Haz tú mismo el bezel para tu G-Shock (y olvídate de andar buscando por ahí)


Mucha de la industria del consumo teme a las impresoras 3D porque, como ya ocurriera con tantas otras cosas ante la llegada de la tecnología (periódicos en papel, cintas VHS, casettes...), puede hacer prescindibles lo que hoy vemos como algo insustituible. Me refiero a determinados repuestos o incluso piezas enteras. Imagínate que quieres determinado modelo de bolígrafo con determinadas características y que, tras dar miles de vueltas por varias ciudades, e incluso tras rebuscar por Internet, no lo encuentras (o ya no se fabrica, o es muy caro). Pues coges tu impresora 3D, y te lo fabricas tú mismo.

Imagínate ahora que, en lugar de un bolígrafo, el componente que necesites sea un recambio para tu reloj. En Casio los propietarios de G-Shock tiemblan porque no les ocurra lo que les ha pasado a muchos de los propietarios de DW-5000: que no pueden usarlos porque no existen recambios de biseles, que son de goma, y rompen o, simplemente por el paso del tiempo, se hacen fosfatina. O supón que quieres otro modelo, o un modelo de determinado color por el que ahora te piden un ojo de la cara. Pues coges tu impresora 3D y te lo fabricas también.




Esto hará, por lo tanto, que muchos que no pueden usar relojes antiguos mucho mejores y más robustos que los de ahora, puedan rescatarlos y darles una nueva oportunidad. Mira éste ejemplo, sin ir más lejos: hace poco kdstudio subió los archivos a Internet para que cualquiera pudiera realizar, recurriendo a una impresora 3D, un bisel para un Casio DW-5600. Dejando de lado la utilidad o no "del invento" (a mi, la verdad, me gusta mucho y se ve que le ha puesto imaginación), pensad en las múltiples posibilidades de todo ésto. Obviamente con el diseño original podríamos tener problemas de patentes por medio (la licencia del que veis es Creative Commons, por cierto, por lo que cualquiera puede usarlo de base para crear otros, esa es la auténtica virtud de Internet, y no hacer like en páginas de redes sociales), y puede hacer un bisel a su gusto por si el original le molesta, le parece poco eficiente o simplemente porque no le gusta o no le da la gana. Además, en cuanto esté más al alcance de todos esta tecnología, será imparable y nadie podrá impedir que encontremos fuentes para realizar biseles "originales".

Por supuesto -por desgracia- esto todavía está en ciernes, pero la tecnología de impresión 3D tiene un potencial bestial (si no lo detienen intereses de multinacionales por medio, claro). Incluso podremos crear nuestra pareja perfecta con ella. Democratizar la tecnología, ése es el quid, y aunque en principio no estará accesible para todo el mundo, confiemos en que llegue un día en que crear un bisel para un DW-5000 sea tan fácil como ahora lo es hacer fotocopias. Y no temas: el reloj, y su sólida caja de metal, son capaces de esperar sin titubear por ese futuro. Guárdalos a buen recaudo mientras tanto.

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

5 comentarios:

  1. Pero entonces será de plástico de impresión en vez de uretano no?

    ResponderEliminar
  2. supongo que sí, aunque en un futuro se supone que habrá impresoras 3D para trabajar con diversos plásticos, el PU no debería ser un problema. En un futuro, claro.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. El problema es encontrar un buen disenador 3d porque los scanner son muy limitados.

    ResponderEliminar
  5. Pero este diseño es un pelín horroroso, ¿no? ¿Y para qué sirve esa exagerada elevación del bisel?

    ResponderEliminar

Última entrada

Un día por Singapur con un smartwatch de Casio

Nuevo vídeo desde Casio Japón, ahora mostrándonos lo que nos puede aportar uno de sus últimos smartwatches, el WSD-F20 de Pro-Trek. A pesar...