¿Cajas redondas o cuadradas?

La importancia de las cajas de estilo redondo o cuadrado en un reloj no es solo cuestión de gustos, sino que su diseño supedita luego todo lo demás.


Este dilema es tan clásico en los relojes de pulsera como el de los ¿diesel o gasolina? en el mundo de los coches. Me refiero, obviamente, a la elección -muy personal- de una caja con forma redonda o una cuadrada.

Los más clásico responderán seguramente que las cajas siempre redondas, y tienen mucha suerte, porque ese es el tipo de diseño que prevalece en la actualidad. Los amantes de relojes digitales preferirán todo lo contrario, y muy probablemente se inclinarán por cajas de formato cuadrado o rectangular, que son las que inicialmente llevaban los modelos digitales en sus primeros años.




Curiosamente, y con la excepción de Motorola, las cajas de la mayoría de los smartwatches que han ido apareciendo en el mercado son también cuadradas, incluyendo el Watch de Apple. Y esto parece ser que es así por que cuando alguien busca dar a entender la innovación, dar una imagen de tecnología puntera, elije el diseño cuadrado. Así era en los primeros modelos de LEDs, en los digitales de LCD, o en los de tinta electrónica. Por supuesto también en los de display TFT o LCD a color. Cuando ese estilo se ha impuesto la industria busca entonces copiar al reloj clásico, el de manecillas de toda la vida, y entonces empiezan a diseñar cajas redondas, que es lo que está ocurriendo ahora con los digitales y que probablemente ocurra (si se les da una oportunidad) en el futuro con los smartwatches.

Aparte de las propias referencias al cíclico paso del tiempo de un reloj con caja circular, este tipo de diseños es muy apto para los clásicos relojes de agujas, al aprovechar todo el espacio de la esfera sin espacios vacíos en las esquinas o en el circulo interior que forman los índices o números. En un reloj digital, sin embargo, esto no tiene sentido, y ocurre precisamente lo contrario: hay muchos "huecos" o espacios vacíos cuando se usa este diseño en un modelo con LCD.

Otro elemento a tener en cuenta es la comodidad. Generalmente un reloj con caja redonda molesta menos, porque la superficie de contacto que puede ofrecer al flexionar la mano hacia arriba es mucho menor. También corre a su favor la ausencia de esquinas o aristas, lo que entorpece menos cuando lo usamos con el brazo vestido. Estas incomodidades son menores, y tienen bastante que ver con nuestra forma de llevar el reloj (suelto o firmemente apretado) y anatomía (muñeca delgada o gruesa).

También hay términos medios. El Casio W-202 es un buen ejemplo de ello, con unos bordes redondeados (semicirculares) que favorecen los movimientos de la muñeca, y una parte central rectangular que ofrece un mejor aprovechamiento del espacio y una ordenación de la información más estructurada. Formas que podríamos calificar de "híbridas" como ésta la tenían antiguamente muchos relojes, principalmente los Marlin.



Majestuoso Casio W-22 Marlin de 1981, un perfecto ejemplo de un reloj con una forma híbrida.

La forma histórica del reloj
En último término el triunfo de un reloj redondo es una reminiscencia del diseño de los primeros relojes de bolsillo. La razón de que los relojeros de la antigüedad eligieran este tipo de diseño parece responder meramente a la necesidad de hacer un reloj lo más compacto posible. Al utilizar engranajes y piezas redondas dispuestas unas relativas a otras, el armazón que las sustenta tiende a hacer una forma circular si perseguimos el mayor aprovechamiento de espacio posible. Tampoco hay que obviar la historia de los primeros relojes solares, que eran redondos precisamente por la forma del sol (y por sus movimientos sobre la esfera del cielo y la rotación de la tierra), forma que heredaron luego los relojes de manecillas, sustituyendo el limbo por los índices con las horas. Pero aún así tampoco esto era una norma genérica, y un reloj de sol podía ser perfectamente cuadrado o rectangular.

Otra razón vino añadida tiempo después por la ergonomía, y en los pequeños bolsillos de los chalecos y pantalones, destinados a alojar el reloj, una caja redonda era más fácil de "maniobrar" al introducir el dedo y poder hacerla girar sobre sí misma, que una caja cuadrada, la cual para extraerla era necesario en algunas ocasiones utilizar ambas manos. Ciertamente para eso también se utilizaba la cadena que anclaba al reloj, aunque en este sentido su utilidad incluía también el no perder un instrumento que era muy caro de conseguir y por el que había que estar ahorrando un largo tiempo.


Hoy en día muchas de estas razones ya han perdido el sentido, pero queda la reminiscencia del estilo glamoroso, un tanto victoriano y elitista de la forma circular. Pero en última instancia, y a fin de cuentas, en los tiempos que corren lo que importa son nuestros gustos, nuestras preferencias y cómo nos sintamos más cómodos, indiferentemente de que sea nuestro reloj de cada cuadrada, redonda... O híbrida.

| Fuente: Zona Casio

6 comentarios:

guti.bitacoras.com dijo...

Yo lo resumiría como que se debe al aprovechamiento del espacio. Una caja redonda, permite que un reloj analógico tenga las agujas más grandes, con una superficie menor que uno rectangular.

En cambio un digital, es en general más aprovechable siendo rectangular. No hay más que ver como los digitales redondeados, aunque sean mis preferidos, aprovechan el espacio con aditamentos un tanto inútiles (ver DW-6900), en vez de aprovechar al máximo el espacio disponible, como hace por ejemplo el F-91W, con dígitos muy grandes y legibles comparado el tamaño del reloj.

Apolino Apolinos dijo...

El Reloj digital para tener personalidad debe ir siempre en caja cuadrada estilo Casio G-shock DW-5600E y Casio F-91w….

El Reloj digital y analógico en cajas redondas como el Casio Amw-320R y el Tissot T-Touch y rectangulares como el Casio aq-230ga

Los Relojes analógicos en cajas redondas como Patek Philippe Calatrava, alargadas y metálicas como el Grand Seiko y rectangulares Cartier, los analógicos nunca en cajas cuadradas a excepción del Cartier Santos.

En termino general los Digitales siempre cuadrados y los Analógicos redondos.

Francisco Frivero dijo...

Esto da para mucho debate, muchos pros y muchos contras en unos y otros, digital o analógico (o anadigi). Pero en el fondo priorizarán los gustos de cada uno, independientemente de pros y contras.

A mí personalmente, en general, me gustan más los redondos (por gustarme los analógicos), pero aún así, no estoy cerrado a uno u otro formato, de hecho, uno de los relojes que más me gustan es el AE-1300 (cuadrado), por encima de otros redondos y analógicos. Es decir, que aparte de la forma de la caja, hay otros factores que influyen y pesan...

Era lógico que si los primeros relojes eran analógicos, y las agujas en su movimiento describen una circunferencia, se hicieran las cajas redondas. Ya más adelante surgirían razones de diseño u optimización para ir cambiando este concepto y más cuando aparecen los digitales.

Parece que lo lógico es analógico=redondo, digital=cuadrado, pero no siempre debe ser así. Con la introducción en los relojes de nuevas funciones tecnológicas, a veces un reloj digital puede ser más conveniente en una caja redonda. Por ejemplo el SGW-100, y otros muchos con brújula, ya que ésta debe ser circular. Esa por mencionar un caso, pero hay más casos que justifican una caja redonda para un digital.

He mencionado el SGW-100 porque además, siendo un digital redondo, tiene los dígitos más grandes y vistosos que ningún otro cuadrado, y una esfera muy bien aprovechada.

Jokerblue dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jokerblue dijo...

Yo por mi gusto por lo vintage tengo querencia al reloj cuadrado. No obstante no puedo negarle la belleza al reloj de los 90. Imposible no admirar un Cosmo Phase y que decir de un FROGMAN actual? Cada reloj por las funciones que presenta puede tender hacia una forma u otra. En cualquier caso, en presentación en pantalla, creo que es mucho más aprovechable el diseño cuadrado. Y bueno inconscientemente relaciono la caja Caiso redonda al hundiento de la marca en los 90. Creo que no fué una buena decisión, pero por otro lado era inevitable la caída. La moda redonda era imparable, no seguirla era lastrarse(demodé) y seguirla era ir directo al desastre, como sucedió. No había opción.

Peugeot dijo...

Yo quiero el W22 ese. Menuda pasada las protecciones que tenía en los botones.

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

G-Shock, en primera línea de batalla en Barcelona

No os voy a cansar de nuevo con el atentado ocurrido ayer en Barcelona (además, yo apenas sé lo que ha pasado ), porque supongo que ya esta...