Por qué los comercios especializados en relojería siguen siendo tan importantes


El pasado sábado me metí en mitad del bullicio de las compras de los regalos para Reyes, debido a que tenía que comprar material de oficina y decidí ir a El Corte Inglés. No me sorprendió ver unas largas colas de gente esperando para pagar sus compras (y también eligiendo productos) incluso en la sección de librería. Tanto es así que incluso tenías que esperar pacientemente incluso para que te cobraran un par de bolígrafos, como era mi caso. Como es natural pasé por la sección de relojería para constatar el ambiente, y me sorprendió que, aparte de un par de "mirones", el sitio estaba vacío.

De vuelta a casa me preguntaba si en las tiendas de relojería ocurriría lo mismo, y, por supuesto, no. En ellas había también tremendas filas de gente eligiendo un reloj para regalar o informándose de algún modelo.



Y es que el mundo de la relojería sigue siendo en buena parte una forma de venta donde el consejo y las recomendaciones del vendedor son muy importantes, donde el mercado tradicional sigue teniendo una enorme influencia frente a las grandes superficies, en las cuales los vendedores son la mayoría de las veces simples caras sonrientes que tratan de colocarte el producto que más te convenga, y no el que estés buscando o el que neceites. Lo sé muy bien porque lo he vivido. El vendedor de estas grandes superficies tan pronto puede estar vendiendo un reloj hoy como una lechuga mañana, o un CD. Y la vendedora una tarde puede intentar colocarte un Edifice ERA-200, y a la mañana siguiente una crema de noche para la señora de turno. Preguntarles sobre tecnologías, movimientos o aleaciones es como esperar que un hamster te diga la tabla del seis. Es perder el tiempo.

Para muchos que compran por Internet o que van con un determinado modelo muy claro en mente esto no es importante, pero para las personas que casi nunca visitan una relojería ni están al corriente de la actualidad y que, como era el caso en estas fechas, sólo pisan una relojería buscando un modelo para regalar, el consejo y la guía de un buen especialista que les atienda es vital. Por eso los grandes almacenes languidecían, y las tiendas especializadas se colmaban de clientes en busca de sugerencias e información.


Otros productos, como los tecnológicos o los teléfonos móviles, no suelen tener esa problemática porque la información no está tan dispersa y muchas veces la mayoría de la gente ya dispone de conocimiento sobre lo que hay en el mercado. Pero en relojería es diferente. Encontrar a alguien que pueda asesorar a los clientes y explicar cómo sacarle el mayor provecho a su reloj es vital. Es muy diferente describir un Riseman y un Oceanus, o un Beside y un modelo convencional, aunque para muchos compradores en estas fechas sean todos un reloj y den la hora.

Otro problema es el estilo y los colores. A muchas de las vendedoras de los centros comerciales les preguntas sobre combinación de colores, y podrían estar hablando horas sobre ello. Pero cuando añades a la ecuación características como el corte de los cristales, su brillo e incluso denominación, y características de la esfera en combinación con el fondo, las agujas y los índices, añadiendo además las propiedades de los metales usados en su fabricación, la mayoría se pierde y no sabría qué responderte.


Un vendedor en una relojería no es alguien que simplemente intenta colocarte un producto, como los vendedores de los centros comerciales, quienes me recuerdan mucho a esos vendedores de los publi-canales de televisión, donde a una hora te presentan "el mejor cuchillo de cocina", y a la hora siguiente te están vendiendo "el mejor exprimidor". Un profesional de la relojería no teme perder el tiempo en asesorarte y no se dedica simplemente a hacer labores "de cobrador" en una caja. Es lo que muchos clientes estiman y lo que muchas veces, en estos tiempos de conexiones inalámbricas, más echan en falta.

| Redacción: Zona Casio

2 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo. Si alguien va a comprar algo determinado o sabe sobre lo que va a comprar, da igual donde lo haga, pero si no es así, lo mejor es comprar en tiendas especializadas o asesorarse con algún conocido que sepa del tema.

    Gracias ZonaCasio por el comentario del post anterior.

    ResponderEliminar
  2. Personalmente entiendo el margen del 10 o 15% que debe tener una tienda física, y que gustosamente pago cuando soy atendido por profesionales que entienden del tema.

    Lamentablemente los márgenes suelen ser mucho más elevados, y el nivel de expertise de los trabajadadores de la mayoría de relojerías, poco adecuado.

    ResponderEliminar

Última entrada

El injustamente olvidado G-Shock GW-S5600-1JF

En parte eclipsado en el resto del mundo por el GW-M5600 (y GW-M5610), y en parte eclipsado en su propio país por el GW-5000, el GW-S5600 e...