2013-06-12

Un calendario perpetuo no es tan perpetuo


Hay una discusión desde hace muchísimo tiempo sobre los calendarios perpetuos, su complejidad, el por qué Casio no los utiliza de forma genérica y la comodidad de un reloj con un calendario de ese tipo. Lo cierto es que hay tal mezcla de conceptos y tal enmarañamiento (siempre que nos metemos con los números es fácil liarse o no explicarse muy gráficamente) que reducirlo todo a un simple posts apto para que lo lea y lo entienda cualquier profano en la materia, y hacerlo a la vez interesante para un profesional relojero, es enormemente complicado. Aún así vamos a intentarlo.

Lo primero vamos a desmitificar algunos principios que se suelen dar por sentados: un calendario perpetuo no es perpetuo. No existe un reloj, mecánico o de cuarzo, con calendario perpetuo. Todos los relojes tienen que tener un mínimo ajuste. Es cierto que los mejores relojes mecánicos con calendario perpetuo casi no se ajustan en la práctica, pero si el reloj lo heredan generaciones y generaciones, alguna de ellas acabará teniendo que ajustarlo. Esto "lo tienen que agradecer" los maestros relojeros al Papa Gregorio XIII, que estableció el calendario gregoriano (el que usamos en la actualidad, para mejorar el anterior calendario juliano) y que desde 1582 sentó el principio de que también habría siglos bisiestos. El fin era solventar un fallo de precisión del calendario juliano, que se retrasaba 0,0078 días por cada año. Así, en su bula Inter Gravissimas, este Papa propuso suprimir un año bisiesto cada cien años. Como curiosidad, la Luna tiene una relación muy importante en esta reforma, haciendo coincidir determinadas fechas (lo tienes explicado bastante bien en la Wikipedia) con celebraciones.



Y esto es una gran complicación para un movimiento mecánico, ya que hay que suprimir uno de esos años bisiestos cada cien años, excepto cuando ese año sea secular múltiplo de 400. Por ejemplo, el año 2000 y el 2400 son años bisiestos, pero el 2100, 2200 y 2300 no. Así, un reloj mecánico con calendario perpetuo tendrá que correguirse tres veces en cinco siglos. Es una corrección irrisoria, pero una corrección al fin y al cabo, que hace que ese calendario no sea "completamente perpetuo".

Muchos os estaréis preguntando ¿y ésto cómo se consigue? ¿Cómo se consigue "programar" un calendario perpetuo, con tantos cambios, a nivel mecánico, sólo con ruedas dentadas? Pues el secreto radica en una rueda que va unida al mecanismo de los meses. Esta rueda dentada (que es una rueda satélite, es decir, no una rueda principal, sino que se usa para corregir o modificar ciertas funciones dependiendo de su situación, más o menos como sería una puerta lógica, o un transistor en un microprocesador, que cambia su estado de abierto o cerrado -unos y ceros: código binario-) sólo se mueve cada cuatro años. Cuando esta rueda se mueve, el año pasa a ser bisiesto y se muestra el 29 de febrero. Parece sencillo en la teoría, pero llevarlo a la práctica es toda una proeza mecánica.


¿Qué complicación hay en tener algo así en un reloj digital, o analógico, pero de movimiento de cuarzo? Bueno, la verdad es que hay relojes de cuarzo de calendario perpetuo. El Tissot G15 por ejemplo es una buena muestra de ello. Tissot ha utilizado un procedimiento diferente para obtener el calendario: según su divisibilidad. Es decir: los años bisiestos son los divisibles entre 4 y 400, pero no entre 100. Aún así nos queda el mismo problema de los siglos, por lo que habrá que corregir también ese calendario según hemos mencionado al principio cuando hablamos del calendario gregoriano. Y otro problema añadido es lo enormemente engorroso de configurar un calendario así.

Por lo tanto, en la práctica, un reloj de calendario automático de Casio (los que tienen el calendario pre-programado hasta el año 2099) es igual de útil -pero, sin embargo, mucho más cómodo- que un reloj con calendario perpetuo, ya que con la llegada del nuevo siglo todos los relojes habrá que inicializarlos otra vez (o reprogramarlos).


Otros fabricantes adoptan soluciones más drásticas: directamente todos los años son bisiestos. Otros, como en los calendarios automatizados de Casio, si es bisiesto tendrás que confirmárselo tú, y el resto ya realiza el propio reloj todos los cálculos. Puede parecer una manera más superficial de solucionar el problema, pero es una de las mejores y más cómodas formas de tener un reloj con un calendario lo más parecido a uno perpetuo, porque no tiene límite, y podemos modificarle día y año según queramos. Al menos te evitas el engorro de la inicialización de un "perpetual calendar" de los cuarzo, o de un calendario perpetuo mecánico (porque si la configuración de inicio es errónea, todos los cálculos automáticos los realizará mal y no te servirá de nada tener un reloj con calendario perpetuo). También te evitas otro de los problemas que trae de cabeza a muchos de los amantes de relojes vintage de Casio: que cuando caduca su calendario tienen que ir amoldándolo a fechas pasadas. De un plumazo, todos estos inconvenientes (la engorrosa configuración de un calendario perpetuo, o la no menos engorrosa tarea de buscar un año anterior que coincida con el actual) los dejas de lado usando el calendario automatizado (y no confundir con el pre-programado) de los relojes más sencillos de Casio (como el F-84W de las imágenes).

También se podría argumentar que con los más actuales relojes radio-receptores, esto no es un gran problema. Pero no hay que olvidar que incluso esos relojes tienen un calendario que "caduca". Y suele hacerlo también a fin de siglo.


La complicación de llevar un calendario perpetuo (como podría ser el de nuestros teléfonos móviles u ordenadores) a un reloj digital es que la ingeniería de los relojes Casio es completamente diferente a ello. No posee firmwares ni microprocesadores tal como lo tiene un teléfono móvil, sino que su chip trabaja directamente con una circuitería mucho más básica. Pero antes de que alguien se lleve las manos a la cabeza, hay que aclarar que sí hay relojes digitales con calendarios perpetuos (al menos, relojes que se publicitan con esa característica). Casio trabaja con Miyota, y Miyota tiene calibres de cuarzo (por ejemplo el Miyota T-270) que se venden como calendario perpetuo, y que montan marcas de prestigio como Stuhrling en sus modelos de la serie Mad-Man. Pero si te detienes a mirar el manual original de Miyota para ese movimiento te puedes llevar una bonita sorpresa: su calendario perpetuo es perpetuo... hasta el año 2099.


| Redacción: Zona Casio

6 comentarios:

  1. Enhorabuena por este gran artículo. Curioso lo del calendario perpetuo. Todavía recuerdo la odisea que fue programar en Flash una aplicación "perpetua" para una empresa de videojuegos...jajaja...De momento sigue funcionando...espero que la actualicen antes del 2099.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. genial articulo, muy instructivo e informativo, y ademas entretenido. se que es dificil conseguir que sea todo eso y ademas facil de leer. buen trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Que bonito el F-84W. Por cierto, muy bien explicado.

    ResponderEliminar
  4. A ver si me entero: ¿cuál de los sistemas EMITEN ondas para corregir tanto su calendario como su hora? Emiten ondas para conectar con el pais que lo diseñó y sincronice. ¿Esas ondas de que tipo son? ¿Cada cuanto tiempo lo emiten?
    Un abrazo al valiente

    ResponderEliminar
  5. A ver si me entero: ¿cuál de los sistemas EMITEN ondas para corregir tanto su calendario como su hora? Emiten ondas para conectar con el pais que lo diseñó y sincronice. ¿Esas ondas de que tipo son? ¿Cada cuanto tiempo lo emiten?
    Un abrazo al valiente

    ResponderEliminar
  6. A ver si me entero: ¿cuál de los sistemas EMITEN ondas para corregir tanto su calendario como su hora? Emiten ondas para conectar con el pais que lo diseñó y sincronice.
    Un abrazo al valiente

    ResponderEliminar

Última entrada

Nuevos e interesantes analógicos: Casio MTP-SW310

Entre las novedades que Casio nos trae para este mes, merecen una mención especial unos modelos analógicos muy interesantes. Perteneciente...