¿Existe el purgatorio?

2014-11-28

Prueba: Casio TS-200


Durante finales de los años ochenta y principios de los noventa Casio comenzó a introducir modelos con sensores en una gran parte de sus relojes. Así la era digital vivió un rejuvenecimiento, una segunda juventud al ofrecer un añadido extra que sin apenas aumentar peso o complicaciones enriquecían de manera notable la experiencia de usuario al llevar un reloj. Durante años, bastantes años, los relojes con sensores eran la referencia, el culmen de la miniaturización, hasta que fueron reemplazados por los microcomputadores y la telefonía móvil.

Aún hoy la diferencia entre un reloj "de aquéllos" (o diseñado como aquéllos) y un smartphone o smartwatch es notable. Mientras los primeros las instrucciones eran puro código máquina, introducidas de fábrica en la circuitería y ancladas inseparablemente a sus chips y hardware, en los aparatos modernos los sensores se encuentran por debajo de capas y más capas de firmware.




Mientras que hoy día "cualquiera" puede escribir un programa y hacer uso del sensor, en los relojes que siguen la filosofía de Casio de siempre las funciones, cómo operar con ellos y qué hacer, son estrictas. El sensor está encaminado a dar una serie de datos, seguir un conjunto de parámetros y también informar de errores. Son aspectos muy distintos, formas radicalmente opuestas de ver las cosas.

En los relojes adquieres determinado modelo de reloj, y desde el primer hasta el último día se mantiene sin variaciones. En los smartphones modernos tienes que actualizar, reinstalar, y aún así al cabo de unos años te quedará obsoleto debido a las nuevas versiones y a las aplicaciones, que necesitarán más potencia de cálculo y mayor espacio de almacenamiento. Son conceptos y formas de entender la tecnología sustancialmente diferentes. Por desgracia caminamos hacia la segunda opción, la que le interesa a la mayoría de fabricantes porque obliga al consumidor a cambiar de productos cada equis tiempo, a adquirir nuevos, a comprar más. Solamente Casio (y algunas pocas compañías más) ofrecen todavía aquel concepto de antaño de un dispositivo nunca jamás actualizable, y siempre y hasta el fin de su vida útil, funcional. Un Casio con sensor puede que lo tengas que dejar por deterioro o desperfectos que le causes con el uso, o incluso por falta de repuestos, pero nunca porque ya no sea capaz de funcionar como antes. Hoy, o dentro de cien años, su hardware seguirá operativo. Y prueba de ello la tenemos en este Casio TS-200 que te traemos hoy. Se trata de un modelo de la época de los Windows 3x, ¿quién usa hoy un sistema operativo de aquellos? Casi nadie. Pero sí puedes usar, como si fuera el primer día, este reloj. Esta es la principal y fundamental diferencia.


Nos pueden llamar carcamales por preferir este tipo de tecnología. Pueden acusarnos de estar chapados a la antigua o de ser unos rebeldes sin remedio, pero el hecho bien probado es que la tecnología del "usar y tirar" que tanto publicitan ahora no supera el paso del tiempo como la nuestra.

¿Te imaginas un carguero espacial que requiera constantes actualizaciones? ¿Un dispositivo de radio para uso militar que entre kilómetro y kilómetro el operador tenga que detenerse para verificar su carga de energía? Si tu reloj no puede cumplir mínimamente su papel de una forma constante y eficiente, deshazte de él. Como alguien dijo una vez: el poder sobre el tiempo lo tiene quien lo sabe medir.

El Casio TS-200 ("Thermo Sensor") fue el preámbulo de muchos modelos que vendrían después, incluyendo ediciones específicas para G-Shock (los DW-6100) y Pro Trek (los PRL-10). Al contrario de lo que por desgracia ocurre hoy, en aquellos años Casio solía lanzar un modelo "edición estándar" de su sensor. A continuación, y partiendo de él (pero obviamente más caro) lanzaban una interpretación de ese modelo pero para G-Shock. A partir de mediados de los noventa harían también otro tanto de lo mismo en Pro Trek. Hoy en día esa forma de lanzamiento ya no la siguen. Si quieres alguno de los muchos y completos módulos que tanto G-Shock como Pro Trek ofrecen deberás obligatoriamente adquirirlo en esa gama. Normalmente no te dan opción de adquirir una variante más genérica, o asequible. Cuando lo hacen, tienes que esperar bastante tiempo (o incluso años) para que la gama estándar posea la tecnología que ya tenían los G-Shock o Pro Trek. Un ejemplo de esto son los Casio W-S210: tuvieron que transcurrir años para ver el primer modelo con Moon Graph, Tide Graph de tecnología Tough Solar en la gama media de Casio. Y aún así sólo hay esa alternativa, cuando en G-Shock y Prot Trek puedes encontrar variaciones con esas características por todos lados, y con todo tipo de diseños y colores. Es una pena que Casio haya ido relegando al ostracismo una gama (como la de estos TS, en la que también se encontraban) que antiguamente era su punto de partida, su gama sobre la que pivotaban las demás. Pero la razón es obvia, y les sale mucho mas rentable ofrecer un Pro Trek o un G-Shock más caro que no este tipo de productos. Pero no solo en Casio, de echo Casio es casi la única que sigue disponiendo de productos así y con ese competitivo precio.


Dos gráficos muy completos y extraordinariamente útiles.
La zona gráfica del Casio TS-200 es una auténtica delicia. El formato y el estilo elegido es de lo mejor. A la izquierda encontramos un rectángulo con un gráfico de barras. Parece un gadget de la mesa de control en una central nuclear, pero se trata de un gráfico de tendencias de temperatura. En él se van acumulando las últimas lecturas, de manera que sabremos en todo momento si tiende a hacer calor, o frío. Otros modelos disponen de gráficos de temperatura (el de los DW-8600, sin ir más lejos), pero se queda bastante corto comparado con lo completo que es éste. Por si esto fuera poco es también altamente personalizable: podemos decirle cada cuánto queremos que haga la lectura de la temperatura, e incluso corregir la inexactitud (caso de que la hubiera) manualmente.

A la derecha del gráfico de tendencias disponemos del gráfico de luz diurna y nocturna. Otros muchos relojes disponen también de esta característica (muchos Pro Trek, por ejemplo), pero no en el impresionante formato visual que ves aquí. Utilizando un entramado circular de segmentos (como en los LCA), Casio divide las veinticuatro horas del día y, dependiendo de nuestra zona geográfica oscurece el área que corresponde a la noche. Es decir: la zona sin luz. Pero como solía ser habitual en Casio, iban más allá: uno de los segmentos se mantiene siempre intermitente, señalando siempre -o indicando- la zona horaria del día en que nos encontremos en ese instante. De un vistazo sabemos lo que ha pasado de noche, lo que queda para el amanecer o el anochecer, o lo cercanos que estamos del alba. Perfecto para los noctámbulos o los que sufren insomnio.


Por supuesto, toda esa información gráfica se traduce luego en una serie de pantallas independientes a las que podemos acudir para conocer pormenorizadamente y con exactitud las horas de salida y puesta de sol, o la temperatura ambiente de ese momento.

Hay otros relojes que tienen gráficos diurnos y nocturnos (como los W-910), pero el de los Casio TS-200 (y por ende el de los G-Shock DW-6100, su "gemelo") es enormemente espectacular.

Es una lástima que para poder disfrutar hoy de algo así uno tenga que irse a un reloj de hace veinte años, no teniendo ya Casio en el mercado nada similar.

Por supuesto todo eso tenía un precio, y no me refiero ahora al monetario, sino a la autonomía. El disponer de un sensor realizando lecturas constantemente hacía que su pila tuviera una duración de dos años. No obstante a su favor encontramos un módulo con el resto de funciones muy completas: cronógrafo de 24 horas, alarma y señal horaria, y por supuesto iluminación (aunque ya sabéis que los Casio de aquellos años en iluminación dejaban bastante que desear, normalmente). Carecían, eso sí, de temporizador, algo que solía ser genérico en los relojes de esos tiempos, en los cuales si Casio les incorporaba sensor o funciones exóticas sacrificaban en su lugar el temporizador.


Colores: eminentemente Casio.
El Casio TS-200 se vendió en varios colores, incluyendo una versión totalmente negra, una bonita versión turquesa, otra blanca, amarilla, o el naranja que traemos aquí. Enseguida te habrás dado cuenta que es un color típico de Casio, y en efecto: cuando Casio lanzó este año sus nuevos Bluetooth (los STB-1000), lo hizo con una variante también con toques en naranja, en un guiño a estos modelos históricos y tecnológicos de antaño. El color naranja es un tono que luce muchísimo con el negro, y es una combinación enormemente llamativa y que, además, aguanta bastante bien el paso del tiempo. Por supuesto esto hay que agradecerlo a que es un naranja en la propia resina, no pintado como suelen hacerse otros relojes ahora. Así, aunque se produzca el desgaste (algo inevitable, aunque sea solo por los roces con la ropa) el color no desaparece.

Curiosamente pocos años después, a partir de mediados de los noventa, a Casio le entraría el gusto por las pinturas decorativas y con ellas "masacrarían" muchas de sus creaciones, las cuales dejarían un cierto "resquemor" o desilusión a sus propietarios, al descubrir que el paso del tiempo marcaría de forma más desagradable las cajas decoradas de sus relojes que en estos modelos de antaño.


Lo mejor del Casio TS-200
- Espectaculares y útiles zonas gráficas.
- Personalización del sensor de temperatura.
- Diseño bicolor.
- Resistencia al agua de 100 metros.
- Cronógrafo de amplio rango (24 horas).
- Módulo muy preciso.

Lo peor del Casio TS-200
- Carece de temporizador.
- Cristal demasiado abombado.
- Autonomía de la pila.
- Solo dispone de una alarma.


Especificaciones
- Módulo: 987
- Modo de salida y puesta de sol.
- Modo de datos de temperatura y navegación entre registros de los mismos (en Celsius o Fahrenheit). Personalización de intervalos de muestreo. Función de calibración manual.
- Gráfico de salida y puesta de sol.
- Gráfico de tendencia de temperatura, con temperatura actual.
- Calendario automático desde el año 1990 y hasta el año 2029 (inclusive).
- Alarma diaria y señal horaria.
- Cronógrafo de 1/100 segundo, con 24 horas de capacidad y dos llegadas a meta, tiempo transcurrido, y tiempo fraccionado.
- Iluminación: microluz
- Pila: CR2016 (tres años de autonomía)
- Precisión: +/- 15 segundos por mes


Casio TS-200 1
Casio TS-200
Casio TS-200 2
Casio TS-200
Casio TS-200 3
Casio TS-200
Casio TS-200 4
Casio TS-200
Casio TS-200 5
Casio TS-200
Casio TS-200 6
Casio TS-200
Casio TS-200 7
Casio TS-200
Casio TS-200 8
Casio TS-200
Casio TS-200 9
Casio TS-200
Casio TS-200 10
Casio TS-200
Casio TS-200 11
Casio TS-200
Casio TS-200 12
Casio TS-200
Casio TS-200 13
Casio TS-200
Casio TS-200 14
Casio TS-200
Casio TS-200 15
Casio TS-200
Casio TS-200 16
Casio TS-200
Casio TS-200 17
Casio TS-200
Casio TS-200 18
Casio TS-200
Casio TS-200 19
Casio TS-200
Casio TS-200 20
Casio TS-200
Casio TS-200 21
Casio TS-200
Casio TS-200 22
Casio TS-200
Casio TS-200 23
Casio TS-200
Casio TS-200 24
Casio TS-200
Casio TS-200 25
Casio TS-200
Casio TS-200 26
Casio TS-200
Casio TS-200 27
Casio TS-200
Casio TS-200 28
Casio TS-200
Casio TS-200 29
Casio TS-200
Casio TS-200 30
Casio TS-200
Casio TS-200 31
Casio TS-200
Casio TS-200 32
Casio TS-200
Casio TS-200 33
Casio TS-200
Casio TS-200 34
Casio TS-200
Casio TS-200 35
Casio TS-200
Casio TS-200 36
Casio TS-200
Casio TS-200 37
Casio TS-200
Casio TS-200 38
Casio TS-200
Casio TS-200 39
Casio TS-200
Casio TS-200 40
Casio TS-200
Casio TS-200 41
Casio TS-200
Casio TS-200 42
Casio TS-200
Casio TS-200 43
Casio TS-200
Casio TS-200 44
Casio TS-200
Casio TS-200 45
Casio TS-200
Casio TS-200 46
Casio TS-200
Casio TS-200 47
Casio TS-200
Casio TS-200 48
Casio TS-200

| Redacción: Zona Casio | Gracias a Midnight Restore

6 comentarios:

Elmer Homero dijo...

Y en esa época, casio presentó una solución que es genial pero que después se abandonó por completo: el "sensor" de la temperatura estaba situado en la parte superior lo que teóricamente mejoraba la precisión de la lectura: Al alejarlo lo más posible del calor del cuerpo, presuntamente este no llegaba a "calentar" o lo hacía lo menos posible, al reloj. Claro que presentaba desventajas, como que el sensor siempre terminaba hecho una mugre y castigado por arañazos y golpes. Aún así, como me gustaría que esos modelos regresaran, pues hoy día la mayoría de los relojes tienen los sensores en la parte lateral, o como el caso de algunos timex, directamente en la tapita trasera. Eso significa que si quieres saber la temperatura ambiente, tienes que quitártelos por un mínimo de ¡Media hora! según sus propias instrucciones

Jokerblue dijo...

Me parece una bonita coincidencia. He usado cuatro relojes digitales Casio en mi vida. F-84W, Ca-50, W400 y éste TS200. El cual llevé aproximadamente 2 años seguidos. Conozco cada milímetro este precioso modelo. Lo llevé en mis primeros años de universidad y después no me he vuelto a poner un Casio en la muñeca y van 20 años. Del TS-200 lo que más me gustaba era la función de salida y puesta de sol, me encantaba comprobar como la clavaba perfectamente. El termómetro era un plus pero he de decir que al igual que el Riseman, había que retirarlo de la muñeca 20 o 30 minutos para que el registro fuera exacto. Lo que hacía era restar aproximadamente un valor, pero en muchas ocasiones tomaba la temperatura fuera de mi muñeca. Respecto al resto era un reloj grande en muñeca y muy deportivo. Hoy he recuperado uno para mi colección y está en un lugar de honor al ser uno de los 4 que una vez llevé.

Francisco Frivero dijo...

Un poco más de historia de Casio, buen artículo y bonita historia Jokerblue.

FRANK LOUREIRO dijo...

Sobre el TS200 puedo decir, lo he usado durante mas de 26 años todos los dias, a estado conmigo a mas de 100mtr de profundidad, mas de -30gd bajo cero, he cambiado mas de 6 juegos de correas.
Que mas podria decir....sobre este amigo inseparable y fiel.

James Moriarty dijo...

Mi primer casio con 12 años. 21 después he descubierto el modelo exacto. Gracias zona casio.

marco bazan dijo...

Posteriormente salieron los TSX, de los cuales no hay ninguna información.