15/2/19

Las ediciones limitadas de G-Shock: Red Back y su display imposible de fotografiar


Los que lidiamos habitualmente con relojes para reportajes gráficos, sabemos muy bien que una de las cosas más difíciles es lograr expresar y transmitir, por medio de las fotografías, lo que se ve en vivo con el reloj. Una de las partes más importantes en este sentido son las esferas, agujas e índices en un analógico, y el display, máscara -o marco-, dígitos y LCD en un digital. Podría decirse que eso es lo que da la personalidad al reloj, lo que le hace diferenciarse del resto. Al menos en una gran mayoría de casos.

Personalmente no nos suele gustar "disfrazar" demasiado el reloj cuando le saco fotos, tratamos de limpiarlo mínimamente, por supuesto, pero no nos molesta que tenga "pelillos", o que la esfera no esté pulcra. La mayoría de las veces quien vista ese reloj va a verlo así, y cuando lo tenemos en la muñeca no nos vamos a preocupar en quitarle un "pelillo" o una mota de polvo, de manera que si quien visite el blog y busque una prueba "real y auténtica" se encuentra con esos "defectos", podrá llevarse una impresión real de lo que será el reloj cuando lo tenga en manos, y no esas fotos de estudio y/o maquetas tan bonitas, asombrosas y tan perfectas que se ven en abundancia por páginas oficiales y/o de tiendas, que te disfrazan el reloj solo con el ánimo de incitarte a su compra.




Nuestra idea siempre fue intentar transmitir un reloj "real", y las imágenes, cuando publicamos fotografías nuestras, no buscan quedar como si fueran modelos o maquetas (para eso ya están las fotos de estudio que se difunden por todos lados, insisto), sino poderle ofrecer al lector el aspecto del reloj lo más cercano posible a como sería si lo tuviera en las manos.

Pero a veces hay relojes con los que, por su estética, construcción o materiales, hacer eso es poco menos que imposible. Y uno de esos relojes tan "imposibles" de captar era el DW-5700SF-1 de G-Shock en colaboración con Sneaker Freaker. Su espejado y oscuro fondo hace sudar al mejor fotografo para conseguir que se viera algo, más aún: su coloración rojiza confundía muchas veces a la cámara, cuya luz de referencia para el enfoque, que también es roja, impedía fijar bien el objetivo y hacer clara la imagen. La mayoría de las fotos tuve que servirme de luces auxiliares, y muchas veces me imaginaba ser un arma láser de última generación que intentaba fijar su objetivo, sin lograrlo. En mi mente en muchas ocasiones oía una voz, no sin un atisbo de sonrisa: "¡atención, puesto de mando, no podemos fijar el objetivo! ¡Repito: no podemos fijar el objetivo!". Suena gracioso ahora, pero os aseguro que no me hacía ni pizca de gracia cuando empezaba a tirar fotos y veía que se desenfocaban la mayoría y tenía que una y otra y otra vez volver a "rehacer" las imágenes, las posiciones, los enfoques...


El brillo espejado, claro, no ayudaba en nada, y como el fondo es tan oscuro, en según que ángulos más parecía un display invertido que en positivo.

Ya dijimos en su día que el Casio DW-5700SF-1 tenía una combinación de muchos elementos estéticos en su pantalla, era capaz de ofrecer lo mejor y lo peor: de ensimismarte con sus rojizos de fuego, de alucinarte y asombrarte con sus "destellos sangrientos", y de confundirte en según qué casos con un LCD que te da la sensación de estar en negativo. Para quien quiera un reloj que parezca diferente cada vez que lo ve, sin duda es el modelo ideal. Pero para quien tenga la embarazosa tarea de fotografiarlo, es un reto enorme y desafiante.





| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com | Gracias a TicTacArea.com

3 comentarios:

  1. ademas de imposible de fotografias la mayoria de los casio son imposible de leer.

    ojala tuvieran los lcd como los timex super legibles sin esfuerzo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que el STN es algo que deberían extender de manera urgente. No creo que el coste de fabricación sea muy diferente, y viendo el GW-B5600, el STN se nota.

    ResponderEliminar

Donaciones

Si te gusta la página, ayúdanos a su mantenimiento.
¡Muchas gracias!