La magia en tu vida diaria


No hace mucho le hacían una entrevista a un investigador (no recuerdo su nombre) en la que decía -y explicaba- que el mundo que vemos es sólo una parte del mundo real, y que sólo apreciamos lo que nuestros sentidos son capaces de transmitirnos. Esto, tan evidente y obvio, es cada vez más difícil de tener en cuenta.

Me encanta la historia, y me he pasado mucho tiempo leyendo (y aprendiendo) sobre culturas antiguas, y siempre llama la atención cómo la mayoría de ellas tenían muy presente en su vida diaria otras realidades, diferentes o alternativas, realidades que el mundo occidental ignora, e incluso vive de espaldas a ellas. Para nosotros poder apreciar eso con la suficiente fuerza y valor que le daban ellos es tremendamente complicado.



Pero esos pueblos no eran unos incultos. Tenían un conocimiento de la naturaleza y del universo que sólo hemos podido alcanzar a comprender hace poco tiempo, con la ayuda de la tecnología actual. Y sin embargo ellos lo lograban usando piedras, marcas en el suelo o engranajes.

Que nuestros sentidos ignoren su existencia no quiere decir que todos esos mundos no existan. Hay "fuerzas ocultas" que tampoco somos capaces de apreciar, pero que nos afectan en una u otra medida. Son energías y fuerzas que algunos de nuestros relojes sí son capaces de "ver": el campo magnético de la tierra en los relojes con sensor de posición, o la presión barométrica del aire en los relojes con sensor de presión. Y también mediciones a escala cósmica, como las fases lunares, o incluso la posición de cometas y planetas en aquéllos añorados Cosmophase.


Otros miden la posición solar, o incluso la hora solar como comentamos aquí cuando hablamos el otro día de la hora itálica y babilónica. Son todo ello fuerzas que están a nuestro alrededor, que existen, como la energía invisible que opera rítmicamente sobre las mareas.

Cuando las antiguas culturas nos hablaban de otras fuerzas, en muchas ocasiones era a ésto a lo que se referían. Quién sabe lo que nos queda aún por descubrir. Tal vez nuestro reloj pase a ser un día nuestro instrumento de comunicación con otras realidades, con otras dimensiones. E incluso con otros mundos. En cierta forma, ya lo hacen hoy en día, permitiéndonos apreciar lo que comúnmente nos puede pasar desapercibido.

| Redacción: Zona Casio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada

Un día por Singapur con un smartwatch de Casio

Nuevo vídeo desde Casio Japón, ahora mostrándonos lo que nos puede aportar uno de sus últimos smartwatches, el WSD-F20 de Pro-Trek. A pesar...