2/7/22

Los vampiros no usan relojes solares



Tenebrae consulta la hora desde la mortecina luz de su Casio LDF-30. Es más que suficiente para ver la pantalla en el escaso y reducido espacio de su ataúd. Cada noche, acude a trabajar al hospital hasta casi el amanecer. Sus jefes quedan admirados por su profesionalidad, y porque es la única doctora que se traga sin rechistar las duras jornadas nocturnas, en donde suelen ocurrir las urgencias más espantosas y los accidentes de tráfico más graves, propiciados por el peligroso manto de la oscuridad. Sin embargo, a ella lo que más le agrada es poder tener acceso al banco de sangre del hospital comarcal sin levantar sospecha.

Durante siglos, ha ido acumulando casi en su totalidad su sueldo mes a mes, y con el paso de los años, de muchos años, ha logrado ahorrar una considerable fortuna. Cuando pasa mucho tiempo y su presencia comienza a ser sospechosamente admirable por su implacable juventud y notoria efectividad, procede a empezar de nuevo de cero: un nuevo lugar, una nueva identidad, un nuevo hospital. Claro que eso conlleva nuevas pruebas y nuevos exámenes de acceso, y hasta nuevas oposiciones. Aunque ahora, con el surgimiento por doquier de los hospitales privados, todo es más fácil. En contrapartida, los sistemas informáticos lo han vuelto también más complicado, ya no es cuestión solamente de contactar con un falsificador experto para hacerte nuevos papeles, ni de extorsionar a un funcionario corrupto para que te apruebe un examen al que ni siquiera te has presentado.







Pero esta noche, antes del brillo de la luna, Tenebrae ha despertado demasiado temprano. O más bien, la han despertado. Cuando se va fundiendo el ocaso un vampiro no es muy activo, su metabolismo no empieza a ser realmente eficiente y solvente hasta alrededor de la medianoche. Bien conocen ese detalle los cazavampiros que, armados con garrotes y cadenas, se han adentrado en su cripta. En sus rostros llevan gafas de estilo aviador sobre cuyos cristales les han pegado una especie de tiras delgadas, de apenas unos milímetros de grosor, con admirable paciencia y precisión. Es un trabajo concienzudo, pero necesario para no verse obnubilados ni atraidos por la belleza vampírica de Tenebrae.

Hoy, la "verix vampirae" despierta atada firmemente a un poste clavado en medio de una pira de leña. Entre gritos en latín que sombras humeantes repiten en ceremonial tránsito dando vueltas a su alrededor, la leña se enciende. La madera, impregnada hace dos noches con combustible para que lo absorba lentamente, arde de inmediato con unas brillantes y altas llamas anaranjadas. Y Tenebrae emite un sonoro y agudo grito, antes de ser devorada por ellas.



Fénix Hebrón. "Erius, el Inquisidor".





Ya es medianoche, la hora vampírica.







Es obvio que alguien que ama la noche, esos truanes y artistas que se pasaban -y pasan, claro- su vida casi esquivando al sol, no van a ser los primeros usuarios de un reloj Tough Solar. Para ellos probablemente la tecnología más interesante sea la de los modelos con diez años de duración de sus pilas.

Sin embargo, en este mundo de smartwatches y smartbands que ya casi han copado la totalidad del mercado, uno no puede dejar de reflexionar, con cierta nostalgia y pena, sobre hasta cuándo Casio podrá continuar ofreciendo esa efectiva y tan ventajosa tecnología. Y limpia y ecológica, no lo olvidemos. Al menos, más limpia que en una smartband que cada dos días debes recargar, y que su batería sabes que te va a abandonar. Pero eso es lo de menos, porque antes te abandonará su correa, hecha de silicona y pensada para que, si la rompes, cambies todo el aparatito también. Total, por precio no merece la pena. Pero hay otro precio que todos parecen ignorar: el del impacto de tal forma de actuar sobre el planeta.



Con la reducción drástica de su catálogo (sí, también de su línea de 10 Year Battery Life), uno se da cuenta que con Casio tenemos una de las pocas marcas legendarias de su tipo que quedan. No es extraño que los japoneses hayan decidido apostar con sus modelos más asequibles por los mercados emergentes, por mucho que nos pese a sus seguidores porque aquí, en este mal llamado primer mundo, los clientes se han decantado por otros inventos de pantallas negras y de llamativas correas integradas.

Yo, por mi parte, conservo y cuido con cariño mis modelos de pila de larga duración de Casio, porque quizá relojes tan interesantes no volvamos a verlos. Sé que, en ese sentido, todos nosotros que llevamos esos tipos de relojes formamos parte de una especie en peligro de extinción con la que las corrientes modernas van a acabar. Pero no me preocupo por mí que, como os digo, ya voy bien servido en los relojes con esa insuperable autonomía, sino que a veces pienso más bien en las nuevas generaciones si llega un día en que no podrán contar con un dispositivo similar, ni disfrutar con la tranquilidad que te supone ponerte un reloj y saber que llevas un aparato lleno de bondades (posibilidad de ponerle cualquier correa, módulo con muchas características, display fiable...), y además capaz de mantenerse en funcionamiento durante muchos años. Algo que, a pesar de toda la tecnología y toda la sofisticación, no ofrece nadie hoy en el mercado. Y dudo que ya lo vayan a ofrecer algún día.



| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com




| FenixHebron | | Vampiros | | Relatos | | ToughSolar |

11 comentarios:

  1. El título está muy logrado. Simple e ingenioso. Luego con calma me leo el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te lo lees la vampira te morderá. Claro que conociéndote, lo leerás en diagonal, jaja!

      Eliminar
    2. En diagonal o muy en diagonal, jaja.

      Eliminar
    3. A Guti se la quise colar engatusando a su Paul Davis con una vampiresa, pero no hubo manera y sigue sin compromiso.

      Eliminar
    4. Me alegra verte por aquí Fenix. Aunque no soy fan de los vampiros, me encantó esa parte estética de las gafas de aviador. No sé si iba por mi o por Davis, pero te lo agradezco.

      También se deja caer los problemas informáticos de la identidad vampírica, muy bien conseguida esa idea.

      Eliminar
  2. Gracias mil por el relato y por la reflexión sobre la obsolescencia, algo que temo que solo apreciamos los que podemos permitirnos el lujo de pensar en un futuro a más de unos pocos años vista.

    Supongo que si vives en un mercado donde lo que te puedes permitir te hace pensar que has alcanzado al menos un trocito de aquello a lo que aspiras en tu vida, poco importa saber que aquello no es para siempre, bien sea un Casio más que dudoso comprado en un puesto ambulante por unos pocos dólares para un futuro emigrante subsahariano, un Submariner o un Seamaster para un ejecutivo recién ascendido a los primeros escalones de lo que sin duda será el puesto que siempre ha merecido, o algo parecido a un Apple Watch para la mayoría de los autoconsiderados supramileuristas que saben que están atravesando una racha un poco regulera pero que en nada vuelven las vacas gordas, las hipotecas y los BMW. Al fin y al cabo, nadie dijo que fuera para siempre el material del que están hechos los sueños, ¿verdad?. ;-)

    Hasta pronto y si le veis en algún cambio de guardia, mi enhorabuena a Fénix Hebrón. ;-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cockey. De Fenix Hebron está bien el relato, su problema es cuando hace relatos largos que desvaría :D Por eso Guti no le deja escribir más de tres folios cuando colabora con él, jaja!

      Eliminar
    2. Nada, nada: la incontinencia literaria se cura escribiendo sin limitaciones de espacio, ad libitum como se ha hecho toda la vida. Si Stephen King, Anne Rice o Bram Stoker hubieran hecho caso a los que les dijeron aquello de "lo bueno y breve", algunas tardes de verano de la humanidad hubieran sido mucho más aburridas. X-D

      Eliminar
    3. Muchas gracias Cockey, menudos nombres con los que me has comparado, ya quisiera yo...

      Con ese tipo de literatura acabo teniendo más miedo yo que el lector!

      Eliminar
  3. Anónimo2.7.22

    Usar un reloj solar... Cuando casi no sales y vives es un apartamento uscuro...

    ResponderEliminar

Zona Casio Semanal

Inscríbete en nuestro Grupo de Noticias para recibir gratuitamente nuestro magazine Zona Casio Semanal, con el cual podrás leer cómodamente todo el contenido de ZonaCasio off-line, y conservarlo como material de consulta o información. En cualquier momento podrás anular tu suscripción, así como configurar cómo quieres recibir los avisos y notificaciones, cómodamente en tu casilla de correo.
Puedes darte de alta a través de éste link. ¡No te lo pierdas!