El camino del peregrino


De igual modo que la tradición musulmana exige que todo fiel haga por lo menos una vez en su vida el camino que hizo Mahoma de la Meca a Medina, el primer milenio del cristianismo conoció tres rutas consideradas sagradas y que daban una serie de bendiciones e indulgencias a quien hiciese alguna de ellas.

La primera ruta conducía hasta la sepultura de San Pedro en Roma; sus caminantes tenían por símbolo una cruz y eran llamados romeros.




La segunda ruta conducía hasta el Santo Sepulcro de Cristo en Jerusalén, y los que hacían este camino eran llamados palmeros porque tenían como símbolo las palmas con que Cristo fue saludado con ocasión de su entrada en la ciudad.

Finalmente, existía un tercer camino, un camino que conducía hasta los restos mortales del Apóstol Santiago, enterrados en un lugar de la península ibérica, donde, en determinada noche, un pastor había visto una estrella brillante sobre un campo. La leyenda cuenta que, no sólo Santiago, sino la propia Virgen María, estuvieron allí inmediatamente después de la muerte de Cristo, llevando la palabra del Evangelio y exhortando a los pueblos a convertirse. El lugar quedó conocido como Compostela -"el camino de la estrella"- y luego surgió una ciudad que atrajo a viajeros del resto del mundo cristiano.

A estos viandantes que caminaban por la tercera ruta sagrada les fue dado el nombre de peregrinos, y pasaron a tener como símbolo una concha.


En su época áurea, en el siglo XIV, la Vía Láctea (porque en la noche los peregrinos se orientaban por esta galaxia) llegó a ser recorrida todos los años por más de un millón de personas procedentes de todos los rincones de Europa. Hasta hoy, místicos, religiosos e investigadores hacen todavía a pie los setecientos kilómetros que separan la ciudad francesa de Saint Jean Pied-de-Port de la catedral de Santiago de Compostela en España.

Gracias al sacerdote francés Aymeric Picaud, que peregrinó hasta Compostela en el año 1123, la ruta seguida hoy por los peregrinos es exactamente la misma que recorrieron Carlomagno, San Francisco de Asís, Isabel de Castilla y, más recientemente, el papa Juan XXIII, entre otros.

Con el paso del tiempo, el Camino fue cayendo en el olvido. Y rara vez se recuerda que por allí pasaron millares de personas que más tarde irían a poblar el Nuevo Mundo...




Paulo Coelho.

6 comentarios:

  1. El Camino de Santiago es algo que tengo pendiente desde hace algunos años. Lo que ocurre es que hacer algunas etapas de año en año, no es lo mismo. Y claro desde Roncesvalles, necesita mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Un viaje interior muy bonito, espero que lo disfrutes y que conozcas a personas interesantes, con respecto al reloj Casio AE-1200 creo que ha sido una elección muy acertada, es un grandísimo reloj, plagado de información y muy resistente para la aventura, además con ese color verde de camuflaje le da una gran personalidad y va a tono con la naturaleza, un relojazo.

    Saludos Bianamaran y ya nos contaras tu experiencia.

    ResponderEliminar
  3. No, yo solo he hecho "un tramito", jeje (por cierto, un sendero medieval muy bonito, una pasada, aunque la calzada medieval está completamente levantada de tanto peregrino -y supongo que de abandono absoluto y falta de mantenimiento-). El camino de Santiago entero no me atrevo, y si lo hiciera un día sería en bici y parando en hoteles, porque mesones y tabernas y lugares de alojamiento unos vale, son pasables, pero otros tela marinera con ellos, una amiga estuvo trabajando en uno y al paregrino lo peor le daban, como llegaban muertos de hambre... Eso sí, cobrar les cobraban lo mismo.

    El reloj en efecto, llevas mucha razón, es una elección mucho mejor que muchos G-Shock, y si lo pierdes no pasa nada, no hay problema con él, son baratos :)

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría en bici también. Caminar 20-30 Km cada día es una paliza con tantas etapas. Y me valdrían hoteles y hostales, pero de albergues lo que tu dices, algunos están bien, y otros puff

    ResponderEliminar
  5. Si salgo de esta a ver si podemos armarnos de paciencia y lo hacemos un año, Guti. Llevamos los dos un reloj de una sola aguja para ambientarnos y meternos en el personaje medieval :D

    ResponderEliminar
  6. O mejor aún, uno de agua, otro de arena, y uno de sol. Así cuando tengamos que saber la hora nos entretenemos...

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevo catálogo de Sheen

Sheen en Japón acaba de presentar también su nuevo catálogo otoño/invierno, en donde destaca una presencia en la portada de uno de sus mode...