15/8/18

La curiosa historia de la calculadora "Biolator"


No es la primera vez que en Casio parecen no darse cuenta de las connotaciones negativas por usar ciertos nombres. El caso más reciente fue el del GD-350, nacido como Vibrator, y que luego cambiarían a Vibe Alarm. En los tiempos actuales, en los cuales cualquier noticia llamativa (o curiosidad, sin ni siquiera llegar a ser noticia) da la vuelta al mundo en un abrir y cerrar de ojos, en Casio han tenido que ir de prisa para variar determinados nombres "populares" o "alias" para sus modelos que, en tiempos anteriores, no hubiesen hecho.

Uno de los que más llaman la atención en esta línea, y que al contrario que hoy, no cambiarían en todo el ciclo de vida del producto, es sin duda un producto no de sus líneas de relojes, sino de calculadoras. La Casio H-801 Biolator. Sí, como lo lees, a la gente de Casio no se le ocurrió cosa mejor que ponerle Biolator de nombre. Claro que eran otros tiempos, tenemos que irnos a nada menos que la década de los setenta con una calculadora con display VFD ("vacuum fluorescent", por catodoluminiscencia, similar a los tubos catóditos pero de menos voltaje) y que empezaba a incluir funciones curiosas por las que más tarde serían famosas las gentes de Casio.




La razón de tan extravagante nombre -no penséis mal- no era otra que hacer referencia a la capacidad de calcular biorritmos, ya sabes: tu estado anímico, físico, emocional... En cuanto a funciones de calculadora, la Biolator solo llegaba a dar cabida para las cuatro operaciones básicas (suma, resta, multiplicación y división), en un display de ocho dígitos en ese color verdoso tan de la época.

Debido a la tecnología de display (que aunque relativamente de bajo consumo, era mucho más exigente que los dígitos LCDs actuales) requería para funcionar de dos pilas convencionales (las de tipo AA, fabricadas por Casio, se incluían en el pack de venta, además de una funda de transporte, manual y un libro sobre biorritmos) o mediante adaptador a la red eléctrica. Otra curiosidad del Biolator es que era un modelo que, a pesar de trabajar con fechas (para calcular el biorritmo se necesita la fecha de nacimiento de la persona), los años solo se representaban por dos dígitos, por lo que fue una víctima más del "efecto 2000" (o del bug Y2K, si lo prefieres llamar así), dejando de ser apta para utilizar en el siglo XXI. Sea como fuere, tampoco estuvo mucho tiempo en el mercado, Casio la puso a la venta en el año 1976, y al año siguiente ya la habían descatalogado.























| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

2 comentarios:

  1. Bonita hstoria y bonita calculadora. Esos modelos a base de LED, Digitron como los llamaba Casio me encantan. Me recuerdan a mi fx-17 que conservo como oro en paño.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad hermoso equipo, y hoy, en pleno 2018 mi abuelita, a sus 87 años, la tiene y aún usa. su estado material es excelente y solo tiene signos de desgaste moderado por el uso, pero ningún signo de maltrato. Es de los artículos que me tiene de legado (ya que sabe que gusto de esos artículos, en especial si aún operan) al igual que un reloj de muro HAU, que tiene su edad.

    ResponderEliminar

Donaciones

Si te gusta la página, ayúdanos a su mantenimiento.
¡Muchas gracias!