28/6/22

Sorprendente y totalmente nuevo modelo digital compacto de Baby-G, el BGD-565. La actualización de todo un clásico



No sé si lo sabéis, pero Baby-G decidió reducir el tamaño de las cajas de sus relojes digitales estándar, los anteriormente conocidos como BGD-560, que ahora pasan a denominarse BGD-565. Reconozco que les tenía muchas ganas, los G-Shock se me vuelven insufribles para usar durante todo el día, y me atraía una caja más compacta con la robustez de la fibra de vidrio y, además, el plus de un bisel que es relativamente fácil de encontrar (aunque sea adquiriendo otro modelo de reloj, ejem...) ya que, además, se va a convertir de facto a partir de ahora en el modelo de entrada a esta submarca (al menos, en digitales, insisto).

Como el tamaño es más pequeño, le han tenido que incorporar un nuevo módulo, y en Casio no se liaron a rediseñar el anterior sino que básicamente tiraron por la tanjente, realizando un módulo a partir del superventas DW-5600, es decir: el estándar digital de G-Shock, ahora será también el estándar digital de Baby-G.



El BGD-565 tiene un bisel, caja, correas y módulos totalmente nuevos (en resumen: es íntegramente un nuevo diseño todo el reloj). La correa posee pasadores rápidos, y el bisel carece de tornillos a la caja: su sistema de sujección es similar al de los DWE-5600 Carbon Core Guard, retirándose el bisel y quedando una caja al desnudo con pulsadores de tipo DWE, y no los pulsadores "esqueléticos" de los G-Shock convencionales. Imagen: Zona Casio


El módulo anterior de los BGD-560, el 3290, era muy completo. De hecho, en funcionalidad es más completo que este nuevo, que es el 3489, pero adolecía de un detalle que es muy importante: era más impreciso. Tanto es así que con sus +/- 30 segundos de exactitud, estaba en torno a la precisión de un Collection "del montón". Este nuevo módulo lo mejora, ofreciéndonos en un digital precisiones que igualan a los G-Shock, esto es, de +/- 15 segundos por mes, algo que por lo visto se está poniendo muy caro (quién nos lo diría antes, cuando precisiones de +/- 15 segundos mes eran habituales incluso en los Collection de los ochenta, como ya contamos en alguno de nuestros podcasts). Ni siquiera los nuevos módulos de los BLX-565, los 3522, son capaces de igualarlo, y en estos se queda también en un +/- 30 segundos. Por lo tanto en construcción y finura debería de ser, al menos sobre el papel, un elemento electrónico de gran calidad. Y además, gracias a que ahora era más pequeño y compacto, por fin podremos tener todo ese conjunto en un modelo más práctico y útil, incluso sobre muñecas minúsculas como la mía. O eso debería ser, insisto, al menos.

Baby-G aprovechó para presentar estos nuevos módulos en su colaboración con Kirsh, realizando el espectacular BGD-565KRS a principos de este año (en mayo). En realidad fue casi su modelo de lanzamiento, puesto que estos BGD-565 por ciertas vicisitudes geopolíticas probablemente, acaban de aterrizar en nuestro mercado, y éste es de los primeros en llegar (fuera de, como decimos, esa edición especial). Así, actualmente tenemos de los BGD-565 una variante invertida (BGD-565-1), una rosa pálido (BGD-565-4), ésta en blanco (BGD-565-7), la mencionada Kirsh, y una transparente, la BGD-565S-7 que será, además, unos 10 euros más cara que las estándar (y que estará al llegar).


Casio ha intentado reducir el tamaño de la caja a mínimos, tanto es así que el pulsador de ajuste va hundido y es muy difícil de presionar, y el bisel hace agarre sobre los mismos pulsadores. Obsérvese la línea de la tapa de cierre, casi al borde del extremo de la caja. No hay espacio para más, está todo al milímetro aprovechado. Imagen: Zona Casio


Volviendo al módulo, es cierto que es en cierta forma un refrito de los ya vistos (y más que vistos) módulos de los DW-5600, pero la novedad se encuentra en montar eso en una caja pequeña, para lo cual en Baby-G han tenido que, además, hacer un poco de malabares y colocarle una pila más pequeña, una CR1616 en lugar de la CR2016. Curiosamente, anuncian la misma autonomía de 2 años que sus hermanos mayores de G-Shock, pero que es menos que los 3 años de los anteriores BGD-560, cosa curiosa porque este nuevo módulo no debería exprimir más la pila, al tener las mismas funciones (sino alguna menos, por ejemplo, no se pueden silenciar los pulsadores) que el módulo anterior.

Eso sí, con estos nuevos módulos se gana en un display más completo, calcado prácticamente al que llevan los W-202/B640/DW-5600, con calendario (fecha) al completo, en lugar de sólo número de día de mes y nombre de día de la semana, pero no número de mes que no poseían los anteriores.


La correa del reloj es minúscula, del tamaño de la de una correa para niños. No hay que olvidar que este reloj va destinado a adolescentes. De hecho, hasta la caja es más pequeña que la de un W-202 (bisel incluido), todo un logro en miniaturización, porque no deja de ser, encima, un Baby-G, ofreciendo la resistencia propia de estos relojes. Imagen: Zona Casio


Según Casio, todos estos cambios se deben a las reacciones de las usuarias de los anteriores BGD-560, quienes se quejaban de que aún eran relojes demasiado grandes para ellas. Por eso, en Baby-G buscaron realizar un reloj digital de entrada a su gama pero lo más compacto posible, sin perder, eso sí, las propiedades y características de todo G-Shock. Y fue así cómo surgieron estos nuevos BGD-565. Para que nos hagamos una idea de lo pequeños que son, tengamos en cuenta que los BGD-560 poseen unas proporciones de 42,1 x 37,9 × 11,3 mm. Comparativamente, los DW-5600 de G-Shock miden unos "enormes" 48,90 x 42,80 x 13,40 mm., y los W-202/B640 tienen unas medidas de 38,9 x 35 x 9,4 mm. Es decir, son realmente compactos, Casio ha conseguido condensar todo un G-Shock en un reloj realmente pequeño para Baby-G, casi del orden (por poco) de un Collection convencional, más aún: de un Collection de tipo old-school, un logro realmente meritorio, puesto que eso incluye el bisel, elemento del que carecen los W-202.

Pero esa "miniaturización" no lleva implícita un sobreprecio en forma de menos funcionalidad, todo lo contrario. El display está muy bien aprovechado en todo su conjunto, los segmentos llenan todo el espacio de la pantalla, y los iconos y leyendas están arrinconados en los huecos libres. Para distinguir mejor las partes, la fecha va encuadrada en la parte superior, un estilo muy clásico y habitual de los Casio digitales, y cuya disposición es prácticamente la misma, idéntica, que la que tienen los W-202 mencionados, aunque en éstos no hay ninguna zona de encuadre sobre el LCD. Claro que en Casio no le han colocado ahí el módulo de un Collection sin más, sino menuda gracia, en realidad lo han rehecho al completo dándole una afinación en su precisión y buscando, ante todo, la eficiencia, sin florituras.


_Resistente y pequeño_

//Pensado para un público con las muñecas "realmente pequeñas", el nuevo Baby-G BGD-565 estrena por primera vez el cambio rápido de bisel en un digital de G-Shock convencional.//



Con hora en todos los modos (salvo el de la alarma, ya que tiene alarma por fecha), temporizador con retorno automático -además de poder ajustarse por segundos-, y éste de 24 horas, cronógrafo también de 24 horas y posibilidad de alerta por flash, al nuevo BGD-565 solo le falta poder ofrecer un sistema de configuración en reversa -que no posee-, y la posibilidad de poder silenciarle los pulsadores, así como, quizá, iluminación LED en lugar de EL; si se lo hubieran añadido habrían rematado el módulo magníficamente bien. No obstante posee todo lo que se le puede pedir a un digital, encima en una construcción resistente, refinada, y a un precio muy interesante.


Sistema de correas con pasadores rápidos, nueva tapa de cierre, nuevo diseño, nueva construcción, nuevo módulo... Casio se ha empleado a fondo para ofrecer un nuevo estándar de reloj digital en Baby-G. Imagen: Zona Casio


Aunque exteriormente se distingan poco (incluso en las leyendas, ambos modelos de Baby-G muestran prácticamente lo mismo), la mayor diferencia se encuentra en un aspecto que no debemos dejar pasar desapercibido en su construcción: su resistencia al agua. Los mayores eran sumergibles hasta los 200 metros, respetando esa regla de que ésa debe ser la resistencia mínima al agua de todo G-Shock. Sin embargo estos, como muchos Baby-G, sólo lo son 10 Bares (100 metros). Casio nos ha dado un poco una de cal y otra de arena, por un lado nos pone (son más precisos), por el otro nos quita (son menos resistentes al agua). Obviamente resistir cien metros es más que suficiente para la mayoría de nosotros, pero no estaría mal que siguieran con la resistencia de 20 bares. Quizá el hecho de hacerle una caja más pequeña ha tenido mucho que ver para no poder alcanzar ese extra de presión. También han cambiado, por cierto, la función de los pulsadores: ahora el de la iluminación está en la parte inferior derecha (antes estaba en ese mismo lado, pero en la parte superior), que es como los tiene sus primos hermanos DW-5600 en el que parecen haberse inspirado.

Una de las grandes ventajas de este tipo de modelos, como el mismo DW-5600, es que sus recambios van a ser fáciles de encontrar por todas partes, y a precios bastante asequibles, algo muy importante teniendo en cuenta que con los G-Shock y Baby-G de este estilo vamos a tener que cambiar correas y biseles más tarde o temprano. Es una compra inteligente si quieres un reloj que no te dé muchos problemas, fiable, completo, y que ahora en este formato pequeño y "chiquitajo" puedas llevar contigo a diario sin molestarte. Y todo ello, con la robustez y garantía de todo G-Shock.


El display es diáfano se ve magníficamente bien desde todos los ángulos; su iluminación es nueva, no es una EL con iluminación de fondo, sino que es más bien tipo Indiglo: sólo los dígitos se iluminan. Imagen: Zona Casio



Casio BGD-560 (versión anterior, izquierda), y BGD-565 (nueva versión, derecha). Imagen: Casio
















































































| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com




| BabyG | | GShock | | BGD565 | | Digitales |

3 comentarios:

  1. La verdad es que me encanta el concepto.Para los que tenemos la muñeca fina es ideal.El frogman dw 9900 por ejemplo, hecho para el mercado nipón.Rizar el rizo sería una variante de caja roscada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me recuerda mucho a un Collection, de hecho no se parece a un Baby-G, es más bien lo que debería haber sido el sustituto de un W-720.

      Por cierto, que en post menciono que es más chico que el W-202, la verdad es que cuesta diferenciarlos, pero quizá sea ligeramente más grande, pero solo una pizca.

      Eliminar
  2. En blanco queda espectacular. Esa reducción de tamaño, viendo lo bien que se ve el LCD, me parece una enorme ventaja.

    Eso por no hablar que ofrece más que un DW-5600E a un precio mucho más competitivo.

    ResponderEliminar

Zona Casio Semanal

Inscríbete en nuestro Grupo de Noticias para recibir gratuitamente nuestro magazine Zona Casio Semanal, con el cual podrás leer cómodamente todo el contenido de ZonaCasio off-line, y conservarlo como material de consulta o información. En cualquier momento podrás anular tu suscripción, así como configurar cómo quieres recibir los avisos y notificaciones, cómodamente en tu casilla de correo.
Puedes darte de alta a través de éste link. ¡No te lo pierdas!