Prueba: Casio G-101, el G-Shock antimagnético


La excelencia y capacidades relojeras son tan sorprendentes y extraordinarias que a veces uno no puede menos que preguntarse cómo eran capaces de hacerlas realidad en unos aparatos tan relativamente pequeños. Por ejemplo, ya en el año 1928, el ingeniero Jean Leon Reutter, que trabajaba en Jaeger LeCoultre, idea el primer mecanismo "Atmos". Este reloj funcionaba sin que se necesitase intervención alguna ni mecánica, ni eléctrica. Su energía la obtenía de pequeñísimas fluctuaciones de temperatura: un cambio de un grado en el ambiente era suficiente para que este reloj funcionase durante dos días.

Y los relojes antimagnéticos son también un buen ejemplo de ello. En ese mismo año de 1928, Longines-Wittnauer lanza el "All Prof": el primer reloj norteamericano en ser estanco, resistente a los golpes, y antimagnético. En el año 2000, Casio lleva al mundo de la ingeniería y tecnología digital todos estos logros, y lanza el G-101 que veis en las imágenes: también estanco (sumergible hasta los 200 metros), resistente a los golpes (G-Shock), y antimagnético. Es la actualización del diseño de principios del siglo pasado, con la tecnología más actual.



El G-101 puede considerarse el precursos de los actuales modelos antimagnéticos, los GA-110, GA-120, GA-150, GA-200, GA-201..., y está emparentado también con los modelos anteriores de los Giez GS-500 y similares. Posee también un modelo hermano, el G-100 (que se vende actualmente en algunos países, como Estados Unidos).

Respecto a la característica antimagnética, ya hemos hablado aquí cuando "destripamos" uno digital, que los modelos de éste tipo, excepto la pastilla de cuarzo ante campos realmente potentes de magnetismo, prácticamente son neutrales a esta fuerza y no se ven muy afectados (siempre y cuando no tengan sensores y la exposición no sea constante). Mención aparte hay que hacer de los modelos analógicos, en donde el mecanismo, no sólo con la presencia de más elementos mecánicos y metálicos, sino de piezas en movimiento, es más débil ante campos magnéticos.


Por ello Casio se ha esforzado en desarrollar relojes analógicos específicamente resistentes al magnetismo, una fuerza que, aunque no la veamos, está cada vez más presente, constantemente, en nuestras vidas. Desde el transporte público en los trenes de Japón, hasta la medicina o la ciencia aeroespacial. Desde los monitores de nuestros ordenadores, hasta los minúsculos -y potentes- imanes de los teléfonos móviles. Ya en el año 1989 Casio registraba los primeros mecanismos para relojes analógicos, cuyo material de construcción era totalmente plástico (Patente número 4,853,909 del 1 de agosto de 1989). La resistencia magnética de este reloj cumple la normativa japonesa JIS Nivel I respecto a protección contra campos magnéticos (equivalente a la ISO 764).

Otros fabricantes tienen tecnologías que intentan también minimizar los efectos de los campos electromagnéticos en los relojes analógicos. Por mencionar un ejemplo podemos nombrar la Perfex de Citizen. Éste fabricante se dio cuenta de que mínusculos campos electromagnéticos (por ejemplo, de los teléfonos móviles o las pantallas de televisión) afectaban a la precisión -mínimamente, pero lo hacían- de las agujas, haciendo que se retrasasen o se adelantasen. Para ello desarrolló una tecnología "de detección de pequeños campos magnéticos" (estos pequeños campos están contemplados en la ya mencionada norma JIS1), en donde, cuando se produce un error, se revisa la posición de la aguja y se corrige (puedes ver una gráfica de lo que hace Perfex entre las imágenes de este artículo). Casio en su G-101 toma otro camino: no detecta este tipo de campos, simplemente protege al reloj de sus interferencias. Eso hace que esas pequeñas variaciones no le afecten, haciéndolo con ello más fiable que otros relojes analógicos convencionales. Es una solución diferente, pero práctica y eficaz.


Además, el G101 es resistente al agua hasta los 200 metros, y posee cristal mineral. Partes de las agujas y marcas están cubiertas de Neobrite (para iluminarse en la oscuridad). El calendario viene preprogramado desde 1995 hasta el año 2039. Curiosamente, y como nos cuenta Jorge, no posee temporizador de cuenta regresiva, ni los pitidos de cambio de hora. La precisión de su módulo es de +/- 15 segundos por mes, y su pila, una CR2016, le otorga una autonomía de unos tres años. Dejando aparte el aspecto funcional, destacar que todas las leyendas vienen esculpidas, y no serigrafiadas.

Su tamaño es de 49,6 X 47,8 X 15,7 mm, con un peso de sólo 65 g, y su número de módulo es el 2327.

Para concluir, te dejamos con un espectacular vídeo sobre los invisibles campos magnéticos que nos rodean, en donde sí puedes verlos en su hipnotizante y espectacular danza de sincronía.









Magnetics Fields



| Redacción: Zona Casio / Jorge

1 comentario:

Anónimo dijo...

conocía los GA pero este no lo conocía. Los GA me parecían sobrecargados, pero éste es simple y muy limpio, me recuerda al gw-1000.

Lo último de Casio Vintage

Lo último de G-Shock

Lo último de Baby-g

Lo último en digitales

Lo último en analógicos

Última entrada

Nuevos Casio Edifice EFV-540

No sé por qué Casio últimamente no pone todas las novedades en su sitio de novedades (valga la redundancia) de sus webs, el cual está preci...