¿Etiquetas o iconos? ¿Qué prefieres más?


Hay dos formas principales de representar la información en los dispositivos electrónicos, sobre todo en los relacionados con la electrónica de consumo: las leyendas (etiquetas), y los iconos. Las etiquetas son las más antiguas, y es el formato que se utilizaba para informar de las diferentes opciones, activaciones o desactivaciones de la máquina. Los iconos son de aparición también antigua, pero no llegaron a tener una presencia tan destacable como ahora. Antes se les conocía como "testigos", y así se les describía en los cuadros de instrumentos de coches y motos, en donde se encendían o activaban con la figura de una bombilla, de un motor, de una batería, de un ventilador... También eran conocidos como "símbolos", y en este caso eran -y son- profusamente usados en manuales y guías de electrodomésticos. Otra forma de "iconos" podrían ser las señales de tráfico, en este caso como una manera de representar información de un sólo vistazo, lo que sino sería imposible (o mucho más difícil) de hacer con un texto explicativo.

Existen iconos mundialmente conocidos, y que, por costumbre y tradición, se asocian casi siempre a una determinada operación. Por ejemplo, el icono de encendido y apagado en televisores, teléfonos móviles y todo tipo de máquinas. Sin embargo hay iconos que no tienen una finalidad tan bien definida, e incluso que cumplen papeles bien distintos aun siendo el mismo símbolo. Por ejemplo, el icono de agotamiento del capacitador en los Casio AL-190 se usa en otros relojes como el icono de activación de la iluminación automática.





Los iconos nos ofrecen una rápida información sobre el estado en que se encuentra una determinada función o el cambio en algún parámetro, pero no nos explican por sí mismos a qué función o parámetro corresponde ese cambio. Para saberlo, debemos primero aprender el significado de ese icono en particular.

Pero como hemos mencionado antes sin duda la edad dorada de los iconos se vivió con la era de las computadoras personales. Los desarrolladores pronto se dieron cuenta de que la información y funciones que querían presentar en sus programas era tan amplia que no cabía como leyendas en una barra de herramientas. Los iconos ofrecen la misma utilidad, pero usando mucho menos espacio y, además, al ser gráficos son también más agradecidos visualmente hablando, logrando un aspecto estético más atractivo de la aplicación. Antes muchos programas sólo ofrecían barras de herramientas con iconos, pero ahora, como en algunos navegadores, el usuario tiene la opción de elegir entre iconos o etiquetas para sus barras de herramientas, o incluso ambas cosas a la vez. Ahora bien, ¿cuales son más útiles? ¿Los iconos, o las etiquetas?

Los iconos son más fáciles de recordar, más intuitivos, más bonitos y decoran mejor. Son más estéticos. Por contrapartida, tienen una curva de aprendizaje mucho más larga, y por eso en los primeros programas aparecían junto al botón del icono un pequeño cuadro explicando qué era lo que hacía ese icono y para qué servía.


Las etiquetas son más fáciles para los principiantes, ya que explican por sí solas su cometido y no es necesario aprendernos su significado, como en los iconos. Su parte negativa es que son menos intuitivas, más lentas, al obligarnos a leer. Siempre se pulsará más rápidamente un botón a color (o con un icono), que un botón de texto. Por eso en la Fórmula 1 se ha cambiado la habitual "piruleta" que informaba a los pilotos tras su entrada al pit-lane con un texto para que preparasen el monoplaza para salir, por "semáforos" con señales visuales, a color.

En Casio tenemos relojes con ambas características. Los hay, como el W-202, EFA-130, PRW-3000 o el W-720, que sólo tienen iconos para informar de la activación/desactivación de sus funciones (alarma, señal horaria, sonido de los botones desactivado...). Otros, como el AE-1000, es totalmente al contrario: todo su sistema de información se basa en texto, es decir: en etiquetas. ¿Cual es mejor? Bueno, como hemos dicho antes, una vez hemos aprendido de memoria sus funciones y significado, es más rápido de operar y ver los iconos. Pero son más fáciles de comprender las etiquetas. En último término, lo importante en este sentido es elegir con lo que nos sintamos más a gusto. Hay mucha gente que prefiere perder unos milisegundos en leer una leyenda, que no ver iconos por su display que parezcan "moscas". Otros al contrario: prefieren la belleza del grafismo de los iconos, en lugar del engorro de las etiquetas.



Las etiquetas no necesitan aprendizaje alguno: en sí mismas ya nos dan la información que necesitemos.

También depende de la franja de edad en la que nos encontremos, y, por supuesto, de nuestros gustos. Si procedes de la época del Sputnik, si te gusta lo vintage, lo retro o lo "steam punk", probablemente te sientas mejor con las etiquetas, que recuerdan los sistemas de información de máquinas antiguas. Si en tu caso eres más de los ochenta o noventa, de la época de las computadoras, o te atrae más la estética futurista, seguramente prefieras iconos.

Pero este reportaje no estaría completo si no mencionáramos otro sistema de visualización de la información, muy usado en los primeros años, sobre todo, de los relojes digitales: las marcas. Las marcas son una especie de término medio entre iconos y etiquetas. En una época en donde poca gente estaba familiarizada con los iconos (y no había el maremágnum de iconos de ahora), poner un icono de alarma o de cronógrafo era un tanto complicado. Además, siempre era más sencillo diseñar un reloj con marcas que no dedicar el tiempo en un LCD con iconos por el display, mucho más complejos de ordenar y de establecer en qué sitio irían (incluso hoy en día muchos fabricantes tienen problemas, en aquellos primeros años todavía más).


¿La solución? Usar leyendas escritas sobre el frontal (o en el propio display o filtro polarizador), y unas marcas (casi siempre unas rayas) para informar de si estaban activos o no las diferentes funciones. Un ejemplo de un reloj de este tipo es el G-7800, o los GLX-5600, incluso algunos de los recién lanzados por Casio (como los DW-D5600) todavía recurren a esta solución profusamente. En realidad las marcas de activación/desactivación no dejan de ser como una etiqueta, con la complicación añadida de tener que fijarnos más en ellas, ya que hay que leerlas y, además, dedicar tiempo en verificar si hay marca visible o no. A pesar de estos inconvenientes hay que reconocer que los relojes que poseen marcas tienen ese aire retro, a reloj digital tradicional, que encandila y encanta a no pocos usuarios.

Antiguamente se recurría a las marcas incluso para informar del nombre del día de la semana, una solución que, por fortuna, ya ha caído en desuso en casi todos los modelos de Casio.



Las marcas son una mezcla entre las etiquetas y los iconos: nos dan información del estado en que se hayan, y nos dicen además a qué función o parámetro se refiere ese estado.

Los iconos (símbolos), las etiquetas (leyendas) y las marcas son tres maneras de presentar información sobre la activación de funciones, que con Casio tenemos la posibilidad de elegir, gracias a sus múltiples modelos de relojes y módulos, el sistema de entre los tres que más nos atraiga y nos haga sentir más a gusto y cómodos con nuestro reloj. Es uno de esos pequeños detalles a los que casi no prestamos atención, pero que enriquece nuestra experiencia de usuario sobremanera. Y es una de las razones que hace que nuestro reloj favorito nos resulte tan personal y su módulo nos atraiga tanto.

| Redacción: Zona Casio

8 comentarios:

Diego eRRe·eLe dijo...

Prefiero los íconos.

sl2!

Elmer Homero dijo...

Sospecho que no hay diferencia. Al fin y al cabo las letras son también iconos (representan en nuestro caso sonidos, pero hay otros alfabetos donde pueden representar "significados", como en el Kanji) y no necesitamos "leer" una palabra para entenderla, con solo verla sabemos exactamente que significa. Se me ocurre poner como ejemplo "cocacola" no "lees" un anuncio con esa palabra, lo ves y ya sabes que quiere decir. Por otra parte, ni siquiera necesitamos "distinguir" las etiquetas, como siempre ocupan el mismo lugar en el espacio, tan solo con ver que ese espacio esta ocupado sabemos a que se refiere. Pero repondiendo a tu pregunta: Sí, me gustan más los iconos. No le hago feo a las etiquetas (también el font cuenta, hay que decirlo) y detesto las marcas, pues las considero un recurso baratón.

Elmer Homero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Francisco Frivero dijo...

Los iconos ocupan menos espacio, y están tan "universalizados", que incluso yo creo que son más reconocibles.

Con la excepción del que comentas, AL-190 (yo tengo el HDD-S100 que tiene el mismo módulo) que es un icono más propio para iluminación que para la pila, pero bueno, son casos puntuales.

sorderita dijo...

El comentario de Elmer creo que completa estupendamente esta.magnífica entrada

V.R.S dijo...

Francisco, tambien tengo el hdd-s100 negro sin invertir y estoy enamorado de él, solo vi el simbolo de batería baja el dia que lo compré, que es esa especie de cuadradito. Reloj bonito, robusto y solar donde los haya. Me gustan mas los iconos,¿ los mejores? La campanita y las ondas sonoras.
Saludos!

Francisco Frivero dijo...

Efectivamente V.R.S, lo puse al sol directo durante media hora, y ya no he vuelto a ver ese icono, y eso que no me lo pongo todos los días, pués me gusta ir rotando mis relojes.

Es el último que he comprado (2 semanas) lo preferí al AL-190, por el cristal mineral y la resistencia al agua. Me convencí leyendo un par de artículos del blog de guti, y no estoy nada arrepentido, al contrario, al igual que tú, estoy contento con este modesto reloj.

Peugeot dijo...

Yo prefiero las etiquetas. Los iconos como uses varios modelos de relojes los acabas mezclando todos. Ademas, casi siempre se ven mejor las etiquetas que los iconos, porque son mas pequeños. En muchos relojes que he tenido no sabia si estaba activado el mute o no.
El único icono que me gusta es el de la campanilla (signal).

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

G-Shock, en primera línea de batalla en Barcelona

No os voy a cansar de nuevo con el atentado ocurrido ayer en Barcelona (además, yo apenas sé lo que ha pasado ), porque supongo que ya esta...