23/11/18

Un G-Shock nunca caduca


Quizá nunca vayamos a vivir un encuentro extratrerrestre y sea cierto que estemos solos en el universo, pero el simple hecho de pensarlo pone los pelos de punta a cualquiera. Estelas oscuras surcando el cielo en una noche de verano, y brillantes naves circulares de metálicos y pulidos brillos que encierran misteriosa y desconocida tecnología. Y la policía ordenando encerrarse a todo el mundo en sus casas, mientras te parapetas temblando tras los coches aparcados, asomando aterrado tu teléfono móvil para poder capturar algunas fotos o algún vídeo del histórico evento.

Porque tal vez no tengas otra oportunidad de hacerlo.




¿Qué reloj preferirías que se encontrase en tu muñeca, en tal situación? Por supuesto un G-Shock. Y, de entre los G-Shock, ¿cual de ellos? Por supuesto uno probado, y fácil de reparar y encontrar repuestos. Un superviviente que te acompañase. Un Serie 5.

Soñar es gratis.

Y tener pesadillas también.

Y entre el terreno del sueño y la pesadilla se encuentra el territorio perfecto en el que se desenvuelve con destreza tu G-Shock.

Porque ha sido creado y concebido para eso.

No se crea una leyenda en un momento, y la Serie 5 es llevar en tu muñeca esa leyenda. Uno de los pocos que puede presumir de leyenda extraterrestre: certificado NASA para vuelos espaciales. No vuelos orbitales, no simples roces y jugueteos con la estratosfera. No. Viajes de verdad, cruceros y misiones espaciales tripuladas. Auténticos exploradores del cosmos.

Tal vez los astronautas del futuro lleven nuestros G-Shock de siempre. Si las cosas siguen así, tal vez no encuentren ni haya nada mejor. Porque fíjate: aún no se ha superado el DW-5000C. De hecho, aún sigue siendo en muchos aspectos insuperable, incluyendo en la propia configuración de su módulo.

Vuelos espaciales que incluyen reentrada y despejes en medio de vibraciones esperpénticas y brutales. E invasiones alienigenas, aunque no se hable y se prefiera obviar esa posibilidad. Noches de verano con disparos de baterías antiaéreas surcando el cielo. Y en tu muñeca tu G-Shock y una pregunta repitiéndose y ocupando toda tu mente de forma irremediable, tenaz y constante: ¿lograremos sobrevivir?

| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

4 comentarios:

  1. Bonita y entretenida reali-ficcióm. Espero desde el interior de la nave marciana una segunda parte de esta.
    P. D. No son tan distintos como lo que te encuentras en un after.

    ResponderEliminar
  2. Voy a por mi GW M5610 corriendo!!

    ResponderEliminar
  3. Buena reflexión. Fijaros que Omega está erre que erre con el primer reloj en la luna, algo que ocurrió hace casi 50 años. Si Casio le diera relevancia a la certificación con la NASA, tendría mucho más éxito.

    ResponderEliminar
  4. Hay modelos de G-Shock con más de +30 años que siguen funcionando de maravilla, como también los hay en las gamas bajas de Casio de los años 70´ y 80´ con más años incluso que los G-Shock, en general Casio hacia antes relojes muy duraderos simplemente haciendo esporádicamente un mantenimiento mínimo.

    Pero también hay todavía muchos relojes antiguos de los años 60´ y 70´ como los Seiko 5, Cititizen y Orient automáticos circulando todavía en las muñecas de personas ya mayores que están en muy buen estado , en general los relojes Japoneses son muy resistentes al paso del tiempo.

    ResponderEliminar

Donaciones

Si te gusta la página, ayúdanos a su mantenimiento.
¡Muchas gracias!