14/4/18

Shock the Radio: Five Series #2


Five Series: Bull-bars y las cinco-series.

- Puedes descargar este podcast desde Instaud o desde Drive en CCNI Radio (dentro de la carpeta "Relojeria"). -

Este es un tema que tenía ganas de abordar desde hacía tiempo, inicialmente como un reportaje para ZonaCasio, pero creo que será más ameno y entretenido si lo hacemos en este espacio de Shock the Radio, el de las Five Series. Me estoy refiriendo a las bull-bars dentro de G-Shock, o más concretamente dentro de las cinco-series.

Inicialmente ninguno de los G-Shock fue concebido para incorporar bull-bars, algo que vendría bastante después y que se convirtió en una moda, tanto es así que muchos de los G-Shock, y también de los Baby-G, ya venían de fábrica con ellas. De hecho las Bull-Bars no llegarían a las "Five Series" hasta 1997, con el DW-5600ED y ya con el módulo 1545, o sea: los basados en el DW-5600E.




Droid - Como siempre en este espacio de las "Five Series", contamos con Guti para acompañarnos. Lo primero que habría que explicar es qué son las bull-bars o "face protectors", ¿verdad, Guti? Explícanoslo tú, para empezar.

Guti - Hola Droid, y gracias nuevamente por contar conmigo en Shock the Radio. ¿Vamos a relojear?

Las bull-bars o face protectors son como su nombre indica protecciones para la esfera del reloj que la protegen, en especial el cristal ante eventuales golpes o impactos.

Droid - Las bull-bars enfatizaban esa imagen de relojes duros y resistentes, ofreciendo una protección extra que, sin embargo, a mí siempre me costó bastante entender y mucho menos aceptar, porque soy uno de los que no le gustan nada y me parecen todo un incordio. ¿A ti te agradan?

Guti - Así es, las bull-bars dan un toque reforzado al reloj, una imagen de dureza y robustez. Estéticamente si que me gustan, recuerdo en mi niñez que se pusieron de moda ese tipo de añadidos, y yo lo llevaba en mi reloj de aquel tiempo, un Cauny de cuerda heredado. Te puedes imaginar que era de plástico gomoso, y no pegaba para nada con el reloj tan clásico, pero estaban de moda las personalizaciones y los aditamentos. Desde los alerones en los coches, hasta aquellos cordones fosforescentes que poníamos en las zapatillas. Era pura tendencia más que pragmatismo o sentido práctico.

Sin embargo siempre me han parecido bastante inútiles o innecesarios. En un reloj digital, impiden la visualización de partes de la pantalla, y además por su carácter decorativo, muchas veces resultan más frágiles las propias bullbars que el cristal que pretenden proteger. No es el caso de Casio, pero todos recordaréis esos face protectors baratos que perdieron la pintura negra, que se oxidó el metal o que se doblaron. Era peor el remedio que la enfermedad y quedaban fatal.

Droid - Uno de los detalles que obligaron a G-Shock a rediseñar el frontal -bueno, en realidad todo el bisel, o "bezel", como prefiráis llamarlo- de las "five series" fue la incorporación precisamente de esas bull-bars, lo que les llevó a "sobre-elevar" las dos partes centrales con las palabras "G-Shock" y "Protection" del plano del bisel, con el fin de alojar bajo ellos mejor y más firmemente la zona central de las bull-bars, ¿este rediseño te agradó, o eres de los que le tienen cierta manía y prefieres el diseño anterior, más plano?

Guti - No me gustó ese cambio, pero en la práctica tenía una ventaja. Que evitaba que la resina de la caja y el bisel acabase deformándose por la presión que ejercían las bull-bars. Tengo una imagen grabada de un DW-6900 con unas bull-bars aftermarket, y al cabo de pocos días ya se notaba la marca de las mismas sobre la resina.


Droid - Curiosamente en el DW-5700 el molde tomado para las nuevas reediciones de este 2018 es "el antiguo", así como en algunas ediciones especiales de los 5000, ese guiño a lo clásico es bastante de agradecer, pero ¿qué piensas sobre el no rediseño del bisel en los 5700 para las bull-bars? ¿Ahorro de costes por parte de Casio, o simple desgana?

Guti - Me parece que son ambos motivos. Hemos visto como últimamente Casio no innova demasiado en digitales por decirlo suavemente. Si saben que ese reloj se venderá con menos cambios y menos trabajo, ¿por qué invertir más? La antigua Casio de los 80 no se habría comportado así, pero la nueva sí, lo cual es una lástima para los verdaderos aficionados de la marca.

Droid - El significado de "bulls-bars" siempre es motivo de controversia, "protector facial" (face protectors) es un nombre que nunca me resultó acertado, pero lo de "barras de toro", en referencia a las barras de protección ante los toros tan populares en Estados Unidos, tampoco se puede decir que sea lo más acertado o lo más específico sobre su función, y hablando de esta, ¿de verdad le ves una función práctica, y no un simple "accesorio" estético? Yo es que dudo mucho que ante un impacto las barras eviten que se parta el cristal mineral, la verdad...

Guti - Exactamente. El nombre se ha tomado prestado de las bull-bars en los automóviles, principalmente americanos. Esas protecciones que tenían por objetivo proteger el frontal del vehículo ante posibles colisiones con animales. De hecho muchos aducían que era una forma de proteger el motor ante un atropello. Era un absurdo, porque si consideramos el típico pick-up estadounidense de 2.000 Kg, aunque sólo circulase a 40 Km/h cuando choca con un toro de 400 Kg, las barras deberían resistir una fuerza de varias toneladas por metro. Sencillamente no servirían de nada.

Cuando comentaba lo de los alerones en los coches, recuerdo también que en nuestro país se pusieron también de moda las bull-bars. Ancladas al paragolpes, o bien con la intención de proteger los faros. Al final ocurría lo mismo que con las bull-bars baratas. Esas protecciones se doblaban y se oxidaban, y llegaron a extinguirse cuando los dueños se dieron cuenta que era peor el remedio que la enfermedad. Es decir, su beneficio era puramente estético.

Me viene a la memoria aquellos remedios como aquellas cintas que se ponían en el guardabarros para descargar la electricidad estática, jeje.

Droid - Existe una variante de barras metálicas, o de "protectores metálicos" para ser más exactos, que incluyen almohadillas de goma o resina, con lo cual si las bull-bars estándar ya molestaban y eran ostentosas, pues imaginaros esos otros modelos... La intención es doble: que la propia barra no raye el cristal y, obviamente, amortiguar los golpes frontales, pero en contrapartida si un G-Shock ya dispone de bastantes elementos a mantener (correas y bisel, al menos), añadiríamos dos "preocupaciones" más, como son las almohadillas y la propia barrera metálica. Tal como están los recambios en G-Shock, no parece buena idea que se las pongamos a nuestro reloj o elegir un modelo con ellas, ¿verdad?

Guti - Mencionas un aspecto muy interesante. Y es el de los recambios G-Shock. Si Casio pretende cobrar 20€ por una correa de resina para un DW-5600E que cuesta 60€, nadie cambiará la correa. Obviamente eso va en detrimendo de la imagen de relojes duraderos que tenía antaño. En cuanto a las almohadillas son incómodas tal y como bien apuntáis porque restan todavía más legibilidad. Llevados al extremo, todo debería ser una bullbar y entonces no veríamos el cristal para nada.

Creo que pretenden eliminar un problema de la forma equivocada. Si queremos proteger el cristal, tenemos en G-Shock los biseles de resina sobreelevados que los protegen. Esa era su función, y fue la forma en que Kikuo Ibe y su equipo lograron que el reloj resistiera impactos desde 10 metros de altura, lo que incluía el cristal. No montaron bullbars en ningún momento, es decir, a nivel de protección fueron innecesarias, lo que nos confirma que son simplemente un accesorio estético, que como estamos viendo, aunque es muy táctico, da más problemas de los que solventa.


Droid - Hablando un poco sobre su mantenimiento, obviamente al ser un elemento tan básico y simple los cuidados no son demasiados: desarme de cuando en cuando, y limpieza. Sin embargo a mí, que he tenido algún modelo de reloj con ellas, lo que más me desagradaba es el descascarillado de la pintura, por lo tanto creo que el mejor consejo que podríamos dar a los que piensen en llevar un reloj así, es que lo elijan en metal desnudo, sin pintar o, de ser pintadas, que sean con un recubrimiento sólido y resistente, como DLC. ¿Se te ocurre algún consejo más que darles a los amantes de las bull-bars? ¿Recomendarías "repintarlas" a las que estén dañadas?

Guti - Claro, el recubrimiento DLC evitaría esos desconchones de la pintura, que eran inevitables tras "proteger" el reloj del primer impacto. De cuidados, me preocupa más lo de las marcas en la caja, y eso tampoco es algo que tenga solución.

Sinceramente, para mi las bullbars son como las serigrafías en una correa. Algo que puede que embellezca el reloj, pero que lo hace más proclive al envejecimiento prematuro.

Droid - Podría decirse que las bull-bars es seña de identidad de G-Shock, sin embargo no es del todo así, otras marcas e incluso modelos dentro de la gama Collection de Casio las llevaban. A mí no dejan de recordarme a esas barras tan ostentosas de las defensas de los automóviles en los años ochenta (por cierto, se denominan también bull-bars y por fortuna ahora están prohibidas, eran un auténtico peligro en caso de atropello), supongo que al igual que hay preparadores que venden biseles de G-Shock llenos de diamantes, también hay amantes del "tuning relojeril" que quieren este tipo de accesorios cuanto más grandes y aparatosos mejor, ¿una muestra más de ese lado de "G-Shock-moda", alejándose de aquel "G-Shock-herramienta" de los años ochenta, Guti?

Guti - Lo defines muy bien con eso del "tunning relojeril". Estamos de acuerdo, los bull-bars son una personalización, no algo que aporte mejoras sobre el diseño, que ya es esencialmente bueno y resistente en los G-Shock.

Puede que con cristales de plexyglas como llevan la mayoría de Collection, las bull-bars estuvieran justificadas. Pero siempre hay soluciones más sencillas. Comentaba el bisel de los G-Shock, pero tenemos más. Evitar los cristales muy abombados y que tan poco nos gustan, porque al final los hace la parte más probable de llevarse un golpe o un roce.

Droid - Y ya para terminar, en las Five Series de caja cuadrada creo que molestan menos las bull-bars que en los modelos de caja redonda, aunque solo sea por la misma forma lateral del reloj, y creo que en relojes como el GD-400, la integración es perfecta, y demuestra que de verdad están diseñados para llevar bull-bars, ¿tú crees que podríamos ver en un futuro un Serie 5, como los DW-D5600P, pero con las bull-bars integradas totalmente en su frontal, como en el caso del GD-400 que mencionaba?

Guti - Estaba pensando justo eso. Si hay un modelo en donde las bull-bars no hagan perder funcionalidad al reloj, es el GD-400. Como en el DW-5600P, no cubren información en el LCD, pero además en los GD-400, tampoco cubren las leyendas en la esfera, que es uno de los aspectos que menos benefician al DW-D5600P. A los aficionados nos gusta ver el reloj, y fijarnos no solamente en la hora, sino también en esas inscripciones de WR20BAR que le dan contexto al reloj.

En cambio me parece positivo precisamente lo opuesto, que no sean fijas y que el usuario pueda ponerlas o quitarlas fácilmente en base a sus preferencias estéticas. Muchos aficionados estarían dispuestos a pagar 2 o 3€ más porque el reloj las llevara.

Claro que puestos a incluir cosas, preferiría que trajeran una correa y un bisel de reemplazo. Un poco como otros relojes, e incluso otras gamas de Casio, que a veces incluyen una correa puesta, y otra de cortesía.

Droid - Muchas gracias, Guti, por estar una vez más con nosotros compartiendo este espacio de las Five Series, dentro de Shock the Radio, para nuestros oyentes (y también lectores), y nos veremos en la próxima. Esperemos que sea prontito.

Guti - Me ha encantado poder compartir este rato con vosotros. Espero que a los lectores y los oyentes también, porque al menos yo, estoy impaciente por la siguiente entrega del programa.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

9 comentarios:

  1. Yo recuerdo en los anos 80 ver 5600c con bullbars, estaban muy de moda en Venezuela en esa época, por eso no me duebs lo de 1997...

    ResponderEliminar
  2. Quise decir que por eso no me cuadra lo de 1997...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, pero serían aftermarket. Oficialmente no vinieron con ellas hasta los 90, a no ser que fuera algún modelo de algún distribuidor regional (era el éxito tal que llevó a rediseñar el bisel, así que imagínate la incidencia que tuvo en G-Shock).

      Eliminar
    2. Ah, eso sí, pero la gente las usaba aunque no fuesen hechas por Casio, yo creo que uno en esa época ni se preguntaba si las hacía Casio o no, simplemente estaban de moda y la gente iba a por ellas. Saludos Zona Casio.

      Eliminar
  3. Gracias otra vez por contar conmigo ZonaCasio. He disfrutado mucho.

    Miguel Angel Santelmo, en España ocurría igual, pero era bullbars no oficiales de Casio. Personalizaciones aftermarket. Fue en 1997 cuando Casio lanzó un DW-5600E con bullbars, el DW-5600ED.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no había leído tu respuesta :D Pues eso :)

      Eliminar
    2. Así es Guti, la verdad cuando hice mi comentario se me pasó el detalle de que no eran de Casio, no lo sabía, simplemente sabía que se vendían, la gente las compraba y Casio evidentemente se dio cuenta y lo explotó a su favor. Saludos.

      Eliminar
  4. Gracias por estos estupendos podcast tan interesantes.
    Esperando con ganas el siguiente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por la pequeña parte que me toca, muchas gracias Project One. Esperemos que el siguiente te siga sorprendiendo.

      Eliminar