La desaparición del botón de ajuste hundido


El poseer uno de sus botones hundido e incrustado respecto al plano lateral de la caja era algo común en Casio, llegándose a convertir incluso en una de sus señas de identidad. Cuando veías un reloj y te fijabas en que su botón superior izquierdo estuviera hundido, sabías de inmediato que era un Casio aunque no vieses la marca.

Muchas personas no les suele prestar atención a ese detalle, pero a mí siempre me resultó algo muy atractivo. Quizá porque cuando yo era pequeño y acudía al colegio con mi Citizen digital con caja maciza de metal y melodía (incorporaba la cancioncilla "¡Oh, Susana!") siempre solía mirar con cierto deseo algunos de los Casio de mis compañeros precisamente por la curiosidad de ese pulsador más hundido que el resto, algo que mi Citizen no tenía.




La razón de que Casio decidiese hundir ese botón es bastante evidente, y lo hacía con el fin de que su pulsación fuera más difícil que los demás, con la intención de que cuando se pulsase se hiciera realmente a propósito. De este modo se minimizaba el peligro de modificar los ajustes del reloj si tropezábamos, o si lo cogíamos con fuerza. El botón de ajustes permanecía cobijado en su sitio sin el molesto inconveniente de que, al mirar nuestro reloj, lo viésemos todo "patas arriba" y con alguna de sus precisas configuraciones modificadas.

La cada vez mayor presencia de botones de plástico (aunque incluso en algunos de estos botones Casio llegó a ocultar el pulsador de ajustes) y un cierto desdén en el diseño hicieron que el botón de ajuste fuera perdiendo su histórica característica. Ya hasta modelos con botones metálicos de la última hornada, como los AE-1200, W-800, W-215, o AE-1300, carecen de este tipo de botones, siendo el pulsador de ajuste idéntico al resto. En el caso del AE-1200, no obstante, el botón de ajuste ha pasado a ser también un botón funcional más, al utilizarse además para informarnos de la ciudad elegida en la pantalla principal del reloj.


Es una pena que Casio destierre esta particular señal de identidad, siendo un síntoma más de la debacle que sufren los relojes digitales entre el público generalista de hoy. Por fortuna aún nos quedan modelos marginales (algunos G-Shock, los W-202...) que nos hacen revivir esa historia y nos trasladan al diseño más original y genuino de Casio. Son unos de los pocos representantes de una estirpe y de una forma de hacer las cosas que partía ya en los más mínimos detalles del diseño de un reloj, y que logró llevar a Casio a ser considerado uno de los mejores fabricantes en relojería del mundo.



| Redacción: Zona Casio

4 comentarios:

guti.bitacoras.com dijo...

Creo recordar el Citizen que dices, y me encantaba.

El botón de ajuste hundido, es algo que me gusta por romanticismo, lo veo en el W-720 o en el W-780, y me encanta. A efectos prácticos, no suelo tener problemas con que los botones se pulsen accidentalmente, salvo quizás con la ropa de invierno con el HDD-S100, y de forma muy puntual. En todo caso, si ocurre son con el lado derecho, el izquierdo donde está el ajuste no pasa.

rodolfo dijo...

En los módulos modernos es necesario mantener pulsado el botón de ajuste durante 2 segundos para que haga su función asi se evita pulsarlo por descuido, el que esté hundido ya no es necesario, si os gusta es solo por nostalgia.

Francisco Frivero dijo...

¡Has dado en el clavo! Los que no hemos tenido estos relojes, al no tener esa nostalgia, no sólo no nos gusta, sino que nos parece antiestético.

Jose Antonio Heras Vazquez dijo...

Yo tengo un antiguo aw-35 Ana digi de tres botones, siendo el superior derecho hundido, el de ajuste de hora analógico. Curioso pero un tostón buscar algo con punta fina para usarlo.

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

G-Shock, en primera línea de batalla en Barcelona

No os voy a cansar de nuevo con el atentado ocurrido ayer en Barcelona (además, yo apenas sé lo que ha pasado ), porque supongo que ya esta...