11/5/19

Especial Carbon Core Guard: pulsadores futuristas


Era inusual, hasta ahora, que un G-Shock ofreciese unos pulsadores "al aire", sin que estuviesen protegidos por generosas guardas y salientes en la caja. Además de ello, en algunas variantes como las Mudmaster, los pulsadores estaban dentro de una cubierta de goma, con lo cual resultaban todavía más difíciles de operar.

No había un modelo digamos "cómodo" en ese sentido, y los pulsadores ágiles y de pulsación rápida los tenían, en su mayoría, Collection, Edifice, y gamas similares.




La razón de eso era fácil de entender: por mucho que el bisel protegiera al reloj, si el impacto lo recibía el pulsador éste acabaría transmitiendo el golpe y dañando el módulo, al tener una conexión "directa" a él. Por ello, había que incluirle salientes en el diseño de los bordes, que recibiesen el impacto y pusieran a salvo el pulsador.

Pero en estos GA-2000 Core Guard, la estructura de los botones es nueva. Es algo similar a una corona magnética que ya llevaban los Smart Access, pero enfocada a la resistencia. Los pulsadores de estos modelos van "locos", "sueltos", y no presionan a ninguna parte física. No quiere esto decir que tengan holgura o "que bailen", ni mucho menos; al tacto el pulsador tiene la misma robustez que el de un G-Shock convencional, la mayor diferencia que notaremos es que podemos "girarlo" hacia los lados sin problemas, como si no tuviera "enganche", y ciertamente no lo tienen.


El vástago del pulsador va separado una cierta distancia del módulo, salvaguardándolo de cualquier daño si el impacto ocurre lateralmente sobre el reloj.

Pero, y bien, ¿cual es el secreto?

G-Shock ha diseñado unas nuevas "pipeline", unos "tubos" que son los que hacen las veces de las antiguas "guardas" de toda la vida. Así, en la caja de los Core Guard no existen ostentosos salientes, y Casio tiene libertad para darle la forma que desee al lateral.

El reborde de la tubería tiene, respecto al pulsador, la misma distancia que el vástago respecto al módulo. ¿Y qué ocurre en caso de impacto? El pulsador se retrae, pero no llega al módulo. Si el golpe es mucho mayor, el borde de la tubería entra en escena, el pulsador "cae" hacia su interior, y la guarda recoge la fuerza del impacto. Esto podemos comprobarlo presionando suavemente el pulsador sin llegar al canto de la tubería, y veremos que, en ese recorrido, el reloj no hace "nada".


Este nuevo diseño hace que todo el conjunto trabaje al unísono para lograr esa resistencia y ofrecer a la vez comodidad de operación al usuario. Casio ya trabajó sobre ello en modelos como el GW-9400 Rangeman, pero en los Core Guard puede decirse que lo ha llevado a su máxima expresión.

Todo esto, unido a unos pulsadores mecanizados con una superficie rugosa, y de generosas dimensiones con una destacable zona para presionar con los dedos (incluso con guantes), hace que la experiencia al manejar el GA-2000 sea grata y placentera y, el pasar entre funciones o/y configurarlo, toda una delicia.





| Redacción: ZonaCasio.com / ZonaCasio.blogspot.com

4 comentarios:

  1. Gran reportaje. A este paso vais a lograr que me gusten los ana-digi!

    ResponderEliminar
  2. Pocos G son cómodos o accesibles a la hora de pulsar, conceptos como los 5600 y resto de series están muy desfasados en ese aspecto.Deberian imitar como mínimo a los G-2000...así crear series clásicas con pulsadores más funcionales.
    Buen reportaje y un reloj muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Adan, viniendo de ti es un gran halago

      Eliminar
  3. Otra cosa que me gusta...los tornillos no se pasarán...como en las cajas de "resina".

    ResponderEliminar