Relojes sin correa ni pulsera (armis)


Como "el reloj de la semana" está dedicado, en esta ocasión, a la "tarjeta comodín" de "La Bitácora de Guti", qué mejor que dedicarle un post especial. De la Unión Soviética, cómo no. Va por ti, querido amigo.

Siempre me ha parecido una genial idea la manera que tenían los rusos de Elektronika de comercializar sus relojes: sin correa ni armis. Los comercializaban en una cajita, con el reloj anclado, y cada uno podía luego comprarle la correa que quisiera (o el armis). De esta forma el paso del tiempo no dañaba la originalidad del reloj en uno de los aspectos en donde más suele sufrir, que es en la correa.

Lo lógico es que al adquirirlo uno saliera de la relojería con el reloj y con una correa comprada aparte, que podía ser -habitualmente- una correa de cuero "normal y corriente", aunque los más pudientes adquiriesen armis, o al menos armis de eslabones con láminas dobladas, de diseño estándar. Al reloj no le quedaba mal nada porque al ir de fábrica sin nada, podía vestir "cualquier cosa". Podías ponerle una correa de resina, al más puro estilo F-91WM, y nadie podía decirte que no era original. Podías ponerle una milanesa, y el reloj seguía siendo cien por cien como salió de fábrica. Es también una buena idea para coleccionistas (futuros o de la época), que se evitaban los quebraderos de cabeza de tener que buscar las correas originales (a veces tarea imposible, si son de resina y si son de relojes con escasa distribución) para sus preciados modelos.




Como veis, al contrario de lo que pueda parecer, vender un reloj sin correa es todo ventajas. Incluso en el precio, porque en un lugar como la ex-URSS en donde el Estado era quien tenía que vigilar la economía de los productos de consumo, posibilitaba el que uno pudiera adquirir un reloj y aprovechar la correa de otro, o de un familiar, o hacerse una él mismo si se terciaba. No era necesario fabricar correas exclusivas porque no se hacía imprescindible venderlas como recambios. Ése es el quid: la fábrica que producía el reloj dedicaba toda su atención a eso, al reloj, y luego había productores locales, o artesanos, que se dedicaban a las correas. Y unos no se comían las lentejas a los otros.

En la sociedad capitalista en que vivimos hoy eso no sería una buena "estrategia de mercado". Imaginaros por un momento que a un F-91 le quitamos el precio de la correa, tendríamos como resultado que entonces ese reloj nos haríamos con él ¡por poco más de tres euros! (Una correa de un F-91 suele rondar los seis-siete euros). Siguiendo con este símil, un CA-53 podríamos tenerlo por 20 € (su correa cuesta unos 10 €), y así suma y sigue (obviamente ese precio se incrementaría ligeramente por el margen de beneficios de distribuidores, etc., pero es un buen ejemplo en todo caso).


Y para complicarlo más, en la sociedad de consumo la caja además tiene que venir con asas especiales, con formas especiales y con medidas especiales, con el fin de que solo admita un tipo de correa especial que solo te pueda fabricar la marca del reloj. Así evitan que puedas adquirirla en otra parte. Si rizamos el rizo y nos vamos a relojes deportivos como G-Shock, Pro Trek o Outgear, esto se hace más evidente aún, y tenemos cajas que solamente pueden vestir un tipo específico de correa, sin la posibilidad de ponerle otra cosa, a no ser que recurramos a extravagantes adaptadores que hacen del reloj un elemento totalmente artificioso.

Por desgracia ya no interesa vender relojes solo con su caja. Interesaba en su día en la URSS por las razones que os he explicado antes, pero eso ha dejado de ser así. Por fortuna en Casio, en muchos de sus Collection sobre todo, al no importarle tanto a Casio que se le ponga una cosa o la otra, siguen un poco como a la antigua usanza, y a una gran mayoría se les puede incorporar cualquier tipo de correa, e incluso hay varios compatibles entre sí en esa gama (la de un F-91 le sirve a un W-202, la de un W-59 a un F-105, etc). También en muchos de los analógicos, aunque esto más por estética que por otra cosa.


Tal vez en la sociedad occidental la gente no entienda ni admita si ve en un escaparate a un fabricante vendiendo un reloj sin correa, se llevarán las manos a la cabeza y pensarán que les están estafando por vender algo así, cuando en realidad es justo al revés: si lo compras con correa personalizada para ese modelo, estás limitando tu libertad para usar cualquier otra cosa con tu reloj y, encima, estás pagando por un componente a sustituir, cuando podrían ofrecerte elegir qué quieres ponerle tú para "vestir" tu reloj. Es un ejemplo más de cómo la costumbre consumista ha ido cambiando poco a poco hasta nuestra forma de pensar, incluso más allá: hasta nuestra forma de ver la realidad, tergiversándola completamente. Haciéndonos creer que lo que es bueno para el vendedor-fabricante, es bueno también para nosotros, y no suele ser así en muchos de los casos.





| Redacción: ZonaCasio.com

6 comentarios:

guti.bitacoras.com dijo...

Muchas gracias por la dedicatoria. El mensaje del artículo es evidente. No todo lo que hacían los comunistas era malo. De hecho, al borde del límite capitalista donde estamos, las cosas no nos van tan bien, y tenemos mucho que arreglar.

Porque no aprender las lecciones que nos enseñaron los rojos? No todo fue bueno, pero como podemos ver, alguna cosa si tenían.

zonacasio dijo...

Los ordenadores, por ejemplo, que tenían unos que ya quisieran para sí la NASA. De hecho tuvieron que esperarles cuando hicieron la misión conjunta, porque el de la NASA no acababa de realizar los cálculos :D Y las Soyuz, sin el fallecimiento del genial impulsor de su programa espacial, los rusos hubieran llegado a la Luna bastante antes.

Apolino Apolinos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
zonacasio dijo...

Apolino, con correa te lo vendían. Pero tenías que comprarla aparte :D

Pablo B dijo...

Bien dices, Guti, no todo lo que venía de la URSS era malo. A mí estos Elektronika me encantan, de hecho el despertador que ocupa la mesilla de mi dormitorio es un Elektronika de los 80, que funciona perfectamente y con bastante precisión. Por suerte un amigo mío sabe algo de ruso y me pudo explicar cómo se ponía en hora y el funcionamiento general, muy curioso y diferente de lo habitual en occidente, otra forma distinta de pensar los aparatos. Es bastante probable que con el tiempo me haga con un digital Elektronika de pulsera, aprovechando alguna correa suelta que tengo por casa...

Robinson Molina dijo...

Se hace bastante problema encontrar correas para Gshock, yo he conseguido unas muy económicas en China, no son exactamente iguales pero si no lo hago de esa manera iba a ser un recambio muy costoso. Por otro lado asombra que por ejemplo para edifice una variante con armis y otra con correa de resina tengan una gran diferencia de precio. Recalcando que los armis sean sólidos y de gran calidad pero aún así son bastante costosos.

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

G-Shock, en primera línea de batalla en Barcelona

No os voy a cansar de nuevo con el atentado ocurrido ayer en Barcelona (además, yo apenas sé lo que ha pasado ), porque supongo que ya esta...