¿Existe el purgatorio?

2014-09-10

Preparándonos para lo que viene


El invierno se acerca a pasos agigantados, es hora de empezar a pensar en tener listos nuestros relojes de armis y guardar convenientemente nuestros modelos de verano. En los relojes de carga solar que vayan a estar guardados estos meses (o que van a estar siendo usados ocultos bajo las mangas de la ropa) es hora de asegurarse su plena carga para que no tengamos que preocuparnos cuando los termómetros marquen en torno a los ceros grados. Así, los dejaremos cargar aprovechando los rayos de sol de estos últimos días de verano durante algunas horas. Tengamos en cuenta que el acumulador no sufre por "exceso" de luz, sino que sufre, sobre todo, si se descarga, de modo que para asegurarnos unos cuantos años de buenas prestaciones cargémoslos cuanto podamos ahora que el sol nos permite hacerlo.

Si eres de las personas que durante el verano utiliza relojes con correa de resina, y en el invierno prefiere la comodidad del armis, es hora entonces de que guardes convenientemente a tu compañero de aventuras durante el periodo estival. Así, deberás asegurarte de limpiar la correa a conciencia con agua y jabón neutro, para mantener su buen aspecto durante estos meses en los que la vas a guardar.




Si tu reloj es de pilas ponlo en la posición de menos consumo, que suele estar (en aquellos relojes sin retorno automático) en la pantalla de cronógrafo o en la de señal horaria. Por supuesto, con este mismo fin de ahorrar pilas no te olvides desactivar las alarmas y la señal horaria. En los modelos Tough Solar activa la opción de ahorro de energía ("PS"), que cumple todas estas funciones. No te olvides tampoco de configurar las alarmas que necesites en el reloj que usarás para el invierno.

Por último, guarda los relojes que no vayas a usar en un sitio ventilado y alejado de la humedad, que es lo más peligroso para la durabilidad de las pilas y evitar el riesgo de que éstas se sulfaten y nos destruyan el reloj. Intenta guardarlos en cajas transparentes para que entre la luz del sol y así no aparezcan hongos en su interior, por ello procura que les llegue al menos un poco de luz.




Hombre precavido vale por dos, ¡que el invierno no te pille desprevenido!

Asimismo, intenta tener siempre a mano (hay aplicaciones que puedes guardar en tu ordenador o en tu móvil para ello) los datos del calendario para aquellos relojes con éste caducado o con calendarios no automáticos, para tenerlo siempre actualizado cuando lo vuelvas a poner o si tienes que usarlo en algún momento repentinamente.

Con estas sencillas recomendaciones te asegurarás que tus relojes te den un buen servicio durante muchos años y, además, que en el momento de recurrir a alguno para volver a llevarlo no te encuentres con desagradables sorpresas.




Si en primavera prefieres la polivalencia de la resina, en verano la frescura y ligereza del nylon, y en otoño e invierno la robustez y solidez del armis, ¡trata de dejar cada modelo a punto y listo para la siguiente aventura!

relojes invierno 1
relojes invierno
relojes invierno 2
relojes invierno
relojes invierno 3
relojes invierno
relojes invierno 4
relojes invierno
relojes invierno 5
relojes invierno
relojes invierno 6
relojes invierno
relojes invierno 7
relojes invierno
relojes invierno 8
relojes invierno
relojes invierno 9
relojes invierno
relojes invierno 10
relojes invierno
relojes invierno 11
relojes invierno
relojes invierno 12
relojes invierno
relojes invierno 13
relojes invierno
relojes invierno 14
relojes invierno
relojes invierno 15
relojes invierno
relojes invierno 16
relojes invierno
relojes invierno 17
relojes invierno
relojes invierno 18
relojes invierno
relojes invierno 19
relojes invierno
relojes invierno 20
relojes invierno

| Redacción: Zona Casio

2 comentarios:

Francisco Frivero dijo...

Bueno, yo no tengo muchos relojes (20), pero me los voy poniendo con la aleatoriedad con la que uno se pone una camisa cada mañana.

Bien es verdad que, al igual que las camisas entre las que elegir son sólo las de manga corta, entre los relojes, en verano hay unos que se usan más que otros, entre ellos los mencionados solares y los G-Shocks, ya que en verano hay más actividades y los relojes están más expuestos a "malos tratos".

Pero efectivamente lleváis razón, hay algunas cosillas que conviene hacer con los relojes. ¡Buenos consejos!, para que a nadie le pille desprevenido. :)

sorderita dijo...

Gracias!!!!