2018-10-09

Casio luchará contra las falsificaciones elevando la calidad de sus Collection


Tras presentar los resultados financieros del primer cuatrimestre del año, Casio ha esbozado algunas de las estrategias que va a adoptar en el futuro inmediato respecto a sus diferentes líneas. En el terreno de las calculadoras, consideran apostar fuerte por el software de negocios en sus modelos científicos, atendiendo a que estos dispositivos supone el 60% de sus ventas en materia de productos de educación (muy por encima de los diccionarios electrónicos y ex-Word -el 20%- y de los instrumentos musicales -otro 20%-). De hecho, se han incrementado las ventas de calculadoras un 6% durante estos meses, consolidando a Casio como líder indiscutible en dicho sector.

En materia de relojería, el mercado en Europa es bastante complejo, así que van a estimular las ventas de G-Shock entre la gente más joven. De hecho, G-Shock es el puntal sobre el que gira toda la maquinaria de relojería de Casio y al que se centran todos sus esfuerzos, por lo que piensan seguir apostando por uno de su éxitos del año, las series de metal de los 5000, y a la vez lanzar nuevos modelos Bluetooth con precios populares (GBD-800, GBA-800...).




La línea Collection (o "non-brand", "sin marca", como la denominan internamente en Casio) se dirigirá principalmente a los mercados emergentes, tal como ya lo venían haciendo desde hace meses (de hecho, muchos de esos productos ya no llegan a Europa). El principal escollo que encuentran es que en esos mercados existe una gran competencia de productos falsos, por lo que desde Casio piensan elevar la calidad de sus productos como forma de luchar contra las falsificaciones.

En Pro Trek seguirán llevando adelante su proyecto de línea smartwatch, potenciando en estos modelos el negocio B2B (business to business), ofreciendo los relojes por canales profesionales (de alpinistas, esquiadores, montañeros..).


Respecto al mercado musical, Casio ve un problema: tiene demasiados modelos. De manera que va a reestructurar su catálogo y, a la vez, reducirá costes reduciendo el número de distribuidores. Por lo tanto, si en 2017 se comercializaban 60 modelos, durante este año la cifra ha descendido a 40, y el próximo año 2019 solamente quedarán 30 referencias.

Si en el anterior "briefing" anticipaban en Casio el abandono del mercado de cámaras digitales, ahora se incorporan a un nuevo mercado: el de instrumentos médicos. El desarrollo de su nueva cámara de diagnóstico (para cancer de piel y problemas dermatológicos) les abrirá las puertas para ser uno de los proveedores de este mercado a finales de marzo de 2019.


En resumen, G-Shock seguirá pegando muy fuerte en los mercados de los países desarrollados, y Collection se desviará más hacia los mercados más pobres. Mientras el rango de precios de Collection (como así está ocurriendo) se espera que aumenten, G-Shock seguirá potenciando una línea más asequible que acercará algunas versiones a otras, para facilitar el paso de los usuarios clásicos de Collection hacia G-Shock y, a la vez, hacer a G-Shock más atractiva a los más jóvenes. Por supuesto, G-Shock seguirá con líneas elitistas, como la mencionada 5000 de metal.

En mercados de países en vías de desarrollo Collection competirá en calidad, y aunque sus relojes puede que sean ligeramente más caros que el resto, ofrecerán productos mejores, más completos y mejor acabados.

El problema, por lo tanto, no será que no haya relojes de Collection, el problema será acceder a ellos. Por fortuna, siempre nos quedará internet para adquirirlos fuera de nuestras fronteras.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com