2017-09-10

Llega el frío, y llegan los G-Lide invernales


Como sabes muy bien y viene siendo habitual durante los últimos años, Casio lanza, dentro de su línea G-Shock, cada invierno nuevos modelos que tienen la particularidad de incorporar un módulo con un LCD resistente a las bajísimas temperaturas (tanto es así que aguantan hasta los -20ºC, nada menos). Este año las novedades son, realmente, suculentas, no solo porque nos permiten elegir entre múltiples versiones con distintos colores, sino que, además, todas ellas son digitales.

El reloj, no obstante, no es nuevo, es un viejo G-Shock (el GLS-5600 ampliamente conocido por todos) que Casio lo ha "rescatado" para actualizarlo convenientemente, dándole un refrescante aire. Sé que no es todo lo que desearíamos (quiero decir que no es un módulo ni un modelo nuevo), pero tal como están las cosas, ya podemos darnos con un canto en los dientes al permitirnos en Casio poder tener algo así, porque lo suyo hubiera sido otro analógico más.




Para quien no lo recuerde, se trata de un modelo con una pila CR2025 que, a pesar de ser "enorme", Casio solo le da una autonomía en el GLS-5600 de tres años, probablemente por la demanda energética que requiere el zumbador de progreso y la alerta luminosa con destellos. Sin abusar de esas funciones, debería llegar sin problemas a los cinco años o más sin necesidad de cambio de pila.

Como suele ser habitual en este tipo de ediciones invernales, la correa es textil, y de las cinco versiones que se lanzarán, tres serán invertidas y dos con LCD en positivo. Otro interesante detalle es que una de sus versiones (la GLS-5600WCL-1, negra totalmente e invertida) no lleva hebilla, sino que su cierre es mediante velcro. Por supuesto, la sufrida, más completa, práctica y útil será la que llegará como estándar de la serie, el GLS-5600CL-1, que vendrá con LCD en positivo y bisel, adaptadores y correa en negro. Un gran acierto es el detalle de añadir la leyenda "Low Temp LCD" en el frontal, bien visible, recordándonos bastante a aquellos modelos con esta característica de los años ochenta. El reloj es magnífico (a pesar de haber ya pasado unos cuantos años por él), y quizá el punto más flojo de su módulo sea el no contar con hora en todos los modos (en el cronógrafo pasa a contar las horas en la parte superior, como otros modelos similares). Si no fuera por ese pequeño detalle, en el resto (incluyendo doble crono y temporizador, con función de retorno automático) estaríamos hablando de uno de los mejores módulos digitales, al menos del momento. Un módulo que, dicho sea de paso, data ya del año 2008 y demuestra que, cuando un diseño es bueno y fiable, se convierte en atemporal y por él no pasan los años.









| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

1 comentario:

  1. No tengo claro si son correas textiles de dos piezas, como en los GLS-100, o si se trata de una especie de NATO con unos adaptadores del tipo del DW-5600BBN.

    ResponderEliminar