¿Existe el purgatorio?

2014-08-04

¿Por qué ahora las S Series?


Resulta curioso que Casio se decida ahora a lanzar unos G-Shock "en miniatura" (que es lo que son, al fin y al cabo, las S Series) y no lo haya hecho el año pasado, cuando se celebraban los treinta años de G-Shock, lo que hubiera sido más lógico y un buen motivo para enriquecer esa submarca. Ciertamente que una de las causas más probables es que el año pasado, con tanto lanzamiento de ediciones y series especiales, había menos hueco para desarrollar, diseñar y producir todos estos nuevos modelos.

Lo que a nadie se le escapa es que estas nuevas SS suponen en la práctica una dura rivalidad para los Baby-G, y es paradójico que -por coincidencia o no- sea en el mismo año del 20 aniversario de la marca. Pero lo que no deja lugar a dudas es algo que resulta evidente: Casio cometió un gran error al eliminar la marca G-Shock Mini. Era una línea que tenía su hueco (y la aparición de estas SS lo demuestra), y hace tiempo también lo dijimos nosotros en este blog. G-Shock Mini tenía mucho potencial, con productos muy interesantes y atractivos, aunque lamentablemente pecaba -como las SS ahora, que aparecen con solo dos modelos- de una gama muy limitada.




Pero, en última instancia, ¿por qué Casio no termina de estar contento con sus Baby-G? La principal razón es que Baby-G no es G-Shock, ni mucho menos. Baby-G no alcanza ni en sueños las cifras de ventas que tiene G-Shock. Muy pocas chicas entienden eso de "Baby-G", suena como un G-Shock "para niñas", y la verdad es que yo tampoco lo entiendo demasiado. Sus relojes son espectaculares, pero en muchos de ellos llevar el apelativo "Baby" les lastra más que otra cosa. Por otra parte, G-Shock Mini forma parte de G-Shock mucho antes de que aparecieran los Baby-G. Ya en el año 1988 Casio se dio cuenta que las proporciones de un G-Shock no le eran apetecibles a algunas personas, bien porque tenían muñecas pequeñas, o porque eran adolescentes o mujeres y un G-Shock les molestaba demasiado. Y así lanzó el DW-500, que no era más que un G-Shock DW-5600 pero con unas medidas más reducidas. Es decir: lo que ahora son las S Series. Por desgracia ese modelo no tuvo continuidad, hasta que surgieron los G-Shock Mini.

Pero las SS son fantásticas, por varias razones. Por primera vez, se les quita a los G-Shock "de formato pequeño" los apelativos peyorativos. Ya no son "minis", ni "babys", son G-Shock, con todas las letras y con todo lo que eso lleva implícito. Y así aparece también en sus biseles.


Es obvio que las mujeres serán el principal público objetivo de Casio para venderlos y a quienes dárselos a conocer (de ahí que hayan recurrido a la imagen de una de las más famosas modelos de Victoria's Secret), pero nadie duda de que una buena parte de esos relojes se los acabarán comprando hombres.

Otro hecho indiscutible es que, a pesar de sus tamaños, sus colores "de hombre" más oscuros, y su público, hay muchas chicas que prefieren y usan los G-Shock, y no los Baby-G. Yo conozco alguna que otra que compra siempre G-Shock, a pesar de que luego en su muñeca minúscula le quede el reloj como una "paellera". Otras lo hacen porque les agrada ver la marca "G-Shock" (al fin y al cabo, G-Shock no es una marca "varonil", simplemente hace referencia a las fuerzas G que, como es lógico, no tienen ningún tipo de inclinación -o declinación- sexual), en lugar de la marca "Baby", que suena demasiado empalagosa.


Pero esto no indica, por supuesto, que Baby-G vaya a desaparecer de buenas a primeras (muchas coincidencias tendrían que darse para que eso ocurriera, cosa que no va a pasar), pero Casio ya dejó la puerta abierta a que, dependiendo de las ventas y el éxito de las SS, enriquecería esa línea con más modelos. También puede ocurrir lo contrario, y es que no lancen más modelos de los que ya ofrecen, y esa línea acabe desapareciendo (hoy por hoy, esto es lo más probable).

Así las cosas, Casio tiene ahora una oportunidad de oro para afianzar una gama de relojes que, pienso, ofrecen un gran potencial. Los dos modelos elegidos, el GMA-S110 y el GMD-S6900, son un primer paso, pero no deberían quedarse ahí. Si lo hacen, las SS acabarán sin atractivo, desangeladas, y sufrirán las mismas consecuencias que han pasado ya los G-Shock Mini.


| Redacción: Zona Casio

2 comentarios:

Carbono dijo...

Son unos modelos muy bonitos, pero deberían vender también el DW-5600

Peugeot dijo...

Creo que es un concepto muy bueno lo de g-shock s series, pero los mini tambien tenían menos funciones que los g-shock normales, y eso era otra de sus lados malos.