestre.




Con este segundo "intercalado" (denominado así porque se "intercala" entre un año y otro), serán en total 26 segundos los que habremos ganado desde que se estableció ese ajuste.

Lo cierto es que no todo el mundo está a favor de que el hombre reajuste de esa forma un reloj atómico exacto. Hay países (como Estados Unidos, Francia, México o Japón) que apuestan porque los relojes atómicos "vayan a su libre albedrío" y sigan contando el tiempo exacto, alejándose con ello de los parámetros naturales y sin necesidad de verse sometidos al tiempo planetario. Según defienden, esto harán más eficientes las aplicaciones de alta tecnología que necesitan ajustes muy exactos y precisos, y dicen que cuando se estableció el sistema de "tiempo intercalado" la tecnología no estaba tan avanzada como ahora, y que el mantenerlo solo es una cuestión "de costumbre", pero que no es práctico.

No les falta razón, ya que el segundo intercalar ha llevado en años anteriores a problemas a compañías aéreas, y a los sistemas -como los satélites- que se ajustan por relojes atómicos. Y es que en sólo un segundo un satélite en el espacio puede recorrer nada menos que siete kilómetros, lo que podría desviar los sistemas de guiado terrestre de manera notable.

De conseguir esos países que el tiempo atómico vaya por su camino de forma natural, se dará la particularidad que los relojes atómicos cada vez serán menos "exactos" respecto al tiempo terrestre (y de la vida de los habitantes del planeta). Esto traerá consigo que los relojes que se ajustan mediante señales de radiocontrol serán, irónicamente, cada vez menos precisos, por lo que habría que optar por otras soluciones.

Es curioso cómo el tiempo del planeta, por causas naturales, va variando a lo largo de los años, mientras que el tiempo medido por el hombre es tan exacto que resulta a veces "demasiado" exacto. Al final va a ser que los relojes mecánicos de siempre se autoajustan y autoregulan de una forma más precisa con el horario natural de la Tierra, que los sofisticados relojes de isótopos atómicos. Paradójico, ¿verdad?

| Redacción: Zona Casio

6 comentarios:

Marqués dijo...

Todo es cuestión de definir el uso de los instrumentos de medición ( en este caso del tiempo).

¿Los relojes atómicos deben usarse para medir el tiempo o para dar la hora? La hora la define la rotación de la tierra. El tiempo lo define, adía de hoy, la vibración de un átomo.

Saludos.

Osvaldo dijo...

Uno de los mejores comentarios que he leído en mucho tiempo en este blog. En dos frases has sintentizado todo el artículo de una forma genial, un aplauso, Marqués. Magnífico resumen del que estoy además, no podia ser de otra forma, totalmente de acuerdo.

guti.bitacoras.com dijo...

Qué interesante! Jamás lo había oido anteriormente, y se presta a muchas reflexiones.

La primera es con los radiocontrolados, pero vayamos por ejemplo a un cuarzo termocompensado muy preciso, de digamos 5 segundos/año.

En ese caso, y al ser el año más largo de lo habitual, pese a no ser defecto del reloj, su desfase será entonces de 4 o 6 segundos.

Francisco Frivero dijo...

Gran artículo. Estoy completamente de acuerdo en que se ajusten los relojes atómicos, 1 seg. o lo que haga falta.

Es decir, lo importante no son los satélites ni la tecnología (que se ajuste todo ello) sino nuestra salud, y ésta está ajustada a los ritmos planetarios, por tanto, si el planeta tarda un segundo menos habrá que ajustarlo todo a ese segundo menos, porque el tiempo lo hemos convenido a los movimientos de nuestro planeta, y así debe ser.

Marqués dijo...

Osvaldo

No hay duda de que eres un gran tipo....;)

Saludos

Kokeriko dijo...

Interesantísimo artículo. El hecho de que el reloj atómico sea más regular que la propia Tierra me recuerda a la frase del gran pintor y arquitecto Hundertwasser: "la naturaleza odia la línea recta".